Home

El monstruo lee

26 noviembre 2008

0. El monstruo leefrankenstein1

Se ajusta las lentes y mira temeroso, buscando interlocutor. No sabe qué puede esperar, tal vez un hecho que le redima, una acción de la que jamás será capaz. No quiere contemplarse en el espejo.  Prefiere el papel. Se aventura dentro: leyendo, pensando quizá que aquella historia le concierne. La toma como calco de sí mismo, como circuntancia que muy bien podría haber vivido. De repente va descubriendo cosas que ignoraba, datos brutos de la existencia, un mundo de palabras en el que los personajes poseen ciertas virtudes o habilidades, rasgos de carácter, toda una manera de enfrentar el mundo.

Imagina otras existencias para mejorar una realidad siempre alicorta o solitaria, para enfrentar fantasiosamente la fatalidad de la muerte. Esas vidas que alguien ha imaginado le sirven para cerciorarse, para examinarse, para evaluarse. Evita así la melancolía negra de todo lo que no pudo ser, de todo lo que no se consumó: feliz sublimación de lo que hay, feliz rectificación de lo que no hubo. Una gavilla de vidas que le ensanchan, le dilatan: lo que no fue y lo que no es, el paralelo de sí mismo. Levanta la vista. Se quita las lentes y se frota los ojos. Vuelve a ponérselas. Ha sobrevivido milagrosamente a los personajes para regresar al mundo real. Sale indemne. Ahora sí, ahora quiere mirarse en el espejo. Aprieta su puño contra la boca y examina su reflejo. Abre los ojos, cansados, exánimes. La fealdad de la que está hecho no tiene reparación: esos costurones, ese cráneo abombado, esa desproporción. No sabe si es feliz.

 

(Ilustración: Monigote

—————–

1. Presentación de Héroes alfabéticos. Por qué hay que leer novelas

presentacion1
INVITACIÓN:
Héroes alfabéticos. Presentación en la Casa del Llibre, Valencia, 26 de noviembre a las 19:30 horas
(Están todos ustedes invitados. Con copa de cava)
.
Los personajes literarios nos ayudan a pensar en los otros. Son nuestros héroes alfabéticos: por delegación nos muestran qué deseamos o qué tememos. Con ellos vivimos e incluso hablamos: forman una populosa demografía de tipos admirables o ruines con los que tratamos. Este libro empieza con los Adúlteros de novela y acaba con los Vampiros de cuento: de Bovary a Drácula. Los capítulos son ensayos ordenados alfabéticamente: una crónica personal, la del historiador que lee ciertas novelas como documentos culturales. Sin duda se trata de un elenco subjetivo, aunque no arbitrario: además de los Vampiros y los Adúlteros, también pasan por aquí los Espías, los Licántropos, los Monstruos, entre otros. Viven en algunas de las novelas que más nos han conmocionado, aquellas que expresan un contexto al tiempo que lo rebasan. Ese hecho los convierte en materia de historia cultural, pero también en objeto de disfrute.

…………………..

 

heroes

2. El acto de presentación de Héroes alfabéticos. Por qué hay que leer novelas

Como en el caso del monstruo que encabeza el post, también en esta imagen vemos a un individuo que pega su puño en el rostro. En la criatura, el gesto revela timidez o nerviosismo; en ésta, es un ademán varonil: saluda como un miliciano, con el puño del revolucionario. Pero los ojos traicionan la seguridad del protagonista: su mirada expresa desamparo y menos fortaleza de lo que el gesto viril parece revelar. El autor del dibujo, Víctor Serna, se inspira en la fotografía que ilustra la cubierta de Soldados de Salamina, de Javier Cercas, pero para realizar una reinterpretación del héroe… 

Crónicas del acto:

Pueden leer distintas crónicas del acto en las intervenciones de: Justo Serna, Alejandro Lillo

presentacionheroresalfabeticosvalencia0Imágenes del acto:

Pueden ver distintas imágenes del acto en estas fotografías: Primera, segunda, tercera (por cortesía de Isabel Zarzuela)…

——————

3. Hemeroteca

Nuevo artículo de Justo Serna, “El reino de este mundo“, El País, 26 de noviembre de 2008. 

About these ads

91 Responses to “El monstruo lee”

  1. jserna Says:

    Gracias a Miguel y todos los amigos que no se cansan de mí.

  2. Paco Fuster Says:

    Antes de irme corriendo a clase, no me resisto. Acabo de leer el artículo de “El País” y me ha recordado a algo que leí ayer de Baroja. Dice Justo sobre VM:

    “Para esas fechas no había titanes a los que seguir, ni santos a los que imitar, ni dioses a los que obedecer, concluimos. Los interlocutores sólo eran encarnaciones de viejos héroes: espectros que batallaban y perdían combates ajenos”.

    Lo que decía Baroja en 1909:

    “Ya casi no hay hombres buenos ni malos, ni traidores por vocación, ni envenenadores por capricho. Hemos descompuesto al hombre, al conjunto de mentiras y verdades que antes era el hombre, y no sabemos recomponerle. Nos falta el cemento de la fe divina o de la fe humana, para hacer con estos cascotes una cosa que parezca una estatua. Hemos perdido la ilusión por este monillo que se llama a sí mismo sapiente, y, en vez de maravillarnos su actitud, a psera de su ciencia, a pesar de su genio, a pesar de sus atrevimientos, nos inspira una profunda lástima cuando no nos da risa. Nos hemos acostumbrado a tutear a los dioses, a los reyes y a los héroes. Hemos jubilado todo lo maravilloso”

    Bueno, esta tarde tutearemos -como dice Baroja- a los héroes (alfabéticos). Nos vemos.

  3. Fuca Says:

    Pues yo también soy de las que no me canso de leerte, amigo Justo Serna; aunque apenas escriba en tu blog, siempre os leo y disfruto con vuestros comentarios. Me gustaría no vivir a 1000 km. de distancia y poder asistir a la presentación de tu libro; sabes que no es posible pero lo leeré (esperemos que las PUV no veten a Galiza como hace la editorial Calima); espero que alguno de los asistentes o presentadores nos informen sobre el evento, ¡suerte y felicidades! Seguramente no coincidamos en nuestros héroes alfabéticos, sobre todo en aquellos con los que acaba el libro, pero siempre será interesante leer lo que escribes.

    Sobre tu artículo en “El País”, yo sí vote en el referéndum sobre la Constitución y, a diferencia de Vázquez Montalbán, vote “No”; dices que “ahora tal vez haya llegado el momento de ser más audaces”, quizás sea demasiado tarde, era en 1978 cuando deberíamos haber sido muchísimo más audaces. Escribes que “no hay reino de los cielos”, está claro, pero discrepo con lo de que “no hay tutela clerical que soportar”. El poder e influencia de la iglesia católica sigue siendo inmenso y los del PSOE parece que le tiene miedo, no son capaces de dar pasos significativos en la separación Iglesia-Estado, buen ejemplo de eso lo tenemos en la enseñanza, prefieren quitar una hora de Historia Contemporánea en 2º de Bachillerato para enseñar en ella religión católica, a pesar de las protestas de alumnado y profesorado; mucho camino nos queda por andar.

  4. jserna Says:

    Gracias, Fuca:

    http://es.youtube.com/watch?v=wgCXXmefjAw

    Fuca, me ha quedado un preciso y un precioso catalanismo, imprevisto, en mi artículo: “Si no me recuerdo mal”. ¡Qué tráfico de lenguas!, por decirlo con Malcolm Bradbury. Lo lógico habría sido poner: “Si no recuerdo mal”. Pero resulta que yo no recuerdo, sino que me recuerdo con los hechos que evoco… Feliz errata. Otra más.

  5. Ana Serrano Says:

    Sabe que no podré estar en la presentación del libro, pero que estaré con ustedes en el pensamiento y la emoción. Espero que todo salga tan bien como deseo. ¿Cómo vamos a cansarnos de usted, si no para de regalarnos cosas nuevas? Aún estamos plegando el papel de colores del regalo anterior cuando tenemos que desenvolver el nuevo.

    Yo voté sí; con la boca pequeña, con la mano en retroceso, pero voté sí. Siempre he sido consciente de que se avanza más a pasitos pequeños que si se trata de dar grande zancadas.

  6. Kant Says:

    Yo fui uno de esos amigos de don Justo que se opusieron a esa/esta Constitución.

    No creo que fuera más valiente o audaz que él, ni nunca lo consideré cobarde por su defensa saguntina del proyecto “monclovítico”. Pero, al paso de los años, sí me reprocho la confianza que deposité en la generación que nos antecedió, la autor de la Transición (de la Santa Transición, como dive el sr. Veyrat et alii). Al final resultaron ser personajes minúsculos que levantaron un edificio de palillos donde debían haber elevado uno granítico y que ahora, la derechona irredenta, ataca con éxito.

    Nada puedo esperar de esos necios y nada espero de los abotargados de mi generación pero en la juventud sigo confiando, tal vez de forma más ácida, puede que siendo yo, ahora, más cínico, más cascarrabias, pero convencido de mi error generacional y del cambio que traerá la gente joven. O eso, o el regreso a la Edad Media.

  7. Kant Says:

    Ah, y por cierto, como siempre que organizan alguna cuchipanda en València (se dieron cuenta la cantidad de escusas que se buscan para tomarse una “orxata”, una copa, una cena o cualquier ágape así…), les deseo que se lo pasen muy bien. Esperaré el informe correspondiente de quien quisiera hacer de corresponsal para el “blog”. Gracias.

  8. Fuca Says:

    Me di cuenta del catalanismo de tu artículo, amigo Justo, pero a mí también me parece preciso y precioso; en gallego también lo usamos. En el español medieval y clásico se usaba el verbo recordar en forma pronominal; esta forma la desaconseja la RAE en la lengua culta, aunque acepta su existencia en el habla coloquial o popular. Yo entendí lo que querías expresar, no “recuerdas” sino que “te recuerdas” con los hechos que evocas. Feliz interferencia idiomática. ¡Ojalá que todos los periodistas escribieran con la corrección y precisión con que tú lo haces!

    Ps. Me gusta Van Morrison, ¡graciñas por la canción!

  9. jserna Says:

    Vamos a ver, sr. Kant. Me recibe habitualmente en el invernadero. No sale de aquel infierno húmedo. Al menos cuando yo estoy allí. La verdad, no recuerdo la última vez que me franqueó la puerta de su salón. Siempre me recibe en aquella dependencia del servicio… Pensaba, no obstante, que hoy acudiría. No lo descarto. A pesar de la edad que nos separa, usted quiso ser amigo mío y hoy, por razones que ignoro, me trata con displicencia. Pero sé que irá. Me lo imagino emboscado entre el público asistente. El problema es averiguar con qué absurdo disfraz acudirá. Estaremos atentos.

  10. Arnau Gómez Says:

    D. Justo quiero pedirle excusas por no poder asistir a su evento.De veras que lo siento.

    Una anotación al comentario de D. Kant.Si usted no espera nada de la generación de la Santa Constitución, ni de los abotargados de su generación, yo no espero nada de la juventud actual, a la que veo como una masa informe de analfabetos funcionales (las excepciones confirman la regla),más violentos que revolucionarios,desconcienciados,plañideros y melindres. No se han enterado de nada.Creen que este mundo es así desde que ellos nacieron y no hubo nada antes.O sea, que volvemos a la Edad Media.Los síntomas de esa vuelta ya están apareciendo en esta sociedad, enferma de tanto quererse.

    D. Kant,¡Que pena que yo no pueda asistir a la presentación del libro de D. Justo!.Porque usted estará allí,sin disfraz.

  11. Angel Duarte Says:

    Tarde, como casi siempre, pero me disculpo. Desde Gerona mis pregarias laicas contribuirán, ese sería mi deseo, al éxito de una jornada que viviré a más de quinientos quilómetros de distancia.

  12. jserna Says:

    Gracias, sr. Gómez. Gracias, sr. Duarte.

  13. Pedro Says:

    ¡¡Les deseo mis mejores deseos!!

  14. Arnau Gómez Says:

    He leido su artículo en “El País”.Yo si que pude votar la santa Constitución.También le puedo decir que no me gustaba por algunos flecos, que luego han convertido en harapos muchas ilusiones que despertó.Pero no estoy arrepentido de haberla votado.Era preferible una constitución un poco harapienta que un fuero de los españoles de oropel.Lo importante era el cuerpo social que cubrían esos harapos, mucho más sano que el descompuesto cadáver que envolvía el fuero que el general gordito impuso a los españoles.
    Por eso me molestan las actitudes de nuestros jovenes, inconformistas en la forma,pero sin remover el fondo.No podemos, los mayores, atribuirle a la juventud actual ser como son (algunos).Al fin y al cabo, les hemos enseñado nosotros a ser como son.O al menos, se lo hemos permitido,al confundir educación tolerante con educación democrática.

  15. Ana Serrano Says:

    Don Arnau Gómez ¡Vaya andanada contra la juventud! pordiosyporlavirgensantísma. Me relaciono asiduamente con alrededor de cien jóvenes de entre 15 y 24 años y no son, en absoluto, como usted dice. No quiero generalizar diciendo que todos son como “los míos”, puesto que pertenecen a dos campos muy específicos, pero tampoco lo haga usted con “los suyos”. Lo que pasa es que, esos que usted describe son los que se hacen notar; los otros, la mayoría (yo es que soy muy optimista) están trabajando.

    Pero, pero… Señor Kant ¿Le parece que la presentación de un libro de Justo, un libro tan especial e ilustrado por su hijo es una mera “excusa que se buscan para tomarse una “orxata”, una copa, una cena o cualquier ágape así”, a mí me parece que, además de estar muy alicaído, cosa que no me choca si vive en ese ambiente que nos describe Justo, es que está envidiosillo por no poder participar y tener que mantener su misterioso anonimato. Ya me gustaría a mí poder ir, en lugar de estar esperando a que salga del quirófano, donde lleva tres horas, uno de mis amigos más queridos. Planche su disfraz de lagarterana, o el de torero y corra a la presentación, ande y luego nos la cuenta usted. Le dará una alegría a Justo, que está muy necesitado de ellas.

    De nuevo mis mejores deseos para esta tarde.

  16. Ana Serrano Says:

    Señor Gómez, no había visto su (algunos), al hablar de los jóvenes, cuando le he contestado; así sí, en eso y lo demás, completamente de acuerdo.

  17. Arnau Gómez Says:

    Dña Ana.Yo también me he dado cuenta que al generalizar, había errado.Gracias por su atinada observació.

  18. Arnau Gómez Says:

    “observación”.

  19. Marisa Bou Says:

    Rapidito: ¡Hola, doña Fuca! Me encanta verla por aquí, la echaba en falta.

    De acuerdo con don Arnau en el tema de la juventud, pero con las matizaciones de doña Ana (pordiosyporlavirgensantísima, que tiene mucha razón: no hay que poner a todos en el mismo saco.

    Y ahora les dejo, que me voy a toda prisa a la Casa del Libro. Antes de contarles el evento, esperaré por si don Ksnt nos hace el honor…;-)

  20. Marisa Bou Says:

    Quise decir Kant, pero creo que se entiende ¿no?

  21. jserna Says:

    Estimados amigos, ayer tuvo lugar la presentación de Héroes alfabéticos. A mi juicio fue todo un éxito. La sala de la Casa del Llibre estaba abarrotada: todo lo abarrotada que aquella dependencia puede estar. El público, sentado o de pie, asistió a un acto entrañable y entretenido. Los presentadores –David P. Montesinos, Francesc Vila y Anaclet Pons– estuvieron precisos y divertidos, eruditos y cariñosos. Se vendieron libros, se firmaron ejemplares y el autor se sintió rodeado de amigos viejos y nuevos, algunos procedentes de este mismo blog. He de agradecer la cortesía de asistir y de escuchar. Tenía mérito, sobre todo después de haber superado el frío húmedo de Valencia. La sala estaba caldeada, incluso muy caldeada, y todo fueron amabilidades.

    Qué quieren, gracias.

  22. Alejandro Lillo Says:

    La tarde, desapacible, invitaba al recogimiento. Era una de esos anocheceres en los que apetecía una tranquila y agradable conversación de salón, con buena compañía y en un espacio apropiado que fomentara el intercambio de ideas y el conocimiento. ¿Qué mejor lugar que la Casa del Libro de Valencia? ¿Alguien imagina mejor compañía – añorando mucho a quienes, participantes en este blog, no pudieron asistir por diferentes razones -; alguien imagina mejor compañía, decía, que la de don Anaclet Pons, don David P. Montesinos, don Francesc Vila y don Justo Serna? ¿Se los imaginan a todos ellos hablando de literatura? ¿Hablando de la vida, en suma? Para mí fue un privilegio poder escucharlos en directo. Un verdadero privilegio que les quiero agradecer sinceramente.

    El primero en hablar, con su habitual brillantez, inteligencia y afilado sentido del humor, fue David P. Montesinos; le siguió Francesc Vila, que realizó un análisis muy certero y espléndidamente explicado de la obra de Justo “Héroes alfabéticos”. Anaclet Pons concluyó la presentación con una intervención irónica y más personal, sumamente interesante y significativa, haciendo uso de su pericia como microhistoriador. Finalmente don Justo tomó la palabra y que quieren que les diga, pues que fue una delicia. De su intervención me quedo con una frase que soy incapaz de reproducir literalmente (no deseo estropearla), aunque consistía en la afirmación de la utilidad de la lectura como antídoto contra la muerte.
    Lo dicho, los cuatro, cada uno a su manera y en su campo estuvieron brillantes, logrando conformar cuatro miradas distintas, que no distantes, sobre un libro que rezuma pasión por la lectura, por el diálogo y por la vida.

  23. Kant Says:

    Mis más sincera felicidades don Justo, aunque, siendo ud parte interesada, permita que le diga que fío más en la redacción del sr. Lillo (el único “blogense” – no pienso usar eso anglófilo “bloger” – que nos redactó la crónica) ya que don David aún no la ha escrito – y debería hacerlo – y los srs. Pons y Vila, sendos tarambanas, no tienen a bien compartir ni un minuto de su vida con nosotros.

    Respecto a nuestras pendencias privadas, no entraré de ellas. Sepa, eso sí, que los salones de mi mansión, por más decadente que sea, mantiene la dignidad de varias, de muchas, generaciones de Cantarell, y por tanto, seguirán vetados para ud, al menos hasta que aquella vieja querella – que no quiero ahora ni recordar, aunque ambos sabemos de qué se trata – sea resuelta con honor. Y, además, ¡qué me dice ud! si el magnolio que centraliza el invernadero es su lugar favorito para ocultarse del mundo, un lugar calido, tranquilo, bien atendido por mi servidumbre (de la que dispone a discreción) y, sobre todo, alejado del Amazonas.

    Y no, no acudí. Estuve viendo mi fondo de armario y en la sección de disfraces absurdos no encontré el de castañera navideña (muy útil en estos casos).

    Don Arnau, me ratifico ante ud: es cierto, no estuve y menos sin disfraz; mi homérica calva – de Homero Simpson, entiéndase – me hubiese delatado “ipso facto” así que en aquellas horas en que ocurrió el evento me dediqué a escuchar por radio el partido del Barça mientras cuidaba mi colección de cactus que en esta época del año están como dormiditos y me dan mucha pena.

    Hombre, con lo que me ha dejado asombrado, pasmado y boquiabierto es con su opinión sobre la juventud. No le negaré que el grupo que ud indica, el de descerebrados natos, existe. Más le diré, son los hijos de esas otras generaciones a las que denosté. Esa es la educación que han recibido y así han salido ellos. De tal palo, tal astilla. No obstante – y me sumo a las observaciones de doña Ana Serrano – no puede negarse la existencia de esos otros que, con el sobre esfuerzo de tener que huir de los cantos de sirena sobreproteccionistas de sus padres, o con el decidido apoyo de otros que no cayeron en la estulticia de la Transición, se han labrado un camino distinto. No me podrá ud negar que estos otros chicos poseen una sólida formación, inquietud en el espíritu, ganas de transformar las cosas y un valor que los que les antecedimos, achicados por el franquismo o por el egoísmo cuando llegó la democracia, no tuvimos.

    Y es que, sr. Gómez, en realidad, nunca ha habido “una” juventud; en todas las épocas han habido múltiples juventudes y no todas ellas fructíferas, pero tampoco, no todas ellas lerdas. Por eso yo confío en la inteligencia de la juventud de nuestro hoy.

    Por cierto, doña Ana, mi solidaridad y apoyo en los momentos difíciles que está pasando por su amigo hospitalizado. Le agradezco, sabiéndola así, aún más sus bromas.

  24. Marisa Bou Says:

    ¡Fué un verdadero placer estar allí! Como bien dice Alejandro, en ningún sitio hubiéramos estado mejor que allí.
    Los oradores (los cuatro, vaya lujo) estuvieron magníficos, cada uno en su estilo. Todos los asistentes nos bebimos sus palabras como un licor de vida, hasta el punto que salimos de allí envueltos en una nube cálida que nos hizo olvidar el inclemente frío de la noche. ¡Ojala, dioses, nos ofreciérais más a menudo regalos como éste!

    Y ¿qué decir del jóven Víctor? No sólo dibuja como un maestro, sino que sus ilustraciones están hechas con el amor que profesa a su padre y con la sabia comprensión de la lectura de la obra. Felicidades, señor Serna, no sólo por sus obras literarias, sino también por sus obras humanas: tiene usted unos hijos maravillosos. Debo añadir que se nota, como no podía ser menos, la colaboración de su bella y amabilísima esposa.

    Y que nadie se atreva a decirme que soy “pelota”, porque lo digo exáctamente como lo pienso, de todo corazón. Besos.

  25. Ana Serrano Says:

    Gracias a los cronistas. Gracias a Justo y gracias a Kant por el interés por mi amigo. No debe valorar mis bromas, puesto que, pese a lo largo de la intervención, no reviste gravedad; es una prótesis de cadera, tributo a los casi ochenta años que luce juncal y garboso mi amigo que, por cierto, tiene calle, plaza y teatro en su tierra, en Torrente, pese a ser navarro. Si llega a ser algo grave, ¡de qué voy a estar yo aquí de chacota! Mi educación británica no llega a tanto.

    Para el próximo acto, le presto yo el traje de castañera, Kant; es mi atuendo normal. No debe perderse un acto tan gratificante como el de ayer.

  26. Miguel Veyrat Says:

    Yo iré de Lagarterana, que es lo que corresponde a mi generación presantímo-transicional. Enhorabuena, Justo y coadjutores. La nave queda botada, buen viento y buena singladura.

  27. Marisa Bou Says:

    Doña Ana, me alegra que lo de su amigo no sea grave. Me olvidé de interesarme enfrascada en la pasión del evento literario.

    ¡Ah! Y no se preocupe por buscar disfraces al señor Kant, porque creo que tiene muchos más de los que confiesa. Anoche yo “sentí” que estaba con nosotros, no sé por qué razón. O sí la sé, pero no la digo.

    Don Miguel, usted no necesita disfrazarse. La bondad que expresa su rostro habla por usted más que mil disfraces.

  28. Ana Serrano Says:

    ¿Por qué será, Marisa, que tengo la mismísima intuición que usted ;-)? Como dirían nuestras abuelas, pondría las dos manos en el fuego y no me quemaría, al asegurar que Kant estuvo con ustedes. Y gracias por sus buenos deseos y su interés.

  29. Angel Duarte Says:

    Vaya gozada de acto. Enhorabuena a los protagonistas, asistentes y cronistas. ¿En lo relativo a la juventud? Bien, gracias

  30. Alejandro Lillo Says:

    Estimado señor Kant: del Amazonas y de la casa de Asterión.

  31. Isabel Zarzuela Says:

    Ayer, los sres. Serna, Vila, Montesinos y Pons impartieron una gran clase magistral (valga la redundancia) de literatura, de filosofía, de la vida. Nos hablaron de nosotros mismos a través del “laberinto” de los ‘Héroes alfabéticos’ de D. Justo.
    Me siento muy orgullosa de conocerles y de haber podido escucharles en directo.
    Todo un placer.

  32. Sara Antón Says:

    Aún no he acabado de leer las entradas que hacen referencia a la presentación, en el día de ayer, del libro “Héroes alfabéticos”. Pero no quisiera dejar pasar la ocasión- mañana quizá se toque ya otro tema- de felicitar a Justo. Tengo que decir que desde que soy madre leo muy poco. Pero ayer, al visitar la librería en que trabajé durante cinco años y en la que conocí personalmente al autor,compré su libro con intención de darle un vistazo y apartarlo para un momento- quizá Navidad- en que pudiera leerlo tranquilamente. Pues bien, no pude. Su presentación ya me hacía partícipe de algo mágico que se anunciaba, me convocaba a sentir…me dilataba, como dice el autor.Justo tiene el verbo de los escritores, la minuciosidad de un investigador y, creo, muchas ganas de emocionarse, de vivir todas esas vidas que a través de la literatura o del cine y gracias a la empatía nos dejan multiplicarnos. Lo doméstico, a veces, nos/me envuelve y, de repente, una palabra nos restituye ese yo perdido, recuperamos la noción de una identidad rica y plural que se camufla en lo cotidiano. A veces esa llamada llega a través de la ficción; a veces, a través de la palabra apasionada de quien se embarca tan bien en la invitación a la lectura. Ese ha sido el autor en mi día de ayer. Gracias. Felicidades y un beso para toda la familia.

  33. Fuca Says:

    Gracias a los cronistas, me parece que me voy a tener que trasladar a vivir a Valencia para no perderme vuestros actos culturales. Siempre dije que nuestro amigo Kant era transparente, fácil de conocer; una de sus cualidades es ser amigo de sus amigos, así que yo tengo la misma intuición que Ana y Marisa, creo que debió estar presente en la presentación del libro de su amigo Justo Serna, no sé si disfrazado o al natural, pero presente, no me cabe la menor duda.

    Sobre la juventud actual, coincido con Ana y con Kant, yo también confío en esos jóvenes reivindicativos que no dejarán que se repitan los errores del pasado. Está claro que hay otros mozos que se parecen a los que describe Arnau Gómez en su comentario, y que algunos aprendieron de sus padres y maestros el ser desconsiderados y conformistas. En lo que discrepo es en el final de su intervención, cuando escribe: “Al fin y al cabo, les hemos enseñado nosotros a ser como son. O al menos, se lo hemos permitido, al confundir educación tolerante con educación democrática”. ¿En qué se diferencia la educación tolerante con la democrática? No lo entiendo. No creo que pueda haber una educación democrática que no sea tolerante.

  34. Arnau Gómez Says:

    En primer lugar ,felicitar a D. Justo por el éxito del acto,ampliando esa felicitación a todos los que compartieron acto y mantel con usted.
    ¡No hay derecho!.¡No me hagan eso!.Encima que no pude asistir y no fui,porque uno tiene sus obligaciones,todavía, que le han impedido, estar con su novia, su mujer, sus hijos, sus amigos, en días muy señalados, me dicen que estuvo muy bien y que se lo pasaron de oro.
    Cuando hablo de la juventud, hablo de “cierta” juventud,porque efectivamente D. Kant no hay “una” juventud, como no hay “una” vejez.Puede que yo esté rodeado de monstruos,pero también puede ser que esté rodeado de espejos, en los que se refleja la imagen deforme de un cascarrabias.Sin ir más lejos, hoy me han invitado a pasar a mejor vida.Me explico. Me han sugerido que me jubile, que pase a lo que yo llamo la muerte civil.¿Motivo?.Porque los viejos molestamos,ocupamos puestos de trabajo que debían ocupar los jovenes y ¡que ya está bien!, que los de mi edad e incluso más jovenes nos vayamos a casa a esperar a que un protocolo mal aplicado, nos mande al otro barrio (valga la frase vulgar) y así tambien dejaremos de cobrar el subsidio de vejez,de hacer gasto a la seguridad social y a la sanidad pública y con el dinero que se gasta en residencia para ancianos, poder pagar becas para desarrollar nuevos cerebros.Y lo más chocante es que me han preguntado que pensaba yo cuando tenía su edad.Pensaba en sacarles el jugo mental, exprimiendo la experiencia de mis maestros.
    Otrosi para Dña Ana.Que esa prótesis sea beneficiosa para su amigo.Verá como su vida cambia para bien.

  35. Arnau Gómez Says:

    Educación tolerante la que enseña los derechos.Educación democrática lla que enseña derechos y deberes.

  36. Miguel Veyrat Says:

    Bueno, espero la opinión de Justo y de todos ustedes sobre el Cervantes a Juan Marsé. Me he llevado un alegrón, ni que decir tiene que era mi favorito y creo que la nueva composición del jurado ha actuado con menos sectarismo que antaño…

  37. Kant Says:

    No sé si me creerá, don Arnau, pero entiendo perfectamente su vivencia puesto que en mi familia médica – esa de la que le hablaba el otro día – en concreto con el miembro de mayor edad, cardiólogo, cirujano e inventor de marcapasos mil en un famoso hospital barcelonés, se reprodujo la misma sensación cuando lo obligaron a jubilarse. Dado que pertenece a la rama Recatalà, y ésta es sumamente tozuda, mi sr. tío decidió seguir trabajando “malgré tout”. Si le barraban el acceso al hospital, seguiría en su casa; si no podía acceder al quirófano, no le impedirían usar Internet; y cambió el laboratorio por una página web personal para que cualquier médico del mundo pudiera beneficiarse de sus conocimientos sin tener que pagar tasa, ni impuesto, ni “royaltie” alguno, dado que la propiedad intelectual de sus aparatitos es suya. Obviamente, esos beneficios económicos devenidos de la tecnología que él desarrollaba, antes recaían en el hospital, ahora, libres de cargas y con libre acceso, son un beneficio para la humanidad… y una gratificante venganza para mi tío.

    Así que dejaré el tema de “jóvenes” y “viejos” precisamente porque lo entiendo. No obstante, don Justo, creo que es un tema para no abandonar. Tal vez en algún momento debiera tratar este asunto en un “post”.

    En cuanto al resto de señoras que se han empeñado en “verme” en el festejo bibliófilo de don Justo, he de decirles con profunda irritación y haciendo crujir mis dientes (o lo que queda de ellos), a la par que, enarbolando mi bastón de ébano, amenazarlas furibundamente, que no, que estuve en mi cenobio con mi Sony de toda la vida – soy un gran admirador de don Akío Morita – jaleando al Barça (me hubiera dado igual que fuera el Levante Unión Deportiva), como es deber de todo aquel que lleve “sang blaugrana”, y ajeno a los piscolabis en los que concluyen los encuentros con el sr. Serna. ¡No sé porqué se empeñan en darme una consideración humana cuando sólo soy un misántropo recluido en su hogar!

    Por cierto, doña Ana, entre su noticia tranquilizadora y la observación de don Arnau sobre su amigo, quedo más sereno. No obstante, tiene mi solidaridad igualmente. Lo que no capté fue lo de su amigo y su relación con Torrent (sin la “e” del final, por favor) pues, si bien desconozco el nomenclator de las calles de dicha ciudad – la más grande de la provincia tras la capital – sólo conocía de ella, como lugar de artes escénicas, “L’Auditori Municipal” (el Auditorio Municipal, en castellano), ignoraba que hubiese un teatro.

    Y como el frío me debe haber congelado total o parcialmente el cerebro, tampoco entendí su cita borgiana, Don Alejandro, acláremela, por favor.

  38. J Moreno Says:

    Me alegro que al autor de “Tardes con Teresa” le hayan otorgado el premio Cervantes.

    Y sobre todo los 125.000 € que economicamente le permitirán atender pequeñas satisfaciones materiales.

    Y a los que en la Feria del libro en Frankfurt lo ningunearon….¡¡pués que les den!!

  39. David P.Montesinos Says:

    Me parece bien, don Miguel, lo del Cervantes a Marsé, pero más lo del Nacional a Goytisolo, personaje controvertido como pocos.

    En cuanto al acto de ayer, comparto las sensaciones de Lillo: el frío invita a no salir de casa y a no acudir, pero una vez dentro es una excusa magnífica para quedarse. Apetecía quedarse ciertamente, lo que sentí es que no hubiera intervenciones del público -tampoco había tiempo, dicho sea de paso-, pero suelen calentar este tipo de actos, mejor cuanto más discordante y bruto sea el que levanta la mano. La única decepción realmente seria que sufrí, no obstante, fue la ausencia de Kant. Mi hermano Tobías y yo nos habíamos conjurado para descubrirle. Sospechábamos que andaría entre el público, tratando de pasar desapercibido, pero que acaso en algún momento esa traza colérica que a veces saca a relucir le haría alzarse y lanzar algún tipo de rayo jupiterino contra los componentes de la mesa. Ese era el momento que yo esperaba para descubrirle, pero, o no estaba, o aguantó estoicamente pensando en tomar venganza en el blog. Por algunas conversaciones con Serna, me lo empiezo a imaginar como aquel personaje de un poema de Gil de Biedma:

    “En un viejo país ineficiente, algo así como España entre dos guerras civiles, en un pueblo junto al mar, poseer una casa y poca hacienda y memoria ninguna. No leer, no sufrir, no escribir, no pagar deudas y vivir como un noble arruinado entre las ruinas de mi inteligencia”

    Otra referencia que le pega: recuerden el personaje de aquel anciano que vive en una casa con invernadero en El sueño eterno, de Howard Hawks -me refiero a la película, el libro no lo he leído- y que llama a Phil Marlowe para un oscuro asunto relacionado con las veleidades de una de sus hijas.

    En fin,usted se lo perdió -creo-.

    Al margen de lo que dijéramos con mayor o menor fortuna, creo que el libro es sumamente vendible. Supera con habilidad el riesgo de convertirse en una yuxtaposición de artículos y reseñas y encuentra fácil hilo conductor en una serie de ideas-fuerza que uno se alegra de ir reencontrando en cada uno de esos pasajes del laberinto -Francesc Vila dixit- en que se convierte todo ese imaginario de héroes que constituyen el texto. Me parecen muy necesarios y me ayudan mucho los artículos en relación a novelas actuales, algunas de las cuales como la de “El psicoanalista” desconozco por completo, pero no puedo evitar quedarme con aquellas en que se refiere a clásicos. No dije en broma lo de que algunas de las intuiciones que se advierten en Frankenstein, por ejemplo, iluminan pasajes de autores clave de la filosofía contemporánea. ¿Por qué no volver a Kafka o incluso a Defoe o a Verne? Yo sí advierto lo que el libro tiene de invitación a esa anámnesis. Vencer, siquiera por unos instantes, al miedo, sí, pero no desde esa idiotez de la “evasión”, sino más bien desde el acompañamiento de una mirada ajena pero amiga. Eso fue para mí “El corazón de las tinieblas” de Conrad. ¿Por qué no regresar?

    Una última impresión, para que Serna no crea que le quiero tanto -además ya le precisé que quien le quiere mucho es mi mujer-. “El queso y los gusanos” es reverenciado por mí y por mi hermano, pero no comparto en absoluto algunas aseveraciones que Ginzburg hace respecto a Foucault y a cierto “esteticismo escéptico”. Y hablando de Foucault y de novela, un consejo: saquen de la biblioteca o compren “Historia de la locura en la época clásica”, empiecen a leer y me atrevo a pronosticar que se sentirán conmovidos. Si leyeron al Defoe magnífico de “Diario del año de la peste”, quizá este texto les impacte de forma similar. Después pasen a “Vigilar y castigar”… y a lo mejor se les quita el prejuicio -suponiendo que alguno de ustedes lo tenga- que les quedó de la Crítica de la razón pura de Kant y que presupone que los filósofos son un hatajo de pelmazos con una retórica abstrusa y horrorosa. POr cierto, no gratuitamente Paul Veyne tituló un texto “Cómo se escribe la historia: Foucault revoluciona la historia”.

    Se maltrata demasiadas veces a Foucault, se le ventila en dos pelotazos con frecuencia. Me gustaría animarles a leer a ese autor y a dejar de escuchar a quienes, como ya he escuchado cientos de veces en mi facultad, se dedican a prevenirnos contra él, como si se tratara del demonio.

    Otra cuestión que hará reforzar la idea de que soy un poco freaky. Ya sé que el libro va de novelas, pero ¿por qué no Tintín? Me falta esa T entre los héroes alfabéticos. Quizá la peculiar mirada de Victor Serna podría ayudarle a revisitar a ese personaje clave para la construcción del imaginario de muchos de nosotros. No me entiendo a mí mismo sin Tintín y sin el Capitán Trueno, tan hermosos, tan discutibles, tan eternos… no puedo evitar sentirme muy lejos -en esto sí- de mis alumnos cuando acuden como posesos a la semana del Manga y no termino de convencerles para que conozcan a mis héroes.

  40. jserna Says:

    Perdonen nuevamente esta expansión. Juan Marsé era uno de los autores predilectos de mi padre. Cuando llegaba una festividad y yo tenía que regalarle algo a mi padre, un nuevo libro de Marsé era su felicidad. Literal. O sea, Miguel, imagine qué alegría siento.

    A Ana, ya le expresé en correo privado mi simpatía: un amigo en un hospital necesita a un amigo, precisamente.

    Gracias, otra vez, y en especial a David P. Montesinos.
    No puedo hablar de Tintín o del Capitán Trueno, porque mi competencia no da para esa erudición. Pero le indicaré que dirigí una tesis doctoral titulada ‘Bocadillos de autarquía’, dedicada al cómic de posguerra. Su autor, Óscar Gual, hizo un excelente trabajo que mereció la máxima calificación del tribunal y, muy especialmente, el juicio entusiasta de su presidente: Román Gubern. La tesis, espero, no tardará a publicarse. De Gubern –y Luis Gasca– tengo en casa y dispuesto para disfrutarlo un ‘Diccionario de onomatopeyas del cómic’. Fiu.

    En cuanto a Michel Foucault, sr. Montesinos, le doy la razón. Es un filósofo que crece con el tiempo y con el que hay que discutir, sobre todo por su forma de escritura y por su presunto esteticismo estético. Publiqué una cosa sobre él (una reseña de otra espléndida y discutible tesis doctoral que lo abordaba, de Josep Antoni Bermúdez, en cuyo tribunal estuve). Crece con el tiempo Foucault, sí. Murió en 1984 y sigue tan joven.

  41. Ana Serrano Says:

    Estoy muy contenta con lo de Marsé. Parece que últimamente dan los premios mejor, se “equivocan” menos. Esto me recuerda (batallita) a cuando yo era pequeña y se esperaba la fumata blanca que avisaba la elección del nuevo papa; Federico Sopeña, con toda la guasa descreída que se permiten algunos curas cultos, comentaba: “A ver si ésta vez no se equivoca el Espíritu Santo y sale Montini”. No se equivocó y fue pablo VI. Pues eso, los jurados se están equivocando menos.

    Gracias por sus buenos deseos, Don Arnau. Me costa que mi amigo va a quedar como una rosa, pero él tenía tanto miedo que me ha contagiado un poco. Se lleva despidiendo de mi cosa de dos meses. Aún hoy, mientras cenaba a dos carrillos y ya dándole la risa, me ha pedido que le diera dos besos por si mañana se había muerto :-)

    Perdone, Señor Kant; siempre he visto escrito Torrente. Me hace dudar. Sé que mi amigo tiene calle y plaza allí. Lo del teatro es fallo mío porque también sé que es Auditorio y que está en la dicha plaza, quizás lo llamen así por estar allí y no porque se llame realmente de ese modo. Quizás me confunda porque hace poco le pusieron su nombre a un auditorio de su tierra… No lo sé. De cualquier modo le agradezco su interés, que mañana le trasmitiré al moribundo tragón, aunque será difícil porque no logra entender mi relación con este medio.

    ¿Le faltan dientes? ¿Emplea bastón de ébano? Ha envejecido usted mucho en muy poco tiempo. Hay datos que no concuerdan, pero corramos un tupido velo.

    Buenas noches a todos.

  42. Ana Serrano Says:

    Ah, me permio avisarles de que el sábado 13 de Diciembre, presento yo la tercera entrega de mi novela por entregas que, por diversos motivos, ha estado parada mucho tiempo. Ahora sí irá de un tirón a razón de una entrega al mes hasta Julio, completándose así las diez que han de ser. Aunque supongo que ninguno de ustedes podrá venir, ya les diré, con permiso de Justo, el lugar y la hora, puesto que todos están invitados. Leerá fragmentos un actor, Ángel Marco, habrá patatitas, canapés, tortilla y vino (mis editores son así de generosos) y dirá algo algún escritor, que no sé quién será porque lo elijen ellos. Yo no, el bochorno no me lo permite.

  43. David P.Montesinos Says:

    No sé porque doña Ana piensa que ninguno del blog podrá acudir a su presentación, pues los hay por aquí que no se pierden una. Y además si el vino es un crianza puede ayudar lo suyo… Convoque usted, convoque.

    El Oscar Gual al que se refiere Serna -misteriosa homofonía con Oscar Wilde- debe ser el joven novelista autor de Cut and Roll, libro del que había oído ya alguna cosa, ojalá se publique la tesis porque resulta interesante.

    La tesis de Josep A. Bermúdez a la que se refiere es “Foucault, un il.lustrat radical”. Justo Serna formó parte de aquel tribunal nada menos que junto a Ángel Gabilondo, Miguel Morey o Sergio Sevilla, bajo la dirección de Manuel Jiménez. La cosa tuvo bastante densidad, como puede suponerse. Justo declaró aquel día a Habermas como un personaje algo “irritante” -opinión que comparto en cierto sentido pero en cualquier caso discutible-. Les cuento esta milonga porque estuve aquel día en la defensa de la tesis, ya que soy compañero de toda suerte de fatigas de su autor desde hace más de veinte años. La tesis está publicada en forma de libro y merece la pena, para los que leen catalán, como forma de acercamiento profundo pero para nada abstruso al autor francés que tan fascinados nos tiene a algunos desde hace mucho.

    Por cierto, les revelo un secreto. El susodicho Josep Bermúdez es el tipo que no para de salir en los últimos días en los diarios locales. La razón es que ha sido admitido un recurso suyo contra el decreto del gobierno valenciano sobre la Ciudadanía en inglés. Josep ha sacado ya en Levante y algún otro diario varios artículos sobre el asunto. Hay uno a vueltas con el cuento de “El traje nuevo del emperador” absolutamente hilarante, donde parodia la imagen del conseller (Mora´s Fountain) como gran adalid del polingüísmo entre nuestros niños)

  44. Miguel Veyrat Says:

    Me parece, don David, que no leyó usted mis pasadas intervenciones acerca del Nacional a Goytisolo, que confirma junto al otorgado a Marsé de que con la reforma de la composición de los jurados va muriendo el sectarismo que ha presidido hasta ahora a los premios “oficiales”, al menos los que dependen del Estado. Ha sido una buena cosecha, y les intimo a degustar el vintage de la polémica surgida entre Antonio Muñoz Molina y la “novelista” Almudena Grandes que demuestra a las claras la indigencia intelectual de ésta última criatura, muñeco de trapo, de la ya fenecida, afortunadamente, “movida madrileña”, digna compañera de García Montero. La sección de Cartas de los lectores de El País por vez primera tiene algún interés. ¡Ah! y por entero de acuerdo con sus opiniones sobre Foucauld!

    Creo por otra parte que en la Comunidad Valenciana deberían luchar ustedes por que las clases de religión se dieran en latín… Seguro que la idea sería recibida con entusiasmo por los curas y redundaría en beneficio de la cultura lingüística de los niños con repercusión en el habla y la escritura de las futuras generaciones.

    Doña Ana, fui lector privilegiado de las primera entregas de su saga familiar. Siento perderme por la distacia la travesía del Retiro y el paseo por las calle sinuosas de Lavapies para acudir a su Galería favorita, donde a buen seguro se presentarán las reconstrucciones de su memoria personal. Mucho éxito y un abrazo a Ángel Marco, el de la espléndida voz.

  45. Miguel Veyrat Says:

    Perdón por el “dequeísmo” de la primera línea en la entrada anterior. Todos, hasta Kant, metemos la pata alguna vez.

  46. Alejandro Lillo Says:

    Vaya, vaya, qué animado esta el blog estos días. Me gusta. En primer lugar decir a Ana Serrano, Fuca, Kant, Arnau Gómez, Miguel Veyrat, Ángel Duarte, Juan Planas, Berta Chulvi (seguro que me dejo a alguien y pido disculpas ya por ello) que los tuvimos muy presentes en todo momento. Algunos amigos no pudieron asisitir por encontrarse a muchos kilómetros de distancia, otros (y no quiero señalar a nadie, señor Kant) no lo hicieron por su carácter de natural huraño y cascarrabias. No importa. De una manera o de otra sepan que todos estuvieron presentes.

    Quisiera saludar cordialmente a Sara Antón, a quien me alegra leer por estos lares, dele un besito muy fuerte a Guillem.

    Señor Kant, si le sirve de consuelo, la mitad de mi cerebro lleva ya congelada mucho tiempo, desde que empezó el invierno, pues la calefacción de mi cabaña sólo repercute sobre la parte izquierda de mi cuerpo y, por ende, de esa zona de mis sesos. La parte derecha permanece dormida, así que no prentenda entender mi cita borgiana, pues yo tampoco fui capaz de entender la suya amazónica :-) Y como ambos tenemos un punto de humor absurdo, pues le respondí con ese sinsentido…

    Don David, cuantas sugerencias. Foucault está en mi lista desde hace tiempo. Por supuesto que conozco e incluso he estudiado algo de su filosofía, pero siempre de manera tangencial e indirecta. La afirmación de Tintín la comparto absolutamente. Creo que los momentos de mi infancia que, leyendo, he disfrutado con mayor deleite han estado vinculados a Tintín y sus aventuras, con el capitán Haddock y Milú, el profesor Tornasol y Hernández y Fernández, y cómo no, la gran Castafiore (¡todavía me acuerdo de todos sus nombres!). Creo que Tintín es un hito para un determinado sector de varias generaciones. ¡Cuánto he aprendido yo con él! Cualquier estudio sobre el tema seguro que resultaría provechoso.

    Yo también regresaré/descubriré a las lecturas que propine el señor Serna, aunque le digo una cosa, sería fascinante poder hacerlo también desde aquí, desde este blog. ¿Cuánto cree que aprenderíamos si pudiéramos coordinarnos para (re)leer una novela a un tiempo y comentarla luego todos aquí? Yo desde luego, regresaría.

    Doña Ana, vaya fiesta que se va a montar en su presentación. Me alegro mucho. Usted infórmenos, infórmenos, que uno nunca sabe dónde se puede encontrar mañana…

    Don Miguel, últimamenteno hago más que demostrar mi ignorancia (tendente por otro lado al infinito). No he leído a Juan Marsé, (¡buf! se me acumula el trabajo), pero si usted se alegra de que le hayan dado el Cervantes, pues yo también. Un abrazo.

  47. jserna Says:

    Doña Ana, nos tiene que tener bien informados, en efecto, de esa presentación y de la nueva entrega…

    Por mi parte, una nueva entrega del blog se publicará mañana sábado, por la mañana. Mientras tanto, y aunque no lo parezca, esto está que arde. ¡Si yo les contara lo que se dice por los pasillos (e-mails) sobre la presentación y sobre los asistentes…!

  48. Ana Serrano Says:

    Convocaré, Señor Montesinos, convocaré y, si va algún amigo de aquí, llevaré yo un espumoso para celebrarlo. El vino no sé cómo es de bueno, pero fino es finísimo porque diseñan ellos las etiquetas, tras concurso público de artistas peintres, con el dibujo ganador.

    Señor Veyrat, el privilegio de su lectura de mis entregas es mío. Ya no se va a mi galería favorita por el camino que recuerda. Ya no está donde solía, ahora es un local lujoso, más librería de primeras ediciones que otra cosa, en la calle Galileo y ¿Dónde ha de ser la presentación, si todo lo hacen ellos y, encima me pagan y me quieren?, porque hay cosas que, si no fuera por cariño ¡de qué se iban a hacer! al menos agotan las entregas y cubren gastos ¡puffff!

  49. Kant Says:

    Cuando los srs. Serna, Veyrat y Montesinos se adentran en un nivel literario, intelectual, realmente apasionante, hablar de un polichinela como yo, la verdad, no me gusta. Hablaré, pues, por última vez de mí aunque ciertamente me parezca absurdo tener que realizar semejante acto egolátrico – por más que uno, humildemente, lo sea – en el “blog” de un amigo y sin embargo, enconado rival. Ya ven uds. que no soy muy coherente. Me da igual. Soy así. Ya que todo es pantomima, levantemos el telón y hagamos la (pen)última representación. Luego, centrémonos en el “post” que es lo realmente valioso.

    He de decirles, especialmente a doña Ana – ¿tal vez también a ud, sra. Bou? – a don Alejandro, a don David y a su certero, aunque últimamente algo silencioso, hermano don Tobías que, de la misma forma que tratan de levantar la máscara de Cantarell buscando sus incoherencias (o informaciones traicioneras en cenáculos ajenos a estas páginas virtuales), deberían estar más atentos a sus coherencias pues en no menos de dos ocasiones el sr. Pons me ha dado un serio toque de atención al decirme que me había descubierto y en otra más, el sr. Fuster casi, casi lo logró (lástima que no atendiera a “Lohengrin”).

    Doña Ana: no estoy desprovisto de dientes, solo someramente mellado y reconstruida la boca con un aparatoso instrumental odontológico para suplir tal carencia. Mi “rechinar de dientes” era, obvio, sólo una figura alegórica. Sospechar de ello sería tanto como hacerlo del sr. Vila sólo porque compartimos peridoncista o el placer por la moto o hacerlo del sr. Pons por lo que comentaré más abajo.

    Respecto a mi sólido bastón de ébano – por cierto, mi favorito, tiene por empuñadura una deliciosa cabeza de diablo, ebúrnea, esculpida por un nativo yakuto (le tengo devoción a aquella república… a pesar de sus mosquitos del tamaño de équido) – no responde a ninguna insuficiencia motriz de s.s.s. Se trata, sencillamente, de una pieza de la colección de bastones de mi abuelo (el de derechas) que continuó mi padre y que yo hago pervivir. Aquel, mi padre, nos “perseguía” a mis primos y a mi por los amplias estancias de nuestro, ya entonces, desvencijado caserón, simulando ser un agrio pirata del que los pequeños huíamos espantados. Y esa imagen fue la que quise reproducir, substituyendo a los niños por los blogenses curiosos con Cantarell i Recatalà y al “Pirata Ronchabichos” por “Kant”, no hubo más, lo siento.

    Declaré mi edad en su momento y en ella sigo, no me precipité repentinamente a ninguna senectud física – física, digo – a pesar de mis cada vez más frecuentes achaques producto de una juventud disipada y una madurez bastante inadecuada.

    Don Alejandro, mi alusión al Amazonas fue una broma privada que el sr. Serna entendería. Me dice el sr. Pons que la broma – pues él fue el bromista – la repitió en público durante la presentación de “Héroes alfabéticos” con el aplauso y comunión de los asistentes. Si ud estuvo en ella ¿cómo no lo adivinó? ¿o me mintió don Anaclet y no reprodujo la chanza literaria? Tengo a los srs. Srena y Vila para ratificarlo o negarlo. Me desconcierta ud, joven.

    Y ahora, satisfecha – lo satisfecha que pueda quedar – su curiosidad, por favor, volvamos al mundo literario, sin olvidar la propuesta del sr. Montesinos sobre las historietas, que los anaqueles de mi biblioteca rebosan de publicaciones de este universo paralelo en los que Tintín o El Capitán Trueno, El Doctor Doom o El Incal, brillan con luz propia.

    Ah… y doña Ana, también me sumo a la propuesta del mismo don David y de don Justo, informe, informe ud de su presentación no vaya a ser que abandone mi invernadero y me plante en Madrid en un rato. Me reconocerá porqué seré el único provisto de casco integral en la sala.

  50. Juan Planas Says:

    Repaso las fotos y me parece revivir la velada que pasamos en ese mismo lugar el año pasado… Don Justo, enhorabuena.

  51. Ana Serrano Says:

    ¡¡Cuente, cuente, criatura. No nos tenga así pordiosbendito!! Lo que nos hace está muy feo ¿No sabe lo cotillas que somos? Diga algo o calle para siempre aissss.

  52. Ana Serrano Says:

    De ninguna manera, Señor Kant; yo a usted no le informo de nada. En mi opinión, su atractivo sin igual, su imaginado porte distinguido, su bastón estético, no estático (que diría el ínclito Gala), su dentadura firme con Corega (¿Se llama así el pegamento verdad?) y su bufidos de ilustre casarrcabias, con un toque británico, perderían todo su interés si apareciera frente a mí. Quite, quite. Nada como el misterio. Pedí su mano una vez y me reitero. Jamás pediría yo la mano de alguien que supiera quien era. A usted ya se lo contaremos.

  53. Fuca Says:

    Pues nos podías contar algo, amigo Justo, sobre esos comentarios “menores” acerca de la presentación de “Héroes alfabéticos”. Yo, que coincido contigo en la afición a analizar a las personas a través de sus retratos, ya me he hecho una idea de las personalidades de David, Anaclet y Francesc, los presentadores de tu libro. La verdad es que sólo completan la idea que ya tenía de estas personas a través de sus escritos en la red.

    Yo también me alegro de que le hayan otorgado el Cervantes a Juan Marsé, uno de los mejores narradores españoles de la 2ª mitad del S.XX; leí casi todas sus obras (te recomiendo, Alejandro Lillo, que lo leas, no te defraudará, sobre todo si no lees sus últimas novelas); paré en “Rabos de lagartija”, publicada en el 2000; creo que después ya no escribió nada que merezca la pena.

    Sobre si la tolerancia, sr. Arnau Gómez, implica sólo derechos y no deberes, habría mucho que discutir; lo dejaremos para otro momento.

    En español, amigo Kant, se utilizan los anglicismos “blog” y “bloger”, en galego usamos “blogue” y “bloguero” (que rima con bloquero pero no es lo mismo). Si usted quiere que sigamos pensando que es un viejo y un cascarrabias, por mí no hay ningún inconveniente.

    Amiga Ana, me gustaría estar en la presentación de tu libro, pero los cientos de kilómetros que nos separan lo van a hacer imposible. Espero que nos cuentes la crónica del acto. Un abrazo.

  54. Fuca Says:

    Y ya que estamos hablando de presentaciones de libros, ¿cuándo se presenta el último poemario de nuestro querido Miguel Veyrat? Espero, amigo Miguel, que ya hayas encontrado editor y que no sea en Calima.

    Supongo que ya todos conoceréis la noticia; mi pueblo natal, Ferrol, se ha desembarazado, por fin, del “Caudillo”; Franco ha dejado de ser alcalde honorario, hijo predilecto y medalla de oro de la ciudad; la mujer e hija del dictador ya no son hijas adoptivas de Ferrol. ¡Ya era hora!

  55. Ana Serrano Says:

    ¡Esa sí que es una buena noticia! Sí, ya era hora, pero más vale tarde que nunca, Fuca amiga. Mira que está costando cualquier cosa. Qué espanto.

  56. Miguel Veyrat Says:

    ¡Ferrol ha matado al Padre! Buena noticia. Ahora hemos de hacer lo mismo todos.

    Querida Fuca, sigo escribiendo, añadiendo alguno de los numerosos libros de nueve poemas (en homenaje a Dante y Portinari, claro) que componen esta nueva entrega. Además, no tengo muchas ganas de publicar… el horno literario no está para muchos bollos y me siento muy desconcertado últimamente. Pero queda tranquila que está descartada Calima para siempre. Aunque no es fácil encontrar sello digno y asequible a alguien que huye de lo mediático, usted lo sabe, siempre estará conmigo el editor de “El Incendiario”, José Luis Reina, gran amigo que nos lee desde las brumas invernales de Mallorca, aunque no intervenga: Y es una pena. Su sabiduría y sorna andaluza harían un “pendant” exquisito con Kant.

    Me alegro de la prosperidad de sus amigos argentinos, Ana. Se lo merecen: han escogido un camino difícil pero el talento siempre triunfa, y ellos lo tienen a raudales.

    En cuanto a mi ingenuidad por pensar que había un cambio en la actitud “oficial”, lamentablemente he de pensar a la vista de las declaraciones del Ministro de Cultura (espero que los gallegos no se lo perdonen, como no lo hicieron en las urnas) que han causado el cabreo olímpico de Marsé, que su premio y el de Goytisolo no son “inocentes”: Resulta que ambos son escritores catalanes que han honrado en su escritura la lengua castellana… o algo así, quizás Justo podría colgarnos los enlaces, vale la pena.

  57. roman amador Says:

    con sus heroes alfabeticos vivi una experiencia inefable,si tan tarde como 65 años después de haber nacido,uno pudiera tener tales.Pero llegó a ocurrirseme la idea de comprar otro ejemplar para mi y regalarle el que yo estaba leyendo para mantener un dialogo a traves de sus renglones marcados.Me conformé con escribir un mensaje corto a un amigo y sugerirle inaugurar una tertulia,sosegada,en aquel lugar precisamente..Ya hableremos de Novela en Clase.Ah¡ mi hija si tenía: Sobre literatura de U.ECO

  58. Juan Planas Says:

    No hay nada inocente, Miguel. Tampoco en los que cuando la Feria de Frankfurt ninguneaon a Marsé y a tanto escritor catalán por escribir sólo -¡sólo!- en la lengua de Cervantes.

  59. Alejandro Lillo Says:

    En ningún caso querría yo, estimado señor Kant, que tuviera que actuar como el hijo de Perceval. Estoy convencido que don Anaclet Pons nunca le mentiría. Aunque no piense que yo sí lo he hecho. Únicamente deseo ser prudente y respetar sus deseos, pero si hubiera hablado con el señor Vila, hubiera entendido la mía. En cualquier caso le diré que el desconcierto es mútuo, que me estoy divirtiendo mucho y que, para qué negarlo, también me gusta desconcertarle a usted.

    Coplilla: Se vistio de gala el sol/ el dia que tu nacistes/ se vistio de gala el sol,/ hubo en el cielo una juerga/ que hasta el mismo Dios bailó. ¡Ele!

  60. Kant Says:

    Profundamente agradecido, doña Ana (y honrado por su, aquella, petición, indudablemente). Nada como el misterio…

    Doña Francisca (Fuca para uds) en catalán se ha optado por usar el término, “bloc”. En fin, si por mi fuera, ni el entreguismo del castellano, adoptando los anglicismo con una generosidad vergonzosa, ni las adaptaciones esperpénticas que tienden a hacer las lenguas minorizadas de la Península. Seguro que existe un término románico que define perfectamente el instrumento digital pero bueno… son así…

    Don Miguel… me mató de risa con su “¡Ferrol ha matado al Padre!” es magnífico. Lo usaré en mis veladas aunque descuide que citaré la fuente.

    Aunque le sorprenda al sr. Planas voy a hacer una pregunta inocente. Saben que lo soy. Una pregunta precedida de una observación personal sobre el sr. Marsé: a mi me gusta aunque no por eso lo frecuento. Me angustia el mundo definitivamente gris y apolillado de esa Barcelona de postguerra, me aplasta, pero, vaya, disfruto el ejercicio literario con él. Sabido esto y reiterado en mi inocencia – que hay susceptibilidades que matan – a ver: si el sr. Marsé tiene toda su obra escrita en castellano y la Feria de Frankfurt se dedicó al catalán (de ahí que constase la presencia de escritores mallorquines y valencianos), no a Cataluña, ¿por qué se armó tan gran revuelo con los autores hispanoescribientes que no fueron invitados y se vivió aquello como ofensa a la lengua de Cervantes? Pensémoslo al revés, ¿a cuantos eventos de la lengua castellana se invita a escritores que escriben exclusivamente en vascuence, galaico-portugués o catalán? ¿O estamos confundiendo castellano (el idioma) con español (el nativo de España)? No sé, no lo entiendo, en serio, ilumínenme por favor.

  61. Kant Says:

    ¡Ele!

  62. Miguel Veyrat Says:

    ¡Ele!

  63. Juan Planas Says:

    Pues ¡Ele!

    No hay problema;-)

  64. Alejandro Lillo Says:

    ¡Lerele!

  65. Fuca Says:

    Parece que estamos contentos. Se nota que ya acabamos la semana laboral. Un ejemplito sobre lo que pregunta nuestro amigo Kant. ¿Son galegos Valle-Inclán o Torrente Ballester? Indudablemente, este último de Ferrol, allí lo conocí y allí discutí con él por el tema del idioma en su literatura. ¿Pertenecen a la literatura galega? No, pertenecen a la literatura española, no hay discusión posible. Cuestión distinta sería si habláramos de cultura, ahí podríamos discrepar, pero en literatura deberíamos estar todos de acuerdo. Juan Marsé pertenece a la literatura española.

  66. Miguel Veyrat Says:

    Pues claro. ¿Pertenecen a la literatura española En Joanot Martorell y Martí Joan de Galba, autores de la primera novela escrita en España llamada Don Tirante El Blanco, a veces? (España o La península? ¿El Reino de Aragón?) ¿Pertenece Ausiás March a quien yo fui obligado a estudiar bajo es epustuflante nombre de Osías Marco? ¿La Cantigas recopiladas por el Emperador Alfonso X llamado El Sabio? Fuca mía, por favor, hablemos de cultura: esa es una muy sabia aportación, sin “confusión de lenguas” que es lo que quería el castrador Jhvé que sintiéramos los que caíamos a chorros desde los altos de Babel…

  67. Marisa Bou Says:

    ¡Señores, un poquito te contención! Parece que no se les puede dejar sólos, sin que se monten una juerga flamenca en el blog (o bloc, o bitácora, o lo que quieran!

    Ahora ya no sé lo que iba a decirles. Veamos:

    Señor Serna, eso no se hace. No puede usted intrigarnos para después decirnos que nonos vá a sacar de dudas. O habla ahora, o no haber hablado antes, ¡hombrededios!

    Doña Ana, la felicito sinceramente por esa presentación, a la que me encantaría poder asistir, pero creo que habría de ocurrir un milagro para que yo pudiera hacer el viaje. Pero que lo deseo, vaya que sí.

    Señor Kant: hágame el favor de no enrevesar más el tema de su ficticio personaje, que ya no sé si es Kant o Canatarelo, y creo que ni me importa, vaya. No voy a ser yo quien le despoje de la máscara que con tanto trabajo se ha encorsetado usted. Yo, como doña Ana, le prefiero con disfraz, aunque no para pedirle la mano, que hace mucho que me declaré antimatrimonial convencida. ¡Ahora sólo colecciono amigos!

    Fuca, yo también leí algo de Marsé en otra época y lo hice con gusto, a pesar de que algunos lo encuentran depresivo. O será por eso. ¡Ah!, y enhorabuena por la “muerte del padre” -don Miguel dixit- aunque se en época tan tardía. Vamos, que ni Matusalén. Pero todo llega, amiga, todo llega.

    ¡Porfa, porfa,don Miguel! No se me ablande ahora, cuando me ha iniciado en la poesía (tarde, pero arrebatadamente) y hágame usted el favor de publicar, que los Veyratómanos necesitamos nuestra dosis…;-)

    Señor Planas, efectivamente la fiesta fué muy similar a la del año pasado, sólo que faltaban algunos (como usted y Veyrat) y había otros que no estuvieron, entre otros muchos nuestros jovencísimos e incomparablemente agradables Isabel y Alejandro, ése mismo Alejandro que ahora se nos ha hecho coplero.

    ¿Con qué nos sorprenderá Justo, justo mañana por la mañana?

  68. Marisa Bou Says:

    ¡Ups! Perdón, Cantarelo (no Canatarelo) y Carratalá…

  69. Miguel Veyrat Says:

    Y digo más aún, como diría el Capitán Haddock, con quien me identifico en el tintínico mundo, ¡Mil millones de rayos en conserva de atún! Digo más: ¿Pertenece a la literatura española el autor de El collar de la paloma, escrito en el árabe de Al-Andalus y útero materno de la poesía juglaresca europea? ¿Era español el gran poeta Ibn-Quzman, a pesar de su apellido traducido del alemán Gutmann traído por los conquistadores visigodos? ¿Era un español de religión árabe? ¿Pertenece “El collar” a la literatura española, a la andaluza o a la árabe? ¿Gil Vicente era portugués o castellano?: Auto da Vistaçam, Auto de la Sibila Casandra, Trilogía de Las barcas, Comedia del viudo y Floresta de engaños, Dom Duardos, Amadís de Gaula, Farsa de las gitanas, Farsa dos almocreves, Farça dos fisicos… ¿Jugamos?

  70. Miguel Veyrat Says:

    Es decir: ¿A qué jugamos?

  71. Juan Planas Says:

    Ah, por fin, Miguel, ese es el tema. La cultura catalana -la que representa a Cataluña, la, en definitiva, invitada oficialmente a Fránkfurt- no es sólo la cultura “en catalán” sino la que allí se hace en el idioma que, cada cual, debiera poder elegir libremente.

    Con todo, los reduccionismos me avergüenzan. Hablar de cultura catalana o mallorquina o española en estos tiempos se me atraganta y si aún queremos afinar más y nos ponemos a hablar de literatura, convendrás conmigo, o no, que no existe, en realidad, -salvo para fines de catálogo, de índice y de subvención política o administrativa, la literatura x ni la y ni la z. La literatura es o no es. Sin más adjetivos, creo.

    Saludos

  72. jserna Says:

    Me despisto e inician una nueva discuisón.

    Vayamos por partes, que diría Jack.

    Pongamos guiones. No tardo a colgar-publicar algunas de las intervenciones-presentaciones de la Casa del Libro, del pasado día 26 de noviembre.

    Para los ausentes, para los que estuvieron, para los amigos, para los enemigos, para los queridos, para los rivales, para los extraños, para los cercanos, para los lectores…

  73. Paco Says:

    oh serna o brothers. hablas de novelitas y hay muertos y terroristas!!

  74. David P.Montesinos Says:

    He leído todas sus intervenciones sobre Goytisolo, querido Miguel, y las suscribo en su mayoría. Ya que dicen ustedes que se ha acabado la semana me permito recordarles a todos que mañana por la tarde tenemos en Valencia una macromanifestación de toda la comunidad escolar contra la devastación de la enseñanza que el gobierno autonómico está operando en la Comunitat. Arranca a las 18.00 desde San Agustín. Disfracense de lagarteranas si quieren, pero acudan.

    Mi silencioso hermano, Kant, le está preparando alguna que otra celada, no se confíe. Besos a todos, a veces el mundo que tenemos ahí fuera se vuelve muy inhóspito.

  75. Marisa Bou Says:

    Señor Montesinos: nada, ni siquiera el resfriado, me impedirá acudir a esa manifestación de mañana. Lo difícil será que nos veamos, pues va a ser tan masiva que será como buscar una aguja en un pajar. De todos modos, estaré alerta para saludarle, si le veo.

  76. Kant Says:

    Bueeeeno, sr. Planas, no avanzamos, lástima. :-) Probablemente mi formación como antropólogo (posterior a la de historiador) me da esa perspectiva diferente de las cosas. Un punto de vista que me permite no sólo hablar de la cultura catalana, sino de la balear, de la formenterense, de la de Es Caló y la de la casa de Vicent Ferrer (el santo valenciano, no, el campesino y pescador en sus ratos de ocio, natural de la isla). Puedo, debo, reducir – en expresión suya – la cultura hasta alcanzar ese microcosmos en el que la microhistoria tiene sentido y nos explica el cosmos humano.

    Y es que, si en vez de trocear, reducir, levantamos la vista, o sea, separamos la punta de nuestra nariz occidental de nuestro ombligo occidental, igual descubrimos paisajes incómodos. Tal vez, descubramos que la Literatura, así con mayúsculas, no es si no otro mito, y no demasiado afortunado, de nuestra cultura de Occidente. Tal vez entonces, si se diera el caso, alcanzaremos un mínimo de humildad para ser tan distintos y tan iguales como el resto de culturas de la Tierra.

    Volteriano Veyrat, este apunte, me temo, que solo va para ud. dado que sólo ud. – al menos que lo declarase – comparte conmigo el placer por la ciencia. ¿Recuerda que le hablé hace algún tiempo del científico metido a ensayista Fritjof Capra, el de “El Tao de la Física”? Bien, pues Anagrama, en su colección Argumentos (núm. 383) ha tenido a bien publicar de él “La Ciencia de Leonardo”, la visión del humanista de Vinci como científico – lo califica como auténtico promotor de la ciencia moderna, previo a Galileo, Descartes, Bacon y Newton – a partir de los nuevos parámetros de las ciencias – lo interpreta como pensador sistémico – y reflexionando sobre su sugestiva propuesta de entender como un todo inextricable el arte, la ciencia y el pensamiento. Lo que llevo leído es impactante y creo que los apuntes del traductor – Marco Aurelio Galmarini – dan mucha solidez a la obra leída en castellano. Destruye la rígida separación entre lo material y lo espiritual sin necesidad de entrar en fantasmagorías de almas inmortales, metafísicas y zarandajas escolásticas de esas y no negando, sino reafirmando, la entidad material del mundo. Para leer.

    ¡Por favor!… el capitán Archibald Haddock, egregio y malhablado marino de los mares de papel… ¡cómo envidio al curtido heredero del caballero François de Hadoque, don Miguel, cómo lo envidio!… por su desinhibición espiritual y disposición material de un capital suficiente como para mantener sus propiedades… pienso en su Mansión de Moulinsart y veo mi cenobio de Corona… y… ay…

    Cantarell, doña Marisa, Cantarell i Recatalà. Manel Cantarell i Recatalà, esos son mi nombre y mi estirpe.

    Gracias por sus dos avisos, don David. Respecto al personal, sí, estaré atento con don Tobías. De hecho, siempre sospeché que, en realidad, “Kant” era él. No, no es broma. Recuerde que yo también me formé con las Bene Geserit y sé que como cripto harkonen que ud es, es capaz de urdir una trampa, dentro de una trampa, dentro de una trampa ¿y qué mejor trampa que esa que me tiende ud. con su aviso traicionero?…

    Respecto al general, a la convocatoria de mañana, sepa que a esa sí iré. Seré otra aguja en semejante pajar, ergo difícil de encontrar. Como todavía no existe la Asociación de Libertinos Insaciables – proyecto sus estatutos desde hace años – y dentro del Movimiento por la Vagancia Total – organización que me honro presidir – me inscribo en el Sector Inmovilista, cuyos miembros son incapaces de recorrer más allá de cinco metros reivindicativos, me temo que asistiré solo o sumido en algún tipo de plataforma política que les resulte ofensiva, ya sabe, algún grupúsculo nihilista, catalanistas irredentos, rojos come-curas, masones disidentes, sindicalistas desfasados… vamos, donde me pueda explayar sin tener que sufrir el acoso socialdemócrata (que seguro que también va). Allí estaremos.

  77. Juan Planas Says:

    No, Sr. Kant, no avanzamos pero eso es sólo un problema para los que quieren llegar a alguna parte. No es mi caso. Por lo demás, mientras su nombre y apellidos -según Google- sólo aparezcan ligados a este blog -y sólo a este blog- no piense usted que voy a regalarle mis opiniones.

    Saludos

  78. Marisa Bou Says:

    Señor Cantarell y Recatalá, caballero de preclara estirpe, le ruego perdone mis muchos errores ortográficos, desprovistos de mala intención.

    Puedo asegurarle, de paso, que ningún socialdemócrata le acosará a usted mañana, porque el objetivo de nuestro acoso es muy otro y porque, a pesar de sus puyas, no le vemos a usted como a un enemigo. Bueno, en realidad ni siquiera le vemos. Y si le vemos, hacemos la vista gorda, por respeto a su voluntad de anonimato. Así que, allí estaremos.

  79. Miguel Veyrat Says:

    Eres grande, Vila Kant Cantarell Recatalá i Ferrando. Te quiero. Y sí, Haddock, bacalao, como llamaba Peter Pan al capitán Garfio, es nuestra regia estirpe, mille millions de sabords. Tenemos todos aquí, me temo, el síndrome de Peter Pan. Si no, ¿cómo explicar el infantilismo que nos une tanto?

  80. Ana Serrano Says:

    Deslumbrante Leonardo, Señor Kant. Desde la remota juventud me fascina su descomunal talento científico-artístico etc. Leí hace mil años un libro en que se describían todos su inventos y cómo llegó a ellos y parece de otro planeta.

    Acabo de quedarme de estuco ¿Sólo existimos si aparecemos en Google? Juro por mi santo Voltaire, que tuve madre, una maravillosa madre y, si tecleo su nombre en google, oigan, que no aparece ¿Seré de generación espontánea y mi madre un holograma? ¡Noloqueiradios!

  81. Fuca Says:

    Menos mal que nuestra querida Ana ha matizado la curiosa opinión del sr. Planas, nuestra existencia ligada al Google. Juro que no soy una fantasma, que tengo nombre (todos lo conocéis) y apellidos (algunos los conocéis y no tengo ningún problema en que los conozcáis todos) y que no aparezco en Google. No todos los habitantes de la tierra somos famosos, pero sí pertenecemos a culturas distintas y tenemos nuestras literaturas. Podemos estar de acuerdo o no con las sólidas argumentaciones de nuestro amigo Kant, pero no podemos descalificarlas diciendo que su nombre no aparece en el Google. ¡Seamos serios, por favor!

  82. Juan Planas Says:

    Algún día, alguien, quizá nadie mejor que Don Justo, habría de retomar el apasionante tema del uso del anonimato en Internet. La presencia del otro que no somos pero queremos ser, del otro que representamos, del otro que nos representa, del otro que es, en realidad, quien somos, etc, abre fisuras espectaculares entre la realidad y el deseo, entre el pensamiento y la ideología, entre la ciencia y la fe, entre la existencia y la experiencia, enre el silencio y la palabra, entre Haddock y Peter Pan, entre Voltaire y Leonardo…(Es sólo un por decir. Tengo trabajo:-)

  83. Juan Planas Says:

    Querida Fuca, el juego de Peter Pan es acercarse a los fantasmas, jugar con ellos, reir sus gracias y asistir al sepulcral silencio que les envuelve cuando dejan de recorrer los pasillos del espíritu y cesa el lento rumor de sus cadenas…

  84. Juan Planas Says:

    Quiero decir que no hay descalificación ni tampoco respuesta.

    Estoy ahora escribiendo sobre Juan Marsé, sobre las últimas tardes que pasé con Teresa, encerrados, ambos, con un único juguete. La pasión del conocimiento. La pasión del cuerpo. La pasión del silencio. La pasión de la palabra. El juguete será sólo uno, pero el juego es infinito.

  85. J. Moreno Says:

    Uff..está uno dos días sin leer el blog del Sr. Serna y necesita masticar toda una relación de situaciones, personajes, jerga literaria, cruces de jocosas intempestivas y demás, que agotado quedo.

  86. Kant Says:

    Por un momento creí descubrir un sufí – caminar sin destino – luego llegó la frustración, sólo era otro golum.

    Muchas gracias por su deferencia, sr. Planas. Puede ud quedarse con sus opiniones, no sabría qué hacer con ellas.

    Doña Ana, doña Francisca (Fuca para uds), que increíble honor poder leerlas. Suyo, afectísimo, comos siempre.

    ¡Maldita sea doña Marisa!, me dice esas cosas y me desarma… A ver ¿qué he de hacer yo para que tengan manía? Mira que es fácil picar a los necios y qué difícil se me hace con personas inteligentes.

    ¿Infantilismo, dice, don Miguel?… Soy de la opinión que en la vida hay personas que, al crecer, suman y otras que restan. Hay espíritus limitados que se avergüenzan de su propia infancia, de su adolescencia, de su juventud, de su primera, segunda, tercera madurez, y sus edades las consideran como salas con puerta de entrada y puerta de salida. Cuando cierran ésta, todo lo que quedó atrás, atrás quedó. Nada llevan de si, como si volvieran a nacer. Y como todos nacemos necios, ellos necios siguen a lo largo de su vida pues cuando comienzan a entender, ya deben salir a otro habitáculo. Son los que restan, se restan vida, conocimientos, memorias, aprendizajes. Por el contrario, hay otros que suman porque no viven en una estancia estanca. Su casa es de puertas, ventanas y balcones abiertos al Sol (y a la Luna). Avanzan por sus estancias y pueden mirar atrás, o a un lado o a otro. Sus recuerdos aportan vivencias, sus memorias, experiencia, sus aprendizajes, sabiduría y, así, trazan una vida plena, suma de edades.

    El secreto, creo, está en saber discernir lo que es la parte infantil (o adolescente, o juvenil…) de una persona – la que suma – y lo que es infantilismo de algunos individuos – el que resta – y ahí, en ésta segunda opción, sr. Veyrat, permítame que dude que ni ud. ni yo no nos alineemos.

    Tiene ud, razón, sr. Moreno, te descuidas un poco en este “blog” y…

    Bueno, para todos: si hasta voy yo, ¡yo!, a la mani de esta tarde ¿se van a quedar uds en casa? Hala, todos los valencianos – y “forasters” que quieran unirse – a la Plaça de Sant Agustí, a las 18 horas.

  87. Kant Says:

    Uy, me “comí” una palabra, sra. Bou, quise decir “¿qué he de hacer yo para que me tengan manía?”. Me salté el “me”. Perdón.

  88. Marisa Bou Says:

    No se esfuerce, señor Kant. Mi cuota de manías está ya cubierta, y no pienso ampliar el negocio. Además ¿cómo iba yo a tener manía a un personaje tan literario como el suyo? ¡Thisisveryveryveryimpósibol!

  89. Juan Planas Says:

    En golums sí es usted un experto, sr. Kant. Se lo reconozco. Espero que el paseo y la muchedumbre no le afeen las costuras ni le descuadren su afectada pose.

  90. Kant Says:

    Gracias, don Juan. Mi afectada pose pasó desapercibida entre las Ursulinas Descarriadas, agrupación reivindicativa con la que me manifesté.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.005 seguidores

%d personas les gusta esto: