Home

Los triunfos del burgués…

21 febrero 2012

Uno. ¿De qué sirve un libro que habla de otro tiempo? Vivimos al instante y lo antiguo nos parece algo remotísimo y sin valor. Sin embargo, lo sucedido es lo que aún afecta. En este libro nos preguntamos sobre lo que nos asemeja a nuestros antepasados y sobre lo que nos distancia.

El presente dura.

Dos. En El País publico un artículo que he titulado Los burgueses de Valencia. Es una columna en la que indico apretadamente qué pueden encontrar en este libro que se presenta ya mismo, el jueves 23 de febrero, en la Librería Tirant Lo Blanch  de Valencia (Artes Gráficas, 14). A las 20:15 horas. Tras el acto habrá un piscolabis muy cumplido que debemos a la generosidad del editor: desde vino a tortilla de patatas con otras delicatessen. ¿Se lo van a perder?

Un artículo lo escribes en poco tiempo. Si tienes cierta habilidad y algo de experiencia, los párrafos te salen solos. Pero un libro, un libro de investigación, cuesta. Lo diré tontamente: cuesta horrores. Exigen mucho esfuerzo y mucha dedicación. Durante semanas y semanas, incluso durante meses, hemos estado escribiendo, retocando, ampliando, corrigiendo Los triunfos del burgués. Durante mucho tiempo hemos estado documentándonos. ¿El fin? Poder redactar esas páginas.

Pensemos una cosa: para escribir de la Valencia del siglo XIX hay que trasladarse a la localidad de aquella época. ¿Y cómo se hace eso?  El documento siempre es algo indirecto, vicario: un medio para saber lo que nunca podrás ver o repetir; para saber algo de lo que ocurrió o algo de lo que pensaron, sintieron o fantasearon los antepasados. Obtienes informaciones, sí, pero siempre son insuficientes. La intimidad o la verdad no siempre se revelan, y lo general y lo colectivo no siempre se describen con nuestra perspectiva. Hemos de hacer un esfuerzo para captar lo que queda oculto, reservado, lo que no se detalla; y hemos de hacer un esfuerzo para averiguar de qué modo vivían lo público.

Las vidas de aquellos individuos se parecen a las nuestras. Se parecen lejanamente. Tenían familias, tenían casas, tenían coches. Padecían enfermedades, fallecían, enterraban a sus muertos. Paseaban y dedicaban horas al ocio, al dolce far niente. Y trabajaban: procuraban su beneficio y esperaban dejar patrimonios y bienes a sus herederos. Pero su modo de mirar era distinta; su manera de percibir las cosas era diferente. El mundo de ayer no es la sociedad de nuestros días: una perogrullada que hay que probar sobre el papel. Y creo, sinceramente, que lo demostramos en un relato que es colectivo. Pero con muchos detalles y pormenores: podemos decir que es también un ejercicio de microhistoria.

Aparte de nuestros familiares, son muchas las personas que nos ayudado. Para empezar, por ejemplo, Joan Romero, que dirige la colección y que confió en nosotros con mucho entusiasmo. O, por ejemplo también, Alejandro Lillo, que leyó el original, el texto primitivo: nos hizo sugerencias y nos mejoró lo que a veces resolvíamos con descuido. Y, por supuesto, otros colegas y amigos que, sin haber leído aún este libro, nos han escuchado y soportado cuando hablábamos de cosas de otro tiempo: de un mundo que no es nuestro, pero del que quedan muchos vestigios.

Hemeroteca

Justo Serna, “Los burgueses de Valencia”, El País Comunidad Valenciana, 22 de febrero de 2012


Blog de JS en El País:

Presente continuo.

Con noticias de actualidad política.

 En Los archivos de JS reservamos la reflexión literaria o propiamente cultural

About these ads

16 Responses to “Los triunfos del burgués…”

  1. Leda Says:

    El presente dura. El presente continúa. Todo es un presente continuo… como sus producciones culturales y las del Sr. Pons. Enhorabuena a los dos.

    El jueves acudiré a la presentación de su libro. Ésta no me la pierdo. :-)

  2. jserna Says:

    Muchas gracias, Leda. He tenido unos días de mucho ajetreo. Ha podido parecer que descuidaba el blog, este blog. No es exactamente así. Yo, esta página, quiero mimarla, cuidarla: dejar aquí las cosas más reposadas y pensadas. Que, además, la frecuenten personas como usted me enorgullece. Muchas gracias.

  3. Alejandro Lillo Says:

    Leer el libro fue un placer. Hacen ustedes un excelentísimo trabajo. No sólo es un magnífico ensayo histórico, sino que algunas de las prácticas y modos políticos que se describen en “Los triunfos del burgués” siguén, desgraciadamente, presentes en nuestros tiempos.

    El presente dura, vaya que sí. La corrupción y la sinvergonzonería también.

  4. aleskander62 Says:

    ¡Enhorabuena! Creo que publicaré también un libro de poemas en breve.
    Que vaya todo bien.

  5. JaVi Says:

    Enhorabuena a Anaclet y su compañero

  6. jserna Says:

    Muchas gracias por los ánimos y por esos comentarios tan generosos.

  7. David P.Montesinos Says:

    Lamento no haber podido estar ayer en la presentación, pero creo que me lo haré perdonar leyendo el libro. Lo que dice de la necesidad de derribar la muralla, por cierto, me hace pensar en lo que cuenta Mendoza en La ciudad de los prodigios respecto a Barcelona. Pienso también en lo que un amigo toledano de visita por primera vez en Valencia me preguntó un día, que porque yo le llamaba “Extramuros” a la parte de la calle Quart que queda más allá de Guillem de Castro. Le contesté que los “muros” eran la muralla de la ciudad, “¿qué muralla?”: le dije que la que marcaban las Torres, y que era una muralla imaginaria, que yo nunca la vi, que en realidad era un viejo fantasma que creaba una “barrera espiritual”… En fin.

    Hablando de ese barrio, del que yo procedo. Un día les cuento cuando mi bisabuelo, llauro de pro en la huerta de Benicalap, se jugó la vida con los tenderos del Carrer Borrull, que tenían fama en toda la contornada por que eran muy suyos (muy bestias, vamos). La razón de arriesgarse por aquellos pagos era de peso: iba a por una novia. Estuvieron a punto de apalizarlo, aunque la cosa se calmó cuanto el tipo dio a conocer que sus intenciones eran nobles. De tan feliz armisticio proviene mi linaje, nunca sabré si mi bisabuelo quería de verdad casarse o se comprometió para que no lincharan los tenderos de Borrull… que eran muy suyos.

    Batallitas aparte, mi sincera felicitación para los autores.

  8. Paco Fuster Says:

    Yo sí que estuve en la presentación de ayer y debo decir que fue un éxito en todos los sentidos. En primer lugar, fue un éxito de público y convocatoria: a pesar de la hora, la librería Tirant lo Blanch de Artes Gráficas estaba llena de gente que prácticamente no cabía en la sala. Vi a alumnos de los autores del libro y vi a profesores de nuestro Departamento y a amigos de nuestra facultad y de nuestra universidad.

    Vi a un Joan Romero cercano y comprometido con el acto, emocionado incluso por momentos. Y, por supuesto, vi y escuché a los autores del libro. De las palabras del profesor Serna, me quedo con esa anécdota freudiana detrás de la cual hay una toda una forma de pensar la historia como disciplina, como género literario. Es una tarea que nos queda por hacer a los historiadores: conseguir que nuestros libros puedan ser “buenos libros” y no solo buenas investigaciones; mimar cada página como se ha hecho con “Los triunfos del burgués” para que, al cerrar el libro, el lector pueda decir que ha aprendido historia y lo ha hecho disfrutando la lectura. Como decía Carlo Ginzburg y han repetido varias veces los autores del libro ayer presentado, escribir nuestros libros de historia “como si fuesen a tener un millón de lectores”.

    De las palabras del profesor Pons me quedo con lo último: “Los triunfos del burgués” es una especie de testamento; no porque sea el final de una carrera investigadora, ni mucho menos, pero sí porque representa la culminación de varias décadas – como dijo Joan Romero – de trabajo, de dedicación a esa sociedad valenciana del siglo XIX tan cercana a nosotros y a la vez tan desconocida en muchos aspectos.

    Como no podía ser de otra forma, me uno a la felicitación para los autores y a la recomendación de la lectura de este libro que ayer fue presentado en Valencia.

  9. jserna Says:

    Sr. Montesinos, sr. Fuster: muchas gracias. La verdad es que sí: fue un éxito de público. La librería estaba abarrotada y no forzamos a nadie: las personas fueron porque quisieron.

    Les agradezco lo que dicen y sé que Anaclet Pons también. Yo agradezco a la editorial y al director de la colección (Joan Romero) la generosidad que tuvieron con nosotros.

    Oigan: y el ágape estuvo fenomenal. Todo estaba buenísimo. Lástima que por firmar y por departir casi no pudiéramos zampar. Ustedes me entenderán.

  10. Leda Says:

    Coincido plenamente con el amigo Fuster, así que poco puedo añadir.

    Es verdad, Joan Romero hizo magnífica presentación del libro de los profesores Pons y Serna; y los autores, brillantes e irónicos como siempre.

    A pesar de la cantidad de gente que acudió al evento, les puedo asegurar que resultó un acto de lo más íntimo y acogedor; o al menos así es cómo lo percibí yo, después de haber pasado una tarde de lo más rocambolesca.

    PS. Sr. Serna, el libro ‘Los triunfos del burgués’ no le habría pasado desapercibido al doctor Freud… ;-)

  11. jserna Says:

    Qué generosidad, Leda.

    Un abrazo.

  12. aleskander62 Says:

    Enhorabuena, de verdad, la librería Tirant Lo Blanch me trae recuerdos. He comprado muchísimos libros allí como estudiante de Filología.
    Creo que publicaré en la editorial Brosquil, un poemario. También me gustan las editoriales Denes y Aguaclara.
    Probablemente Origen futuro -el libro de cuentos- lo edite en Bubok.

  13. Venga Hombre! Says:

    alexander62… y a mi qué me importa dónde publiques? acaso este post tiene algo que ver contigo y “tu obra”?
    Venga hombre! Sigo el blog desde hace años y no falla: las discusiones van por una parte (el tema del post o las derivaciones de éste) y tú por la tuya (ejemplo dramatizado: “Me gusta Mad Men. También me gustan Los Hombres de Paco. Ayer desayuné muesli con acelgas”) por eso hace mucho tiempo que ninguno de los participantes en los debates que suscitan los artículos de Justo Serna te interpela, nunca responden a tus intervenciones porque éstas no guardan coherencia alguna con las discusiones, ni, lo que es peor (y, a la vez, comprensible), aportan nada.
    Y mejor no digamos nada de tu “estilo” de redacción (¿podríamos definirlo como “memorial-telegráfico”?) porque se merece otro “Venga Hombre!” mucho mayor.

    Saludos al resto

    Venga Hombre!

  14. jserna Says:

    Sr. Venga Hombre. Usted me perdonará: afearle a alguien la conducta porque no se atiene estrictamente al asunto del post no me parece elegante. Si quien rompe el discurso no insulta, no creo que deba ser reprendido: ni mucho menos.

    Yo sé que usted lo dice para que alexander62 no se dedique a la autopromoción. No veo mal la autopromoción. Al fin y al cabo, yo la hago y tampoco me importa promocionar las cosas que hacen otras personas y que me gustan. No hay que temer el brillo de los demás. Que la gente brille, que despierte, que muestre sus virtudes. No hay que tener envidia de los logros ajenos. Tampoco hay que avergonzarse de lo propio.

    No nos riña, Venga Hombre.

  15. aleskander62 Says:

    Ok. Tomo nota. Lo siento.

  16. jserna Says:

    Sr. aleskander62 no se disculpe.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.006 seguidores

%d personas les gusta esto: