¿El terrorismo tiene causas?

terrorismo.jpg   terrorismo2.jpg 

15, 16 y 17 de septiembre de 2006

En la primera época de este blog discutí un día, amistosamente, con Rogelio López Blanco. Rogelio es un excelente lector y publica reseñas enjundiosas en El Cultural, de El Mundo, acerca de historia,  política y terrorismo. No hay novedad que sobre estos temas aparezca que no reciba un tratamiento serio por parte de este refinado estudioso. Debatí con Rogelio López Blanco a partir de la recensión que él había hecho sobre un volumen circunstancial y analítico publicado por Espasa: Terrorismo y democracia tras el 11-M, de Edurne Uriarte. La reseña que escribió López Blanco era breve pero tenía las líneas suficientes para ensalzar a la autora vasca, para celebrar sus arrestos a la hora de enfrentarse al terrorismo local. Más aún, a Rogelio, la lectura de aquel volumen le había demostrado el coraje de Uriarte: no se dejaba llevar por lo políticamente correcto. Así, el libro mencionado sería un ejemplo, como lo serían las columnas que regularmente publica en Abc. Pues no, lejos de compartir ese juicio, yo criticaba a Uriarte. No era un volumen especialmente documentado: parecía más bien escrito con premura con el fin de destinarlo a un público ávido de informaciones sobre la violencia; pero sobre todo parecía un libro lastrado por un fallo argumentativo, lógico.

Como digo, me parecía cuestionable su escasa documentación para abordar un fenómeno muy complicado, que tiene detrás una bibliografía que crece día a día. Uriarte citaba a Walter Laqueur (La guerra sin fin) o a Rohan Gunaratna (Al Qaeda) o los volúmenes de otros pocos especialistas entonces en el mercado. Pero si leemos estos libros, o el de Fernando Reinares y Antonio Elorza (El nuevo terrorismo islamista), o estudiamos las obras de otros expertos en el mundo islámico o en fundamentalismo o en terrorismo, como Bernard Lewis (La crisis del Islam), Jasón Burke (Al Qaeda) o John Gray (Al Qaeda y lo que significa ser moderno), cosa que hicimos, entonces se advierte la precariedad del texto de Uriarte, con escaso aparato bibliográfico, insisto, con una única tesis fuerte: aquella según la cual el terrorismo no tiene causas, aspecto éste en el que coincidía con un autor insólito, Alfredo Urdaci. En su libro exculpatorio y retador, Días de ruido y furia, el antiguo director de los Servicios Informativos de TVE decía algo semejante, aunque con menor refinamiento: es la izquierda la que habla de causas del terrorismo sólo porque hay gente que piensa que “detrás de un suicida o de un pistolero existe una razón, y por tanto una causa justa”. En fin…  

En el contexto en el que se inserta Edurne Uriarte, decir que el terrorismo tiene causas parece una abdicación y una derrota y, por tanto, parece exculpar la responsabilidad de los asesinos, que siempre podrían invocar el hambre, la explotación, las humillaciones padecidas, cosas así. Que las causas del terrorismo no sean las que habitualmente se proponen por quienes disculpan a aquéllos, que la indagación sobre las causas del terrorismo pueda acabar en un ocioso o enmarañado trabajo intelectual, no significa que debamos abandonar su estudio.   

Los mayores especialistas mundiales del fenómeno hablan de causas, claro que sí, cómo no iban a hacerlo, sólo que su mirada y su documentación son más complejas que las que proponen los simpatizantes que exculpan a los violentos. De aceptar la tesis de Uriarte, entonces deberíamos decir que el terrorismo no tiene causas, efectivamente, pero que la guerra sí que las tiene, porque en la polemología o en la historia militar nadie (que yo sepa) ha negado el estudio de las causas. Todo tiene su etiología, un incendio fortuito del bosque, un asesinato motivado en una circunstancia: lo que ocurre es que el incendio carece de intenciones, mientras que el crimen siempre las tiene. Por eso decía Jon Elster –y yo insistía en esta vertiente– que los análisis sociales requieren una explicación causal-intencional-funcional. Y son éstas, las intenciones, aquello que mejor puede redondear la explicación circunstancial, el entorno contextual que activó al asesino. Su propia percepción patológica, por ejemplo, le lleva a cometer un crimen en un contexto que lo facilita.   

Pero, por eso mismo, coincido con Walter Laqueur, a quien Uriarte citaba profusamente aunque no siempre con el máximo aprovechamiento. “Incluso en el improbable supuesto de que todos los conflictos mundiales se resuelvan, que todas las tensiones económicas, políticas y sociales del plantea desaparezcan”, dice en La guerra sin fin, “no podremos afirmar que el terrorismo ha acabado. La combinación de paranoia, fanatismo y extremismo político (o religioso) encontrará nuevos medios de expresión. Se trata de una cantera de la que han salido los seguidores del terrorismo del presente y del futuro. Tal vez no forme parte de la condición humana, pero forma parte, sin duda alguna, de la condición de algunos grupos y de algunas personas”.   

Esta sofisticación analítica es, precisamente, la que yo echaba en falta en Edurne Uriarte. Pues bien, meses después, ahora mismo, acaba de aparecer un volumen que les recomiendo y que es la antítesis del anterior. Se trata de un sofisticado y documentado estudio de Luis de la Corte Ibáñez titulado La lógica del terrorismo (Alianza ed.). “¿Tiene causas el terrorismo?”, se pregunta el autor. Si aceptamos con el diccionario de la RAE que causa es “aquello que se considera fundamento u origen de algo”, entonces –añade Luis de la Corte—“la idea de un terrorismo sin causas es sencillamente absurda”. El autor cita entre los defensores de esta idea sencillamente absurda a Edurne Uriarte. Uriarte tiene poderosas razones para estar asqueada por la persecución de que es objeto en el País Vasco, tiene motivos fundados para sentir miedo, dada la amenaza de muerte que pesa sobre ella, tiene justificación suficiente para detestar a quienes comprenden o legitiman la extorsión, el asesinato, el secuestro.   

Pero carece de sentido cuando deja a medias la explicación sobre el terrorismo, pues entiende que cualquier análisis del fenómeno que rastree sus causas (la base material en la que se asienta)  acaba exculpando a sus oficiantes, “Estas conjeturas”, dice Luis de la Corte, “y el temor a que puedan ser ciertas, a veces lleva a proferir frases absurdas desde una perspectiva racional o científica como la de que el terrorismo no tiene causas”.  También el autor parte de Jon Elster, de su reflexión sobre la explicación en ciencias sociales (intencional-causal-funcional) y ese hecho, lejos de servir para exculpar a los asesinos, sirve para abordar de manera compleja el fenómeno. Pero el hecho de hablar de causas, ¿supone ya un acierto explicativo, un refinamiento analítico?   

Hay explicaciones que niegan la etiología del terrorismo, como hace Uriarte, y hay explicaciones insuficientes y generalizadoras que reducen la causalidad a un solo factor. “El terrorismo”, decía José María Aznar en Ocho años de gobierno, “sólo tiene una causa en todas partes y en todas las situaciones. La causa del terrorismo es el fanatismo, es el deseo de exterminar al otro, es el fundamentalismo de la clase que sea, étnico, nacionalista o religioso. La chispa que enciende el terrorismo es siempre la misma, en cualquier circunstancia”, añadía el ex presidente del Gobierno. La explicación monocausal es absolutamente indefendible en historia y en ciencias sociales. Lo que Aznar hacía cuando sostenía lo anterior era confundir dos planos muy distintos: el plano moral con el causal. Evidentemente, “el terrorismo”, subraya Luis de la Corte una y otra vez, “constituye una actividad execrable. Por ello me atrevería a añadir que, en términos morales, todos los terrorismos deben ser considerados iguales; quiero decir, igual de reprobables”, pero “la variedad de circunstancias sociales e históricas en las que han sido aplicadas sugiere que, desde el punto de vista de sus causas, no existen dos terrorismos iguales”.  

En fin, les dejo aquí, en este punto, invitándoles a leer una obra densa, académica y bien fundamentada de psicología social que nos aleja de los volúmenes circunstanciales y de las explicaciones apresuradas. Ojalá Rogelio López Blanco también la lea. La reseña que podría hacer sería una excelente defensa de un libro que, sin embargo, se ampara solo.

106 comments

Add Yours
  1. John Constantine

    Uriarte, efectivamente, se equivoca, o bien tiene una interpretación diferente de causa. Porque si seguimos su razonamiento, cualquier muerte que no sea en defensa propia o por una causa justa. Claro que el terrorismo tiene causas, que no justificaciones. El que algo tenga una causa no quiere decir que esa causa sea razonable, justa o apropiada.

    Eso ya sin entrar a la definición de terrorismo. Porque recordaré a los olvidadizos que el hoy Estado de Israel se gestó a lo largo de una serie de acciones calificadas en su momento -y tal vez hoy- como terroristas.

    Probablemente Uriarte crea que negándole causa al terrorismo lo denosta. No es necesario. El terrorismo se desacredita por sí solo.

  2. Logos

    Las definiciones siempre las hacen los ejecutivos del Señor. Que es quien tiene los recursos para hacerlas. Luego, la masa de dividuos contados y sabidos, repetirán como loros el léxico que ha interiorizado en sus 3 ó 4 horitas de consumo televisivo diario (analfabetos funcionales).
    “Terrorismo” es un concepto como “Democracia”. O sea, menos preciso que por ejemplo “Mierda”, dicho sea con todos los respetos a los lectores y lectoras de este blog.
    Los ejecutivos del Señor, lo que pasa, es que tienen que explicar y justificar que siendo ellos, los más terroristas de todos -maestros de maestros de maestros…- han de aparecer como que son los mayores garantes y promotores de la “democracia”. Si alguien sabe qué quiera decir esto último hoy.

  3. Miguel Veyrat

    Sí, el terrorismo tiene causas. Aunque muchas veces la causa sea tan sólo la paranoia asesina de un grupo que se sienta acorralado frente a la fuerza de la razón de su entorno y decida empuñar “la razón de la fuerza”, como sucede a menudo con el terrorismo de Estado. Frecuentemente, sin embargo, quienes protagonizan la opresión sobre una raza, un pueblo, una clase, una nación, tienden a calificar como terroristas a los que sencillamente empuñan las armas para defendeer su identidad o sus derechos. Cuando triunfa el grupo de terroristas, como bien señala Constantine en su comentario anterior, alcanzan pronto la condición de salvadores de la patria mediante una gloriosa revolución, como Castro, Franco, Pinochet o los creadores del Estado de Israel por no remontarnos al Terror en que desembocó la Convención y que dio lugar a la Revolución Francesa, pero también a la Declaracióin Universal de los Derechos del Hombre y alimento para la construcción de regímenes parlamentarios en todo el mundo. ¿Alguien se acuerda, al inaugurar las sesiones parlamentarias anuales de cualquier país de Madame Guillotine, de las “tricoteuses”, del canto del “Ça ira”?
    Oriana Fallaci, fallecida anoche mismo y maestra de muchos de los que hemos practicado el género de la entrevista el pasado siglo, sostenía en sus últimos años la tesis de que el terrorismo islamista era como el que asedió al Imperio Romano en sus últimos días, sólo que además de asolar sus fronteras, su “limes”, ha penetrado también en nuestras sociedades y actúa desde dentro. Olvidaba sin embargo la genial periodista que fue el cristianismo el que asumió el papel de los terroristas islámicos en la época imperial. Si Constantino se vió obliigado a alzar el lábaro de la cruz fue tanto por la presión de los cristianísimos germanos que habían acorralado a las legiones y penetrado hasta la misma Roma, como a la acción de la quinta columna cristiana representada por su propia madre “Santa” Elena, que “trabajaba desde dentro”. Esto dio lugar a que el ejército romano recibiera la orden de abandonar el culto a Mira —que nacía con el solsticio el 25 de diciembre— y abrazar el de Jesús. Los terroristas cristianos de entonces triunfaron. ¿Tiene razón Ratzinger en sus recientes denuestos al islamismo con la polvareda que ha levantado? ¿Recuerda sus orígenes? Terminará cumpliéndose la superstición falsamente profética de Nostradamus y Occidente será convertido al Islam por la “Razón de la Fuerza”? En algo tiene razón el Papa Biendicho XVI: el Islam ha prosperado desde su fundación a caballo de la Yihad. Como el cristianismo en alas del viento de la muerte al hereje y al infiel. ¿Es el Papa un sucesor de terroristas? ¿Ha nacido ya el Califa que presidirá los destinos espirituales de Europa cuando la “Sharía” sustituya al Código de Napoleón?
    Uriarte está vacía de todo sentido. Claro que el terrorismo tiene causas y muchas y variadas. El terror tiene por objeto “aterrorizar”, hacer abandonar toda resistencia a los pusilánimes que no son capaces de armar un “contraterror” lo suficientemente fuerte para vencerlo. Sólo que, moralmente, a los demócratas nos está prohibido organizar los GAL.

  4. Miguel Veyrat

    Por favor, señor Serna, asuma su nota acerca de la moderación y líbrenos del virus, sea cual sea el mote que se invente, que nos sigue asolando con su desverguenza y despropósitos si desea que, al menos yo, siga escribiendo en el este blog. Gracias.

  5. Russafa

    ¡¡¡Señor Veyrat, por favor, no me deje en compañía de albondiguillas en vinagre¡¡ Aunque tiene usted razón, la gripe que nos asola es cansina ..

  6. Fernández del Río

    Yo diferenciaría entre el terrorismo que trata de extender el terror entre una población civil como medio de conseguir unos objetivos supuestos; el “terrorismo” que busca atacar a una población armada como medio de defensa o, también, de exparcir el terror entre esa población armada y que puede ser legítimo o no, según quien lo juzgue y las condiciones que lo provocan; y, por último, las acciones militares cuyo “terrorismo” consiste en importarle un comino la vida de la población.
    Me parece estupendo que analistas o personas con capacidades de paliar el terrorismo analicen a fondo las causas que lo generan. Pero desde la posición de un ciudadano anónimo, mi indagación no puede profundizar más allá de la maldad, el fanatismo y la gran ignorancia y estupidez que supone acabar con la vida de un ser humano por un simple ideal o por unas ganancias materiales (cual ladrones utilizando los recursos de un Estado).
    Si el terrorismo (cualquiera de los definidos) se resume en una competencia por terreno, poder o recursos, ¿no sería infinitamente mas rentable el llegar a un acuerdo? Ay, pero ya decía alguien que los acuersos solo son para ser respetados entre iguales y que donde hay uno más poderosos no hay mas acuerdo que su voluntad.
    Entonces el terrorismo, ¿es venganza por la imposición o es competencia y demostración de fuerza?
    Ay, cual corderos vivimos en un mundo de lobos.
    Nadie hará caso a las causas y los paliativos; quizá en un… ¿10% ?, entremezclados estos intereses humanitarios entre los intereses y grupos que se mueven en toda política.
    Lamento mi nihilismo, pero tampoco me extraña que haya tanta gente que lo que quiere es la victoria sobre el otro grupo humano(convencida de que la competencia es inevitable); se vive tan poco y somos tan egoistas…
    ¿Como llevar la paz y el amor del individuo a la guerra del grupo?

  7. marquesdecubaslibres

    TIZONA Y ALFANJES
    Mi memoria arranca de un Capitán Trueno siempre enfrentado a los infieles sarracenos. Se les representaba a estos como taimados y crueles, pues no conocían ni la caridad cristiana ni la nobleza de corazón de un español bizarro. Mil años después la situación ha empeorado, pues el imperio musulman decayó hace quinientos y ahí sigue estancado. Una lucha de civilizaciones, como cualquier lucha, se resuelve con la victoria de una sobre otra. Para doblegar a esa civilización arcaica y convertirla a la fe “verdadera” de la cristiandad y el liberalismo, no cabe mas método que la astucia y la fuerza. No es muy astuto provocar a sus masas con caricaturas, pues aunque la razón te ampare es poco eficiente. Toda persona bien informada sabe que el Holocausto existió, pero que los sionistas lo han exagerado hasta la náusea. No obstante, no es recomendable provocar al lobby judío. También es de general conocimiento que la Iglesia Católica es una organización sustentada en hechos imaginarios, pero no es elegante ponerse una corona de espinas en la cabeza mientras se esboza una sonrisa gilipollas. Todo esto son los rudimentos básicos del comportamiento humano, que aprendí leyendo las aventuras de Trueno. Nuestro valiente Capitán jamás humilló a Saladino o a sus generales. Si vencía a alguno con la espada se acercaba a él solícito y le daba agua, mientras encomendaba su alma al verdadero Dios. Esto lo hacía con voz queda, para no turbar el último tránsito del fementido sarraceno. Un español ha de ser valiente, pero también noble y respetuoso, tal y como hacía el Capitán con sus enemigos y con el bello cuerpo de su prometida, Sigrid de Thule ¡Que grandes valores hemos perdido!

  8. Justo Serna

    El señor Veyrat me dice: “Por favor, señor Serna, asuma su nota acerca de la moderación y líbrenos del virus, sea cual sea el mote que se invente, que nos sigue asolando con su desverguenza y despropósitos si desea que, al menos yo, siga escribiendo en el este blog. Gracias”.

    Verá, señor Veyrat, esa advertencia no es mía: es un enunciado automático que por defecto sale ahora con la plantilla de este blog. O sea, que no soy yo, al menos de momento, quien ha habilitado esa moderación de los comentarios. Pido moderación y se la pido a Cazón en adobo y a otras personas que aquí puedan escribir con nombre y apellidos. El denuesto es intolerable y llamar al señor Veyrat “stalinista revenido” es lisa y llanamente un ultraje. Pida disculpas, por favor.

  9. Ana Serrano

    Russafa said,

    Septiembre 15, 2006 at 11:40

    ¡¡¡Señor Veyrat, por favor, no me deje en compañía de albondiguillas en vinagre¡¡ Aunque tiene usted razón, la gripe que nos asola es cansina ..
    ___________

    Rusafilla amiga, lo último que deseo es la marcha del Señor Veyrat, que no creo que se produzca. ¿Cómo va a abandonarnos? ¡Por favor, por favor! (con las manitas juntas), pero no te quedarías sola, vamos, digo yo.

    Ya, ya sé que es un modo de hablar, de tomarle por la puntita de la chaqueta y tirar hacia aquí. Es una broma.

    Vuelvo a callar y escucho.

  10. Ana Serrano

    Y ¿Qué hacemos? Nada quiero menos que presionar a Justo Serna. Éste es su blog y lo maneja como cree que debe, pero ¿Y la solaridad de compañeros? He sido insultada de modo aún más grave que el Señor Veyrat, aunque también piropeada (involuntariamente, eso sí), al compararme constantemente con él…

    Por favor, Miguel, reconsidere; recuerde los consejos que me ha dado, que me has dado, que creo que estábamos ya en fraternal tuteo. No nos dejes y no presiones a Justo, que bastante tiene con lo que le ha caído encima.

    Un abrazo compungido para ambos.

  11. Russafa

    Es lamentable, Ana.
    Yo he querido mitigar lo que se venía venir por medio del humor, una pequeña broma.
    El anonimato conlleva estos desmanes.

    Sigo leyendo, que ustedes entienden mucho más.

  12. Ana Serrano

    Ay, Russafa, que día más triste. De nuevo se alza con el terreno quien, en lugar de cultivarlo, lo enfanga. Me voy a llorar un rato al rinconcito este de la izquierda, donde te veo cabizbaja.

    Es otro terrorismo, será por el tema de hoy, un terrorismo pequeñito y doméstico, pero igual de abyecto.

    Anda, vamos.

  13. marquesdecubaslibres

    Nada tengo que ver con Adobo, pero hay que advertir que en internet hay que tener mas cintura de la que muestra el camarada Veyrat. Su soberbia intelectual es un signo de tiempos pasados.

  14. Ana Serrano

    Lo único que falta ahora es que nos metamos con Veyrat. No creo que sea falta de cintura pugilística, en todo caso es cansancio y no tener ganas de tragar más, que bastante se traga en la vida diaria. Todos tenemos un límite y el umbral del dolor en un sitio distinto. Sólo faltaba que en aras de… ¿qué? tuvieramos que soportar lo que nos resulta insoportable.

    De todos modos, esto no es más que un modo de llamarle a gritos, cada uno de un modo, creo, de tirarle de la chaqueta, como Russafa y yo.

    ¿Nos vas a dejar así? ¿Y el pobre Justo?

  15. Cazon en adobo

    Todo el mundo sabe que El Capitan Trueno era un consumado pederasta y se lo hacia con Crispin.
    Por otra parte está probado que Goliat se lo montaba con Sigfrid.

  16. Russafa

    Yo entiendo poco de pugilismo, de hecho, no me gusta.
    Pero no es sólo cuestión de cintura, hay muchas más cosas que se están conviertiendo en algo cotidiano, en una lacra difícil de quitar.
    Aparte del terrorismo, que quisieran entender sus fundamentos, sus causas y sus fines y no lo consigo. Y menos aún cuando observo las miradas frías como el hielo y las palabras amenazantes de aquellos que han matado por una idea. Un concepto que alguien ha querido imponerles a la fuerza y ahora intentan imponer el suyo utilizando esas mismas armas.
    Aparte de ello, hay otra cuestión que raya también la necedad y que se está utilizando con demasiada frecuencia: el insulto, el desprecio. Lo vemos allí donde no debería contemplarse: en el hemiciclo. Si ellos, nuestros representantes, son capaces de propinarse en el pescuezo , por qué nosotros no.

    Insisto. Para anónimos, hay bastante con manifestaciones deportivas.

    No creo que sea tan costoso, aunque quizás para algunos menos divertido, debatir sin necesidad de despreciar, insultar, vituperar, etcétera.

  17. Russafa

    Se me olvidaba, eso no tiene ningún mérito. Lo sabemos hacer todos, en mayor o menor medida. Algunos en varios idiomas.

  18. Ventura

    Señor Veyrat, entiendo perfectamente su cansancio hacia las constantes provocaciones que le dirige Cazón. Pero precisamente usted era quien defendía la necesidad de ignorarlo como medio para que ese individuo no tuviera siquiera la satisfacción de haber influido en la dinámica de este civlizado blog. Francamente, no creo que Cazón pueda aspirar intelectualmente a más que a lograr que usted, señor Veyrat, deje de deleitarnos con sus lúcidas opiniones diarias. Si sirve de algo, por favor, no le dé ese gusto, para el resto es un disgusto.

  19. Miguel Veyrat

    Tienen ustedes razón. He incurrido en una contradicción, pero ese pobre impertinente sabe que interrumpiendo continuamente con sus sandeces logra cortar toda discusión coherente y lúcida, estimado Ventura. Por eso le llamé provocador. Mejor, es un pequeño terrorista. Pequeño por el tamaño de sus meninges, pero importante si logra su propósito, que es que nos callemos, ya que un discurso progresista es lo que más le debe molestar. Además, o inviste varios motes o es un grupo compacto y coordinado el que ejerce ese terrorismo. En bandada como los mosquitos veraniegos. Nunca contesta a los argumentos, sólo insulta y desvía las cuestiones planteadas. Ya ha logrado alejar, con sus insultos racistas hacia los latinoamericanos a una persona inteligente y lúcida, con muy buena pluma, como Roderick. Uno de su banda, ya conocido de antiguo en este blog, también me ha acusado de soberbia intelectual. Es posible. Pero o que no haré nunca es entrar como él hace donde sé que no soy bien recibido. Pero eso ya es otra cuestión. Otro talante. ¡Oh! cómo le va a molestar esta palabra. Que su dios nos coja confesados. Gracias Ana, gracias también Russafa, seguiremos intentando pensar entre tanto escollo de mala fe.

  20. Julia Puig

    Así definió “al necio” Miguel de Cervantes: “necio llamaré del todo, no curioso, al que se mete en lo que no le compete ni toca por algún modo”.

    No haga caso del necio, señor Veyrat, me encantan las reflexiones que usted realiza en el blog, son estupendas y perderíamos todos sin ellas.

  21. Manuel Hedilla

    Sólo faltaba que en aras de… ¿qué? tuvieramos que soportar lo que nos resulta insoportable.
    Ana Serrano said
    ——————
    En cuanto se oponen razones al discurso progresista, en cuanto hay cierta dialéctica,la salida es llamar “fascista” o invocar a la “sangre”,como hace el señor Veyrat.Lo de los “mosquitos” es el viejo proceso de convertir al contrario en un animal, no diré de donde he visto esta técnica, no es necesario.Señor Veyrat, usted solito muestra su peor cara en sus post,sin ayuda de nadie.

  22. Ana Serrano

    ¡¡Choca esos cinco, Rusafilla!! Lo conseguimos. Enhorabuena a todos: Ventura, Julia… A base de tirar de la chaqueta, lo tenemos aquí.

    Ufff. A ver si aparece Roderick y seguimos a lo nuestro.

    La mañana ha vuelto a ser luminosa y Veyrat ha demostrado su talante (je, je).

    Abrazos para todos.

  23. Miranda

    En la tesis de Uriarte hay una contradicción propia de esa mente inefable.
    Si el terrorismo no tiene causa, si es una sinrazón su martirologio es un sin sentido que roza lo ridículo, lo mismo da que da lo mismo que se la pelaran a ella que a la de la limpieza.
    Y así resulta aún más demente su competición por el apropincuamiento del atentado en competencia con la Mora, que también se consideraba destinataria principal.

    Pus de loro fenicio!

    M.

  24. Miguel Veyrat

    Mire Hedilla, antes de reminar a nadie el mostrar su cara —que yo sí escribo con mi DNI en la boca— ni hablar de sangre alguna, quítese usted ese alias del líder falangista Manuel Hedilla, condenado precisamente a muerte y luego amnistiado por Franco por no considerar a éste con la suficiente “pureza de sangre” para encarnar el ideario falangista. Encima es usted un descarado “facha”. No se atreva ni a mencionar mi nombre, sinverguenza.

  25. Miguel Veyrat

    Gracias, Justo Serna, por tratar de volver al temal, sobre todo en el ambiente de terrorismo virtual que padecemos en estas páginas. Ya sabe que algunos frecuentamos su blog solamente por interés hacia los temas que usted plantea admirablemente y de forma documentada y sensata. Y sobre todo, como ya hemos comentado a menudo, porque defiende sus ideas poniendo en juego su identidad y prestigio. Dando la cara. Sin menoscabar a quienes emplean niks, alias, motes o apodos de su gusto (no deseo entrar en esa polémica) y que me parecen muy bien, pienso y creo tener alguna razón, que cuando se descalifican los comentarios de otros participantes, se insulta, se desvía gratuitamente la atención del tema planteado en nombre de unas ideas contrarias, debería tenerse la gallardía de hacerlo con la identidad auténtica por delante. Esto ya se ha dicho otras veces aquí sin ningún resultado. Tal parece pues que la plaga que padecemos lo único que intenta es desacreditar su blog, impedir el debate sereno e introducir la desazón entre los participantes. ¡Qué cobardes! En todo caso, me alegro de haber desviado
    de su persona las cornamentas y que sus arremetidas se dirijan ahora hacia mí, que prácticamente estoy ya fuera sde combate por mi edad. Al menos ya no escuchamos denuestos contra Muñoz Molina, Haro Tecglen (ni respeto por los muertos) o Javier Marías desde hace algún tiempo. Eso sí, en cualquier momento nos pueden volver a cantar el canto terrorista del “Cara al Sol” o el antiguo Himno de la Legión de Millán Astray y Franco con sus vivas a la Muerte. ¿Por qué no gritan “muera la inteligencia” poniendo su DNI por delante? Y encima no quieren que les menten a la madre… Y encima piden respeto… Vivir para ver.

  26. jserna

    Cazón, marquesdecubaslibres…, si su intención es boicotear este blog con comentarios absolutamente improcedentes, insultantes; si lo que esperan es torpedear la discusión (hoy casi lo logran); si lo que desean es comportarse como trolls, entonces marcaré sus IP como spam y desaparecerán.

  27. ivan

    Mare de Déu de Bellmunt, que decía mi abuela (paterna) Bellmunta, cómo está este patio en el cual llevaba unos días sin entrar. En fin, volver en serio al tema que propone Serna en este contexto resulta difícil, por tanto colgaré una anecdotilla. Hará tres o cuatro años Uriarte compitió con Letamendía por una cátedra en el País Vasco. Acabó ganándola, con la comisión evaluadora escoltada por lal Ertzantza, el presidente amenazado por campusborrokas y otras lindezas así. Ella y los suyos acusaban a Letamendía de endeblez científica envuelta en fanatismo nacionalista, lo cual era probablemente cierto.

    Algún tiempo después, Uriarte se convirtió en articulista distinguida de ABC y publicó en Espasa un libro sobre España y los nacionalismos periféricos. Lo que ella decía de Letamendía le encajaba a ella como un guante a medida: la misma endeblez científica envuelta en fanatismo nacionalista. Única diferencia: el nacionalismo del uno era periférico (vasco), el de la otra central (español). Una deliciosa perla que cito de memoria: “Los nacionalismos son intolerables porque atentan contra la unidad de la Nación española.”

    Léase sobre estas cosas “Terrorismo y comunismo” (Alianza en su día), obra de ese asesino múltiple llamado León Trotsky, asesinado a su vez por un catalán al servicio de Stalin y hoy mismo adorado aún (Trotsky digo) por el cineasta Ken Loach, que acaba de estrenar película sobre terroristas irlandeses y represores británicos. No la he visto aún, pero me juego huevo y medio a que los asesinos británicos serán malísimos y los asesinos irlandeses estupendos. Como en “Tierra y libertad”, donde en la guerra civil española los comunistas (estalinistas, claro) eran unos hijos de puta y los trotskistas y anarquistas unos angelotes. Me daban ganas (a mí, que sufro arcadas cerebrales con solo escribir Stalin) de hacerme estalinista como lo fueron mi abuela (materna) y el tipejo fanático que le clavó un piolet a Trotsky en la sesera.

  28. Miguel Veyrat

    “Y cuando el ángel abrió el último sello, en el cielo se hizo un silencio como de media hora…” Yo voy a romper el silencio apocalíptico que se ha hecho después de que Justo Serna sellara un insulto con la correspondiente reprobación y veto. No se trata de un acto de censura. En cualquier medio, y este lo es, el director decide publicar o no un original que conviene o no a los lectores y a la línea del periódico. Justo Serna se trabaja, escribe y paga este blog. Si alguien es invitado a entrar en la casa de alguien para disf rutar de un rato de charla, buen humor, debate y controversia ¿por qué no? y se bebe el agua de los floreros, escupe en las copas, vomita en las alfombras, orina en el lavabo e insulta al anfitrión llamándolo Dama de Elche, pongo por caso, no resultará sorprendente que no se le vuelva a invitar o que cuando comete un desatino se le impida el paso. Esto es lo que ha sucedido. Y me alegro. Los instrumentos de la inteligencia son la razón y la coherencia, la veracidad, el poder de convicción, la claridad argumentativa…¡Qué sé yo cuanto más podríamos añadir! Jamás el improperio despectivo ni el cínico y pretendidamente gracioso comentario, ajeno por completo a aquello propuesto como debate por el anfitrión. Jamás desde que frecuento esta bitácora admirablemente dirigida, uno sólo de la alegre y chulesca pandilla de los cazones, cubataslibres, inquisitors o hedillas han aportado un grano de anís en forma de dato o argumento al debate. Y quizás lo que más me ha herido no sean las descargas diarreicas sobre mi nombre y apellido por parte de hooligans anónimos, sino la persecución propia de reala rabiosa que presenciamos hace unos días contra un inocente periodista latinoamericano que esperaba encontrar personas decentes en una páginas que por oceánicas al pertenecer a Internet, pertenecían al mismo tiempo a la dulce intimidad de lo que muchos de ellos, y a pesar de Pizarro, Cortés y Cazón, aún llaman la madre patria. Buenas tarde a todos. Y a recomenzar el debate. Decíamos ayer…

  29. Miguel Veyrat

    Iván, cuando escribía sobre el silencio, al mismo tiempo que usted, no sabía que usted lo iba a romper primero… Gracias. Tengo que decirle que me hubiese causado más efecto su alegato contra el terror si entre los “asesinos múltiples” hubiese incluído usted a la larga saga de zares de todas las Rusias, Catalina, Iván, Pedro … y así seguido hasta llegar a la inocente y cinematográfica Anastasia Romanov, que pagó junto a sus padres y sus hermanos la cuenta de los millones de súbditos rusos asesinados durante el tiempo que duró su dinastía.

  30. jserna

    Iván y Miguel, qué placer. Iván, comparto de pe a pa lo que dice del nacionalismo rancio de Edurne Uriarte, que ella niega… Voy a buscar mi volumen de Uriarte para colocar las citas literales que prometí y que todavía no he colocado en esta sección. Miguel, ya ve: los jaraneros de este blog estarán contentos con la llegada de Iván: ¿otro estalinista más que sumar a los criptocomunistas que aquí se arraciman? Fdo.: el Dalai Lama de Elche.

  31. jserna

    Dice Edurne Uriarte: “En España tenemos una amplia experiencia práctica sobre el significado de la teoría de las causas del terrorismo con las interpretaciones que se han hecho del terrorismo etarra durante las últimas décadas. Al final del franquismo y durante bastantes años del período democrático, la interpretación dominante del terrorismo etarra era que este era consecuencia de la represión franquista, una represión que habría sido especialmente dura en algunos lugares de España como el País Vasco (…). Una vez más se derrumbó en la práctica la teoría de las causas, porque ni la plena descentralización ni el gran poder que ya controlaban los nacionalistas acabaron con las acciones criminales de Eta”.

    Pregunto: ¿qué tiene que ver la argumentación mendaz e interesada que legitima la violencia con la etiología de un terror que perdura durante décadas? Que dure el terrorismo no puede deberse a que no tenga causas, sino a que las tiene, aunque éstas no coincidan en absoluto con lo que los violentos dicen. O tal vez sí: en su percepción interesadamente dolosa, culpablemente engañosa y punible, paroxística, el contencioso fantaseado existe. Lamentablemente, no sólo es cierto lo que es objetivamente cierto, sino lo que los actores creen que es cierto: sus mentiras o desaciertos producen efectos desastrosos.

  32. RODERICK GUZMAN MEZA

    Pasaba por el barrio y me asome a este entrañable solar de amigos. Tema de mayúscula trascendencia para los tiempos que vivimos: El Terrorismo. Causas tiene, no debemos tener dudas; conspicuos representantes, también. No obstante, en este momento, los comentarios vertidos suenan a obuz, a cañonazo y nunca me ha parecido más propicio cargar y recargar las Kalashnikov contra repugnantes sabandijas. Este sitio de luces ha sido asaltado por un terrorista cobarde con algunas concordancias con meretrices arrabaleras (con el perdón de las meretrices), cual bacante ávida de detritus, se ha lanzado contra la decencia, el respeto y la amistad, sin el menor asco, motivado por inconfesables complejos cincelados en su pobre aparato psíquico en épocas muy tempranas para poder tener de ello conciencia.

    Suplico a mi muy estimado amigo y respetado colega, Don Miguel Veyrat, obviar los agónicos fogonazos de armas mojadas hasta los tornillo por la baba insulsa de su oligofrénico portador.

    Usted, al igual que Doña Ana Serrano, los demás contertulios y por supuesto el respetadísimo profesor Serna, navegan hacia horizontes demasiado lejanos para los mequetrefes que acosan a la decencia con sus supremas tonterías.

    Saludos a todos.

  33. RODERICK GUZMAN MEZA

    Don Miguel Veyrat, mi más profunda gratitud por las palabras expresadas sobre su humilde servidor. Me honran estos inmerecidos comentarios. Un fraternal saludo.

  34. Miguel Veyrat

    Durante los años del franquismo, ETA no era considerada como una simple banda asesina, incluída la oposición democrática clandestina que los consideraba uinos compañeros de lucha más contra la dictadura. ETA aparecía como un extremo del nacionalismo vasco, unas “juventudes” que desgajadas del PNV querían acabar con la dictadura de Franco para conseguir un aumento de libertades en Euzkadi. ETA son las siglas de Euzkadi Ta Azkatasuna, que significa Euzkadi y Libertad, no hablan de Independencia. Eso vendría luego. Incluso los primeros asesinatos de ETA, del guardia civil Pardines y el inspector del cuerpo general de policía Melitón Manzanas, fueron vistos casi casi como un acto de justicia (NO DIGO QUE LO FUERAN) al tratarse cuerpos y fuerzas que participaban en la represión política y eran responsables de torturas y asesinatos de militantes antifascistas. Quiero decir con esto que las causas estaban quizá un poco más claras para todo el mundo por los años sesenta y setenta. Posteriormente ETA sufrió una radicalización al frustrarse sus esperanzas, con el Estado de las Autonomías previsto por la Constitución delo 78, de obtener un estatus (o estatuto) semejante igual o superior al viejo Galeuzca de tiempos anteriores a la guerra civil. Entonces empieza el macabro juego de los asesinatos masivos y/o selectivos y la repugnante complicidad del PNV con sus ex-cachorros que movían el árbol mientras ellos recogían las nueces. Las causas han evolucionado, por tanto, lo cual no hace menos grave la existencia del terrorismo y mucho menos lo justifica, sobre todo después de alcanzar Euzkadi las cotas de autogobierno mayores de todas las autonomías o länder existentes en Europa.

  35. Miguel Veyrat

    Por cierto, ya que se han cruzado los mensajes y no había leído el pasto de Roderick. Agradezco su intervención al señor Guzmán Meza y le doy la más calurosa bienvenida a este rincón donde queremos discutir pacíficamente e informarnos mutuamente.

  36. RODERICK GUZMAN MEZA

    Desliz hilarante, mi estimado Veyrat. Tenga cuidado que soy seguidor de la teoría freudiana de los actos y frases sintomáticas. Mis más cordiales saludos.

  37. Miguel Veyrat

    En este caso, puedo asegurarle que no se trata de un “acto fallido”. Buenas noches. O buenos días, allá en la costa Atlántico-Pacífica.

  38. Ana Serrano

    Qué estupendo el comentario sobre ETA del Señor Veyrat (aquella sonrisa que tanto nos avergonzaba, pero que era inevitable, pese a que una muerte nunca debe celebrarse, de cuando “voló” Carrero Blanco) y qué paz y qué sosiego para poder dar, de nuevo, la bienvenida a Señor Roderick Guzmán. Un placer leerlos a ambos.

    Incluso ha vuelto la sonrisa a nosotros. Alabado sea Voltaire, mi rey mago infantil, al que siempre me encomiendo en los malos momentos (secuelas católicas, esto de encomendarse a alguien, los que no teníamos a quién).

    Y gracias a nuestro anfitrión, por retomar el hilo y por su flema británica.

  39. RODERICK GUZMAN MEZA

    Mi gratitud, mi muy apreciada y culta dama, Doña Ana Serrano. Para mí es un placer poder departir y compartir con ustedes todos estos temas en profundidad, con tanta meninge como aportan mis respetados contertulios. Saludos.

  40. marpop

    Como comentáis la mayoría, también yo pienso que el terrorismo atiende a causas, pero falla en el modo de resolverlas. Aún así, nunca entenderé porque “esa gente” suele camuflarse, en esos momentos pierden ya gran parte de esa causa a la que supuestamente atienden, no es una forma de dar la cara, nunca mejor dicho.
    De todas formas, supongo que hay muchas formas de terrorismo, o de extorsión, pero suelen resolverse de la misma manera, es decir, que no se resuelven ni se buscan otras alternativas para hacerle frente…
    Perdón por mis comentarios dispersos, pero hoy no tengo un día muy locuaz, estoy leyendo el escándalo de la pasarela Cibeles en el periódico y estoy alucinando (sí, sé que no son temas de la misma magnitud, pero al fin y al cabo con ese tema también está muriendo gente…)

  41. Miguel Veyrat

    Creo que Marpop ha introducido un tema que merece acaso un comentario amplio y documentado por parte de Justo Serna, para abrir un debate. Y no es casual que su sugerencia venga al hilo de las reflexiones sobre terrorismo. Terrorista es la explotación comercial que determinados empresarios de la moda realizan sobre la ambición y las jóvenes conciencias aún sin formar de las muchachas que aspiran a la fama y al dinero, propiciando la pérdida irrecuperable de su salud. Y la ambición de sus padres, que lo consienten, debe ser considerada también como “ayuda al terrorismo”. Me impresionó el cinismo de uno de los modistas a los que cogió de sorpresa la medida, pese a haberse anunciado con mucho tiempo, sin haber adaptado sus modelos a la talla 38. Decía que las modelos internacionales, sin las que al parecer no puede organizarse nada que valga la pena, se niegan a ser pesadas en la báscula como vacas. ¿Y el desfile de modelos no recuerda a los desfiles de vacas por las pasarelas de las ferias de ganado, como los concursos de belleza de misses?

  42. Ana Serrano

    Desfile de vacas en una feria o muestra de arte o cualquier cosa que nada tenga que ver con la moda porque, cada vez más, lo que enseñan los modistos sobre las pasarelas, nada tiene que ver con la moda. Nadie se viste así y nadie compra esas ropas, salvo raras excepciones. Entonces es una cosa extraña todo lo de ese mundo que a mí me recuerda a ese “artista” del que no recuerdo el nombre, que trabaja con cadáveres humanos. En los últimos desfiles, no sólo el volumen de las criaturas es cadavérico, es que van maquilladas como auténticas víctimas de vampiros modernos, que, en realidad, es lo que son y, a cada paso (cada zancada, porque las pobras dan zancadas con expresión de enfado, así son enseñadas a mostrar esas ropas inconcebibles), parece que se van a romper. A veces se diría que los modistos odian a las mujeres y sólo quieren ridiculizarlas o terminar con ellas.

    Y lo de la talla 38 es una auténtica falacia. Ayer decían que no se iban a atener a la talla, que iban a decidir quién paseaba o no por la pasarela con arreglo al índice de masa corporal. Veremos. Porque una chica que mida metro y medio y tenga una 38, puede ser gordita. Ya, ya se que con 1,50, nadie es modelo. Así es que, la 38, sigue siendo una talla escuálida. Siempre ha sido mi talla y siempre he sido lo más parecido a un esqueleto. Ahora, que los años me han regalado el estar muy próxima a la 40, sigo estando flaquísima, pero… es que las modelos suelen medir en torno a diez centímetros más que yo. Es frecuente esa anormalidad, ya de principio, de que una chica mida 1,78. Con esos diez centímetros más y mi talla, pueden estar seguros de que las chicas siguen siendo auténticas enfermas y es lo que están proponiendo para que aparezcan más sanas y no dar ese ejemplo nefasto que están dando ¿Qué era antes? ¿La 36? Evidentemente podían andar y mantenerse en pie porque eran muy jóvenes.

    Es todo una locura y es terrorismo y es, quizás, el fin de nuestra especie de lo que, seguramente, ya esté siendo hora.

  43. marpop

    Estoy de acuerdo con Veyrat, es otro tipo de terrorismo, y también un error limitar la anorexia o bulimia a un campo tan superficial como la moda, sin más, ya que puede atender a otro tipo de causas, familiares, traumas físicos…etc, es muy triste esa idea generalizada que se está dando de que las anoréxicas simplemente quieren emular a tal modelo o tal otra. Supongo que es mucho más complejo todo. Un saludo, estaría bien un artículo sobre ello, siguiendo otras líneas. Gracias Veyrat.

  44. Ana Serrano

    Ah, y buenos días y feliz fin de semana a los que vayan a tumbarse panza al sol o puedan disponer de su tiempo. Al menos en Madrid, hace un día precioso.

  45. Manuel Hedilla

    Eso vendría luego. Incluso los primeros asesinatos de ETA, del guardia civil Pardines y el inspector del cuerpo general de policía Melitón Manzanas, fueron vistos casi casi como un acto de justicia al tratarse cuerpos y fuerzas que participaban en la represión política y eran responsables de torturas y asesinatos de militantes antifascistas.

    Miguel Veyrat
    ————————-
    Qué estupendo el comentario sobre ETA del Señor Veyrat (aquella sonrisa que tanto nos avergonzaba, pero que era inevitable, pese a que una muerte nunca debe celebrarse, de cuando “voló” Carrero Blanco)

    Ana Serrano.
    —————–

    A estas alturas y todavía seguimos con estas cosas.Ver para creer. Ellos solitos, ellos solitos sin que nadie les obligue se muestran como son.

  46. Miguel Veyrat

    Rcomiendo vivamente a todos ustedes la lectura de la columna de Antonio Elorza en El País de hoy (pág.21 en la edición impresa) titulado “Provocaciones”, particularmente interesante en los contextos en que estamos hablando estos días.

  47. Ventura

    Han tenido una gran idea (creo que ha sido marpop el artífice) en iniciar una discusión en torno a otro tema, aprovechando el cambio de día y que (desafortunadamente) los sábados y domingos no disponemos de los magníficos planteamientos de Justo Serna para debatir.

    Es cierto, lo de las modelos puede ser considerado otra forma de terrorismo.
    Y lamento enormemente coincidir con la postura de Ana Serrano, cuando dice que tal vez ya esté tocando nuestra hora como especie. Uno mira a su alrededor, el tercer mundo, las guerras “preventivas” (que es como decir “las matanzas por si acaso”), los fanatismos, la programación televisiva… y se pregunta cuánto tenemos realmente de “animales racionales”, y si realmente merecemos continuar mucho tiempo más sobre la faz de este planeta, que nos ha acogido desde hace 40.000 años y al que sólo hemos correspondido con devastación, ríos de cemento y montañas de metal.

  48. Ana Serrano

    Ventura, tengo una teoría un tanto rocambolesca, pero de la que estoy muy convencida (aparte, como en el teatro y al oído, para no asustar a la concurrencia). Casi todas las especies, para degenerar crecen y va reduciéndose su cabeza (véase dinosaurios varios). Ahora, cada vez somos más altos y yo diría que más tontos y no me parece que sea, como dicen, por las mejores condiciones y por la alimentación: nos estamos extinguiendo. Para ejemplo, véase a los borbones.

  49. Manuel Hedilla

    Antología Veyrat:
    ——————–
    Miguel Veyrat said,

    Septiembre 12, 2006 at 16:41

    No, déjelo, Russafa, ya se va destapando… con un poco de tiempo acabará estallando y vomitando toda la papilla fascista que lleva dentro.

    ——————
    Miguel Veyrat said,

    Septiembre 12, 2006 at 16:41

    No, déjelo, Russafa, ya se va destapando… con un poco de tiempo acabará estallando y vomitando toda la papilla fascista que lleva dentro.

    ——————-
    A lo mejor un día nos encontramos al señor Allén, con su nombre verdadero, también en un restaurante y le podemos llamar cerdo.
    ——————–
    Ho-Chi-Min solía decir que el primer punto de la lucha es no responder jamás a las provocaciones. Como el calzón ha planteado esto como una lucha, yo al menos voy a poner en práctica el consejo de mi viejo Ho.Ahora vomite lo que quiera, condenado hijo de puta.
    —————————-
    Creo simplemente que es usted un condenado hijo de puta. Lo digo y lo repito con toda sencillez y sin ira.
    ————————
    que alguien le llame hijo de puta después de hacer méritos como una mona a lo largo de todo el día.
    ———————
    Roderick, a pesar de su delicada sugerencia, no se ha suicidado. está pidiendo que usted también le “insulte” o le llame por su nombre verdadero como he hecho yo hace un rato.El tío Ho no se lo perdonaría.
    ———————————–
    El señor Veyrat se dice demócrata . El señor Veyrat intelectual de izquierdas.

    Coda:¿Qué opinará el señor Elorza de esto?

  50. Ana Serrano

    Mi querido Señor veyrat, le voy a pedir un favor: cuente hasta cien y, si no le basta, hasta doscientos ¿Sí? Todo sea por el tio Ho, por Justo y por todos los que queremos que esto siga y con usted dentro.

  51. Manuel Hedilla

    Unamuno sobre Azaña: Cuidado con Azaña, es un escritor sin lectores. Sería capaz de hacer la revolución para que le leyeran
    . S. Madariaga, España, Buenos Aires, 1942, p. 460.

  52. Julia Puig

    Analizar los motivos y los objetivos de los terroristas, no implica para nada justificar o aprobar sus actuaciones. Sin embargo, sí podemosr analizar y entender por qué surgen, por qué logran reclutar a sus miembros (que no suelen hacerlo por dinero), y por qué actúan de esta forma. El entendimiento de estas razones nos puede ayudar a combatir las causas y las raíces de estos grupos. Y con ello evitar la existencia misma de los grupos terroristas. Creo que la actual lucha contra el terrorismo está totalmente dirigida hacia unos intereses concretos, y sólo aquel terrorismo que afecta a los intereses de Occidente. Con cada bombardeo, con cada misil, con cada asesinato llamado ‘selectivo’, con cada apoyo a un régimen represor, se da nuevo oxigeno a los grupos terroristas.

  53. Miguel Veyrat

    En efecto, Ana, el enlace es sólo parea suscriptores de pago. Yo no lo soy. Si tú lo ere quizás podrías cortalo y pegarlo. Si no ya pensaré en otra solución. Un abrazo.

  54. Raúl Puig

    Respondiendo a Manuel Hedilla, tan sólo hace unos pocos días que el presidente venezolano, Hugo Chaves, se atrevió a realizar unas declaraciones públicamente, que hasta ahora nadie había realizado: “el propio imperialismo yanki fue capaz de llevar a su propio país el terror, todo ello pensado y calibrado para poder justificar y llevar la guerra primero a Afganistán y después al control del petróleo, Irak.”
    Quizás, esto sea una verdadera locura, no lo sé, pero lo que sí que es cierto que , Osama Bin Laden tan sólo dos días después de la masacre del 11-S, a través de la cadena Al jazzira se manifestó hasta cinco veces inocente de dichos ataques terroristas. Al mismo tiempo, que este individuo se declaraba inocente amenazaba a occidente que ahora sí vendría el verdadero terror. ¿Si este hombre iba ser el más buscado de toda historia por qué negarlo hasta cinco veces?
    Ariel Sharon en esos mismos días aprovecho para levantar el muro de la vergüenza en territorio palestino con el apoyo de EEUU. ¿Dónde están las armas de destrucción masiva? ¿el trío de las Azores, han pedido perdón al mundo? Hussein, era un dictador fanático y asesino, llevaron a Irak la guerra liberando al pueblo irakí para instaurar la “supuesta democracia”. Pero lo cierto es, que aquello es un circo de las multinacionales, sólo se quiere controlar el petróleo y el gran negocio de las seguridad privada. Un país invadido por fuerzas estadounidenses y británicas (entre otras) metiendo los tanques y ametralladoras en casas de familias inocentes cyo tirón ahan aprovechado los verdaderos fanáticos del islam a reivindicar lo que realmente es suyo, su tierra , su cultura y sus costumbres.
    Napoleón se dio cuenta al final de sus conquistas que tarde o temprano lo perdería todo: “con la bayoneta lo puedes conseguir todo, menos una cosa, sentarte encima”

  55. Julia Puig

    ¿Qué es terrorismo?
    Para definir el terrorismo no sirven los objetivos que pretenden lograr, ni las razones a las cuales apelan los terroristas para la justificación de los actos. Para los que ejercen el terror, los objetivos siempre son nobles, y las víctimas siempre justificadas. Y al final, sólo depende de quien vence y ‘escribe la historia’.

    Para definir el terrorismo, por lo tanto deberíamos ir a la esencia misma de la palabra:

    Terrorismo es ejercer el terror para lograr un objetivo. El terror es el miedo, la angustia por la vida propia.

    El objetivo del terrorismo no es sembrar el terror, ni asesinar por asesinar. Sembrar el terror es el medio que utilizan para lograr unos objetivos. Que existan estos objetivos, no significa que el método utilizado para alcanzarlos (el terror) sea válido. Pero negar la existencia de estos objetivos, es negar las causas del terrorismo, y por lo tanto imposibilita prevenir los futuros actos de terrorismo.

  56. Ana Serrano

    ANTONIO ELORZA

    Provocaciones

    EL PAÍS – España – 16-09-2006

    Está de moda provocar. Cuando alguien comete un grave error de información, lo primero que hace es autoexculparse declarando que su intención fue sólo provocar levemente. ¿A quién? No importa. Si uno se encuentra en territorio propicio para ganarse a la gente con descalificaciones primarias contra otro, es de mal gusto discrepar: sólo fue una inocente provocación. Y si no hay cauce razonable para defender una idea por su carácter criminal, la única salida consiste en provocar, con cuanta más violencia mejor.

    En una primera acepción, provocar es incitar a alguien con palabras o gestos para que se irrite. El primer tipo de provocación citado carece, en consecuencia, de sentido. Es irrelevante. No así los otros dos, de los que tenemos ejemplos muy recientes en el comportamiento de los killers de ETA en los procesos de la Audiencia Nacional y en el penoso asunto de los insultos pronunciados contra España por un conocido hombre de teatro.

    El tema de los insultos es bifronte. De un lado, está la libertad de expresión, con sus riesgos colaterales. De otro, lo que suponen los contenidos de la entrevista en la televisión catalana. Para empezar, nadie ha denunciado las expresiones del actor-director, ahora beneficiario de una intensa operación de propaganda, por lo cual la representación de Lorca eran todos, ampliamente avalada por la crítica, hubiera debido tener lugar en Madrid. El precedente de la suspensión es pésimo. Otra cosa es el significado de unas declaraciones zafias, oportunistas, dichas en el peor tono cuartelero, contra una España que unida o plural es democrática. Incluso para insultar o decir barbaridades hay que tener clase, según mostrara Rafael Alberti en El burro explosivo. Pero nuestro hombre no va más allá del estilo Carrasclás, de infausta memoria. Con su pan se lo coma. Lo preocupante es que en medios de comunicación catalanes se acoja y celebre, con alto respaldo político, semejante cascada de exabruptos que tendrían en cambio graves consecuencias si se produjeran en Madrid contra Cataluña o Euskadi. La provocación da fe de una inaceptable asimetría en las relaciones de consideración recíproca.

    Y de las palabras a las coces. En clave de humor, podría decirse que los sujetos de ETA que se cebaron a patadas con los cristales de la sala del juicio enlazan con la prehistoria del nacionalismo vasco, cuando en las fiestas euskaras se celebraban concursos de relinchadores o irrintzilaris. Hoy la imitación del acto animal vuelve, sólo que envuelto en el crimen y no en la fiesta. Las coces en la jaula de cristal de la Audiencia sirven aquí y ahora para comprobar hasta qué punto sigue vivo en destacados terroristas el instinto de violencia y es nula la orientación hacia el arrepentimiento. No son luchadores románticos, sino criminales políticos que interpretan la pertenencia a su nación desde el fanatismo y una cultura de la muerte. Nada tienen que ver con causa progresista alguna, y sí con la voluntad de exterminio del otro, característica del nazismo. Lo mismo que sucede en los promotores del yihadismo, queda borrado el fondo de generosidad y de utopía que pudo existir en el momento de ser formulada la doctrina (pienso en la relación entre Irantzu Gallastegi y su abuelo Eli, el renovador del sabinianismo, a quien conocí y traté). La lógica del terror lo ha devorado todo, convirtiendo a unos hombres en bestias que sólo sueñan con una total destrucción del otro, si éste huele a España.

    De nuevo la provocación sirve como indicador. A la vista del show, con toda seguridad un núcleo duro de etarras va a oponerse al fin de la organización, insistiendo en la guerra interminable contra el Estado por medio del terror. En el pasado, siempre que hubo escisión en ETA, las minorías radicales acabaron imponiéndose. De existir una salida militar a la tregua, tal vez eso sería lo más probable. Pero no la hay. La provocación es inútil.

    Tal vez porque las provocaciones más eficaces son las involuntarias, como la incluida el martes por el Papa en su homilía de Ratisbona, donde situaba por encima de la tolerancia el respeto a lo sagrado del otro. Pero condenó la yihad y citó a un emperador bizantino, Manuel II Paleólogo, que tuvo el atrevimiento de opinar que Mahoma trajo el mal al propugnar la violencia. El coro de protestas apenas acaba de iniciarse.

  57. roderick guzman

    Muchas gracias Doña Ana. Feliz fin de semana para todos. Llueve en estos momentos en la capital de Panamá y ha descendido un poco la temperatura de los usuales 32 a más o menos 28 grados Celsius. Cuídemonos de los terroristas de los foros, amparados en el anonimato, en la distancia y sobrecogidos ellos también de pánico, se lanzan contra las atalayas del intelecto, contra los zigurat de la decencia para intentar hacerlos volar. Ignoremos de aquí en adelante sus fantochadas que es puro exhibicionismo, surgido en una trágica infancia sin atención. Saludos.

  58. Manuel Hedilla

    Hugo Chaves, se atrevió a realizar unas declaraciones públicamente, que hasta ahora nadie había realizado: “el propio imperialismo yanki fue capaz de llevar a su propio país el terror, todo ello pensado y calibrado para poder justificar y llevar la guerra primero a Afganistán y después al control del petróleo, Irak.”
    Raúl Puig
    ———————
    Yo no voy a defender aquí a los políticos norteamericanos.En Usa, como en cualquier parte del mundo, los políticos son capaces de hacer y de pactar con el diablo por llegar al poder.Nixon llegó a tener conversaciones con el vietcong siendo oposición y mientras los chicos de Texas se morían combatiendo- una traición asquerosa,así son los políticos-.Yo, que creo que el 11-m en España pasó algo que no está claro, no entiendo a los conspiranoicos como usted del 11-s.No tiene sentido cargarse el centro comercial, el corazón del imperio, para provocar una guerra. Simplemente con la imagen de los degollados por internet lo hubiesen conseguido.Se lo pongo más trágico:un ataque brutal a un barrio residencial. Pero cargarse el lugar donde toma decisiones la gente que te ha llevado al poder es de imbéciles, no tiene sentido.

    Ah otra cosa,cuando Chaves intentó tomar el gobierno a través de un golpe de estado, él no llevaba el terror, no,llevaba la alegría y la jarana.

  59. Manuel Hedilla

    Cuídemonos de los terroristas de los foros, amparados en el anonimato, en la distancia y sobrecogidos ellos también de pánico, se lanzan contra las atalayas del intelecto
    roderick guzman

    ————————-
    Joder, ¿en serio te llamas roderick?. ¡Hay que tener valor!.

  60. Manuel Hedilla

    Qué asco el congreso del Psoe. Qué falta de ideas.Es una verguenza que nos tengan aquí de comparsas a la pobre militancia.Una verguenza. Nosotros mismos tendríamos que sentir autodesprecio por servirles de coartada a estos golfos que llevan 40 años siendo los mismos.

  61. Manuel Hedilla

    Tini Areces,el presidente del Principado,da asco. Qué pensarán de nosotros, los asturianos, con este presidente. Tini, a la masa amorfa que eres, da igual que la vistan con trajes caros; para ponerse esos trajes hay que poder lucirlos-es evidente que tú, pobre muñón, no puedes-. La próxima vez que te vistan con un saco de cebada, el efecto será el mismo y nos saldrá más barato a los pobres contribuyentes.

  62. Raúl Puig

    Señor Hedilla, mi intención no era ofenderle y si lo he hecho de antemano mis disculpas.

    La conspiración es algo que ha existido desde el principio de los tiempos, todo sea por el dominio del poder y el control económico, que no nos engañemos es el mismo concepto. En mi opinión, creo que usted no ha entendido mi respuesta, no digo que pasara así, pero por qué no. A veces lo que usted cree que no tiene sentido para otros sí. Wolrd Trade Center, el Pentágono… tan sólo son lugares de un pais muy poderoso nada más y donde murieron personas, sí personas. Por qué decir, que quizás, fueron sacrificadas para lograr objetivos cuyos militares consideraban mejor para su nación. Y lo siguen considerando.

    Como en todas las profesiones, hay políticos buenos y extraordinarios y políticos nefastos cuyas administraciones son capaces de llevar a su pais al desastre.

  63. roderick guzman

    En primer lugar, señor Hedilla o como quiera que se llame, ¿cuál es el propósito de su interrogante retórica? Si hade analogías entre nombres y palabras, le adelanto un torcido resultado. En segundo término, para el sujeto de marras que tiene ínfulas de grandeza (por supuesto, complejo de inferioridad es lo que tiene) escribo como me da la regalada gana y se le parece lirismo telenovelesco, me importa un carajo. Qué se las trae usted con nosotros los latinoamericanos, no cabe duda, pero al menos sea inteligente y omita las intenciones de joder la paciencia. Con el perdón de todos los amigos españoles, si usted es un ejemplo de los ciudadanos de la muy noble Madre Patria, pobre España. Además, habla usted con un espíritu tan arcaico, fíjese que decir tierra de conquistadores a estas alturas. Si no le gusta como escribo, váyase al reverendo carajo.

  64. Manuel Hedilla

    La conspiración es algo que ha existido desde el principio de los tiempos, todo sea por el dominio del poder y el control económico, que no nos engañemos es el mismo concepto. En mi opinión, creo que usted no ha entendido mi respuesta, no digo que pasara así, pero por qué no. A veces lo que usted cree que no tiene sentido para otros sí. Wolrd Trade Center, el Pentágono… tan sólo son lugares de un pais muy poderoso nada más y donde murieron personas, sí personas. Por qué decir, que quizás, fueron sacrificadas para lograr objetivos cuyos militares consideraban mejor para su nación. Y lo siguen considerando.
    ——————————-
    No sé ,Puig.A mí, esto de las conspiraciones, me parece un poco como los cuentos para niños. Yo no me creo nada, ni del atentado de Madrid, ni del de Nueva York. Lo que pasa es que tampoco me creo a los políticos.

  65. Russafa

    Roderick no haga caso, por favor.
    Sus comentarios son sensatos y su castellano limpio. Y no, no se deje llevar por ciertos malitencionados. No todos en “la madre patria” son iguales.
    Buen fin de semana a todos. En València sigue buen tiempo, cielo azul engalanado de blanco y ahora me voy al teatro.
    Ayer escuchando a la orquesta de València les recordé. Rapsody in Blue dirigida por Yaron Traub – israelita – y al piano un joven palestino. Disculpen que ahora no recuerdo el nombre.
    Ojalá la música, como desea Baremboim, logre rescatar la convivencia entre los pueblos.

  66. Ana Serrano

    Sí, Roderick, tiene razón Russafa, no nos pongamos a esa altura. Entiendo su enfado y su no poder más, pero no debemos, de verdad.

    Yo, Russafa, mañana iré a “El´túnel” de Sábato, que lo hace Alterio en el Bellas Artes. Y sí, la música podría, si todos la escucháramos o la hiciéramos.

  67. Manuel Hedilla

    Ayer escuchando a la orquesta de València les recordé. Rapsody in Blue dirigida por Yaron Traub – israelita – y al piano un joven palestino. Disculpen que ahora no recuerdo el nombre.
    Ojalá la música, como desea Baremboim, logre rescatar la convivencia entre los pueblos.

    Russafa

    Yo, Russafa, mañana iré a “El´túnel” de Sábato, que lo hace Alterio en el Bellas Artes. Y sí, la música podría, si todos la escucháramos o la hiciéramos.
    Ana Serrano
    ————————

    Aquí vienen a lavar sus conciencias, a dar consejitos progres,¡bonito confesionario les ha puesto don Justo!¿eh?.Cuando están en la ópera, en el teatro, con su conciencia tranquila tras haber hecho su acto de caridad laico-progresista, ¡qué bien! ¿eh?. Si las cosas en el cogollito de Madrid, de València( ridículo acento cuando se escribe en español), de Sevilla, siguen como siempre,con estas entrañables burguesas que ahora ya no son beatas católicas sino laicas -claro, hay que ir con los tiempos-.

  68. Miguel Veyrat

    Pues ya somos dos, querida Ana. Pero te darás cuenta de que esto va a afilar más las cimitarras de la plaga de talibanes que padecemos, que no perdonan una, aunque sea mutilando los textos para manipularlos a su gusto. Voy a pedir a Justo tu email para mandarte el enlace y los boletines de la Federación Internacional Atea. Pero no discutas con ellos, de verdad, no merece la pena. He dado una vuelta por la red, cosa que no suelo hacer y la verdad es que por ahí fuera todavía es peor. El anonimato afloja los esfínteres y hace perder todo tipo de respeto social. No digamos pudor, porque desconocen su sentido. Peor como decía Elorza, quien provoca sólo busca irritar más a quien ha tomado como diana de sus burlas obsecenas, como sucedió conmigo y desgraciadamente ha pasado con el bueno de Roderick que desconoce la psicología del fascista español de pata negra. Ahora, a esperar que el falangista asturiano Hedilla —menudo alias se ha buscado el pobre, ¿sabrá que su amado Franco condenó a muerte a Hedilla por reprocharle falta de pureza fascista?— recorte nuestro diálogo y haga con ellos morisquetas y pan y pipa. ¡Qué le vamos a hacer! De todas formas por aquí pasa a menudo gente bastante decente.

  69. Miguel Veyrat

    ¡Ah! Y graciaas por compararme con Azaña. Es un honor inesperado e inmerecido. Y en todo caso he encontrado en usted, camarada Hedilla cazón, un acendrado lector, también inmerecido.

  70. Ana Serrano

    Encantada de recibir esos enlaces y boletines. Como soy alocada, inconsciente y… burra, sobre todo burra, he pensado ponerte aquí mismo mi dirección de correo electrónico, pero he reaccionado a tiempo. Mejor que te la de Justo porque ¡lo que podría llegarme con los anuncios de Viagra! aunque en esa red asilvestrada y caótica que rastreas, de vez en cuando (me ha encantado lo de los esfínteres), es fácil encontrarla, pero no demos facilidades.

    Y no, no discuto con ellos, pero: pase que nos llamen hijos de mala madre; pase notar que les encantaría pasarnos por las armas y pase todo lo inadmisible que practican, pero que digan que la rapsodia in blue es una ópera… aaaah, eso no. Hasta ahí podíamos llegar ;-) Y que conste que a mí también me quieren mucho, no sólo es a Roderick y a tí, aunque conmigo van más al cuerpo a cuerpo que a lo literario. Será que, al ser mujer, creen que es más fácil. No conocen el famoso gancho de izquierda de Anacrusa. A mí, que este tipo de gente me señale con su atención, es algo que me reconforta.

    Y sí, los contertulios de aquí, son gentes estupendas, por eso nos visitan estos otros. La falange, como el opus y similares, siempre trataron de codearse con lo mejor.

    Hala, a hacer ahora con lo dicho morisquetas y pan y pipa (preciosa la expresión).

    Feliz domingo, ya otoñal y luminoso a todos.

  71. Miguel Veyrat

    Sí, el otoño madrileño es glorioso. Lástima que dure tan poco. Y además, fíjate en que los domingos siempre sale el sol. Ahora mismo me voy a dar un paseo por el botánico. ¿Y cómo quieres que conozcan a Cole Porter? A ellos les va El Fari.

  72. Ana Serrano

    Ni a Cole Porter ni a Gershwin, pero es que tampoco a Verdi o a Mozart. Y el Fari… pues a mí, en sus principios, no me parecía mal. Tiene una voz estupenda ¿Es grave?

    Yo al Reti, vivo al lado y he criado allí a mis hijos y ahora voy con mi perra. Esos parques nuestros, ese sol de los domingos y el Museo del Prado, según una amiga suiza, hacen que merezca la pena venir a Madrid.

  73. Miguel Veyrat

    Siento haber confundido a Porter con Gershwin, cosas de la memoria o “actos fallidos” que diría Roderick. ¿En qué estaría pensando? Porter tiene un concierto… Pero tú no me sacarás los colores, ¿verdad? Bueno, ya hablaremos de retis y perros en otro momento y sin testigos, que las pareden oyen y los fiscales debe estar ya poniéndose las puñetas. En cuanto se les pase la resaca.

  74. Miguel Veyrat

    ¡Ah! A propósito de la Rapsodia… ¿Sabías que en tiempos de Franco, la sin par Radio Nacional de Ejpañaaaa anunciaba: “Y ahora, tras Los pinos de Roma de Respighi, escucharán ustedes la “Rapsodia en azul” (Sic) de Gershwin…

  75. Ana Serrano

    Jamás, jamás, jamás en los días de mi vida hubiera escrito lo que he escrito si hubiera creído que habías confundido a Porter con Gershwin. Pensaba que era un ejemplo, sin más. No soy capaz de señalarle a alguien un despiste de ese modo, es que ni al sector incordiante de este blog. Además, es tu innata modestia, porque no ha sido un despiste, ha sido para ver si alguien se daba cuenta, que lo sé yo.

    La sin par Radio Nacional de Ejpaña, Ejpaña, Ejpaña tiene para hacer la mejor de las antologías del disparate. Varios miembros de la familia de mi ex, a la sazón (es bonito lo de “a la sazón” ¿eh?) algunos de ellos, miembros de la también sin par División Azul ¡¡ar!!, tenían eso que ahora comercializan en la tele y se ríe con ello tanto la cinta de risas grabadas, tomas falsas, en que había de todo; desde Juan Carlos llamando a gritos y con tono arrabalero: “Mira, Sofi…” hasta lo que quieras. Al Preludio de la siesta de un fauno, lo llamaron “De un fulano” traduciendo a toda prisa la carpeta del disco, que debía venir en “Extranjero” y “Hemos escuchado El clavecín bien temperado, de Juan Sebastián Bach por Wanda Landowska. A continuación oiremos, por la misma banda…”

    En la familia de mi madre, que también era del sector de “toda la vida”, estaba el creador del Nodo y ahí hay preciosidades, sí, es que en España, la cultura, perdón, curtura, se ha cuidado siempre con verdadero esmero.

    Me callo ya, que El Señor Serna tiene una paciencia de verdadero santo. Solo nos falta sacar la baraja ¿Mus, Julepe, Canasta, Tute o un Dominó sonoro sobre el mármol? Para el ajedrez ya no están las neuronas de los pobres contadores de batallitas.

  76. Miguel Veyrat

    Pero me intrigas, Anacrusa. ¿Qué sabes tú de Marga Gil, la joven y suicida amante de Juan Ramón Jiménez? Dime.

  77. Ana Serrano

    Bueno, pues me remango y doy cartas. Te digo y continuamos, laboriosos, con el tema que propuso Justo (nos va a matar). ¡Me has pescado o alguien se ha chivado! Lo se todo, absolutamente todo de y sobre Marga, hasta por investigar, lo sé todo sobre Juan Ramón. Han sido años y años de trabajo detectivesco, pero he logrado que aparezca en todas las historias del arte, en todas las enciclopedias y siempre que se habla del poeta después de 64 años sin que nadie supiera absolutamente nada de ella. Una antológica en la que puse hasta las escarpias y lavé las esculturas y un catálogo que estuvo durante cuatro semanas entre lo más vendido de la Antonio Machado (entonces la librería que había abajo del Círculo de Bellas Artes, donde se celebró la exposición) y único, con el de Velázquez, aquel verde que aparecía en todas las mesitas de las revistas de decoración, que se agotó en la historia de los catálogos patrios. Y lo que sé, fundamentalmente es que no fue amante de Juan Ramón:

    Del diario (inédito) de Marga escrito en los cinco días antes de matarse.

    “Si tú, espontáneamente, me dieras un beso y me atrajeras así, estrechamente, dejándome oír en tu pecho latirte el corazón y un poco también la plata de tu voz. Sería glorioso; luego de esa plenitud ¡qué contenta!. Pero tengo bastante miedo, me parece que tendré que morirme triste, sin beso, ni corazón, ni voz de plata, ni versos…”

    Creo que por raros, decadentes y morbosos que fueran, si eran amantes se deberían haber besado. No, no lo fueron.

  78. Miguel Veyrat

    Gracias por el enlace. No, no ha sido un chivatazo. Lo he descubierto yo solito. No olvides que ahora mi única identidad el la de poeta, pero he sido periodista durante cincuenta años (esta profesión es como la de los curas, “sacerdos in aeternum”) y soy casi tan buen investigador como tú. Hace tiempo que leí la historia, no sé si en “El país” o dónde, y tu nombre, Ana Serrano, se me había quedado temblando en la sesera. Et voilá. Me siento orgulloso se haberte conocido. ¡Y descubierto! mujer constante y sabia.

  79. Ana Serrano

    Ay, qué cosas, que bochorno, que rubor. Lo tuve fácil y a mano. Era prima de una prima de mi madre y maestra mía.

    En El País hizo un artículo precioso Enriqueta Antolín y en el ABC, Pedro Corral, que estaba entusiasmado y le dedicó dos páginas. Hoy, cuando nada queda por descubrir, lo mío fue la suerte de mi vida. Sigo con ella. Quiero un museo, la reedición de los cuentos que ilustró… ¡Quiero todo!, pero he tenido un parón de 4 años. Vuelvo ahora y estoy dando charlas sobre ella. Tengo otras dos cosas para hacer, otros dos descubrimientos que es que no me los merezco.

    La que está orgullosa de haberte conocido y de que me hagas caso, de que nos comparen los de la resaca y de que Justo me permita estar aquí dando la lata, soy yo, ea.

  80. Carlos

    Estimado Sr. Serna:
    Lo felicito por su página, es excelente,
    Quería invitarlo a visitar nuestro blog, donde ofrecemos al entrevista que le realizamos a Carlo Ginzburg, en nuestro programa Con Ciencia y Trabajo que se emite por Radio Nacional de Argentina. También nos gustaría que podamos intercambiar experiencias con lso blogs y ver la posibilidad de entrevistarlo.
    http://concienciaytrabajo.blogspot.com/
    Si nos puede mandar algún teléfono o mail para contactarnos sería ideal.
    Un saludo
    Carlos Subosky

  81. Raquel Fonseca

    Ya en los comentarios del blog hay alusiones a la definición de terrorismo, pero tomo la definición del diccionario Maria Moliner. Terrorismo, “uso de la violencia, particularmente comisión de atentados, como instrumento político.”. Con esta definición se puede interpretar que el terrorismo tiene una causa, y la causa es política. Ahora, que la causa sea, como se ha dicho ya, justificada es diferente. Para una persona que defienda unas ideas de libertad y justicia, ninguna causa que crea terrorismo debe tener justificación, pues son otra clase de valores los que se defienden. Sin embargo es, a mi entender, importante saber de estas causas para poder evitarlas, defenderse de ellas y erradicarlas.

    Sin embargo, a veces parece confuso por qué actos violentos en algunos países se define como terrorismo y el equivalente en otros países no. Creo que es la ambigüedad de este lenguaje y la política actual internacional lo que puede debilitar en este momento a las sociedades democráticas. Las instituciones internacionales o en general las instituciones deben ser firmes en garantizar el cumplimento de las leyes y garantizar los derecho humanos. Para mi es el único modo de debilitar ideas fanáticas y no dejar ningún hueco a la ambigüedad.

    Manuel Hedilla: a mi gusta leer a Manuel Azaña. También a Unamuno claro.

    Ana Serrano: Me encanta el link sobre Marga. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s