¿Cómo se puede ser kazajo?

borat.jpg  En las Cartas Persas (1721), Montesquieu adoptaba una fórmula narrativa eficaz: contar lo bueno y lo malo de su propio país, lo aceptable y lo inaceptable, valiéndose de la mirada de un extraño. Alguien nos mira y ese que está observando –un persa de gira por París, por ejemplo— percibe lo que nosotros por rutina no vemos. Estamos tan habituados a lo propio que nuestro entorno nos parece obvio. Precisamente, eso que llamamos nuestro entorno no es un mero soporte físico. Es sobre todo un espacio en el que hay códigos de reconocimiento, claves y normas que aprendemos y que nos sirven para distinguir un paisaje con figuras, un todo aparentemente coherente. En efecto, la urdimbre de la cultura no es azarosa, pues todo lo que tenemos delante está sometido a gramáticas que sabemos o no sabemos. Pero eso que llamamos cultura sólo es el modo expresivo y reglamentado de la vida propia: hay otras a las que sólo con dificultad y empeño accedemos. Los otros, los que veo como extraños, me resultan diferentes, con adhesiones, con fidelidades que me resultan insólitas. Son portadores de atributos y de rasgos que me desmienten, y mis cualidades o pertenencias, los desmienten a ellos.  

Si me sitúan en tierra extraña, esa migración me obliga a hacer interpretaciones constantes de lo que veo, pues casi todo me desconcierta. Por el contrario, es probable que ese a quien observo viva confortablemente consigo mismo o con aquellos que llama sus iguales, ciego a lo que le es distante o le desmiente…, salvo que un persa aparezca en los salones de París y su propia extrañeza le incomode. La novela de Montesquieu adopta el género epistolar, tan característico del siglo XVIII, un expediente narrativo que al autor le permite contar cosas sirviéndose de ese ojo escrutador. Todo lo ordinario es evidente hasta que nos tomamos en serio su observación detallada. Entonces empieza a ser insólito, raro, artificial. Montesquieu se vale de ese ojo escrutador del persa, pero –por ser una novela epistolar– se sirve también del destinatario de las cartas, alejado del lugar de los hechos: en este caso, distanciado también culturalmente de lo que el persa andarín aprecia, distingue y ve. Si tienes que contar algo cuyo significado no te es evidente, si ese a quien relatas está fuera del escenario, entonces has de hacer un enorme esfuerzo para traducir lo que tu corresponsal no vislumbra.  

Sobre esta base antropológica está concebido el último éxito cinematográfico del año: Borat (2006). Incluso aunque  no la hayan visto, es probable que sepan de qué va. Un periodista kazajo, Borat, es enviado a Estados Unidos con un productor y un cámara para filmar la vida norteamericana, para realizar un documental que ilustre a sus compatriotas sobre las ventajas y los progresos de los estadounidenses. Se supone que Kazajstán es un país muy atrasado y, por tanto, de la primera potencia mundial los corresponsales pueden extraer provechosas enseñanzas. La idea es atinada y el humor que salta de las situaciones insólitas o de incomprensión suele ser desternillante. El personaje que interpreta Sacha Baron Cohen es una invención, claro; pero los norteamericanos que aparecen en pantalla son gente que cree estar siendo grabada en un documental verdadero y, por tanto, sus contestaciones no tienen impostura.  

Si el entrevistador, Borat, es machista, antisemita, xenófobo y… amante de los Estados Unidos es probable que saque lo peor de sus entrevistados: gente frecuentemente machista, antisemita y xenófoba. Hay, en efecto, secuencias delirantes. Como, por ejemplo, la de la armería. Qué arma me recomendaría para matar a un judío, pregunta Borat. Creo que una 9 mm bastaría, le responde el maestro armero. O como, por ejemplo, la secuencia de la reunión evangelista, con cánticos gospel y predicadores alucinados que trastornan a los creyentes allí reunidos. La cámara filma sin parar y Borat comenta una tras otra las circunstancias en las que se ve envuelto. A pesar de que hubo instantes en que me reí a mandíbula batiente, lo cierto es que la película me irritó en muchos de sus momentos y por su propio planteamiento maniqueo, bufo y exagerado: políticamente correcto. Las únicas personas buenas y atendibles que aparecen en el film pertenecen a las minorías estadounidenses, retratadas con los tópicos de rigor: negros campechanos, judíos hospitalarios, gays jubilosos y una inmensa prostituta de color llena de inmejorables sentimientos. Los malos son los wasp: blancos, anglosajones y protestantes, claro. Y los tontos y primitivos…, pues los tontos y primitivos son los kazajos. Es decir, para ridiculizar a los norteamericanos, el actor judío británico no se le ocurre mejor cosa que forzar el contraste con un pueblo realmente existente al que pinta como energúmeno y salvaje.  

El persa de Montesquieu no era objeto de mortificación: era el modo de acceder a lo extraño que se nos antoja obvio u ordinario. Por eso, en otras películas que ha de utilizarse la referencia a un país extraño no es infrecuente que se invente el nombre: Krakovia, en La terminal (de Spielberg). Ustedes se reirán si ven Borat, desde luego. Pero lo que les pediría cuando estén carcajeándose es que reflexionen sobre el daño que hace el maniqueísmo. Si a Sacha Baron Cohen lo comparan con Michael Moore, este  último nos parecerá un estilista refinado y sus películas, un ejemplo de moderación. Lo siento, pero el estilo freak y tontamente procaz de Borat me recuerda  a los peores momentos de Benny Hill. Sigo prefiriendo al persa de Montesquieu y con él me pregunto cómo se puede ser ese kazajo.

19 comentarios

  1. Serna justo cuando yo vuelvo tu te retrasas. Te ha costado escribir sobre Borat? Tu siempre tan distante de todo. Hasta de los éxitos de tu izquierda querida. Que bien quedas!

  2. Yo no he visto la película pero me parece sensata la opinión de J. Serna. No puedo opinar porque no se sobre antropologia. Pacopepe le tiene odio a nuestro bloger: no?

  3. Pacopepe, no sabe cuánto lamento que mis comentarios le incomoden. Pero yo no puedo hacer nada para salvarme y contentarle a la vez. Le sugiero que vaya a ver ‘Borat’, justamente porque a mí no me entusiasma, y que se dedique a la reflexión antropológica. Tal vez me olvide.

  4. Pacopepe es un pobre soplapollas jubilado de ingeniero limpiavías, que no tiene nada más que hacer. ¿Ha probado las pelotillas de nariz, mosquita? Esto lo digo sin perjuicio de que la antopología cultural aplicada este espécimen no nos deparase alguna que otra sopresa más.

  5. Pepepacopito eres muy mal hablado. Yo reto a serna pero no le insulto [en el fondo no es mala pesona] y tu en cambio me dices cosas feas muy feas. Al final no se quièn se cargará este blog y su “altura intelectual” . Soplapollas, Pelotillas? Mira Pepepacopito eleva el nivel. Hombre

  6. Buenas. Creo que el texto es interesante. Yo no he visto Borat pero creo entender lo que dice J. Serna. Discutamos sobre eso y dejemonos de tonterias. Vale?

  7. Yo tampoco he visto “Borat”. Porlo que se está diciendo supongo que será mondarse. Hombre de vez en cuando hay que relajarse señor Serna. Aunqe tal vez tenga razón con eso del maniqueismo. No se. Desde luego los kazajos estarán cabreados con el humorista.

  8. Les “Lettres persans” de Charles-Louis de Secondat,barón de la Brède y de Montesquieu,que algunos consideran el primer “roman” de cartas de la literatura francesa, otros lo consideran un libro de viajes y algunos, un ensayo.
    Añado:Los habitantes de Kazajstan no son kazajos sino kazakos.

  9. No voy a hacer un problema del gentilicio, entre otras cosas porque ése no es el asunto clave que hoy se debate. Tampoco lo es la precisión sobre el género de las ‘Cartas persas’ (que es un recurso que empleo…).

    Veamos, de todos modos, qué dice Google…

    http://www.google.es/search?hl=es&q=kazajo+%2B+Borat&btnG=B%C3%BAsqueda&meta=lr%3Dlang_es

    http://www.google.es/search?hl=es&q=kazako+%2B+Borat&btnG=B%C3%BAsqueda&meta=lr%3Dlang_es

    ¿Google es una fuente de autoridad? No, desde luego, pero guste o no guste el uso y el número de los usos lingüísticos se imponen…

  10. Señor Arnau, le agradezco su empeñosa lección. Pero yo, por mi parte, le recomendaría que consultara el ‘Diccionario panhispánico de dudas’ (Madrid, Asociación de Academias de la Lengua Española, 2005), pág. 385:

    kazajo -ja, Kazajstán, kazako -ka, Kazakstán. → Kazajistán.

    Puede, de todos modos, consultarlo en línea (en la página de la propia RAE). Un saludo, JS

  11. Lo he hecho.Pag. 385 del Diccionario panhispánico de dudas.Y ya ve que también acepta kazako,aunque para ello debía emplearse la forma que emplea el mismo diccionario de dudas, de Kazajistan,a la que considera más apropiada que Kazajstan.Pero como no quiero ser demasiado empeñoso,por mi se acabó este interesante debate sobre las interpretaciones de palabras de difícil traducción.

  12. Pues yo si que he visto la pelicula y la verdad es que es f a b u l o s a. Para partirse de risa. No se a que viene tanta pega.

  13. A mi sin embargo me parece un debate interesante, del cual subyace la tensión ética- estética del cine, y la legitimidad de ciertas posturas o elecciones dramáticas (o cómicas en este caso). El exceso de frivolidad o la posible manipulación, la floritura… No he visto \

  14. Vaya, se me ha cortado el comentario… Este nuevo sistema… Quería decir pese a no haber visto “Borta”,la polémica me recordaba, salvando las distancias, a aquella célebre denuncia de los Cahiers al “inmoral travelling” XD de “Kapo”.

  15. Yo opino que cuando se trata del arte, casi no hai ética que quede en pie. Borat es para morirse de risa i punto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s