Puro Cercas

Hace unos pocos días acabé Terra Alta (2019), último Premio Planeta. El protagonista se llama Melchor, apenas llega a la treintena y es mosso d’esquadra.

Primero servirá en Barcelona y luego en la Terra Alta, comarca enclavada en el interior de Tarragona.

Allí viviremos con él una historia policial en el doble sentido de la expresión: estamos ante una obra de ficción que podemos identificar con el thriller; y estamos ante el relato, en tercera persona, de una vida, la vicisitud biográfica de este policía aún joven, pero ya maleado.

El autor de la novela es Javier Cercas. El escritor me ha conmovido con artificios de sabia narración. De inmediato, es fácil identificarse con ese personaje que no narra, pero actúa, vive, malvive o sobrevive para nosotros gracias a las habilidades de Cercas.

Por supuesto, en esta brevísima glosa no voy a desvelar nada más. Yo no tengo derecho alguno a descubrir lo que le acaece, a Melchor, quiero decir. Lo que aquí sostengo o apenas revelo está escrito en clave.

Insinúo más que destapo.

Un individuo solo —con un pasado que no es pasado, que casi nunca es pasado— debe rehacer su vida en un entorno poco amistoso o incluso hostil.

Debe rehacerla y rehacerse en unas circunstancias casi siempre adversas. Desde niño, la existencia no ha sido nada fácil para él. Es más: su adolescencia y primera juventud han sido más bien calamitosas y dramáticas.

¿Lo fueron y ahora…? Allá donde está el peligro, nace lo que salva, decía el poeta. Pues bien, algo así es lo que sucede en algún momento al protagonista de esta ficción pura:allá donde está el peligro nace lo que puede salvarlo.

En las novelas de Cercas, en sus narraciones, el protagonista suele hallarse solo tomando decisiones, acertando o errando.

En Cercas, los personajes principales o los narradores de sus obras suelen ser eso: individuos que viven en soledad o en la orfandad, que sobreviven o malviven con desconcierto a algún tipo de amputación.

En Cercas, esos caracteres dramáticos suelen ser tipos que llevan una existencia más o menos desastrosa para luego, de repente, emprender acciones que quizá los rediman. Eso sí, la vida no es únicamente puro drama. Tiene, en efecto, momentos de humor voluntario e involuntario e instantes de redención. Puro Cercas.

Más aún, esos personajes suelen ser individuos acobardados o lacerados y de pronto valientes y capaces. Eso sí, no son de una pieza. Demuestran coraje una vez o acaso intermitentemente. Puro Cercas.

En fin, esos individuos suelen observar a otros para tomar nota, para ajustar cuentas con el pasado, con ese pasado que hasta ellos llega. Insisto: también aquí, en la Terra Alta, tenemos a un individuo que toma nota para aprehender y aprender.

Pero Melchor no es mero observador. Es un hombre de acción al que le gusta leer para instruirse, para desentrañar las lecciones de vida que hay principalmente en Los miserables (1862), de Victor Hugo.

Melchor (como otros personajes de Cercas) es un tipo que no fue educado en la gran virtud, sino en la pequeña, en la moral más mezquina incluso.

Mezquindades, sí, en las que muchos han sido enseñados y de las que el grueso de la humanidad no escapa fácilmente.

Si hablo de Javier Cercas no extrañará si digo que Terra Alta es una novela moral, protagonizada por un persona dañada. Como sólo un hombre solo puede serlo. Melchor es un ser de desamparos y abandonos.

Pero aún conserva esperanzas. Esa persona tantea, husmea y avanza en su entorno igual que lo haría un individuo que caminara en penumbra, que no es exactamente a ciegas…

Y Melchor es puro arrojo. O coraje. Pero tiene el don del sentido práctico y el instinto del instante, de la oportunidad. Nadie le ha regalado nada y tampoco es un ángel.

Y, ya que ahora empleo un léxico religioso, podría decir que el protagonista es un pecador, sí. Pero tiene una bondad propiamente humana, entreverada de abdicaciones y perversidades menores.

Su vida es laceración y alegría, una adición de humillaciones e instantes de felicidad. ¿Cuál es el saldo?

Puro Cercas, con trepidación, con reflexión, con amarguras, con ironías y con ternuras.

—-

Fotografía de Javier Cercas, EP

Ensayo de JS, Historia y ficción. Conversaciones con Javier Cercas. Madrid, Punto de Vista Editores, 2019:

http://puntodevistaeditores.com/catalogo/historia-y-ficcion-conversaciones-javier-cercas/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s