Don Eduardo Zaplana Hernández-Soro

imageUno. Es probable que la gente joven ignore quién es don Eduardo Zaplana Hernández-Soro. Desde joven fue un hombre simpático, lucía sonrisa de pillo y de vendedor. Era un chisgarabís, pero se hizo grande. Aún sonríe.

 O se ríe de todos nosotros: los folletines acaban bien, parece decirse. Y su vida es algo así: el folletín con de muchacho ambicioso y trepador.¿Recuerdan ‘Rojo y negro’, de Stendhal? Allí aparecía un personaje temible y voraz. Julien Sorel se llamaba. Pues bien, don Eduardo Zaplana Hernández-Soro no se le asemeja: eso quiero creer. Ambos se parecen en la ambición y en el aprecio femenino, pero Sorel no acaba bien. En cambio, a don Eduardo Zaplana Hernández-Soro le salen las cosas de perlas. De puta madre, diría el castizo.

Dos. Hace años que está retirado de la política activa, de la primera línea de combate. Lo fue todo: ministro de trabajo, presidente de la Generalitat Valenciana y, sobre todo, Alcalde de Benidorm. Permítanme esta mayúscula. Fue su trampolín: esta ciudad fue en donde empezó a hacer fortuna o a hacerse una fortuna, no sé. Luego, los cargos políticos que siguieron fueron menores, un pálido reflejo de aquel sitial. Allí se le recuerda como en Madrid a Carlos III: ¿quizá el mejor alcalde? No, no: se le recuerda por las cacerías. Digámoslo así.

Ahora, don Eduardo Zaplana Hernández-Soro sólo reaparece en las grandes ocasiones: para lucirse y para lucir el cuerpo que ha ido esculpiendo en gimnasios de postín. Cuando empezó en la política valenciana carecía de una figura apolínea. No estaba exactamente gordo, pero el volumen de sus carrillos le delataba. Tenía el aspecto de quien se da atracones tras hambres y carencias.

Ahora después de años quemando calorías, la dieta lo ha convertido en un ser filiforme. Gana mucho bien trajeado, pues sus calzones de gimnasta descubren unas canillas aún inelegantes. Corre mucho pero no parece tener musculatura. O fin.

Dispone de un empleo en Telefónica. Creo que atiende, que atiende sobre todo a extranjeros. Es algo rara esa ocupación. Cuando piensas en una operadora de teléfonos, lo normal es que sea un señor o señora inmigrantes quienes te atienden. Que si la tarifa delfín, que si la tarifa fusión, etcétera. Aquí, con don Eduardo Zaplana Hernández-Soro ocurre al revés.

Es él, español de Cartagena, quien vende el producto a gentes de otros países. Dicen que ocupa un alto cargo en Telefónica Europa. Está bien: está bien situado, quiero decir. Sabrá y idiomas, cosa que confirma que el saber no ocupa lugar.

Tres. Y sí se sabe mucho de él, de su primer enlace matrimonial con una dama de la dinastía de los Barceló. Como en las buenas familias de antaño, también un listo sin linaje conquistó el amor de una inocente mujercita. Se sabe que se ha hecho una hacienda y se sabe que nunca volverá a pasar hambre: hambre patrimonial, quiero decir.

Su carrera política la hizo en el Partido Popular, pero supo retirarse a tiempo: antes de que los escándalos pudieran manchar su nombre ya linajudo. Si me pusiera muy novelero diría que como buen pillastre que es, él no deja nada: todo se lo lleva crudo, hasta las huellas. Pero no sostengo tal cosa porque carezco de pruebas.

Y, en fin, ahí lo tienen en la fotografía de EFE: calladito y haciendo de anfitrión del expresidente del Gobierno. Dicen que se ha operado la nariz. Los malos conjeturan con Pinocho: que sí le crecía el apéndice. No sé. Supongo que no. Supongo que ahora respira bien. Y seduce mejor. ¿Que cómo acaba esta historia?

Ah, lean ‘La farsa valenciana’. Allí dedico un apartado a este pillo, que sí, que es más listo que el hambre. De moral no hablo ni allí ni aquí: no se la conozco y, por tanto, nada puedo aventurar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s