El regreso de ‘Los archivos de Justo Serna’

Durante un año, de enero de 2005 a enero de 2006, tuve abierto un blog concebido como diario personal, que no íntimo. A lo largo de aquellos meses lo había tomado como un laboratorio en el que ensayar esbozos de otras escrituras. Y lo había concebido también como una agenda pública en la que opinar sobre el mundo, en la que mirar y tomar apuntes valiéndome para ello de un pensamiento ordinario, según decía John Stuart Mill en su dietario. Casi diariamente escribí lo que sabía pero eso que sabía lo ignoraba hasta el momento en que me ponía a escribir.

 Y, sin embargo, transcurrido un año (2005-2006), dejé de actualizar la bitácora. ¿Por qué razón?  Publicar extensos comentarios casi diariamente sobre los temas más variados en función de la actualidad y de mis urgencias cansa. Eran comentarios que por decirlo de alguna manera tenían una inspiración intelectual, aunque pensados con un tono periodístico. Mantener un blog con estas condiciones es muy cansado: mantener un blog diariamente y que además se actualice con contenidos largos, densos, que no sean una mera ocurrencia, es costoso. Pero en mi cierre había otras razones: la crispación electrónica y anónima, esa crispación que está en los otros medios y que en Internet alcanza proporciones descomunales. 

A pesar de todo, ahora regreso, regresan Los archivos de Justo Serna, alojados en Levante-EMV y, por tanto, mejor protegidos contra el estrépito rabioso que mucho abunda en la Red. Sólo excepcionalmente los comentarios serán extensos, tan extensos como lo fueron meses atrás. Quiero evitar el puro cansancio. Ahora bien, siguiendo la misma filosofía que seguí, el blog será  para mí como su Diario para John Stuart Mill. Salvando las distancias, claro. “Este librito es un experimento”, decía el filósofo inglés: un diario en el que experimentar el ejercicio de la escritura ordinaria. “Aparte de cualquier otra cosa que pueda lograr”, añadía Stuart Mill el 8 de enero de 1854 en su dietario, “servirá para ejemplificar, al menos en el caso del autor, qué efecto se produce en la mente cuando uno se obliga a tener por lo menos un pensamiento cada día, que merezca ponerse por escrito”. 

Será un prodigio que a mí me suceda exactamente lo mismo, que yo alumbre un pensamiento cada día. Procuraré ser más modesto: que los pensamientos que nacen del roce de otras inteligencias y de la actualidad pueda destilarse en la bitácora. “Probablemente, lo primero que descubriré en el intento”, decía el filósofo británico, “será que, en vez de uno por día, sólo tenga un pensamiento así una vez al mes; y que sean sólo repeticiones de pensamientos tan conocidos de todos…” 

Ojalá mis anotaciones sean repeticiones de pensamientos ya escritos por otros: no me fío mucho de mí mismo y, por las dudas, prefiero servirme con honradez y con referencia exacta de las ideas de otros. De lo que de verdad se trata es de tener criterios firmes y flexibles que permitan discriminar entre esos pensamientos que circulan. Pero para lograrlo, la lectura paciente de los libros y el ejercicio de una reflexión lenta y profunda son imprescindibles, porque de aquéllos nos vienen las discrepancias milenarias, esos vislumbres que otros ya adelantaron. Decía André Comte-Sponville que una idea nueva, verdaderamente nueva, que no haya sido pensada ni escrita jamás, tiene muchas probabilidades de ser una bobada. Pues bien, de eso se trata: de no caer en la simpleza creyendo ser original.  Si Stuart Mill aceptaba tener un solo pensamiento, más o menos original, una vez al mes, yo no me voy  a exigir mucho más. Espero, así, tener un pensamiento, aunque sólo sea uno, más o menos original, en esta nueva andadura de la bitácora. Procuraré que sea regular y previsible la actualización del blog. En sucesivas entregas diré cuál es su periodicidad. Muchas gracias.

11 comments

Add Yours
  1. Ana Serrano

    Me alegro muchísimo del regreso. Espero que, una vez al mes o con la frecuencia que más cómoda te sea, nos regales tus opiniones, tus reflexiones y tus cosas. No hay nada nuevo, no, pero todo lo es. Dos ojos, una nariz y una boca. Siempre lo mismo y no hay dos caras iguales, ni dos voces ni dos sentimientos. La forma de decir, de expresar y de sentir siempre son distintas. No acepto ni aceptaré nunca la limitación por el miedo a repetir. Con los mismos mimbres, exactos, Velázquez y Goya; Mozart y Beethoven; Cervantes y Shakespeare…

    Espero leer muy pronto casi lo mismo que yo pienso, escrito de modo tan distinto a como yo lo haría. Es un placer enorme.

    Y mil gracias por el enlace a mi foro. No merece tanto, pero me encanta.

    Feliz blog.

  2. Grazia Deledda.

    Hola D.Justo. Gracias por la decisión de volver a deleitarnos con sus opiniones.

    Interesado por todo lo que acontece a mi alrrededor y ante las divesas lecturas que ofrecen los acontecimientos, la suya ayuda a encontrar la objetividad y desentrañar la maraña que envuelve a la realidad del presente.

    Su visión ayuda a ello.

    Gracias anticipadas por sus escritos.

  3. jserna

    Gracias a ustedes por leerme. A finales de la tarde de hoy y como segunda entrega pondré un nuevo ‘post’ dedicado –cómo no– a la presencia del Papa en Valencia y lo que esto me sugiere… Entonces les comunicaré la periodicidad de este Blog, los días en que aparecerán mis comentarios.

  4. majno

    Un saludo Don Justo.

    Me alegra mucho que vuelva usted a las andadas. Cuando se dió de baja de PD se perdió una voz “discordante”, un globo de oxígeno entre tanto despropósito. Seguiré con interés sus escritos pués siempre fué un placer el hacerlo.

    Salut

  5. John Constantine

    No sabe hasta que punto son necesarias voces como la suya, D. justo, en un contexto como el actual en que la crispación se ha convertido ya no en algo habitual, sino aburrido y reiterativo.

    Encantados de tenerle de vuelta.

  6. Piquito de Oro

    Mira por dónde, cuando has escrito “estrépito rabioso”, me ha venido a la memoria tu problema de proyección psicológica.

    Lo que ocurre es que eres un soberbio que no admite críticas ¿Quién osará estar a tu nivel para enmendarte plana?. Bah, nadie, ¿No vez que no ha nacido aún?.

    La indiferencia es la que clausuró tu blog, esa de la que ahora consideras víctima al Papa.
    Si Valencia se ha mostrado “indiferente” ante la visita del Papa, dime querido, Lo de tu blog que es: ¿La página más visitada?. Amos anda.

  7. jserna

    Observo Piquito de Oro que sigue empleando las mismas expresiones derogatorias que ya empleó. Usa un tuteo campechano y achulapado con el que me acusa. Le recomiendo no seguir con esas expresiones: la excitación que provoca la inquina no es buena para la salud. Por otra parte, si violentamos los mínimos de cortesía, de educación, entre los que escribimos en este blog le aseguro que cortaré el insulto o el vituperio.

  8. Ventura

    Me alegro mucho de que regrese.
    Pese a que hasta hoy ignoraba la existencia de este blog, leía sus artículos en Levante una vez a la semana con enorme placer, y a partir de hoy visitaré también esta página de vez en cuando. Creo que merece la pena.

    También quisiera expresar la agradable sorpresa que me he llevado al constatar que no es necesaria la suscripción al diario ni acreditación alguna para poder opinar aquí. Hacen falta más blogs de este tipo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s