Cara a cara

zaplana-acebes-y-rajoy.jpg 

1. Cara a cara

3 de julio de 2007, 17 horas. Cuando eran las 17 horas del día 3 de julio, cuando Mariano Rajoy llevaba ya más de media hora interviniendo en la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados, esta imagen que arriba ven era la fotografía (de Efe) con la que Abc digital ilustraba el Debate sobre el Estado de la Nación.  El líder de la Oposición estaba hablando, estaba siendo durísimo con el presidente del Gobierno. Sin embargo, por razones periodísticamente inexplicables, el diario conservador nos mostraba  la bancada del PP. De hecho, cuando fui a guardar la  imagen, el título que el periódico le había dado a ese archivo gráfico era éste: pp. ¿Se dan cuenta de la incongruencia del diario? Si el líder de la Oposición habla desde la tribuna, no se puede ilustrar el hecho con un Mariano Rajoy sentado en la bancada escuchando… ¿A quién? Por el rostro, entre irritado y desdeñoso, adivinamos que quien habla en ese momento que registra la foto es José Luis Rodríguez Zapatero. Resulta sorprendente que un periódico digital –que se actualiza cada pocos minutos– mantenga esa imagen incoherente. ¿Por qué dejaron esa fotografía más tiempo del preciso? ¿Carecían de la nueva instantánea que reemplazara a la anterior o es que ésta, en particular, tenía algún valor político? 

Si se fijan, vemos a un Eduardo Zaplana y a un Ángel Acebes con las mejillas cercanas, con una intimidad o con una proximidad que los varones rectos y severos raramente se consienten en público.  zaplanaacebes.jpg

Parecen cuchichear: un portavoz parlamentario atenazándose la nariz para contener la hilaridad y un secretario general que pasa de la sonrisa a la risa abierta, enseñándonos los dientes. Se saben observados, por supuesto, y por ello el espectador de la fotografía no tiene claro si reprimen de verdad la carcajada o si por el contrario afectan algazara, si representan el contento. Saben, en fin, que todos se preguntarán de qué se ríen Zaplana y Acebes. Inmediatamente, uno tiene la impresión de estar en el banco del colegio, con dos estudiantes que alborotan a medias, a hurtadillas. Uno de ellos parece llevar la voz cantante: es quien embosca su rostro tras el puño. Tanto lo oculta que en realidad sólo divisamos unos ojillos entornados, pequeños, muy pequeños ciertamente, que contrastan con el reloj que cubre su muñeca. De repente, reparamos en dicho artefacto y calculamos su peso, que no su precio. Ese reloj tiene algo de ostentoso, de excesivo. Su interlocutor, el señor Acebes, no oculta la cara: nos muestra efectivamente la hilera de sus dientes, protegidos –eso sí– por un labio inferior prominente en esa barbilla tan encajada. Por la delgadez del rostro, esta sonrisa le sale artificiosa, con un punto cadavérico que, sin embargo, no asusta. Zaplana y Acebes no se miran francamente: sólo fijan sus ojos en algún punto inferior, probablemente irrelevante, ese punto que sirve de clavo para sostener la mirada. Embutidos en trajes inevitablemente grises que imaginamos arrugados y retorcidos después de largas horas de debate, se les ve cómodos, como si ellos fueran meros espectadores de un circo que no les concierne.

Contrasta esa imagen con el rigor expresivo de Mariano Rajoy.  rajoy.jpg

A pesar de ser vecinos, el líder está literalmente apartado de ellos, encajado en su escaño, cargado de hombros y con una impresión creciente de incomodidad, incluso de desazón. No presta atención alguna a quienes a su lado bisbisean. Pero esa misma indiferencia destaca lo incongruente de la escena: mientras unos parecen vivir la circunstancia con una hilaridad algo irresponsable, el otro manifiesta toda su severidad con el ceño fruncido. En Rajoy hay, sin embargo, un rictus de incomprensión, de estupor incluso, que ya le hemos visto otras veces: es como si no acabara de entender qué está pasando, como si le costara discernir de qué se habla. La pregunta no es qué está diciendo Rodríguez Zapatero en ese momento. La pregunta es por qué Abc seleccionó y mantuvo dicha fotografía hasta las 17:15 horas, momento en que apareció esta otra imagen que abajo reproduzco, titulada ya Cara a cara…

3 de julio de 2007, 17:15 horas

caraacara.jpg

Fotografías: Agencia Efe

————————

5 de julio de 2007. El País valora el resultado del cara a cara y nos lo muestra gráficamente. ¿Cómo representar el eventual triunfo de Rodríguez Zapatero? Carlos E. Cué hace crónica de los estados de ánimo de los principales partidos y lo resume para nosotros:

“Si el resultado del debate sobre el estado de la nación se midiera por impresiones en las propias filas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, habría vencido con claridad a su principal adversario, Mariano Rajoy, líder del PP. Entre los socialistas, la euforia era general y todos coincidían en que su principal dirigente había resuelto con holgura el último gran debate antes de las próximas elecciones generales. En las filas populares no se registraron ayer grandes entusiasmos en las tertulias sobre lo ocurrido en el hemiciclo. Por si estas dos impresiones partidistas no permitieran inclinar suficientemente el balance final, los grupos minoritarios expresaron su rechazo a la estrategia de Rajoy de situar en el centro del debate la política antiterrorista y de formular en el pleno una propuesta insólita en la historia de la democracia: que el Gobierno entregue las actas de las conversaciones mantenidas con ETA para buscar una solución dialogada al problema del terrorismo. Ni José María Aznar, que autorizó los contactos con ETA, ni Felipe González, que hizo lo mismo, hicieron públicas nunca las actas de las conversaciones”.

¿Es así? ¿Ése es el resultado y ése es el estado de ánimo? Si leemos el editorial que Abc dedica al día siguiente del cara a cara, la percepción del analista es que Rodríguez Zapatero fracasó estrepitosamente y que Rajoy estuvo sensatísimo. Por eso, el editorialista exige la convocatoria de elecciones como único modo de resolver un conflicto irreparable entre Gobierno y Oposición. Pero no es esto lo que ahora me interesa analizar. Lo que me gustaría destacar  es el modo en que El País representa el estado de opinión que habrían generado las intervenciones de Rajoy: decepción. Siempre hay un instantánea que ilustra lo real, parecen pensar los responsables del periódico. Y esa fotografía puede ser coherente o no con el contenido de la información. En este caso, es incongruente y fuerza de manera enfática , indebidamente metafórica, una imagen. Observen…

marianorajoyespaldas.jpg

Foto: Mariano Rajoy de espaldas- Bernardo Pérez

El resultado del cara cara, parecen decir los responsables de El País, es la espalda. Un hombre solo camina de regreso –suponemos– a su escaño, dejando atrás unas palabras cuyos ecos registran los medios. ¿Cargado de hombros? ¿Derrengado? No parece: se le ve andando con resolución, suelto, aunque -eso sí– mirando hacia el suelo, hacia algo inferior y probablemente indeterminado. ¿Es la imagen del hombre derribado? Puede que haya salido derrotado de la confrontación (según confirma una encuesta de Sigma 2 para El Mundo), pero ese resultado es una percepción, siempre una percepción. Es decir, en la sociedad mediática los objetos se vuelven líquidos o gaseosos, lo duro se ablanda con  sondeos o, por parafrasear a Marx y Engels, lo sólido se desvanece en el aire..

Pero la fotografía de El País representa quizá otra cosa. Por ejemplo, un diputado que quiso hacer méritos abandona, también solo, el Hemiciclo. Lleva la americana arrugada, fruto tal vez de largas horas de encierro. No hay gesto que podamos adivinar en su rostro invisible. ¿Por qué El País hace metáfora de lo que no ve…? ¿Por qué convierte en símbolo lo que es un hombre caminando? Decía Jean Baudrillard en Mitologías que una fotografía es un signo: un signo con significado y con significante. La operación de simbolización se da cuando el usuario o el emisor mantienen un significante cambiándole el significado, cuando a la fotografía se le amputa el contexto textual que lo explica o cuando se le quita la circunstancia que sirve para captar su significado concreto. Lo concreto de esta foto –como en la operación de Abc descrita más arriba– está eliminado y a este signo (un Rajoy a quien vemos de espaldas) se le confiere un sentido que sobrepasa el hecho en sí hasta convertirlo en símbolo.

—————

Atención: Nuevo post el lunes 9 de julio

Mientras tanto, les dejo los enlaces de los útimos artículos que he escrito:

A) Relectura de Cien años de soledad, artículo en Ojos de Papel.

B)  Terrores londinenses, artículo en Levante-EMV, 6 de julio de

13 comments

Add Yours
  1. Pedro

    La verdad es que no se me habria ocurrido analizar el debate a partir de una foto puesta en ABC Digital. Me parece ingenioso, pero ahora J. Serna, espero el análisis del debate.

  2. Juan Moreno

    Pues yo creo que lo que ocurre es que entre Zaplana- Acebes y el Sr. Rajoy hay poco en común, unicamente la circunstancial pertenencia al PP.

    Cuando el S. Rajoy fué elegido Presidente del partido, lo fué dentro de un vacío de líderes que no tenían poco carisma y entre ellos Aznar escogió a un notario gris, incapaz de limpiar a los trepadores de la cúpula directiva.
    Quizás esté pensando desde el escaño lo poco que le queda en el cargo con la llegada del exiliado Rato y la ambición desmesurada del alcalde Gallardón.

  3. Sara

    Ninguno de los que aparecen en estas fotos tiene nada de atractivo. O los han pillado en mal momento o son asi. Alguno incluso pone un morrito repelente.

  4. Arnau Gómez

    Juguemos a las conjeturas.
    Zaplana se ríe porque le está diciendo a Acebes:” A ese gili…. que está a nuestro lado, le están dando para el pelo.Mira que es listo el Jefe”
    Acebes se sonrie,porque está pensando:”Estos dos que tengo a ambos lados son dos gili….Porque no saben que el Jefe los está utilizando”
    Rajoy está mas tieso que un palo,porque piensa:”Estos dos gili…. que tengo a mi derecha están pensando que el Jefe los prefiere a ellos.Pero a mi me prefiere a ellos y a Rato.Ahora que como ese que está en la tribuna, me siga atizando, se me pondrá el otro ojo cruzado tambien”

  5. Pedro

    Está muy bien la conjetura del sr Gómez. Da para reirse con todos lo presentes pensando mal del vecino. Pero sigo pensando que Serna no ha analizado los términos del debate a pesar de que le hemos dado la oportunidad. Me imagino que dirá que analizando la foto analizado queda el debate. Pero yo pienso que hay más cosas que analizar. Desde eta hasta la ayuda por cada nacimiento

  6. Paco Fuster

    Suscribo lo dicho por Juan Moreno en relación a que hay poco en común entre Rajoy y el tándem Zaplana-Acebes, y en realción al “peligro” que representan la vuelta de Rato y la ambición de Gallardón.
    Sim embargo, disiento en que los líderes del partido tienen poco carisma (supongo que se le ha colado un “no” delante y queria decir usted que tienen poco carisma, corríjame si me equivoco). Yo creo por el contrario, que son personalidades muy fuertes y marcadas – tanto las de Zaplana y Acebes, como las de Rato o Gallardon – cada una con sus clientelas dentro del partido y con sus medios de comunicación afines o en contra; verbigracia el propio Zaplana, denostado por unos y encumbrado por otros (ayer por la mañana lo escuche en la Cope en plan triunfador glorioso del debate).

    PS: Al Señor Arnau Gómez decirle que me encantó nuestro encuentro casual el otro dia. Sinceramente fue un auténtico placer poder departir con usted y el Señor Serna. Me gustó su teoria sobre la felicidad que nos hacemos, ayer estuve repensándola. Espero que podamos repetir la experiencia algún dia y tener un encuentro tan gratificante. Me tiene a su disposicón para lo que quiera, reciba un abrazo de mi parte.

  7. jserna

    Paco, sinceramente: me aburre con esta porfía suya. Yo no quiero salvarme criticando a El País. Analizo el uso que de la realidad hacen los medios… Parte de esto mismo que he escrito lo estuve hablando amigablemente con Arnau y con Paco Fuster (como este último revela) el otro día. Seguiremos…

  8. Sara

    la foto de rajoy de espaldas es f a b u l o s a. Pero yo le pediria a J. Serna que pusiera una de Zapatero solo.

  9. Juan Moreno

    Acertado Sr. Paco Fuster. Una pulsación incontrolada de algún dedo.

    En cuanto al carisma: dice el RAE…1. m. Especial capacidad de algunas personas para atraer o fascinar.

    ¿Cree Ud. que Zaplana y Acebes atraen o fascinan?

    El uno cogido por micrófonos diciendo lo de “yo estoy en política para forrarme y el otro público militante de “Legionarios de Cristo”.

  10. Arnau Gómez

    A los srs Serna Y Fuster.Para mi, si que fue un encuentro placentero y sobre todo relajante, que es algo en estos tiempos de rabia, algo inusual.
    Logicamente, puede y debe repetirse.Muchas gracias.

  11. Paco Fuster

    Hombre Sr. Juan Moreno, debo confesarle que a mi, personalmente, no me atrae ninguno de los dos. Ahora bien, yo lo que digo es que son dos personas de personalidad muy marcada e ideología muy definida. Yo creo que ambos atraen – no sé si por su carisma o simplemente por intereses e influencias – a amplios sectores del Partido Popular que comparten su modo de ver y entender la política, ese sector más derechista y crítico con el sector moderado-centrista representado por Gallardón, Piqué o si me apura el propio Rajoy, que va como un tentetieso escuchando los consejos de ambos sectores y intentando complacer a todo el mundo. Este sector partidario de unas formas menos dialogantes y abiertas a la negociación, prima la “praxis” sobre la teoria, las formas sobre el fondo. Esta rama del partido si que creo que se siente atraída por Zaplana y Acebes, ya le digo que no sé si por su carisma, o por su posición privilegiada ahora en el partido, al acecho de una posible derrota de Rajoy por si suena la campana y se encumbran.
    El caso de Acebes me queda más lejos, pero el de Zaplana, aquí mismo en Valencia hemos visto hasta hace bien poco la división del PP valenciano entre los llamados “zaplanistas” y los partidarios del señor Camps. Tras estas últimas elecciones y con el aval de su triunfo rotundo ya ha podido consolidar su liderazgo y librarse de la alargada sombra de Zaplana.
    Esta es mi respuesta a su pregunta, ya le digo que carisma no se si tienen, porque no se que político actual tiene verdadero carisma, pero lo que si que creo es que ambos ejercen una fuerte atracción como cabezas visibles de ese arraigado y consolidado sector más derechista y conservador del PP. Espero haberme explicado mejor que antes.

    Un saludo a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s