Mariano Rajoy, líder de la oposición…

aznarrajoy.jpg

1. Primeras impresiones (0:32 horas, 4 de marzo)

He seguido el segundo debate televisivo de principio a fin. He escuchado a los contendientes, que desde luego no son los únicos que se presentan a las elecciones generales, según me recuerdan algunos de los amables comunicantes que aquí comentan: Kant o Fuca, por ejemplo. A golpes de espectáculo televisivo, épico, final, podríamos llegar a pensar que no hay otras opciones. Durante todo el tiempo he tenido la impresión de que Mariano Rajoy debatía como líder de la oposición. Como líder de la oposición. Es decir, como perdedor de estos comicios. En repetidas ocasiones se ha referido a su rival como Presidente. O ha aludido a Rodríguez Zapatero para criticar sus promesas como futuro mandatario. Al candidato popular se le veía francamente nervioso, sobre todo al principio, cuando echaba al suelo los expedientes ya usados mientras la cámara lo captaba. O cuando la solapa izquierda de la americana le bailaba repetidamente como consecuencia de la agitación de su pierna: sospecho que también la izquierda. ¿Que es poco serio ese comentario? ¿Que es una observación banal? En televisión no hay nada trivial.

Repaso los primeros sondeos de las cadenas y de las ediciones digitales de los periódicos digitales para contrastar mi impresión. Son en este momento las 0:32 horas del martes 4 de marzo. Según La Sexta, Rodríguez Zapatero ha ganado el debate para el 49,2% y Rajoy para el 29%. En Cuatro, el 50,8% de los espectadores juzga ganador al actual presidente: sólo un 29,8% considera triunfador a Rajoy; el 13% restante estima que se ha producido un empate. Según los lectores del diario El Mundo, Mariano Rajoy ha ganado el debate por un 56%. En El País, un 59,9%  juzga que se ha impuesto Zapatero. Buenas noches y hasta mañana. Seguiremos.

—————–

2. Hermenéuticas (8:45 horas, 4 de marzo)

La hermenéutica es la ciencia de la interpretación de los textos, de los textos sagrados especialmente. Es la disciplina que permite captar el sentido: Dios ha hablado, el mundo es su prosa y los libros sagrados son su palabra particular. Los duchos en esta materia pueden leer literalmente pero sobre todo pueden leer el sentido figurado de las páginas de acuerdo con las intenciones y de acuerdo con las circunstancias. Son capaces de regresar al libro original, de restaurar la literalidad de lo dicho y de descubrir sus añadidos, las interpretaciones que de él se han hecho en los diferentes contextos. Son capaces de ver el texto desnudo y de averiguar sus usos, ese recubrimiento cultural e intencional.

¿Puede hacerse hermenéutica de la hermenéutica? Modestamente, eso es lo que yo suelo hacer cuando interpreto lo que dicen los intérpretes de los medios de comunicación. Echemos un vistazo a los titulares de las primeras planas:

El País: “Zapatero tumba a Rajoy“.

Público: “Rajoy no pasa el examen“.

El Mundo: “Zapatero vuelve a ganar a Rajoy en un debate lleno de propuestas“.

Levante-Emv:”Los sondeos vuelven a dar la victoria a Zapatero“.

Abc: “Remontada de Zapatero para ganar por la mínima en la encuesta de Abc.es

El mejor titular es el de Abc. El lector corriente ha de hacer hermenéutica finísima para entenderlo, para atrapar el sentido del texto que sigue y su correspondencia con el titular que encabeza. Estoy estudiándolo. No sé si lograré captarlo. Por otra parte, estoy interpretando las restantes interpretaciones… No sé si vale la pena dicho esfuerzo. Quizá sea la impresión general la que acabe imponiéndose. ¿Y cuál es esa impresión general?

————–

3. Llevar la delantera (12:32 horas, 4 de marzo)

Leo en un despacho de Europa Press: “El presidente del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, reconoció hoy que en el debate de anoche con el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ‘no debería haber debatido tanto tiempo’ sobre Irak y el 11-M y debería haber ‘dedicado más tiempo a la lucha contra ETA’.  En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, Rajoy explicó que en vez de hablar ‘tanto tiempo’ sobre ‘un tema del que los españoles ya han emitido un juicio’, y que además es ‘el argumento favorito del señor Zapatero’, debería ‘haber dedicado en ese bloque más tiempo’ a hablar de la lucha antiterrorista y ‘haber insistido más a Zapatero para que pidiera disculpas por las mentiras a las cuales ha tenido sometido al Congreso y a los españoles a lo largo de estos cuatro años’…” Etcétera.

———————

4. Preparados, listos, ya (9 horas, 5 de marzo)

Encuentro digital con Esperanza Aguirre al día siguiente del debate televisivo.

—————

5. El monarca y su delfín (11:45 horas, 5 de marzo)

Ustedes habrán visto la imagen que encabeza este post. Es una fotografía de Gorka Lejarcegi aparecida en El País el lunes 3 de marzo. El periódico reproducía esa instantánea en su primera plana. Otros diarios (Abc, El Mundo, Público, etcétera) también llevaban a portada esa escena. Es un detalle del mitin celebrado este fin de semana pasado en León por el Partido Popular. Por supuesto, todo el protagonismo de la concentración estaba reservada para el candidato Rajoy. Según parece no estaba previsto que apareciera José María Aznar. Sin embargo, apareció. ¿Con qué fin? La interpretación del propio partido es inequívoca: con el propósito de apoyar al candidato. En efecto, recibir el respaldo expreso, en campaña, de un ex presidente es algo notable, incluso muy notable. No obstante, de cara a la representación pública, que el anterior mandatario popular se muestre con un suéter de color rosa no es nada favorecedor: no es nada favorecedor para el actual candidato, quiero decir. Lejos de presentarse preceptivamente vestido de paisano, de burgués serio o severo, José María Aznar se pone una indumentaria casual. Llama mucho la atención y, por tanto, cuando observamos la instantánea, ese suéter le resta protagonismo visual al candidato Rajoy. ¿Nadie es capaz de decirle al ex presidente que debe obrar con templanza gestual para no dañar al delfín? Lo dije en mi artículo en Claves de razón práctica en un pasaje que ahora vuelvo a reproducir:

…”Por este motivo, el político tiene que vencer en sí mismo, día a día y hora a hora, un enemigo muy trivial y demasiado humano, la vanidad”. ¿Y qué es la vanidad en un político?, se pregunta Max Weber. Es  tomarse como el centro de las cosas. La vanidad es “esa necesidad” que experimenta algún tipo de mandatario “de ponerse a sí mismo en el primer plano lo más visiblemente posible”….

——————-

Hemeroteca JS

Reseña de Duelo de titanes, de Lucía Méndez (Ojos de papel, marzo de 2004)

14 comments

Add Yours
  1. Kant

    Súmese los resultados de Tele 5 que son coincidentes con el resto… si no recuerdo mal 51% a 39%… más o menos.

    Con todo, no acabé de verlo. La grosería de don Mariano afloró demasiado pronto, demasiado torpe y demasiado mal como para que el ambiente turbio y violento que creó de inmediato me permitiera aguantar demasiado tiempo ante la pantalla.

    Siguiendo el consejo de don Umberto Eco de aprovechar todo lo posible de nuestros esfuerzos, tal como se aprovecha del cerdo, y dado que considero un esfuerzo haber asistido a aquel espectáculo – que no pasó de esa condición – de este encuentro porcino yo, al menos, saco algún plus que otro que ahora les propongo por si a uds. les sirviese.

    1) Que el sr. Aznar se equivoco. Este debate lo confirma. El sr. Rajoy sólo es líder de quienes se empeñan en verlo lider, es un pobre diablo ora pánfilo ora gruñón.

    2) Que el sr. Aznar se equivocó. Y cuando le baje el calentón al PP – ya dije, en cuatro o en cuarenta años – y analice con seriedad el tipo de oposición que ha hecho, el talante con el que ha ido a las elecciones y el horizonte que le ha propuesto al electorado, descubrirá que la agresividad violenta es mala compañera de venta en el mercado político democrático. Un lider liberal, moderado de palabra y gestos, sereno y firme, con una política coherente y, como dijo el malogrado sr. Senillosa, “de izquierdas en lo social y de derechas en lo económico” se hubiera comido a don José Luis en un par de bocados, sin usar la demogogia, retorcer la verdad o, sencillamente, sin mentir como un bellaco.

    3) Que ahora disponemos de un documento sucinto que compendia y sintetiza el tipo de actitud seguida por los conservadores desde 2004. De cara al futuro se me hacía dificil demostrar a futuras generaciones y ante el alud de embustes pepistas que las cosas fueron como fueron y que los que encendieron la crispación y la mentira fueron unos y no otros. La política de acumular mentiras hasta convertirlas en verdades es muy dificil de desmontar sin embargo, el botón de muestra de este debate nos resume perfectamente esa moral de los que hablaban catalán en la intimidad y que ahora se descuelgan con que hay algún lugar en el mundo donde por escribir un cartel en castellano te multan… bueno, sí, hay uno, el gobernador de California – don Ronald Reagan (el mismo que luego fuera presidente de la Unión) – no sólo clausuró el sistema educativo en español que se había armado en aquel estado sino que prohibió el uso del castellano. Cuando fue presidente trató de hacer lo propio en Puerto Rico. No escuché, por aquel entonces, a ningún patriota español protestar por ello.

  2. Pedro

    A la gente que votamos a las izquierdas no nos gusta esta cosa del bipartidismo pero tenemos que reconocer que en la tele Zapatero estuvo mejor que Rajoy llevandole siempre la delantera. Bueno pues ya veremos el domingo. No todo es Zapatero. Izquierda Unida tiene que sacar buenos resultados!

  3. Baiceta

    El sr. Rajoy volvió a utilizar la misma corbata, porque según dijeron “le daba suerte”. Parece un tema baladí, pero no lo es. ¿Puede ser presidenciable alguien que confía en la buena o mala suerte, que pone sus esperanzas en objetos?.
    Según dijeron, le había “dado suerte” en algún programa televisivo y por ello ha repetido en los debates. No ha repetido porque no tenga más corbatas, sino porque la corbata le da suerte. Malo.
    Antes que programa, antes que imagen, yo pido a cualquier candidato uso de la razón, racionalidad. Dificilmente conseguirá mi voto el chamán del pueblo. No da la talla.

  4. JPS

    Zapatero! Es un reformista o un socialdemocrata liberal aunque el diga que es republicano. Republicano?

  5. David P.Montesinos

    Afinadísima precisión en la mirada que escruta el movimiento del bolsillo delantero de la chaqueta. La clave, como creo que insinúa, no está en la producción de los juegos de verdad, sino en su recepción. No tanto qué mensajes fabrican desde sus laboratorios como aquellos rincones del escenario que escapan a su control y que no están en el guión. La instrucción es que no nos fijemos en ello y usted ha optado por desobedecer la orden, bien hecho.

    Perdamos el miedo a la banalidad. El artículo que Serna escribió sobre Eurovisión es uno de los mejores que le he leído. El fenómeno más banalizado, más patético y grotesco cada año que pasaba, ha terminado encontrando su destino oculto en su parodia, cuando asume su propia condición demodé para asumirse como festival freaky y convierte en sus ganadores a quienes lo caricaturizan. Naomi Klein, Zizek y sobre todo Sloterdijk han analizado en profundidad este fenómeno tan de la sociedad de consumo que consiste en comprar el producto desde la aparente ironía del cínico. Chikilikuatre -y sobre todo quienes en masa le han votado, y el hecho mismo de que la “democracia” internáutica haya “decidido”- pasa a convertirse en “síntoma” para quien sabe deslizarse por la superficie de los fenómenos de la cultura y establecer diagnósticos.

    No estoy seguro de que la misma lógica de lo banal no gobierne ese hermoso “regreso a la política” que se nos ha vendido con los dos debates -convertidos en algo muy parecido al Barça-Madrid que se avecina y que valdrá nada más y nada menos que una Liga- y del que temo que los únicos vencedores son las televisiones. Serna parece captarlo con precisión, aunque a veces me sorprende que no lo lleve a sus últimas consecuencias, como si no se atreviera a concluir que el juego de signos en que la televisión convierte la política es en lo que, en la democracia catódica, consiste la política. O al menos, es en lo que consiste para los ciudadanos, que son a fin de cuentas los únicos por los que la política tiene sentido.

    En este sentido, me refiero al artículo anterior. La crítica que lanza al ideario que promulga Gil Calvo me parece brillante. Al margen de las familiaridades de G.C. con cierto partido, sospecho que su arrebato de mala uva contra la cultura del insulto que domina la alta política salta en el vacío, pues no parece capaz de comprometerse con un rescate de la acción ciudadana fuera de lo lógica del partido, sea porque conviene castigarla mediante la abstención, sea porque es mejor refugiarse en la esperanza de nuevos partidos “verdaderamente representativos”. Serna hace deslizarse la apariencia agresiva y casi jacobina del autor hacia la fácil inacción del que se pretende rebelde y sabio, es decir, hacia su propio callejón sin salida.

    Respeto a Gil por sus trabajos publicados en Anagrama, pero creo que no leeré este libro y que cada día me interesan menos sus artículos en Prisa. A este respecto, me parece infinitamente más serio, por razones que explicaré a quien me lo pida, el libro de Daniel Innerarity “El nuevo espacio público”, en mi opinión poco menos que una obra maestra. Este ensayo articula toda una teoría de los desafíos de la política contemporánea, elucida los puntos cardinales desde los cuales se hace todavía factible la existencia de la categoría clave de la modernidad democrática -el ciudadano- y acude a presentar la esperanza de una acción política real en medio de un contexto que parece capaz de promover sólo la apatía, el consumo y la obediencia… Fracturado y aparentemente desaparecido el espacio del ágora, imprescindible para la supervivencia de la polis, nuestra misión es establecer las claves de su reconstrucción. Soy medio idiota, ya lo saben ustedes, pero háganme caso en esto: olvídense de Gil Calvo y lean a Innerarity.

    Por cierto, pequeño apunte para clase de Ética y ejercicio para los chavales de 4º de Eso a vueltas con los debates Rajoy-Zapatero:

    Diálogo sí es:

    -Acepto al otro como interlocutor porque le respeto.
    -No pretender defender una posición contra viento y marea, sino esperar que el otro me dé algo de lo que yo carezco. (Es la razón por la que entro en estos posts, dicho sea de paso)

    Diálogo no es:

    -Pensar que el interlocutor es el enemigo cuya falibilidad hay que demostrar poniéndole en situaciones difíciles para fastidiarle.
    -Defender las propias ideas aunque uno sepa que son falsas
    -Dificultar la serenidad del interlocutor para que se trastabille

    Y un largo etcétera. Hagámonos una pregunta: ¿se imaginan que uno de los dos hace una crítica y el otro, de pronto, queda en silencio, pensativo, y dice: “pues fíjese, me ha ayudado usted a ver las cosas de otra forma, tiene usted razón, yo estaba equivocado?”

    Imposible ¿verdad?, pues lo peor es que no es culpa de Rajoy ni de Zapatero… porque es ese simulacro de debate que nos ofrecieron anoche lo que les estamos pidiendo.

  6. Kant

    Don Pedro, no sé si escribe ud. desde el País Valenciano pero me temo que los desastres cantados de la actual directiva de Esquerra Unida no sólo van a afectar negativamente a sus resultados en esta Comunidad Autónoma sino que, además, van a impedir a IU conseguir grupo propio. No es un deseo, es una tristísima percepción. Con todo, si me permite citar a Lenin, igual, “cuanto peor, mejor” y del varapalo electoral alguien, alguien, de una vez, hace un poco de autocrítica y se rectifica el despropósito. Hasta sería recomendable que algún otro alguien presentara su dimisión y se fuera a casa a dejar pasar a la gente joven y a las nuevas ideas de la izquierda – las prestadas de fuera y las generadas en España – que tanto alcanfor mental, comunismo de pacotilla, mesianismo personalista e intransigencia de estúpido, flaco favor han hecho a la sociedad y a la misma formación.

    Sr. o sra. Baiceta, muy afortunada su observación, muy acertada. Me da rabia no haber recaído en ello.

    Sr. o sra. JPS, en fin, no voy a ser yo quien hable a favor del sr. Rodríguez pero, vaya, cuando él habla de republicanismo no está refiriéndose al tricolor de nuestra República sino a la idea de Philip Petit sobre unas relaciones políticas decididamente democráticas más allá del escueto enunciado del mismo concepto de “democracia”. Ese republicanismo sería, por ejemplo, uno de los referentes que una nueva izquierda debía contemplar a la hora de analizarse a si misma y descubrir dónde y porqué se ha pensado y actuado de forma inadecuada desde hace tantos años.

    Don David: “chapeaux”

    Y para todos… “Tribulete” sigue recordándoles que el mundo sigue girando… con la pantomima democrática rusa, con el recalentamiento entre Serbia y Kosovo, con el hermanamiento chií entre Iraq e Irán, con la nueva sangría israelí, con el gravísimo conflicto entre Colombia , Ecuador y Venezuela y con los caucuses de hoy mismo… doña Hilaria en la cuerda floja… don Barck muy reforzado… el dólar en picado, la economía estadounidense con claros indicios de recesión, el petróleo al alza y el euro súper valorado… Tic, tac, tic-tac… todo un engranaje mundial que cada vez se hace más complejo y peligroso… no le pierdan ojo a esa maquinaria… hace “tic-tac, tic-tac”

  7. jserna

    Sr. Montesinos le agradezco sus amables palabras. La verdad es que lo banal, como usted bien dice, es un elemento central de la realidad, de la realidad representada, mostrada. Esas imágenes son apariencia, pero a través de la pantalla se escapa frecuentemente lo imprevisto, el punctum que rasga y que nos hace ver lo que los emisores tapaban. Echemos un vistazo, pues, al simulacro.

    Ah, por cierto, se me olvidaba: hoy mismo compraré o encargaré el libro de Daniel Innerarity ‘El nuevo espacio público’ que usted nos recomienda. De Innerarity había leído con placer algún libro anterior (‘La irrealidad literaria’ o ‘La sociedad invisible’). Ahora, aconsejado por usted me dispongo a disfrutar de este volumen. Ya les diré.

  8. Kant

    Los veo muy apagaditos… ¿no les sorprendió la observación de don Justo sobre ese rosa chillón del ciudadano Aznar que empequeñeció aún más a don Mariano? ¿no escucharon a don Miguel Herrero de Miñón – liberal de vieja escuela – recaer en el “pelo agitanado” que lucía el mismo don José María?… Uds. me llamarán pesado pero me parece que cada vez es más diáfana la responsabilidad del anterior presidente del Gobierno en el nuevo fracaso que ronda al sr. Rajoy y, por ende, al PP. Parece que a estas alturas ya no se trata de ganar por goleada, como auguraban antes del periodo electoral, se trata, desesperadamente de empatar y eso, en fútbol, tiene nefastas consecuencias para el quipo que así se lo plantea.

    Por cierto, queridos contertulios, el sr. Rouco Varela ha recuperado su puesto de presidente de la Conferencia Episcopal católica romana… un dato muy interesante para que ver que pasa con esa Iglesia que costeamos todos (señalemos o no su casillero con una cruz en la declaración de Hacienda) cuando ganen unos u otros. Porque, don José Luis Rodríguez, aún no ha vencido… y, ya que estamos con imágenes futbolísticas: hasta que el árbitro no pita el final, todo es partido.

    Por último, un tema que dejó pendiente “Tribulete”: el embate entre doña Hilaria y don Barack. Ya se dio… y no fue el definitivo como todo el mundo esperaba y más de uno deseaba… es un fortísimo desgaste para el Partido Demócrata. Una pírrica victoria pírrica para la sra. Clinton la empecina en el asunto, pues frente al aparente resultado de 3 estados ganados ella por 1 su rival, lo que cuentan son los delegados y el sr. Obama con su aplastante victoria en Vermont a compensado las mínimas victorias de doña Hilaria en los otros 3 estados. Tras los últimos caucuses, el sr. Obama sigue ganando por 1386 delegados a 1273.

    Como allá pueden ser tan indecentes como acá (e incluso más), la prensa estadounidense detecta una pinza entre el sr. McCain y la sra. Clinton en contra del sr. Obama. Una gran mujer, doña Hilaria… Y, como por si fuéramos pocos, parió la abuela, la comunidad judía estadounidense se moviliza contra don Barack poniendo a disposición de la sra. Clinton unos cuantos millones de dólares y todos sus medios de comunicación, los cuales, por cierto, ya han empezado a verter infundios y mentiras sobre el candidato mestizo. La altura política que se había vivido hasta hace quince días ha comenzado un descenso vertiginoso y alarmantemente rápido hacia las cotas de chabacanería que conocemos nosotros de primera mano. Sí, en todas partes cuecen habas…

  9. Kant

    Cáspita… se me quedó una hache por el camino, donde pone “a compensado” debía poner “ha compensado”, por supuesto.

  10. Juan Moreno

    La gran preocupación de la Conferencia Episcopal española no está en si ganará ZP o Rajoy.

    La Cuatro TV, hoy, en sus informativos de las 14.30 h. ha dado las cifras de pérdidas de la Iglesia Caótica española en la Bolsa.

    Del orden de algo más de 2.000.000 de €.

  11. Paco

    Serna estás cayendo bajo mu bajo. Poco tienes que decir del Partido Popular cuando mezclas los jersei con la vanidad. A por ellos oe, a por ellos oe. Se te ha secao el celebro oe!

  12. Kant

    Interesantísima su observación, sr. Moreno, interesantísima, sobre todo porque coincide con el nombramiento del sr. García-Gasco, arzobispo de València, como responsable de la Inquisición en España. ¿Elementos dispares ambos?… creo que no y hay más: vuelve el sr. Rouco, se nombra al sr. García-Gasco y las finanzas católicas entran en barrena… no son tan dispares… vean…

    La experiencia política valenciana, pionera exitosa en el uso de la mentira más burda, el embuste más grosero y el despropósito más alucinado (sepan, los que no patean el País Valenciano habitualmente, que aquí tenemos una lengua propia hablada desde el neolítico, que tooooooooooooodos nuestros vecinos peninsulares conspiran contra nosotros – los catalanes que nos quieren absorber, los aragoneses que nos quieren matar de sed, los castellanos que nos quieren robar el agua del Tajo-Segura y los murcianos… los murcianos, marranos – que tenemos la TV más envidiada del universo, la mejor escolarización del mundo y la sanidad pública más ejemplar que los tiempos viesen, digo, así, sumariamente, pero hay más, mucho más con lo que no les voy a aburrir aunque, por el delirio, sería divertido completar la relación), decía que experimentado con pleno éxito electoral la mendacidad política y la crispación social cotidiana, el siguiente paso es lo que me he permitido bautizar, inspirado por la terminología italiana actual, como el “la conexión neogüelfa”

    Sí, aquí, en el País Valenciano, les resulta un poco duro leer teoría “neocon” a nuestros conservadores… mmm… en realidad, se les hace difícil leer, punto, así que tienen que recurrir a algún soporte ideológico más facilito. Facilito por conocido, eficaz y barato. Se encontró en el casi olvidado nacionalcatolicismo. Ya sabemos lo bien que les funcionó, no hace falta estudiarse nada y el Arzobispado cubre con sus recursos mediáticos (desde el púlpito a la COPE “et alii”) buena parte del esfuerzo difusor de infundios y crispación. ¡Eureka! Su plasmación práctica es una suma de dos elementos que les sonará: el integrismo españolista más el integrismo cristianista. En pleno retorno a la edad media esto sólo se podía bautizar como neogüelfo.

    ¿Qué conecta este movimiento informal que, como Hidra, tiene múltiples cabezas?… la política (lo “nacional”) con la religión (lo católico). Pero… ¿quiénes lo capitalizan?… En el primer caso el PP, en el segundo el Arzobispado. Eso es lo que ensaya actualmente el gobierno autonómico valenciano. Que esa experiencia se dé bajo condiciones económicas complicadas sólo beneficia la afloración pública de esa conexión: el esfuerzo económico – que ahora es absolutamente disparatado – de la Generalitat valenciana deberá verse incrementado hasta lo insoportable. Sepa, que, por ejemplo, a estas alturas aun no se sabe cuánto costó el desastroso viaje del obispo de Roma a València. Y eso es lo que debería desenmascarar la izquierda o la prensa – si algo de dignidad les quedara – el fabuloso negocio que se está armándose entre los fondos públicos gestionados por el PP y el beneficio privado de la Iglesia Católica. Le daré un dato público, al alcance de cualquiera con un mínimo interés: la Diputación de València, durante los ocho años que estuvo el anterior presidente – don Fernando Giner, un típico neogüelfo de la línea del actual presidente de la Generalitat, M.H. sr. Camps – por cada municipio en el que invirtió capital de un plan concreto de restauración patrimonial, invirtió en tres parroquias. Las cifras económicas fueron similares: el 25% para la administración pública y el 75% para la privada católica. Nadie – ni políticos ni prensa – dijo nada.

    Lo cual tiene un correlato: con semejante oposición – o idiota o corrupta – y semejante prensa local – o incompetente o apesebrada – se explica el fracaso reiterado del progresismo en el País Valenciano y la acertada elección de FAES para experimentar en estas tierras la “conexión neogüelfa”.

  13. jserna

    Estimado David, muchas gracias por el comentario, elaborado y reflexivo. Agradezco igualmente la recomendación bibliográfica –‘El nuevo espacio público’, de Daniel Innerarity– que ya he adquirido y estoy leyendo. La reflexión sobre el espacio público es dirimente, sin duda, y el tratamiento que le da Innerarity es rico y complejo. Pero opongo una pega de principio al plateamiento del autor (y de otros pensadores en los que se basa): cuando critica el estado de la opinión pública, expresa nostalgia por el espacio público que fue y ya no es, el que presuntamente se constituyera en los albores de la modernidad. Sin embargo, me pregunto cuándo funcionó el espacio público aceptablemente bien –como lugar de encuentro de los diferentes que con la deliberación crean un lugar compartido– y cuándo habría empezado a deteriorarse (a degenerarse, creo recordar que dice Daniel Innerarity). La ciudad y los medios… Recuerdo páginas admirables de Ortega y Gasset sobre ese espacio público, páginas que eran una reivindicación de la ciudad como lugar de acogimiento de los extraños. Pero recuerdo también que esas páginas eran una descripción fantaseada y desiderativa de lo urbano y, por extensión, del liberalismo. Me sucede lo mismo con parte de los autores que Innerarity menciona como sus pares intelectuales: desde Habermas a Arendt. ¿El deterioro del espacio público que documenta Innerarity lo provocan la pasión política, la dominación o la producción que nos enfrentaron y que no permitían el tiempo libre, la deliberación y el entendimiento? ¿Entonces…? Debo examinar con mucho detalle sus páginas. Con éste y con sus libros anteriores tengo una impresión similar: trata las cosas importantes valiéndose de autores igualmente importantes, sin escapar –eso sí– a una tensión constitutiva: la que se da entre lo analítico y lo normativo, entre lo sociológico y lo especulativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s