Duelo verbal

RicardoCosta1.) MARTES Y TRECE. El miércoles 14 de octubre en El País  aparecerá un artículo mío titulado “Secretario general” . Ya está remitido [y ya ha aparecido]. Algunos amigos  lo han leído. Es mi colaboración quincenal. ¿Trata de Ricardo Costa? Bueno, trata de Ric –así le llamaban ciertos amigos– y trata de otros secretarios generales. En 2.824 caracteres con espacio.  Es breve, inevitablemente breve.

Ahora, para desahogarme, me extiendo. Voy a analizar  el comunicado de Ricardo Costa, hecho público un martes y 13. Es una pieza digna de ser estudiada. Traerá cola. Bueno, de hecho ya trae cola: es un comunicado muy largo. Vayamos por partes. Es decir, voy a trocearlo.

 Infinitivo. “En primer lugar, dejar claro que el presidente regional del PP y el presidente nacional del Partido siempre han dado instrucciones correctas y acordes a los estatutos, justas y en beneficio del PP”.

¿Por qué empieza así, con ese infinitivo, con la forma impersonal del verbo? Es, si me permiten, un modo muy actual de expresarse, muy joven y moderno, abreviando el lenguaje. El autor lo dice así para seguidamente afirmar que los presidentes de su Partido “siempre han dado instrucciones correctas y acordes a los estatutos, justas y en beneficio del PP”. Ah, vaya. Si es así, ¿quién lo corrobora? ¿Un subordinado, como es este secretario general? Resulta algo chocante o cómico que quien es jerárquicamente inferior confirme la corrección, la legalidad y la justicia de sus superiores. ¿Qué pretende con esa declaración inicial que nadie le ha pedido?

¿Obediencia debida? “Siempre he cumplido mis responsabilidades, y he trabajado con absoluta dedicación, cumpliendo la ley, y ciñéndome a las directrices que la Dirección Regional del Partido me han marcado”.

A esa figura se la llama obediencia debida. Cumple sus responsabilidades y la ley, trabaja con dedicación absoluta y se ciñe a las directrices superiores o, bueno, no tan superiores: las del Partido en la Región. Eso significa que ante todo se pliega a lo que le mande su inmediato superior jerárquico, que no es el líder máximo del PP. Yo no he hecho nada que no haya aprobado mi presidente. Luego… Es costumbre de los subordinados ampararse en sus superiores: más aún cuando se toma como chivo expiatorio. Hagamos preguntas simples. ¿Lo están sacrificando? ¿Es una víctima de su propio partido? El fiel subordinado se rebela y clama por su honor.

Nombres propios. “He actuado siempre con absoluta lealtad a los órganos del Partido, al presidente regional Francisco Camos y al presidente nacional Mariano Rajoy. He actuado correctamente cumpliendo mis funciones como secretario general y como militante”.

Observen cuáles son las palabras-clave. Lealtad, absoluta lealtad, funciones y, sobre todo, los nombres propios de sus presidentes. Por primera vaz, los menciona directamente, con sus nombres y apellidos, que es la forma directa de interpelar. En este caso, de retar. Repite con otras palabras su condición de escrupuloso cumplidor de sus obligaciones y lealtades, pero el cambio es significativo. Es un nuevo énfasis.  Tras esa  interpelación, ya no hay vuelta atrás.

Transmisor.“Por eso le he pedido al presidente Francisco Camps que le traslade al presidente nacional las razones por las que no he aceptado presentar mi dimisión”.

Es decir, Camps ha hecho de mero transmisor de instrucciones superiores. O sea, el presidente regional no ha tenido iniciativa. O sea, Camps ha sido un subordinado fiel de Mariano Rajoy. O sea, ¿lealtades encontradas o supervivencia personal? ¿En qué circunstancias queda Francisco Camps tras esta andanada? Costa sigue y sigue. Habla de su conciencia –tranquila, claro–, habla de las directrices del PPCV que ha debido seguir, aunque le hayan supuesto algún reparo personal. Habla, en fin, de su compromiso con Francisco Camps y con Mariano Rajoy.

¿Dimisión? “Mi dimisión sólo podría producirse si hubiera incumplido mis obligaciones como secretario general o como militante del Partido Popular. Creo honestamente que eso no se ha producido. Tampoco resultaría procedente, como algún medio de comunicación ha apuntado, que mi dimisión tuviera como única finalidad asumir como propias presuntas responsabilidades de terceros, responsabilidades que, en cualquier caso, no me constan”.

¿Cómo voy a dimitir si no he hecho nada de lo que deba arrepentirme, si no he incumplido mis obligaciones,  si no tengo que cargar con las responsabilidades de otros? La afirmación o la pregunta –según queramos plantearla– es incontestable, inapelable, irreprochable. Costa se niega a ser víctima propiciatoria, chivo expiatorio, prenda de intercambio. Costa se repite una y otra vez, justamente desde la impotencia política. Por ello, probablemente, ha hecho la declaración más sincera de toda su carrera.

Exigir. “Yo estoy dispuesto a dar cualquier explicación pública que sea necesaria, sobre mi honradez o mi gestión. Pero creo que tengo derecho a exigir explicaciones”.

Una vez planteado el órdago a Mariano Rajoy y, por extensión,  a Francisco Camps, el autor de la declaración vuelve a repetir las mismas palabras sobre la honradez de su gestión o la probidad de sus actuaciones. Exigir. Relean, por favor, ese infinitivo. ¿Un subordinado exigiendo a sus superiores? Costa cava su fosa porque sabe que está políticamente muerto, salvo que un milagro lo devuelva a la vida, una auténtica e improbable resurrección.

Vergüenza. “Creo que las conversaciones aparecidas en medios de comunicación y que afectan a mi persona pueden haber sido en algún caso desafortunadas. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que fueron realizadas hace más de 9 meses, que yo desconocía la vinculación de esas personas con cualquier trama, que fueron privadas (…). En cualquier caso, quiero aprovechar esta ocasión para pedir públicamente disculpas a todos los militantes de mi partido. Debo reconocer que cuando he leído esas conversaciones escritas en los medios de comunicacion me han avergonzado profundamente”.

Además de la actitud retadora que Costa demuestra, este reconocimiento es lo más significativo. Se avergüenza al leer esas conversaciones transcritas. Son suyas, son desafortunadas en algún caso y le producen vergüenza. Es una actitud que políticamente no tiene solución. Es decir, que él mismo está dando pie a su cese. En la prensa es frecuente que se hable de “cesar a Costa”. Es, como se sabe, un uso incorrecto de un verbo intransitivo. Camps no puede cesar a Costa, sino que es el secretario general quien ha de cesar. Esta incorrección habitual es muy significativa. En todo caso, el cese de Costa sería consecuencia, no de lo dicho tiempo atrás, sino de lo dicho a Rajoy y Camps ahora y de lo transcrito, eso que tanta vergüenza le produce. Si no ha habido delito, si no ha habido incorrección, si ha sido sorprendido en su buena fe, entonces es que es un pardillo, una bella alma, un inocente que fue confundido y ahora sacrificado.

Tristeza. “Nadie de la Dirección nacional me ha llamado para darme una explicación sobre esta situación, sobre su solicitud de dimisión o de expulsión del partido, ni tampoco para pedirme ninguna aclaración sobre mis responsabilidades o cualquier presunta actuación incorrecta (…). Como militante, esta situación me produce tristeza. Espero y deseo que el PP a nivel nacional defienda mi imagen, mi honor y mi honradez, y que lo haga de forma pública”.

He comprado el Infiniti con mi dinero; el obsequio de un reloj caro, que no carísimo, es de un amigo que ya no estaba desempeñando funciones políticas. Todo eso y otras cosas se han dicho para desprestigiarme. ¿Y qué hace la Dirección Nacional del PP? Pedir mi cabeza. No lo dice así, literalmente, pero podría inferirse de sus palabras. La cabeza de Juan el Bautista. Tiene un sentido bíblico su sacrificio injusto. Pero nadie parece sacrificarse por él. Ha sido traicionado, él, que tantas horas dedicó al Partido, que tantos años –veinte– ha militado.

La prosa o la vida. La verdad es que hace pensar este texto. Al leerlo, nos sobrecogemos. Es raro, es infrecuente, un duelo así planteado, un reto de este tenor. Escrito con una prosa no desdeñable, muy por encima de la sintaxis que es habitual en el medio político, el comunicado tiene difícil respuesta. Hagamos el duelo por Ricardo Costa.

¿Impotencia política? “Tiene difícil respuesta”, escribía yo mismo hace unas horas. “El comunicado [de Ricardo Costa] tiene difícil respuesta”. Son las 20:31 y aún no hay respuesta de la Dirección Nacional del PP. A estas alturas, por lo que se sabe, Costa ha pactado con Camps su permanencia en el cargo. Sólo lo dejará temporalmente si la Dirección Nacional ordena una investigación interna por una Comisión ad hoc. De momento, pues, es Rajoy quien está en pésima situación. ¿Saldrá a la palestra a alabar a Costa? No sé… Yo decía párrafos atrás que “Costa cava su fosa porque sabe que está políticamente muerto, salvo que un milagro lo devuelva a la vida, una auténtica e improbable resurrección”. Echando un vistazo a la situación, parece como si ese prodigio se hubiera producido: Costa sale temporalmente vencedor. De momento. En ese caso, quedaría invalidado el dictamen que yo mismo hacía hace unas hostas: “Costa se repite una y otra vez, justamente desde la impotencia política. Por ello, probablemente, ha hecho la declaración más sincera de toda su carrera”. A lo mejor no estoy tan equivocado. Desde luego alguien está mostrando impotencia política.

A toda costa. Cuando son las 23:57 del martes 13 de octubre, leo, repaso y vuelvo a repasar los titulares de la prensa on line. El caos interpretativo es mayúsculo. Para unos hay cese; para otros, no. Para unos, la Dirección Nacional no responde a quien ya ha sido destituido; para otros, Francisco Camps mantiene a Ricardo Costa en espera de que Mariano Rajoy ordene la constitución de una Comisión de Investigación.

En todo caso, a las 23:57, la Dirección Nacional del PP aún no ha contestado a uno de sus militantes levantiscos, que no levantinos: un dirigente regional que ha desafiado directamente a Mariano Rajoy.  El presidente parece mostrar indiferencia, que es lo que postulaba días atrás, y así da el mutis por respuesta. ¿Por qué razón? Si hemos de creer lo que algunos medios dicen ahora, esa Dirección Nacional da por hecho el cese de ese secretario regional, mientras que éste niega tal cosa al sentirse respaldado por su presidente, es decir, Francisco Camps. ¿Alguien lo entiende? Hay, sí, una pose de ufanía en Costa, la de quien ya no tiene nada que perder porque con él se pierde todo. La situación sería realmente cómica si no fuera por las desastrosas consecuencias que tiene para el Partido, desastrosas consecuencias no necesariamente electorales.

Si Costa tiene razón –es decir, si Costa no ha hecho nada con los implicados en la trama Gürtel que no tolerara la presidencia regional–, entonces el problema del PP es el Gobierno autonómico que tiene en Valencia. ¿Y cómo se resuelve eso? ¿Amputando? Eso provocaría un cisma. Insisto: ¿cómo se resuelve una presunta implicación colectiva? Imaginemos que no hay tal cosa. En ese caso, Costa –que no está encausado– no sería el único que ha hecho declaraciones de las que debería avergonzarse profundamente. Por lo transcrito, por lo que hemos leído, la palabrería de algunos dirigentes y de los amigotes es chabacana. Y las glosas de Francisco Camps son simplemente cursis, muy cursis (esas alusiones a lo bonito que es quererse, etcétera). ¿Pero qué significa avergonzarse profundamente cuando no te reprochas nada? Esto es, señores, una comedia de enredo.

2) EL DÍA DESPUÉS.

The Day After. El día después es una película de 1983. Creo recordar que era un telefilm, pero en España lo vimos en pantalla grande. O, al menos, yo lo vi en el cine. Su título se tradujo de mala manera. Ya saben: El día después. Esa expresión ha hecho fortuna en el español deteriorado de nuestros días, en la neolengua. Hay un programa televisivo dedicado al fútbol que se titula así. Seguramente porque el spanglish convenía a la simpática dicción de su periodista-futbolista más famoso: Michael Robinson.

Pero regresemos a la película. La acción se desarrolla en una pequeña población de Kansas a comienzos de los años ochenta. Aún estamos en Guerra Fría y en esa localidad se concentra un abundante armamento nuclear. Ante la amenaza de un ataque de los soviéticos, los responsables americanos disparan sus misiles. Simultáneamente, el enemigo bombardea. Se produce la mutua destrucción asegurada, por decirlo en el spanglish de la Guerra Fría. Es decir, la devastación resulta total, desastrosa, como consecuencia de la radiación. Hay pocos supervivientes, pues la mayoría mueren tras las explosiones, tras la deflagración. Al día siguiente, su vida ha de iniciarse en un estado de barbarie. ¿Alguien recuerda qué pasa después? ¿Hay esperanza para el género humano? ¿Son capaces de reconstruir la célula originaria, la convivencia, tras esa destrucción mutua?

¿Ya está? Por fin parece que se cumplen los vaticinios –por otra parte evidentes– que hice ayer cuando escuché a Ricardo Costa. Inmediatamente después leí el comunicado y escribí el análisis que figura en párrafos superiores. La impresión más firme que yo tenía era ésta: “Costa cava su fosa porque sabe que está políticamente muerto, salvo que un milagro lo devuelva a la vida, una auténtica e improbable resurrección”. Tuve, horas después, un momento de duda (causado por el propio caos informativo del PP). ¿Se había producido el prodigio, la resurrección? Parecía ciertamente inverosímil que Mariano Rajoy se dejara chantajear con tanto desparpajo por su subordinado. Por eso, al comentar el primer y letal comunicado, yo mismo me había dicho: “Costa se repite una y otra vez, justamente desde la impotencia política. Por ello, probablemente, ha hecho la declaración más sincera de toda su carrera”. 

“Aquí no hay pulsos que valgan”, ha dicho esta misma mañana María Dolores de Cospedal en la Cadena Cope. Inmediatamente después ha añadido: “Para que se tenga meridianamente claro: Costa no va a seguir siendo secretario general ni portavoz en la Cortes”. La secretaria general del PP no ha descartado incluso la expulsión: “si [Costa] se encastilla en una situación impropia de su condición habrá que tomar las decisiones oportunas”. Para rematar, De Cospedal ha concluido que la rueda de prensa que dio ayer Ricardo Costa “no fue apropiada”. Ya está. ¿Ah, sí? ¿Alguien me puede decir en qué posición tan desairada queda Francisco Camps? El duelo de Ricardo Costa se ha resuelto temporalmente. Hagamos el duelo por Ric. Pero en este sainete poco edificante, Francisco Camps queda seriamente tocado. “Nos apoyamos todos, que eso es lo importante. Estamos todos muy contentos”, dijo el president días atrás. “Nos apoyamos todos y eso es muy bonito”.

Muy bonito, sí.

A.-Hemeroteca del día

Justo Serna, “Secretario general”, El País, 14 de octubre de 2009

B.-Hemeroteca histórica

“Don Ricardo Costa”, El País, 30 de septiembre de 2009

“El calvario de Camps”, El País, 2 de septiembre de 2009

“El bolso”, El País, 22 de julio de 2009

“Aló, president”, El País, 24 de junio de 2009

“Yo, a Boston”, El País, 13 de mayo de 2009

“Detallazos”, El País, 29 de abril de 2009

“Lemon Market”, El País, 18 de febrero de 2009

“Derechazos”, El País, 4 de febrero de 2009

“Paracaidistas”, El País, 1 de octubre de 2008

18 comments

Add Yours
  1. Pumby de Villa Rabitos

    ¡Vaya desahogo te estás marcando, Serna!… Hala, hala… continúa, continúa…

    Por cierto, ya que tu estás en asuntos categóricos, haré el gato con algunos aspectos anecdóticos de la comparecencia… Allá voy…

    ¿Qué veo en esas imágenes de You Toube? Lo primero, su sonrisa de antes de comenzar a hablar. No os la perdáis, es una proclamación de falsario; su gesto se retuerce artificialmente delatándolo.

    Luego, su vestimenta. La verdad, qué diferencia con Zaplana. Éste parecía un adinerado señor de Cartagena muy moreno, pero vaya, un señor; aquel… ay, Costa, Costa… que presencia más provinciana… Esa chaqueta grandota, ampulosa, de caída impresentable, repleta de bultos… por favor, qué vulgaridad, qué patética vulgaridad para alguien que va de “elegante” por la vida. ¿Y qué decir de esa camisa – obviamente azul, como mandan los cánones que marcó JFK para aparecer en pantalla – de inverosímil cuello del que pende una corbata desgarbada que porta como un patán. Es una lástima que no apreciemos en un primer plano su muñeca, en ella suele lucir una horterísima pulserita con los colores patrios, igual que un macarra. Este hombre es un quiero y no puedo. No me extraña que sea la cuchufleta de los medios.

    ¿Y qué le ha pasado a su voz? La voz de pijo, quiero decir. Qué extraños “daños colaterales” está infringiendo el “caso Gurtel”. Su voz era su mejor seña de identidad. Era difícil, por no decir imposible, encontrar a otro líder tan en el filo andrógino del pijerío. Él, que era su vanguardia… y en cambio, ya veis, en esa rueda de prensa la ha perdido. Es verdad que, de vez en cuando, se le escapa alguna entonación concheta – que diría un argentino – pero es comprensible si tenemos en cuenta la tensión a la que está sometido mientras perora tanta desfachatez. Al tipo le cuesta. Sabe que miente pero tiene una férrea voluntad por presentarse ante la sociedad como una persona creible, seria, digna de crédito, incluso adusta… mas… ay… ya lo decía san Vicente Ferrer – preclaro pastor del alma valenciana – “Qui de lluny ho sembla, de prop ho és” o sea, en román paladino, “Quien de lejos lo parece, de cerca lo es”. Y la cosa se confirma aplicándolo a Costa: de lejos lo parece y de cerca, sin duda, lo es.

    Ufff… ahora el que se ha desahogado he sido yo…

  2. R.S.R.

    ¿Están viendo el intermedio?.Se confirman los daños colaterales que Pumby ha observado en la voz de Ric .¿Qué le ha pasado?

  3. Alfons Àlvarez

    Ric ha marcado su territorio. Dice ahora que lo suyo es impostura fingida, voluntaria, frente a los verdaderos impostores (se refiere a su amigo -así lo calificó- Esteban González Pons, el mensajero de la calle Génova). No es un daño colateral, es su última mascarada. Su “pijerio” era puro teatro. ¿Alguien se lo cree?

    -“La fiesta termina a las 4”, dijo EGP el viernes 9 por la mañana.
    -“La fiesta en el PP no termina nunca”, corrigió Camps el mismo día 9, y Ric ha repetido el martes 13.

    Ric pide perdón por sus pecados (viene de un retiro espiritual, de pasar un fin de semana con sus amigos en el Camino de Santiago), se arrepiente de sus errores (comprar un coche de 60.000 euros no es lo más edificante que puede hacer un político en tiempos de crisis), pero no da pruebas de haberlo pagado él, ni reconoce que ese mismo año la declaración de Hacienda le salió negativa,…

    Se autocalifica de fiel a sus amigos, leal a sus superiores, disciplinado y trabajador. No se muestra dispuesto al sacrificio, a ser chivo expiatorio, cabeza de turco de nadie, a cargar con un marrón del que no es culpable. Efectivamente, obediencia debida. ¿A quién?

    ¿Y Camps? Aquí no pasa nada, es su respuesta. El se sabe Caudillo en su partido. Sabe que sus camaradas son disciplinados y no pondrán en cuestión su autoridad, al menos públicamente. Su objetivo es la Moncloa y no le importa poner en dificultades a su jefe. Por eso Camps hace de correa de transmisión del reto de Ric a Rajoy.

    La pelota está ahora en el tejado del gallego.

    En el PP sueñan con que el caso Gürtel se diluirá en el tiempo y con algunas sentencias favorables gracias al “buen hacer” de jueces amigos. Por eso no hacen nada. Temen perder la oportunidad de ganar las próximas elecciones. Temen que la crisis económica no pase suficiente factura al gobierno socialista.

    Los últimos días, las últimas horas, han estado llenos de hechos dignos de análisis. Los próximos días, las próximas horas, también prometen.

  4. jserna

    Me escribe un viejo amigo a quien no veo desde hace tiempo para decirme algo con un tono de guasa y de reproche. Según él y en broma, durante estos meses yo no habría hecho otra cosa que seguir al PP, que escribir sobre el PP. Qué obsesión, me dice. Bueno, no es exactamente así. Entre columna y columna, entre comunicado y comunicado, leo literatura e historiografía. Para sanearme, vaya.

    Además, mi artículo de hoy, titulado “Secretario general” no habla de Costa más que al final. En realidad, trato del Partido Socialista y sus posibilidades y problemas.

    Ahora, si me permiten, me voy a leer historiografía…

  5. La ratita presumida

    Serna, a mí también me pareció más simpático que fiable el Sr. Costa, ja, ja, ja. Muy bueno ese final. Enhorabuena.

    Y mañana… mesa redonda (‘Trenor. Valencia hacia 1909’); pasado… le entregan el Premio de la Crítica Valenciana’08 por sus’Héroes’… Sí que nos tiene entretenidos, sí. ;-)

  6. jserna

    Gracias, Rata.

    “…¿Ya está? Por fin parece que se cumplen los vaticinios –por otra parte evidentes– que hice ayer cuando escuché a Ricardo Costa. Inmediatamente después leí el comunicado y escribí el análisis que figura en párrafos superiores. La impresión más firme que yo tenía era ésta: “Costa cava su fosa porque sabe que está políticamente muerto, salvo que un milagro lo devuelva a la vida, una auténtica e improbable resurrección”. Tuve, horas después, un momento de duda (causado por el propio caos informativo del PP). ¿Se había producido el prodigio, la resurrección? Parecía ciertamente inverosímil que Mariano Rajoy se dejara chantajear con tanto desparpajo por su subordinado. Por eso, al comentar el primer y letal comunicado, yo mismo me había dicho: “Costa se repite una y otra vez, justamente desde la impotencia política. Por ello, probablemente, ha hecho la declaración más sincera de toda su carrera”.

    “Aquí no hay pulsos que valgan”, ha dicho esta misma mañana María Dolores de Cospedal en la Cadena Cope. Inmediatamente después ha añadido: “Para que se tenga meridianamente claro: Costa no va a seguir siendo secretario general ni portavoz en la Cortes”. La secretaria general del PP no ha descartado incluso la expulsión: “si [Costa] se encastilla en una situación impropia de su condición habrá que tomar las decisiones oportunas”. Para rematar, De Cospedal ha concluido que la rueda de prensa que dio ayer Ricardo Costa “no fue apropiada”. Ya está. ¿Ah, sí? ¿Alguien me puede decir en qué posición tan desairada queda Francisco Camps? El duelo de Ricardo Costa se ha resuelto temporalmente. Hagamos el duelo por Ric. Pero en este sainete poco edificante, Francisco Camps queda seriamente tocado. “Nos apoyamos todos, que eso es lo importante. Estamos todos muy contentos”, dijo el president días atrás. “Nos apoyamos todos y eso es muy bonito”.

    Muy bonito, sí”.

  7. Marisa Bou

    Haciendo un hueco en la apretada agenda de la candidatura de Pepe Reig a la secretaría general del PSPV de la ciudad de Valencia (que ahora se llama, pomposamente para mi gusto, secretaría de Gran Ciudad) hago esta entrada para agradecer a mi estimado amigo Justo el tremendo espaldarazo que nos ha dado, en mi nombre, por supuesto, pero también en el de Pepe, que me promete que -en cuanto esta locura de campaña se lo permita- intervendrá diretamente para hacerte saber su agradecimiento. Me comenta que, a pesar de que tuvo una buena conexión contigo el día de la visita a la exposición, nunca hubiera imaginado que ibas a escribir este magnífico artículo, que va a tener una difusión que nosotros, en nuestra humildad, nunca hubiéramos soñado.

    Me cabe el orgullo de tener los mejores amigos. Y creo que voy a conseguir juntar aquí, en este blog de mis amores, a unos cuantos más. ¡Gracias, Justo! Te eseguro que la palabra “gracias” no logra expresar todo lo que siento. Un saludo mío, de Pepe Reig y de Volem i Podem.

  8. Pumby de Villa Rabitos

    ¿Un pijo provinciano desdiciendo a la secretaria general de su partido? ¿Ric, el mismo Ric, exigente con la dirección central del PP? ¿un presidente de éste partido – pobre Mariano – al que se le revelan las periferias sin que sea capaz de poner orden? ¿Aznar con un yerno manchado por la corrupción? ¿Rita con los bolsos inventariados por la policía? ¿La Aguirre muda y desaparecida?… Y el PP ganando votos, dicen las encuestas. ¿Se está valencianizando España?… que es lo mismo que preguntarse si la moral “berlusquiniana” ha arraigado en esta península también… ¿O es que el PSOE es más inútil de lo que soy capaz de imaginar?… Qué desazón…

  9. R.S.R.

    Qué hábilmente intuyó usted el desenlace. Mire que yo estaba más próxima a la duda que se le generó, pensé que Costa iba a salir vencedor, que el señor Rajoy no lideraba nada(aunque esto no estoy segura de que no sea cierto). En fin, menuda disección del discurso hizo.

    Pero me parece más clarividente todavía él artículo que hoy publica en El País. “Los partidos necesitan comunicar bien: necesitan gente que se eleve por encima de la media expresiva, del runrún ambiental”.
    Me pregunto ¿dónde está la oposición?, ¿qué está haciendo el señor Alarte? Con el deprimente espectáculo al que asistimos ¿no sería una buena oportunidad para ofrecer otra forma de hacer política? ¿Tendrá razón el Sr. gato y la inutilidad del PSOE roza límites insospechados? Qué hartura, como dirían los de mi pueblo…

    Cuánto echo de menos que comente un buen libro.

  10. jserna

    1. Gracias, Marisa. Lo escribo porque lo pienso así. No hago una lisonja. Y gracias R.S.R.: dice echar de menos que comente un buen libro. Si le dijera el que voy a comentar pronto…: no es un buen libro; es un volumen espantoso, deleznable, instructivo. No es de terror, pero da pánico. En los próximos días…

    2. Cuando son las 22:08 horas del miércoles 14 leo en la primera de elpais.com un titular absolutamente increíble: “Rajoy tuerce el brazo a Camps”.

    Cuando haces click sobre dicho titular te sale la noticia completa con otro titular:

    “Génova obliga a Camps a relevar a Costa como portavoz y secretario general”.

    Comparen ambos titulares. El primero es, por supuesto, metafórico; el segundo es literal, una descripción. ¿Hay un término medio? Me resultan muy irritantes titulares tan abiertamente metafóricos. ¿Torcer el brazo? Si recuerdan la cosa empezó en la prensa con la expresión “pulso”. Bien, los periodistas han acabado rematando la faena, si me permiten ahora esta burda metáfora.

    El título que le puse a mi post, “Duelo verbal”, también puede tener una lectura metafórica. Pero creo ser moderado. Costa plantea un duelo, un reto. Costa es un cadáver político: hagamos el duelo.

    No sé ustedes, pero yo creo que hay que evitar esas licencias tan exageradas. Aún lo pienso y me estremezco: torcer el brazo.

    3. Hace cuatro años:

    “…El president evitó el léxico embarazoso reemplazándolo por otro que no incomodara, utilizó pamplinas de mitin, lugares comunes o asertos universales que nadie en su sano juicio negaría, planteó alternativas que no eran tales, alteró el sentido compartido de las palabras, enunció generalizaciones vagas como si fueran datos documentados, pero, especialmente, sostuvo algo y su contrario dentro de un sermón interminable. Estos recursos que enumero fueron sólo algunos de los expedientes retóricos que empleó el president para largarnos su timo verbal. Podría decir más, podría indicarles otros, pero mejor me callo, no sea que me vayan a imputar la charlatanería que yo atribuyo a don Francisco Camps”.

    http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Inacabable/Camps

    4. Hace dos años:

    “…Hace dos años, a mitad de legislatura, Francisco Camps fue entrevistado en Canal 9 por varios periodistas. En aquel momento, yo no había leído el volumen de Frankfurt, pero eso no me impidió llegar a conclusiones semejantes. Duró hora y media y, más que los posibles embustes, me sorprendió la cháchara de sus pretextos, como, por ejemplo, cuando el president admitía: “todo tiene solución” o “las cosas se solucionan hablando y buscando lo mejor” o “si no hubiera problemas, no habría vida”. Literal. Tuve entonces y tengo ahora la impresión de que, cuando Francisco Camps habla así, prometiéndonos la felicidad, padece el mal que diagnosticara Harry G. Frankfurt: el de quien se ciega confiando en la magia aturdidora de las palabras. Ahora Frankfurt ha vuelto sobre este asunto y acaba de publicar otro librito titulado Sobre la verdad, es decir, sobre la mentira. Para mi satisfacción, veo que coincido con él: “los grados mas altos de civilización dependen –dice– de un respeto consciente por la importancia de la honestidad y la claridad a la hora de explicar los hechos, y de un persistente afán de precisión a la hora de determinar qué son los hechos”. No quiero exagerar pero, cuando lo leía, pensaba en Camps. O en su contrario…”

    http://www.uv.es/jserna/Franciscocamps

  11. SaraB

    Justo.No conocia esos artículos antiguos. Publique sus articulos sobre el PP en un libro. Daria una visión completa.Anímese!

  12. jserna

    Hola, SaraB, le agradezco el interés por mis artículos y su simpática propuesta: reunirlos para publicarlos en un libro. Pero le diré que tal cosa la veo improbable por no decir imposible. Los volúmenes de artículos no suelen tener interés entre el público. Los editores, lógicamente, los evitan.

  13. Francesc Gimeno

    No tengo claro que los libros de artículos tengan poco interés para el público, por ejemplo Quim Monzó ha publicado varios libros de artículos. De todos modos, soy de la opinión que un libro de artículos de Justo Serna tedría interés para muchas personas, tenga en cuenta el número de visitas que tiene su blog, de manera que también le animó a hacerlo.
    Un saludo.

  14. jserna

    Sr. Gimeno, le agradezco el ánimo que me da para reunir artículos en un libro. Debería ser algo más que un batiburrillo o amalgama. De hacerlo, tendría que tener un hilo conductor, aun cuando me forzara a respetar la escritura original de esos textos y su cronología. En todo caso, le agradezco que para hablar de ese hipotético libro mío, una conjetura puramente virtual, saque a colación a Quim Monzó, un autor de los grandes. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s