¿Es conveniente engañar al pueblo?

Condorcet7 “Est-il utile de tromper le peuple?. Acaba de aparecer un librito que puede pasar inadvertido. Es ciertamente pequeño, de tapas grises: un prontuario y poco más. Lo vi en la librería Gaia, de Valencia, que con mano firme llevan Lola y Alejandro. El establecimiento ha mejorado. Sus responsables  han cambiado la disposición del espacio; han hecho más visibles y accesibles los expositores, así como el contenido de los anaqueles. Lo han hecho para aprovechar los metros, que no son pocos, y para ofrecer un mejor servicio.  Uno llega a la librería y tiene la impresión de que todo se le ofrece, de que no hay nada interesante que no se le muestre, de que difícilmente se nos va a escapar una novedad relevante por pequeña que sea.

El librito que vi en Gaia y que pronto he leído está publicado por Ediciones sequitur, un pequeño sello que ya reúne un fondo interesantísimo. ¿Su título? ¿Es conveniente engañar al pueblo? ¿Su autor? Marie-Jean-Antoine-Nicolas de Caritat, marqués de Condorcet. Sí: Condorcet. Este opúsculo ha sido bellamente traducido por Javier de Lucas e impecablemente introducido y contextualizado por Miguel Catalán. Da gusto, la verdad, poder leer cosas así: así de bien editadas y así de bien pensadas. La prosa nos remite al Setecientos y con un ensueño de la imaginación uno podría pensarse sentado a la mesa de Condorcet hacia 1778.

Es en esa fecha, sí, cuando Federico II de Prusia convoca un certamen, un concurso en el que debían presentarse disertaciones filosóficas sobre la utilidad política del engaño. El título original de la obra de Condorcet es, precisamente, esa pregunta Est-il utile de tromper le peuple? “Condorcet escribió su disertación para este concurso, si bien no llegó finalmente a presentarla”, aclara Miguel Catalán. Dada la celebridad del filósofo y dada la pertinencia de sus argumentos, esa obrita no quedará inédita. Aún hoy es objeto de interés y de reedición. La podemos leer ahora no sólo por un afán histórico-documental, sino por razones de estricta actualidad.

mentiraLos consejeros  y el engaño. Los gobernantes pueden tener interés en mantener a los ciudadanos en el error, precisamente para conducirles con mayor facilidad. Y los gobernados pueden desear la ignorancia o la superstición para así despreocuparse, para así irresponsabilizarse. Estas actitudes, señala Condorcet, son una ruina, son indeseables. Pese a lo que dijera Maquiavelo, el Gobierno de un país no puede funcionar recta y justamente con la “noble mentira”. Y la población no puede tener una existencia plena, digna de ser vivida, si se deja intoxicar por el estupefaciente del engaño voluntario. Los individuos serían como esclavos.

Maquiavelo, nos recuerda Catalán, parte del supuesto de que los súbditos obran mal siempre que pueden. Lo cual, podríamos admitir, es cierto. Es cierto que obran mal si de su acción no se derivan consecuencias, si su delito se consuma con impunidad. Por eso, Maquiavelo recomienda lo siguiente: “Es necesario que quien dispone una república y ordena sus leyes presuponga que todos los hombres son malos y que pondrán en práctica sus ideas perversas siempre que se les presente la ocasión de hacerlo libremente”.

Por supuesto, numerosos Ilustrados se opondrán a la expansión del cinismo gubernamental. Por ello lucharán modestamente contra las impunidades, procurandajustar mejor el funcionamiento de la ley. Que la ley se extienda, que la legalidad sea la base de las actuaciones de los gobernantes y de los gobernados. Pero para que eso suceda es preciso instruir, formar. Condorcet, como no podía ser de otra manera, confiaba en la educación, y educar no es engañar. Lo perjudicial es la falta de instrucción, fuente de todos los errores, de todas las supersticiones, de todos los fanatismos. ¿Cómo puede ser útil mantener al pueblo en la ignorancia?, se pregunta. “Nunca es la verdad en cuanto tal lo que es perjudicial, y aun la verdad unida a los errores hace menos mal y mayor bien que lo que hayan podido hacer por sí solos los errores. Por tanto, la verdad es de por sí útil, aunque no se la conozca sino a medias, y sería perjudicial sustituirla por el error”, precisa Condorcet. Y es ésta una indicación válida para los gobernantes rectos, ilustrados, benevolentes, como ese Federico II que tanto hizo por las artes y por el pensamiento. Pero es válida también para los gobernados, pues “sería igualmente útil para la clase oprimida conocer la verdad ya que si no estuviese engañada no buscaría otra cosa que los medios más seguros para evitar la opresión”, dice Condorcet.

Si esto es así, ¿a quién interesa mantener los engaños, la “noble mentira” de los gobiernos? “Para que la opresión pueda ser útil para el opresor, es necesario que el oprimido sea presa de la superstición o esté privado de razón: esa es la razón por la que la sumisión imbécil de algunos pueblos era muy cómoda para sus sacerdotes, y por lo que la sumisión de las bestias de carga proporciona tanta utilidad a los hombres”. Por favor, relean la cita anterior: parece estar escrita para nosotros. “Los errores que se le mete al pueblo en la cabeza lo vuelven estúpido; ahora bien, de la estupidez a la seducción y a la ferocidad no hay más que un paso”, admite. Y “el entusiasta ignorante no es un hombre, sino la más terrible de las bestias feroces”.

Condorcet quiere erradicar las bestias feroces de la sociedad de los humanos, pero quiere también impedir que los opresores sigan valiéndose del engaño para burlar sus responsabilidades, para gobernar con humo, con promesas inverificables. “¿Se puede aprender la verdad de labios de los cortesanos o ministros, de los informes de los espías, de los escritos de los panegiristas o de los gacetilleros a los que se soborna para engañar, de las cartas que tenga interés en mostrar quien se ha dedicado a tan infame violación…?” Un consejero gubernamental que engaña es un mal, como lo es también confiar a ciertos hombres un empleo público, un ministerio, si su objetivo es “hacerse ricos o tener fama y halagos”.

Ah, Condorcet, qué actualidad la suya…

Hemeroteca del día

Justo Serna, “Don Rafael Blasco”, El País, 11 de noviembre de 2009 (aquí)

Última imágenes. Aparte del Rafael Blasco solidario, Abc nos presenta al portavoz popular en su mejores poses: como Superman o como severo preceptor (esta última tomada de Efe):

BlascoSupermanMartes 10 de noviembre: “El PPCV se marca el objetivo de captar 95.000 votos de origen inmigrante”.

.

.

.

.

.

BlascoLunaMiércoles 11 de noviembre: “La Generalitat lanzó el mensaje de la fusión ante el interés de Caja Madrid por Bancaja”.


62 comments

Add Yours
  1. Paco

    no contestas a pumby. no contestas a luis. no contestas a pio nono. no me contestas. solo contestas a los que te dan masaje. impresentable.

  2. jserna

    1. No quiero contestar, precisamente. Ni a Pío Pío ni a Paco Paco. A santo de qué. No recibo órdenes. Estoy harto aunque ustedes (Pío y Paco) seguirán dando la murga.

    En el post no me evado. Tampoco en la columna que hoy publico en El País. Lo que hago es implicarme. Y no me oculto tras un nick para llamar “impresentable” a nadie.

    2. Por cierto, aunque está en el banner lateral, la vuelvo a anunciar y seguiré anunciándola: la presentación de la última obra de Juan Planas. Ya sé que hay contertulios de este blog a quienes no les cae especialmente bien este poeta. Me lo han dicho por e-mail. Yo, de ustedes, me dejaría de ideologismos y leería a Planas. Es inquietante.

    http://eltingladodesantaeufemia.com/2009/11/11/no-siempre-los-poetas-se-ocupan-de-las-cosas-sin-nombre/

  3. Alejandro Lillo

    Es impresionante la actualidad de Condorcet, tanto como lo aburrido y cansino que resulta nuestro nonagenario pío. ¿Es conveniente engañar al pueblo? Hombre, pues depende de lo que se quiera conseguir. Desde luego, en nuestra sociedad no es decente, aunque puede resultar muy útil y provechoso para los dirigentes o los gobernadores. Sin embargo y como apunta el señor Serna, la lucha es doble: por un lado se trata de evitar que los que mandan engañen; por otro, de incentivar a los gobernados a no dejarse engañar y a no preferir la ignorancia al conocimiento. Aunque en esto matizaría: no veo tanto delito en la ignorancia como en el no-querer-saber. Uno de los problemas de la ciudadanía radica ahí, en ese no-querer-saber.

    Hoy, por ejemplo, escuchando la radio, comentaban que Fabra, Presidente de la Diputación de Castellón, lleva 5 años imputado por delitos contra la administración y la hacienda pública. Ya saben que han pasado bastantes jueces por los juzgados de Nules y no hay manera de que se dicte sentencia. ¿Cómo puede ser que a ese hombre no se le juzgue con celeridad y todas las garantías? ¿Qué está pasando entre los poderes judicial y político? ¿Cómo puede ser que la gente le sigua votando, que todo un partido, el PP, lo apoye? Tenemos a políticos que engañan con una soltura y un desparpajo inconcebibles, que su labor política consiste principalmente, en vender humo, como sucede con el señor Blasco. Mucha ayuda a la inmigración y a la integración, a las madres embarazadas que quieren tener hijos, pero luego, en verano, mientras la gente está de vacaciones, cambian las partidas presupuestarias y lo desvían todo a agujeros negros tipo la fórmula 1 o a esas maravillosas visitas papales. La gente, los ciudadanos, evidentemente prefieren no saber, mientras a ellos les vaya bien… Espectáculo y fiesta, fútbol y turismo, “la millor terreta del món”, el mejor estadio de fútbol del mundo. Nada de accidentes de metro, nada de corrupción, nada de opus dei, ni de pagar con el dinero de todos la educación sexista y fundamentalista de nuestros hijos e infantes, nada de ayudas reales a discapacitados, a ongs no religiosas, a las mujeres maltratadas ni a los indigentes. Lo que no se ve no existe. Todo está en orden, todo es perfecto. Nuestros intereses están bien atendidos por nuestros actuales políticos. No hay por qué preocuparse. Despreocúpense y disfruten. Vayan con sus hijos al zoo y a las carreras, al fútbol y al cine y déjennos a nosotros, los políticos del PP, que sabemos lo que la Comunidad Valenciana necesita. Hasta que no podamos más y tengamos que salir por la ventana, porque ya no nos cabe toda la porquería que éstos han escondido debajo de la alfombra. Eso sí, la responsabilidad es de todos, que no hay cosa que me reviente más que escuchar quejarse de la situación a quienes en su momento se han aprovechado de todo esto.

    Condorcet se subiría por las paredes.

  4. FML

    ¿Es conveniente engañar al pueblo?, se pregunta el señor Justo Serna en el “post” de hoy. No es conveniente, contesto yo, ni engañar al pueblo ni engañar a nadie. Y me parece que el señor don Justo Serna sí ha engañado a los que leen su blog; no sé si consciente o inconscientemente, pero ha faltado a la verdad. ¿Por qué hago esta afirmación? Porque en el “post” anterior, sin venir a cuento (yo no había intervenido), me relacionó con personas que no conozco de nada y volvió a insistir en sus sospechas sobre mi persona. Me parece lícito que cualquier persona del blog pueda desconfiar de los contertulios del blog, firmen estos con su nombre real o inventado, pero no lo puede hacer el que sabe el nombre y apellidos de la persona que escribe, como es este caso, pues así se lo comuniqué a don Justo cuando hace bastante tiempo empecé a escribir en su blog. Me pregunta si me parece razonable aguantar el ultraje (son sus palabras) que me hace llamándome “nick”; no, no me parece razonable, por eso me voy. Sólo quería matizar esta cuestión y decirles a nuestros contertulios (os seguiré leyendo, con vosotros aprendo y disfruto) que si quieren saber mis apellidos (mi nombre lo sabéis todos, es Fuca en galego, Francisca en castellano), sólo tienen que leer a nuestro querido Miguel Veyrat; me dedica una poesía preciosa y ahí aparezco con nombre y apellidos (la teoría del “nick” de don Justo Serna queda desmontada).

    Y yo soy de las que no leeré a Planas ni me dejaré de “ideologismos” (no conozco esta palabra y eso que soy profesora de lengua), no me gustan los comentarios de este hombre, pero nunca se lo dije al señor Justo Serna por e-mail, porque sólo me comunico privadamente con mis amigos y don Justo Serna no lo es. Tal vez por eso crea que no existo. Tómese con calma sus múltiples quehaceres, señor don Justo, no vaya a volver a recaer en antiguas dolencias. Rectificar es de sabios, pedir disculpas también.

    Fuca

  5. Marisa Bou

    Trataré de ignorar las alusiones personales, tan abundantes en los últimos tiempos, porque -dado que no tengo todos los datos- no puedo opinar ni situarme en un lado u otro de la pelea. Yo, aparte de los cansinos trolls que nos acosan, no tengo ninguna queja de los contertulios, ni del anfitrión. He podido estar más o menos de acuerdo con sus opiniones, pero las he respetado todas, merecieran o no respeto. Y claro que asistiré a la presentación del libro del señor Planas. ¡Faltaría más! Punto y aparte.

    Su artículo de hoy me parece fresco y comprometido, por más que les pese a algunos. Eso es hablar claro, lo demás son cuentos. Y en cuanto al librito de Condorcet, me permito solicitarlo desde aquí al amigo Alejandro (junto con el que le encargué en la última mani ¿recuerda? con la promesa de pasar por la librería en cuanto me diga que ambos están disponibles. Me parece muy interesante que muchas opiniones sean intemporales, es decir, aplicables a cualquier época. Interesante en el sentido de que despiertan interés, porque demuestran que el ser humano no acaba der aprender nunca de sus errores. Tomando la palabra “interesante” en su justa acepción.

    Y por último, la relación entre el personaje del artículo de El País y el tema que trata Condorcet, es tan evidente que no necesita más comentarios. Este señor también es intemporal, podría haber hecho igual papel en cualquier época de la historia.

  6. Pumby de Villa Rabitos

    A ver, a ver… hoy no se me adelanta David: ¿y si nos centramos en el “post”?…

    Lo que apunta Alejandro y le aplaudo, aunque muy centrado en el actual País Valenciano, es tan viejo, o más, que el “pan y circo” romano. Mientras la plebe estaba distrayéndose viendo ejecuciones merecidísimas, eso sí, de cristianos, los patricios se dedicaban a sus negocios al margen del foro y de las miradas indiscretas (para este caso, léase “La Residencia de los Dioses”, otra aventura de Astérix, ésta, sí, con guión de Goscinny). Sin embargo, hoy, es de total actualidad y con unas consecuencias que aún no sabemos a donde nos conducirán.

    Y es que el PP del PV decidió, ayer, “tirar de la manta”. Con ello pone en marcha una de las practicas más estúpidas que pueden llevar adelante los delincuentes entre si: delatar al juez al compinche de otra banda al grito de “vale, nosotros robamos, pero ellos más”. Primero, porque reconoce que él es un ladrón. Segundo, porque deberá demostrar sus acusaciones al otro presunto delincuente. Y tercero, porque desacredita a “l’onorata società” de la política partidista que es su propia casa, la que le justifica el arroz. La primera reacción, con rasgado de vestiduras incluida, ha sido la respuesta airada de la Patronal valenciana que amenaza con llevar a tribunales a los conservadores (¡¿la patronal contra el PP?!). La segunda, la de las empresas presuntamente corruptoras de políticos que reiteran la amenaza a los mismos incautos (insisto: ¡¿la patronal contra el PP?!). Y la tercera, la de las administraciones públicas a las que se les implicada con el mismo correlato (o sea, una suma de denuncias del PSOE del PV sobre el PP)

    ¿Es posible tamaño despropósito? ¿se han vuelto locos los “ppulares” valencianos? ¿pondrá orden de una vez Rajoy en su tropa? ¿se le ha aparecido la Mare de Déu (o Virgen) a Alarte (secretario general del PSOE en el PV) en forma de intervención irreflexiva de los “Camps’s boys?… ¿o es todo mentira?… ¿es un amago?… Pujol lo hizo hace unas semanas y le salió bien (qué pronto desapareció el asunto del Liceo de las primeras ¿eh?) pero la torpeza de los conservadores valencianos es asombrosa y la reflexión de Condorcet inquietante, sobre todo cuando ves que si Roma no está tan lejos, Prusia está ahí al lado… ¿estamos siendo víctimas de engaño los sufridos convecinos de este país?… miau…

  7. Marisa Bou

    ¡Porloquemásquierasamigogato! No mentes la bicha. Sólo falta que a Alarte se le aparezca la virgen. Éramos pocos, y parió la abuela. ¿No besa ya bastantes anillos arzobispales? Ya sé que esta opinión, que no consigo privarme de expresarla, me puede costar “cara”, pero no me importa, de verdad que no.

  8. Pumby de Villa Rabitos

    Más lo siento yo, Marisa, pero si esto es verdad, si no nos engañan, si no forma parte del juego de amagar – el PP valenciano, desde luego y Rajoy mediante, va disparado – acaban ambos, PP y PSOE, en tribunales tratando de evaluar quien ha robado menos. Y como las cifras del PP pueden ser mareantes, aunque sólo sea por la cantidad de años que han tenido de uso del poder para corromperse, igual va y le suena a Alarte la flauta por casualidad. Eso sí sería una amarga – y efímera – victoria.

  9. Rafael Lillo

    Pio Nono, Paco, Fuca, Luis, ¡pero que burros son! Si no lo fueran tanto, se darían cuenta que lo único que hacen es el ridículo

  10. Ana Serrano

    No, no, Rafael Lillo, no. No me meta en el mismo saco a Fuca con Pio Nono, Paco o Luis. Dicidí hace mucho no entrar en estas rencillas, características de estos lugares, porque acaban todos arremetiendo contra el que quiere intervenir y no se logra nada, pero no puede comparar a quien interviene, aporta, comenta y es educado, como lo ha sido siempre Fuca, con quienes lo único que hacen es insultar, disfrazados, dar la lata etc.

    Los prolemas de Fuca y de Serna son de ellos y podemos estar de acuerdo o no y hacer lo que podamos en privado; estar de acuerdo o no con la marcha de Fuca; celebrarla o disgustarnos, pero Fuca no es un troll, no me parece que haya hecho nunca el ridículo y no es burra en absoluto. Eso sí es insultar.

    Todo esto me parece muy injusto y estoy muy enfadada, cosa que nada tiene que importar a nadie, pero quiero decirlo. Generalizar es muy malo y creo que aquí hay un problema serio de relación que no se puede superficializar así, si no se quiere hacer daño a los demás. A mí, al menos, me preocupa mucho herir a los otros y, sobre todo, sin saber exactamente qué está pasando.

  11. La ratita presumida

    Estoy de acuerdo con Ana Serrano: Fuca siempre ha sido correcta y educada, nunca insultó a nadie, por lo que no creo conveniente meter a todos en el mismo saco (otra cosa es el tema personal que tenga con Serna). Nos podemos caer mejor o peor lectores o intervinientes, podemos tener mayor predilección por unos que por otros, pero no me parece justo utilizar el propio insulto como contraataque al agravio, cuando, además, lo que nos molesta o queremos evitar es la injuria en este espacio de cultura y debate.
    Y eso es precisamente lo que quieren los trolls (que no Fuca): romper la armonía que existe en este blog. Y es que hay personas que no soportan el éxito en los demás.

    Pues al que le pique, que se rasque. Ele.

  12. jserna

    Exasperaciones

    Buenas noches. Ante todo mucha calma. Manifiesto expresa, clara y rotundamente mi exasperación por las intervenciones de ciertos comparecientes. ¿Sus nombres? Algunos les resultarán evidentes a la mayoría de los habituales del blog. Estoy hasta las narices, vaya, y mi escala de exasperación es variable. Con unos más, con otros menos. Trataré de tipificarlos.

    Me producen irritación los insultadores, claro. Entre los principales encontramos a Paco y a Pío Nono. Yo no sé si hay que responderles llamándoles burros (como muy amistosamente contesta Rafael Lillo). Tal vez, la palabra burro es muy atinada: expresa la obstinación del borrico, del que persevera en sus manías y persecuciones.

    Comprenderán que estar exasperado es soportar con tedio e irritación ciertas conductas, esas conductas. Llevan meses dando la murga y, como las almorranas del anuncio, las he soportado en silencio hasta el final. Alguno de estos y otros espontáneos, Lluís por ejemplo, me retan –infantilmente– para que responda por mis ideas políticas (socialdemócrata, socialdemócrata, me reprocha); algunos me desafían para que dé cuenta de mis creencias religiosas inexistentes (me llaman ateo, claro). En esta tarea se lleva la palma Pío Nono, un nick que no sé a que responde, a qué pontífice conocido por sus cualidades. En el caso de que ésos fueran rasgos de mi identidad pública o privada, no me disgustaría ser así: el ateísmo es pecado que yo practico respetuosamente pero con porfía.

    Que se me llame socialdemócrata como ultraje no me disgusta tampoco. Ya lo vimos en un post. La verdad es que de las tradiciones políticas del siglo XX es probablemente una de las menos dañinas. Me exaspera que liquidemos expeditivamente algo que es rico y lo sigue siendo, por mucho que disgusten algunas de sus expresiones actuales. Simplificar las cosas me saca de quicio. Por tanto, si algo hay que ser, no me repugnaría estar con los socialdemócratas y con los ateos que, para algunos, son blanditos y políticamente correctos. Qué le vamos a hacer. Nadie es perfecto.

    Luego hay otros que también me exasperan. Son cierta clac y, en el extremo, los lacayunos. Me refiero a ciertos hinchas de Pumby. La cosa no va con Pumby, siempre tan didáctico y ceremonioso. Va con el tono zalamero y hasta cursi que emplean para referirse a él. Quiero decir: cuando escribía Miguel Veyrat, muy frecuentemente expresaba su acuerdo con Kant o con el gato, cosa que me alegraba. Veyrat lo hacía desde su capacidad intelectual, no desde los lametazos serviles. Comprenderán que harte ahora tanto jabón. Si yo fuera Pumby, espantaría a esas moscas. Los ditirambos son tan exagerados que dan risa.

    ¿Fuca es una de esas personas? Yo tengo todo el derecho a que me caigan bien unas personas y no otras. Las intervenciones de la señora suelen ser lastimeras: nos habla de su pasado en el movimiento feminista, nos habla de su dura vida como profesora, nos recuerda constantemente que es profesora, nos advierte que nos abandona para veranear y leer, nos amonesta con rigideces ideológicas o políticas. Bien, tiene todo el derecho, pero a mí me aburre esa posición severísima con la que constantemente juzga a los demás. ¿Pero quién es ella para enjuiciar como si estuviera cargada de razones? Por otra parte, los silencios o ausencias de Fuca sólo se rompen para piropear al gatito. Qué quieren: me parecen expresiones muy untuosas que siempre son lisonja.

    ¿Es que tengo celos? No, por Dios, otros intervinientes celebran a otros, cosa de la que me alegro. En cierta ocasión dijo Ana Serrano que yo no soy una persona engreída ni soberbia. Bueno, creo no serlo, en efecto. Me alegran los éxitos de los amigos e incluso los triunfos merecidos de los desconocidos. Pero en el caso de Fuca: sus zalamerías tienen un perfume muy dudoso. Yo lo veo así. No soy un santo varón. Me molestán ciertas cosas. En Internet, me molestan los ataques anónimos, con nick, y me molestan las zalamerías de clac. O el autobombo. Bueno, pues la señora Fuca ha permanecido aquí cuando debería haber salido espantada. Ahora dice que seguirá leyéndonos –y lo dice con ese irritante tuteo en plural que utiliza–. Ah, pues muy bien. ¿Qué ocurre? ¿Que tiene más educación y maneras que el blogger? Miren, no me creo estas cosas en Internet. Simplemente no me las creo.

    Aquí entra gente a arremeter contra mí de manera persistente y cansina. ¿Tienen derecho? Por supuesto: mientras no me mienten a la familia. Quienes con obstinación regresan para volcar sus humoradas sarcásticas a cuenta del blogger son piezas a conservar. Mientras el insulto no sobrepase ciertos límites, sus intervenciones resultan cómicas, chispeantes incluso. Yo me he reído con Paco o Pío Nono, no sé, cuando me han llamado hipocritón. Me parece el rescate de un vocablo decimonónico la mar de simpático. Oigan, aceptemos ese vituperio refinadamente culto y arcaizante: no es como llamarle a uno simplemente cabrón.

    Estas exasperaciones tienen un par de soluciones muy sencillas. Que yo cierre el blog, cosa que alegraría sobremanera a Paco. Que los que se sientan vejados por mí abandonen la casa y sus habitaciones (uf, que cursilada). Que tomemos la bitácora como lo que es: un espacio para hablar sin envanecerse y sin zalamerías impostadas. ¿Imaginan que yo hubiera inventado un repertorio de nicks dedicados a darme palmaditas y a masajearme? Antes de hacer tal cosa, lo cierraría.

    Decía James Wood, el crítico literario: “La Red es como una fiesta a la que llegas y todo el mundo está ya borracho discutiendo apasionadamente. Sientes que debes beber deprisa para entonarte. Es muy vigorizante”. Yo no quiero beber deprisa para entonarme y enrollarme. Quiero expresarme lentamente y con entradas cortas que se alarguen en un proceso ‘in progress’. Los comentarios deberían también tener cierta moderación. Hay un precepto de la blogosfera que se suele incumplir: los comentarios no deberían ser más extensos que el propio post. Creo que ahora lo estoy incumpliendo. En algunos blogs son muy inflexibles con ello. Yo no. Pero por el bien de todos no deberíamos desarrollar tesis doctorales o soflamas kilométricas en un pequeño hueco… Por mi parte, lo que escribo lo escribo con un pelín de autoridad (no suelo hablar de lo que no me documento), con optimismo y guasa y, por supuesto, con entusiasmo. Si a algunos les aburre lo que digo, por favor cambien de canal. Si algunos para darme en los morros hablan de todo menos de lo que trata el post y los argumentos del post, entonces es evidente la descortesía. ¿Aún querrán que yo les haga un masaje?

    Y dicho todo esto, comprenderán por qué estoy exasperado. Pero sigo.

  13. R.S.R

    No llevo tanto tiempo en esta Comunidad como para haber visto el viaje político del Sr. Blasco, pero sí para sufrir las consecuencias de su aterrizaje. Coincido con Marisa en que las relaciones entre el artículo de ayer y el post son más que evidentes y que lo serán mucho más desde la nueva posición del Sr. Blasco, que como portavoz nos dará una visión de la realidad muy particular. Me llama la atención las influencias de este señor desde la retaguardia ¿no será un nuevo Rasputin?

  14. jserna

    1. Dejo sin contestar el comentario insultante que me dirige Lázaro en el post anterior. Es una pieza obvia, que nuevamente destapa al autor (que sé quién eres y me he quedado con tu cara): con faltas de ortografía sabiamente dispuestas para dar pena y para hacer verosímil su incultura profunda. Un damnificado frente a los paniaguados como yo. Ánimo, cualquier noche puede salir el sol.

    2. El engaño masivo, la perturbación de las percepciones, la manipulación de lo real, la quiebra de lo contemporáneo, la propaganda explícita…: eso y mucho más es y ha sido Canal 9, un instrumento de autobombo, de promoción personal, de mixtificación. Luego está cierta prensa, como Abc (de Valencia), que es patéticamente afín al partido gobernante. Resulta cómica la justificación de todo lo que tenga que ver con Camps. Algunos de sus periodistas parecen abogados a sueldo, panegiristas. En otro contexto, Condorcet hablaba “de los gacetilleros a los que se soborna para engañar”. Yo no puedo lanzar esa acusación.

  15. Pío Nono

    Serna te iba a dar mi bendición antes de irme. No.
    Eres hipócrita y te maldigo!! Al infierno.

    Me voy. Te gusta?? Yo no soy como doña Fuca. Hasta nunca. Tambien se van otros que me leian a mi.

    Te vas a quedar mas solo que la una.

  16. Hemeroteca

    1. El periodismo se compra.

    Tras años de silencio entre ambos, Arcadi Espada y el blogger han cruzado correos. Espada le remite un enlace a propósito del estado actual del periodismo.

    http://www.elperiodismosecompra.com/lists/lt.php?id=YUgEUQRJC0laAQVV

    En clave visual y paradójica plantea algo que a
    todos nos concierne. Muy cierta la denuncia, si no exageramos el mal estado actual comparado con lo pasado. Nunca hubo unos viejos buenos tiempos. Quizá algo hiperbólica la denuncia, pero interesante.

    Lo que se trata en este enlace tiene que ver con lo abordado en el artículo “Don Rafael Blasco” y con lo señalado en el post “¿Es conveniente engañar al pueblo?

    2. La cuneta de Francisco Camps.

    “A usted le encantaría coger una camioneta, venirse de madrugada a mi casa y por la mañana aparecer yo boca abajo en una cuneta”, dice.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/12/valencia/1258017869.html?a=SON459ccf4b7a5d3793430a63326767814c&t=1258029215

  17. Julia Puig

    Presentación de Razón del mirlo, de Miguel Veyrat

    Crónica.

    Por Julia Puig

    La Sede Universitaria de Alicante acogió el pasado lunes 9 de noviembre la presentación de Razón del mirlo, el último poemario de Miguel Veyrat, publicado por la Editorial Renacimiento. Ángel Luis Prieto de Paula, catedrático de Literatura Española en la Universidad de Alicante y director del Portal de Poesía Española Contemporánea en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, en la que se ha incluido muy recientemente una sección dedicada a la obra poética de Miguel Veyrat, fue el encargado de presentar este poemario.

    El profesor Prieto de Paula comentó la trayectoria poética de Veyrat, un “poeta tardío”, por haber retrasado mucho tiempo su difusión como poeta, siendo muy conocida su faceta de periodista; no obstante, representa “la voz más joven y nueva de la poesía actual” al no estar unido a una determinada corriente literaria sino innovadora. Razón del mirlo desarrolla un amplio proceso de indagación poética y existencial, el triunfo del amor sobre la muerte.

    Posteriormente, Miguel Veyrat leyó diversos poemas de los diferentes apartados del libro, desde los textos de Mapas y pecios hasta La lengua de los pájaros. Nos leyó también poemas de El Incendiario, la lectura que seleccionó atrajo la atención de un pequeño pero amplio auditorio de oyentes que acogieron con gran interés sus palabras cargadas de emoción y sabiduría. La propia voz de Miguel Veyrat recitando creó un ambiente único en la sala, trasportándonos a todos a un momento mágico.

  18. Pumby de Villa Rabitos

    No hay que ser demasiado sagaz para darse cuenta que, al hilo de la propuesta que hizo Marisa, me dediqué a aplicar lo expuesto en el “post” sobre el engaño sistemático al pueblo – permítaseme esa expresión confusa – a la delirante realidad cotidiana del PV. Sin embargo, se persistió con el asunto de los nicks. Últimamente, parece que llego tarde siempre y ya no sólo se me adelanta David, es legión quien dice antes que yo lo que hubiera dicho caso de antecederlos. Bueno, me libra de largos discursos y, a vosotros, lectores, de rollos míos. Con lo cual, súmeseme a las opiniones de Ana Serrano y de la Ratita Presumida y aplíquese la “conditio” que propone Serna de que, ante todo, calma (“tot, tret d’apurar-se”).

    Establecidos esos principios, paso a comentar lo que me alude. Por norma de la familia, ni mi hermano Manel (“Kant”) ni yo somos dados ni al agasajo ni a la fama. Nos la trae al pairo. No las necesitamos. Ni debemos nada a nadie ni esperamos nada de nadie. Los que han estado en los amplios salones del cenobio de Corona o me han visitado en Villa Rabitos lo saben. El resto puede creérselo o no, también nos importa un bledo. En efecto, esa actitud displicente puede irritar, pero es una de nuestras ventajas a las que no vamos a renunciar, ni él ni yo. Una ventaja que no tienen todos pues, en efecto, se detecta algún contertulio “jabonoso” con el master del blog – algo espera de él… cuídate de ellos, Serna, como de los idus de marzo – y algún otro que, al revés, está frustrado con el éxito del mismo. Afortunadamente, unos y otros son abrumadora minoría. Aunque, realmente, ahí radica el auténtico peligro. Las zalamerías a un gato… hombre, pues no creo. Yo sólo soy una anécdota en este “blog”. Alguien perfectamente prescindible. Que alguien me quisiera dorar la píldora no le conduciría a nada. Nada pueden obtener de mí, especialmente por que no soy nadie. Un auténtico don Nadie.

    Creo pues más prudente seguir donde Marisa quedó, o retomar donde R.S.R. apuntaba sobre Blasco o lo que Hemeroteca aportaba sobre el periodismo venal y dejar este asunto incómodo para todos que, realmente, poco o nada aporta a los que nos aproximamos a esta “mesita camilla” – como en una ocasión definió Ana Pavlova a este “blog”, por su cordialidad – simplemente por el placer de discurrir, no de discutir. No creo que nadie se rasgue las vestiduras, pues, si se barra el paso a quien no participa con ese ánimo y asunto resuelto. ¿Censura?, no, sentido común.

  19. Juan Antonio Millón

    Vuelto de los hospitales y de los algodones como de las azucenas, de forma hernandiana (aunque ya quisiera para mí aquel arrojo y aquella decisión del oriolano), me acojo de nuevo a la que estimo stoa griega por la que deambular (aquí, sí, virtualmente porque no dan por ahora abasto mis castigados remos). Don Justo y demás contertulios, muy buenas tardes.
    Enhorabuena don Justo por la preciossa elección de un autor y un libro atinadísimos para el tema del engaño político.
    “Los gobernantes pueden tener interés en mantener a los ciudadanos en el error, precisamente para conducirles con mayor facilidad. Y los gobernados pueden desear la ignorancia o la superstición para así despreocuparse, para así irresponsabilizarse.” Parece la argumentación de una columna de opinión actual. Podríamos pensar, pues, que poco progreso moral ha habido, al menos, desde el XVIII acá. Bueno, yo pienso que no tanto. Los sistemas legislativos han avanzado mucho en la dirección del control ciudadano, la libertad de expresión se ejerce, pese a todas las trabas impuestas y autoimpuestas, ciertamente, pero la naturaleza humana arrostra como inherencia maldades y servidumbres. De ellas, quizá una de las categorías más horrenda sea “la servidumbre voluntaria”. Ya se ha comentado en otras ocasiones en este blog, y la recordaba en un artículo de hace unos días Javier Pradera, al hablar del comportamiento de muchos militantes y cuadros de los partidos políticos. Hace falta cambios en las leyes y aplicación de las medidas reguladoras existentes, pero también un cambio de la cultura política.

  20. Pumby de Villa Rabitos

    Hombre, Juan Antonio. Me alegro que estés de vuelta. Te despediste en un “post” que no pude leer cuando se publicó, así que mis parabienes y deseo de suerte para ti llegaron un poco tarde. Así que me alegro de ser el primero en recibirte.

  21. Juan Antonio Millón

    Gracias Pumby, ya andamos -de forma figurada- en vereda. Y por lo que veo a algunos se les hizo la noche en el bosque. Vamos, busquemos los claros donde solazarnos y departir. “Erols” en buena compañía.

  22. jserna

    Juan Antonio, aunque privadamente ya le he dado la bienvenida, la reitero ahora en público. Un abrazo.

    Ah, Juan Antonio, cita un pasaje de mi post, lo entrecomilla y dice: “Los gobernantes pueden tener interés en mantener a los ciudadanos en el error, precisamente para conducirles con mayor facilidad. Y los gobernados pueden desear la ignorancia o la superstición para así despreocuparse, para así irresponsabilizarse.”

    E inmediatamente añade usted: “parece la argumentación de una columna de opinión actual”. Es que son frases de un servidor, no de Condorcet. Evidentementeme me inspiro en lo leído pero no es literal del autor. Es una recreación al modo del estilo indirecto libre. Lo digo porque ese estilo que no es propiamente del Setecientos. Aunque, como usted dice, “podríamos pensar, pues, que poco progreso moral ha habido, al menos, desde el XVIII acá”.

  23. Alfons Àlvarez

    ¿Dónde están los comentarios sobre la “gloriosa” intervención del Molt Honorable President de la Generalitat de hoy en les Corts Valencianes? ¿Es que nadie piensa decir nada de esa barbaridad regurgitada en sede parlamentaria por el máximo representante de valencianos y valencianas? ¿Es que todo está permitido en política? ¿Dónde está Condorcet?

  24. Juan Antonio Millón

    Lo he visto por televisión esta noche, Alfons, y aunque coincido con el diagnóstico de Luna, esto es “enejenación”, me parece curiosa la imagen utilizada por Camps, sintomática de ese guerracivilismo del que es incapaz de salir esta derecha, que sólo lanza anatemas de recordar las heridas del pasado a los movimientos de recuperación de la “memoria histórica”, y son ellos los incapaces de salir de esa telaraña que los constituye. Un engaño más y, éste sí, de un “regreso moral” alarmante.

  25. jserna

    ¿Y qué puede decirse de tamaña barbaridad? Sensatamente, sr. Àlvarez, ¿usted cree que puede comentarse algo tan monstruoso? Después de esto sólo cabe pedir disculpas y dimitir. Camps ha pedido disculpas a regañadientes:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/11/12/valencia/1258054560.html?a=SON459ccf4b7a5d3793430a63326767814c&t=1258065975

    No sé cuándo tardará en presentar la dimisión. Al calor del debate parlamentario pueden decirse cosas tremendas. Forma parte de los usos dialécticos. Pero estas cosa es algo más que tremenda.

  26. Marisa Bou

    Señor Millón, me alegra muchísimo verle de vuelta tan pronto, porque seguramente eso significa que todo ha ido muy bien, como todos aquí deseábamos y esperábamos.

    Y sí, tiene usted razón: es muy alarmante ver la deriva que está tomando esta situación política incalificable. Comprendo la indignación del señor Alvarez. Yo estoy anonadada. ¿Habrá alguna forma de parar todo esto? ¿Qué clase de revolución tendría que darse entre la ciudadanía para que gritara ¡basta! y tomara conciencia de adonde nos está llevando nuestra dejadez, nuestra acomodación, nuestra falta de compromiso?

    A Julia, agradecerle la reseña y que nos traiga a la memoria la voz del poeta Veyrat, tan bella como sus versos.

  27. Alfons Àlvarez

    ¡Viva Condorcet! De rabiosa actualidad, como muy bien destaca Justo y algún que otro contertulio. Hoy mismo, sin ir más lejos, hemos visto otra “hazaña verbal” del Molt Honorable President de la Generalitat. Camps no ha leído a Condorcet y no sabe que todo régimen, hasta el Antiguo, tiene un final y no siempre feliz.

    El insulto, la mentira y el nepotismo suben enteros en la tómbola en la que se ha convertido la política valenciana. Si hace unos días nos desayunábamos con que el hijo del matrimonio Blasco-Císcar iba a recibir el regalo de una suculenta beca de la Generalitat para que desarrollara su labor artística, el miércoles 11 de noviembre, nos enterábamos de que la hija de Consuelo Císcar, consorte de Rafael Blasco, será propuesta por el PP para formar parte del Consejo de Administración de Bancaja. Está claro que Blasco no ha leído a Condorcet, o que entre las enseñanzas del camarada Enver Hotxa figuraba el nepotismo.

    Hay materia para hablar del Conseller de Inmigración, aunque a mi me tiene un poco harto tanta cháchara sobre el condotiero mayor del reino. Prefiero volver al anterior post, entre otras cosas porque me quedé con la miel en la boca. Apenas tuve tiempo de leer los abundantes e ilustrados comentarios sobre la caída del Muro de Berlín.

    Eché en falta en el post algún comentario más profundo sobre el papel que jugó Gorbachov en la caída del Muro. Algún análisis de la perestroika y la glasnost como intentos serios de reformar el régimen soviético. Pienso que Gorbachov miró atrás, a la tradición socialista, a la raíz marxista de la socialdemocracia, del socialismo y del comunismo, a ese pasado común de la izquierda. Posiblemente también estudió a teóricos como Gramsci y llegó a la conclusión de que marxismo y democracia no son incompatibles. Más bien al contrario. En muchos aspectos, pienso que la democracia que hoy conocemos en Europa sería impensable sin la histórica lucha de socialistas y comunistas por un mundo más justo.

    Por contra, la caída del Muro y el derrumbe de la Unión Soviética fueron interpretados por los teóricos del neoliberalismo como el triunfo definitivo del capital sobre cualquier utopía igualitaria. Era el fin de la Historia y el inicio del choque de civilizaciones según los gurús Francis Fukuyama y Samuel Huntington. La realidad es que veinte años después de la caída del de Berlín se han levantado otros muros y estamos muy lejos de un mundo más justo.

    Hace veinte años, surgió un nuevo orden mundial basado en un capitalismo sin escrúpulos, que puso a su servicio los avances de las nuevas tecnologías de la información para obtener beneficios nunca vistos de un mundo globalizado.

    El -según Eric Hobsbawm- breve siglo XX, fue corto, pero intenso en experiencias sociales. Todas, incluso las que tuvieron un final poco feliz, como el socialismo autoritario de la Unión Soviética, aportaron algo al conocimiento del comportamiento humano y al perfeccionamiento de las democracias. No sé si el mundo hubiera sido mejor sin la existencia de la URSS. Hace años que no existe y no parece que el mundo mejore. El Muro de Berlín no era la solución ¡cierto!, pero tampoco era el único problema.

  28. Ana Serrano

    Bienvenido, Juan Antonio Millón. Epero que todo haya ido bien y que su patita pronto esté juncal y recuperada.

  29. R.S.R.

    Como dice Pumby “tot, tret d’apurar-se”.

    Guerra “a muerte” en las Cortes, así titula hoy el país a lo ocurrido ayer.
    “Rafael Blasco, se vio en la tesitura de defender ante los micrófonos de la SER que la grave acusación de Camps en el pleno -por la que horas después el presidente se disculpó- es “la respuesta adecuada al nivel de crispación, de tensión y de ofensas a una persona honesta como el presidente Camps y a un gobierno honesto y transparente”. “Ante todo, calma” ¡menudo panorama tenemos!

    Les he seleccionado eso de Blasco porque parece que sí, que sí es conveniente engañar al pueblo.

    Sr. Millón, me alegro de su vuelta. Vea sus ” castigados remos” como esas porcelanas antiguas, que se rompen y se vuelven a pegar una y otra vez, que nos indican que han servido y que a pesar de sus roturas seguirán sirviendo.

  30. Pumby de Villa Rabitos

    Supongo que os extrañará lo que voy a decir, siempre dándole caña al PP y ahora esto… pero me parece justo indicarlo. Ha sido Mariano Rajoy y Mª Dolores de Cospedal los que han llamado a capítulo, antes que nadie, a Camps. Ninguno de ellos son santos de mi devoción, ni siquiera sombras de los liberales que añoro pero han sido ellos los que le han propinado ese “zas, en toda la boca”, que diría Peter Griffin, al desbocado Camps. Añadamos que, además, su infausta declaración ha coincidido con la polémica “herética” del portavoz de la Conferencia Episcopal y lacayo de Rouco Varela, por cierto, un tipo que tiene nombre de árbitro de fútbol poco recomendable debe ser. En efecto, se está engañando a la opinión pública y recalentando el ambiente social con un discurso guerracivilista – perdón por el palabro – absolutamente delirante y, sospecho, premeditado en algún despachito de FAES. A la cuestión de Marisa ¿y esto como se para? Bueno, o se detiene por si, esto es, con una decidida intervención de la derecha sensata sobre su propio bando o asistiremos a otro “calentamiento global” sobre la caldera de la España en crisis. Nubarrones a la vista.

    Creo que es muy interesante – aunque un poco a destiempo, ya estamos en otro “post” – la propuesta de Alfons sobre Gorbachov. No obstante, es algo que podemos hacer en casa: releer a Mijail. Su obra “Perestroika” que en España publicó el Grupo Z, creo recordar, debería volver a leerse, sí. Dos elementos de ella creo que son de especial importancia, (1) la vía socialdemócrata que según nos dice, Lenin y su camarilla más próxima, iban a ensayar cuando sufrió el atentado terrorista que le costaría la vida, y a la que Gorbachov le ve viabilidad… siempre que Stalin no metiera la cuchara en el asunto. Y la metió. Y 2) el papel del nacionalismo que, sencillamente, obvia; minusvalora tanto ese elemento, lo considera tan anecdótico, tan anacrónico, que cuando Occidente fomente el separatismo – ya hablamos de la violación del Tratado de Helsinki del 75 – y en apenas unos meses las fronteras soviéticas del sur y de occidente de la Unión, literalmente ardan de algaradas, la estupefacción del régimen les dejará en la paralización más absoluta. Puede que se trate de un caso “ad contrarium” del caso del presente “post”: tanto insistió el poder en la mentira de que el nacionalismo era una desviación pequeñoburguesa del XIX que se lo acabó creyendo; y la gente de las cultura minorizadas, no. Sí, da para la reflexión. Sobre todo, si vinculamos esta reflexión con la anterior de la peligrosísima deriva que está haciendo una derecha tan cavernaria como montaraz (qué paradójica es la derecha…)

    Y de los Blasco… ¿qué se puede decir?… preguntad en La Ribera. Son los Fabra de la comarca – pero sin su caché acrisolado por el tiempo y la tradición familiar del castellonenese – pero revenidos pretenciosos al querer asaltar el poder autonómico. Rafael – ese que pasó del FRAP al PSOE, donde expulsado por corrupto, quiso entrar en el Bloc (en el original) que no lo admitió y acabó en el PP, no lo olvidemos – tuvo una característica señera: siempre apostó a caballo ganador; por eso siempre prosperó. Pero, a todo cerdo le llega su san Martín (o todo Madrid se encuentra su Alcorcón) y ahora se equivocó con su amiguito del alma Camps… se le acabó la suerte, como a Pedro Navaja. Eso le pasa por ir con una “salá” (para descifrar el críptico augurio, léase la letra de Rubén Blades)

  31. jserna

    No salgo de mi estupor. Cuando un político dice cosas absolutamente desnortadas; cuando no hay posibilidad de abordar las cosas sensatamente; cuando hace comparaciones totalmente desajustadas, confundiendo la labor de oposición –por dura que sea– con un crimen, ¿qué cabe esperar? Lo lógico sería que sus superiores jerárquicos le ordenaran cesar, le forzaran a dimitir. ¿Ocurrirá eso?

    La imagen de ayer es tremenda con Francisco Camps diciendo lo de la cuneta, vamos, lo del paseíllo. Pero lo peor no es eso: lo peor es un grupo parlamentario aplaudiendo la ocurrencia nefasta de su líder. En el Parlamento británico, el estrépito suele ser tremendo. Es una tradición gritar, insultar, corear, patalear. Son actividades perfectamente parlamentarias en las democracias más antiguas. Insisto: en Gran Bretaña, nadie se escandaliza por el estruendo de que son capaces sus representantes… individualmente considerados.

    Lo que aquí nos escandaliza o debería escandalizarnos es el aplauso unánime, la ovación que jalea con las filas bien prietas. ¿Es una desafección grave permanecer en silencio cuando tu líder profiere un exabrupto injustificable? ¿Es que acaso los diputados populares serán objeto de persecución si no ovacionan a su presidente? Y lo mismo digo para el grupo de la oposición. Los efectos de la vida parlamentaria se reducen a lo que se ve en televisión. Por tanto, el ruido es lo que cuenta. Por otra parte, los periodistas suelen retransmitir o reproducir sólo lo más sonado o llamativo, con lo que limitan esa vida parlamentaria al puro estrépito.

    Rafael Blasco es un experto fajador, alguien que sabe desenvolverse en medio de una bronca, dicen sus enemigos. Para esta temporada, el tono que se espera es ciertamente previsible. Como decía en mi artículo, el lenguaje va a ser retador: “eh, tú, que en esta ciudad nos conocemos todos”. Esa frase, levemente modificada, me la dijo un político local hace unos pocos años tras haber leído un texto mío. Ése es el tono de la presente temporada.

  32. Alfons Àlvarez

    Gracias gato –Pumby, no Pérez- por sus interesantes reflexiones. “…A suivre”, que dicen los gabachos.

  33. Alejandro Lillo

    Juan Antonio, me alegro de su vuelta. Llegúe tarde para contestar afirmativamente a su pregunta sobre Arte y Libertad. Cuídese.

    Doña Marisa, sus libros están en camino, ya le avisaré.

    Don Alfons, lo de Camps es que no tiene nombre. Es una barbaridad intolerable. ¡Acusar a la oposición de querer asesinarlo! A mí, en cambio, querido Pumby, me sorprende el silencio y la aparente inactividad en este asunto de Rajoy y Cospedal. No sé si habrán hablado en privado con Camps (imagino que sí, pero no lo sé). Vuelven a dar en público la callada por respuesta. Me parece lamentable.

  34. R.S.R

    ¿Tú crees Pumby ,que quien a hierro mata, a hierro termina? o la vida (léase la política valenciana)nos dará más sorpresas como las de ayer.
    En cuanto a lo de la “anécdota” si lo buscas en el diccionario de la RAE (4) verás que no respondes a eso.

  35. jserna

    Se acabó. Ya está. Ya no hay más. Lo siento, Paco, sus bromas ya no dan para más. Usted tiene un rencor hacia mí cuya causa ignoro. Me lo imagino en una covachuela espiándonos. Usted está enfermo de un resentimiento del que yo no puedo ser el único motivo.

    Todo es soportable hasta un cierto punto. Usted ya ha sobrepasado el límite de lo tolerable. Pero no por el insulto, sino por el desvío permanente que provoca en los comentarios al post. Por tanto, hasta aquí hemos llegado.

    Imagine a qué me refiero.

  36. Miguel Veyrat

    Muchísimas gracias de nuevo, tanto a Julia Puig y nuestro “hospes” Justo Serna, por la reseña de la presentación de mi página web en la Biblioteca Virtual Cervantes, conjuntamente con “Razón del Mirlo” . La intervención del profesor Angel Luis Prieto de Paula fue para mi una caja de sorpresas, sobre todo por la novedad que atribuye a mi lenguaje poético, a pesar de mi tardía aparición ante lectores y críticos, sustrayéndolo no solamente a las prácticas y tendencias usuales de mi generación sino también de las posteriores. Gracias por supuesto a todos cuantos se alegran de ver de nuevo mi firma en este blog, y me honran leyendo algún poema de vez en cuando, como Marisa, Millón, Pumby, Lillo, Fuca “é tutti quanti”
    Y perdonen que no entre en el guerracivilismo desatado por quienes más avergonzados y culpables debieran sentirse a éstas alturas. Me he retirado ya de esa liza ante tanta vileza, estupidez y mala fe juntas ¿La Santa Transición también será pronto reo de herejía?

  37. Alejandro Lillo

    Don Miguel, qué alegría verle de nuevo por aquí. Reciba mis cordiales saludos. Ayer, sin ir más lejos, pensaba en su anterior poemario, en cuánto me fascina. Del nuevo aún no puedo decirle nada, pero todo se andará, descuide.

  38. jserna

    Miguel, lamento no haber podido estar en Alicante. Pero leemos Razón del mirlo o Instrucciones para amanecer o Babel bajo la Luna y su letra nos inquieta, nos incomoda: esa enunciación de lo indecible. La muerte y su oposición. Un abrazo.

  39. Arnau Gómez

    No se llamen a engaño con la “enajenación”.Camps no está enajenado (no está fuera de si).Quería sacar a relucir que la oposición es capaz de darle el paseo con tal de quitárselo de encima.Eso piensa y puede que más.Que a la oposición hay que darle café y que hay que ir a por ella,como ya dicen otros miembros destacados del P.P. , como Blasco, Rus o Fabra, que no se cortan en decirles a sus opositores que son unos “hijos de puta”, que hay que “ir a por ellos” o que les sacarán todos los trapos, incluso los limpios, que tengan.Lo pueden hacer, porque a sus medios informativos de cabecera no les importa engañar al pueblo.
    Dña Marisa pregunta como parar esto:rearmando (quizá sea una palabra muy bélica en este momento) a los partidos de la oposición con ofertas realistas para reactivar la economía,rebajar el paro,hacer que los jubilados recobren la confianza en las propuestas de esa oposición.Para eso se necesita que haya partidos estructurados,dejándose para otro momento los experimentos organizativos.
    Lo siento,pero ante la declaración de guerra real de Camps, es preciso decirle a este tipo que ¡Ya está bien!, pedir su dimisión e incluso presentar una moción de censura,aunque se pierda numéricamente,porque aquí y ahora hay que saber cuantos parlamentarios del grupo popular están de acuerdo con la postura y las palabras de Camps,porque puede que le aplaudan por pura inercia.De otro modo,habrá que ir pensando en una nueva emigración.

  40. Pumby de Villa Rabitos

    “Quien a hierro mata, a hierro muere” es una expresión que hay que rastrearla en el pasado más recóndito y obscuro del ser humano. Ya aparece en el Código de Amurabi a partir del “ojo por ojo, diente por diente” que no sé porqué se le atribuye a los judíos y su Biblia que, en todo caso, copiaron de los mesopotámicos. Lo digo porque me parece un planteamiento tan primitivo como brutal, tan indeseable como vengativo. No creo en esa frase, no. Aunque eso no niega que crea que la justicia debe imponerse al felón, al ladrón, al sinvergüenza y ser inflexible con él.

    Espero por la salud mental de todos que la política valenciana nos dé sorpresas pero de otro tipo. La abyección de Camps es de tal magnitud que resulta inconcebible en alguien pueda proferirla. No sé si ni siquiera si lo justificarían unas facultades físicas mermadas por una medicación tomada sin un consejo médico riguroso. ¡No digo que sea un “pastillero”, claro! Príapo bendito me valga, trataba de encontrarle una explicación hipotética a tamaño desatino. Lo que sí afirmo es que es tan grave el hecho – y especialmente, con el agravante que apunta Serna, ese “prietas las filas” del PP valenciano – que el propio dúo Rajoy-Cospedal le han partido la boca, metafóricamente. En mi anterior intervención lo daba como primicia, ahora ya es noticia en la SER, Alejandro. Sí que ha hablado la cúpula conservadora y ha sido contundente. Bueno, ya vimos al muchacho con el rabo entre las piernas y ojos de orate unas horas después.

    Te agradezco el detalle R.S.R. pero discrepamos: yo sí me ciño a la cuarta acepción. Aquí el único categórico es Serna. Es lo que le da sentido a todo, yo no.

    Miguel, un placerazo volver a verte por aquí y una envidia ese jubileo – que no jubilación – creativo del que gozas y nos haces gozar con tu obra. ¡Yo también soy un hereje de la Santa Transición!… mmm… creo que me haré una camiseta con semejante slogan :-D…

  41. jserna

    Noticias locales. Dos actos para la semana que viene:

    1. Presentación del libro de Juan Planas en La Casa del Libro (jueves 19 de noviembre, 19:30 horas).

    2. Mesa redonda en el I Congreso de Comunicación Digital de la Comunidad Valenciana. Miércoles 18 de noviembre, 16 horas. Salón de Grados. Primer piso de la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación.

    Hablaré de la experiencia del blog.

    Aquí está el programa:

    http://cibermediosvalencianos.es/2009/10/23/programa/

    Les espero en ambos actos. Vamos, si les apetece.

  42. Juan Antonio Millón

    Gracias Marisa, Ana y Alejandro, por vuestras amables y consoladoras palabras.

    Don Miguel, mi enhorabuena por la feliz presentación de su libro y por ese excelente portal dedicado a su palabra poética en la Bilioteca virtual Miguel de Cervantes. Un abrazo.

    Que un presidente de un parlamento democrático tome la palabra y diga que su adversario querría matarlo, utilizando una descripción en la que no cabe posibilidad de duda (“Le encantaría coger una caminoneta, venirse a mi casa de madrugada…”), supone un atentado a la confianza que ha de merecer la palabra de ese Presidente. Si pasado un tiempo, recapacita y pide perdón, bien podría resolver en algo el entuerto. Pero si, como es el caso, se arguye que la petición de perdón se condicióna a que alguen pueda ver su sensibilidad herida, entonces la cosa no es ya que no se resuelva, sino que se agrava mucho más, añadiendo cinismo y mala fe. Creo que, aunque sea desde luego una medida que no tenga posibilidad de prosperar, merecería plantearse un moción de censura. Creo que los límites están más que sobrepasados y la confianza del Presidente más que mermada.

  43. carolus

    Aquí os dejo abrir un e-libro muy útil para que lo miréis, se llama “Manual y espejo de cortesanos”, de C. Martín Pérez.

    http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html
    http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

    Entre las personas, siempre hay una lucha por el poder. Alguien lo conseguirá y a su sombra crecerán los cortesanos que conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder. Te guste o no, ya estás metido en la Corte y es mejor que domines sus reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

    Del autor de “El Gran Juego”, NÚMERO UNO EN VENTAS
    http://www.librosenred.com/masvendidos.aspx

    Saludos

  44. Pumby de Villa Rabitos

    No acabo de ver muy claro a qué viene tu amable invitación, Carolus, para leer el “Manual y espejo de cortesanos”, no obstante, al menos yo, te agradezco la sugerencia. El planteamiento, inicialmente, parece muy interesante aunque, a la vez, algo obvio ¿no? En cualquier grupo de simios superiores alrededor del macho alfa se suceden las alianzas de los beta, tanto para gozar de la protección de aquel como para aspirar a la primacía del grupo. Y no son actitudes necesariamente encontradas. Creo que, en esa pugna cortesana que, indudablemente, se da en nuestra sociedad humana, habría que afinar un poco más. En la corte no sólo hay cortesanos, hay bufones, magos, paladines, mercenarios, compañeros, mercaderes… Precisamente ahí radica la complejidad de nuestra sociedad, lo que la diferencia de la de otros simios. Entre nosotros encontraremos tipos tremendamente más perversos que cualquiera de ellos y, paradójicamente, también más nobles que cualquier mono. En nuestra corte podemos encontrar lo peor y lo mejor. Lo malo para el príncipe – el alfa humano – es que ha de saber discernir entre los cortesanos – los beta humanos – quien pertenece al grupo de los traidores, por más halagadores que sean, y quien al de los amigos, aunque sean agriamente francos con él y eso, te aseguro que no se aprende en los libros si no por directa y desagradable praxis. Puro empirismo.

  45. jserna

    Buenas, Carolus. Resulta muy llamativo el libro que usted nos vende. No es usual por este blog. Sin duda parece muy apropiado para cosas que han ocurrido por aquí. A Mariano Rajoy, por ejemplo, o a… gente más cercana.

    Observe qué le dice Pumby:

    El príncipe “ha de saber discernir entre los cortesanos (…) quién pertenece al grupo de los traidores, por más halagadores que sean, y quién al de los amigos, aunque sean agriamente francos con él…”

    Sabio –o evidente consejo, según– que es el principio de la sociabilidad y del poder.

  46. Pumby de Villa Rabitos

    Es una lástima que haya pasado tan desapercibido el estudio firmado por el profesor de la Universidad de Granada Francisco José Sánchez sobre la manipulación de la prensa (oh, “el cuarto poder”, ese garante de la Libertad – ojo a la mayúscula – a la Verdad – también con mayúscula – y unas cuantas mayúsculas más. Yo también os quiero, periodistas). La cosa es que tras un análisis concienzudo de los titulares de “El País”, “El Mundo”, “La Vanguardia”, “ABC”, “Diario 16”, “La Razón” y “Ya”, sobre los debates del estado del Estado, digo de la Nación (también con mayúscula), obtuvo como resultado que el 12% eran fieles a las declaraciones originales que se destacaban. O sea, el 88% de los titulares de la prensa libre española son manipuladores.

    “Los titulares ocultan más información de la que parece”, dice. No son sólo destacados sintéticos sino que están dispuestos para “tergiversar la información y persuadir al lector mediante retóricas argumentativas, léxicas y sintácticas, como metáforas y falacias. (…) Hay titulares con un contenido ideológico implícito que podría ser constitutivo de delito”. Obviamente, y esto ya es mío, nadie denuncia eso titulares tóxicos. Diríase que todos esos medios están conformes con engañar a ese público municipal y espeso español que suma la abrumadora mayoría electoral; la de los votantes indiferentes al PSOE o al PP, o los tozudos del PP y del PSOE, que les da igual lo que hagan como Gobierno o como oposición, según se dé. Y eso es más preocupante, porque Sánchez concluye: “no existen grandes diferencias entre el lenguaje de izquierdas y de derechas, sino entre el que usa el Gobierno y la oposición”.

    mmm… ¿la prensa libre, una pantomima?… ¿podríamos llegar a esa conclusión?… MMM… ¿los representantes del pueblo, los partidos democráticos, una mascarada?… Uy, uy, uy… a ver si entre los engaños al pueblo está el de crearles la ficción de que hay dos partidos de centro, uno escorado a la izquierda y otro a la derecha, cuando, en realidad, sólo hay un gran partido, de derechas, por supuesto

    Ay, ya está el gato en plan milenarista… “amagueu els patos”… Ya, ya… mucho tremendismo felino pero los datos ahí están (ahora me pongo bíblico para el final): quien quiera ver, que vea.

  47. Alejandro Lillo

    Escuche Pumby, un amigo que nos lee pero que no interviene me recomendó un libro, “Imposturas intelectuales”, de un tal Sokal. Recientemente ha salido una segunda parte: “Más allá de las imposturas intelectuales”. Este amigo me recomendó que leyera el prólogo, aunque me lo estoy leyendo entero. Permítame que se lo recomiende yo también. Ya verá como le gusta.

  48. Alejandro Lillo

    Perdón, que se me ha cortado el comentario.

    Le recomiendo a Sokal, Pumby, porque su intervención me ha recordado la “escasa visión científica del mundo” que, según el mencionado autor, poseen numerosas ramas del saber supuestamente objetivas y científicas. Atendiendo a lo que usted ha relatado, hay bastantes medios de comunicación que también caen en esos vicios. Como Sokal critica mucho la pseudociencia, pienso que tal vez le interesen esos volúmenes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s