Los negocios del pasado

Uno. En Valencia, la Universidad Católica ocupa actualmente dos edificios erigidos en el siglo XIX, dos magníficos inmuebles que ordenaron construir José Campo y Juan Bautista Romero: el primero está en la calle Corona; el segundo en Guillem de Castro. En ambos casos, el objeto fundacional de dichos establecimientos es el de dar enseñanza y acogimiento a niños pobres, a los hijos de las clases trabajadoras.

Campo y Romero pierderon a sus vástagos y con esas obras aspiraban a perpetuar su memoria, devolviendo a Valencia lo que de la ciudad decían haber recibido. La muerte del hijo provoca una quiebra familiar, por supuesto: la ruptura de las emociones y  la pérdida de los herederos. Para las grandes fortunas, la sucesión era sobre todo la expectativa de continuidad patrimonial.

Si, al final, los grandes burgueses carecían de descendencia, ¿qué hacían? En algunos casos dejaban consignada en sus testamentos la fundación de Asilos de Párvulos, instituciones benéficas para el socorro de infantes menesterosos.

Esos son los casos de José Campo y Juan Bautista Romero. Hoy en día, ambos edificios son sede de la Universidad Católica y ya no cumplen los objetivos para los que fueron creados. ¿Por qué? ¿Ya no hay niños pobres?

Dos. El periodista de El País Jaime Prats se extiende en un reportaje sobre estas cuestiones. En esas mismas páginas, Anaclet Pons y yo mismo escribimos una tribuna de opinión en la que añadimos, precisamos y valoramos el hecho. El pasado no es algo muerto, aún late, deja sus huellas: numerosos vestigios materiales continúan… 

¿Es también un gran negocio?

1. Jaime Prats, “Sedes de la Católica vulneran dos legados”, El País, 30 de enero de 2011.

2. Anaclet Pons y Justo Serna, “Por sus obras los conocerán”, El País, 30 de enero de 2011:

“No parece que en la sociedad valenciana haya muchos filántropos, gentes altruistas dispuestas a ceder generosamente una parte sustancial de su patrimonio a la Comunidad. En la cultura protestante, uno ha de demostrar con hechos y en vida que se ha ganado el reino de los cielos o el favor de Dios: la persona hecha a sí misma crea una fundación para patrocinar un modelo de conducta, el que le ha permitido prosperar. ¿Por qué esta diferencia? La respuesta es difícil, pero sin duda algo tiene que ver el catolicismo. Para esta religión, el pecado no es determinante ni terminante. Al fin y al cabo, importa más el propósito de enmienda que la enmienda en sí: la confesión limpia conciencias y ensancha el ojo de la aguja, angosto orificio por el que pasa cualquier camello. Nada de lo hecho será imperdonable mientras haya un sacerdote que alivie el peso de la culpa y tramite el perdón de los pecados…” Leer más en El País.

————–

Hemeroteca:

Justo Serna, “Territorio católico, El País, 27 de octubre de 2010.

——————-

Fotografías:

Asilo de Campo, Archidiócesis de Valencia.

Asilo de Romero, Marta Pilar.

19 comments

Add Yours
  1. Angel Duarte

    ¿Filántropos? Ni en Valencia, ni aquí… ya le digo.
    En Girona la universidad se alza en un convento desamortizado -dominico, claro está- por el Estado liberal -qué gran invento, ahora que tanto se le critica. Más tarde sirvió de instalación militar y, tras su abandono por parte del Ejército- acabo siendo un templo de la cultura. Éste último estadio también s está deteriorando. Veremos que nos depara el futuro.
    En cualquier caso, a lo que iba, ¿no convendría, en los tiempos que corren, algo así como un Mendizábal? ¿Cree usted que sería posible? Un abrazo dominical

  2. jserna

    Sr. Duarte, reciba usted mi abrazo igualmente dominical. Me pregunta si “no convendría, en los tiempos que corren, algo así como un Mendizábal”, un ministro dispuesto a desamortizar… Y añade: “¿Cree usted que sería posible?”

    Por los clavos de Cristo, sr. Duarte. Qué cosas se le ocurren.

    Viva Mendizábal

  3. John

    L’església catòlica espanyola ha desmentit a Weber. L’ètica protestant no és millor per al desenvolupament del capitalisme que la deshonestedat del catolicisme. El catolicisme del “fes el que predique i no el que practique” junt als polítics del “tot val per omplir-se la butxaca” són l’aliança perfecta per a la corrupció que necrosa la societat, impregnada de la falta d’ètica, que ho permet. En això en València som capdavanters.

  4. jserna

    Creo, John, que es usted extraordinariamente severo con sus semejantes. Somos débiles. Para quien cree siempre hay un posible arrepentimiento. Para quienes dejamos la fe hace décadas, los pecados no nos tientan: no tenemos salvación.

  5. O profundador

    “En la cultura protestante, uno ha de demostrar con hechos y en vida que se ha ganado el reino de los cielos o el favor de Dios: la persona hecha a sí misma crea una fundación para patrocinar un modelo de conducta, el que le ha permitido prosperar. ¿Por qué esta diferencia? La respuesta es difícil, pero sin duda algo tiene que ver el catolicismo. Para esta religión, el pecado no es determinante ni terminante. Al fin y al cabo, importa más el propósito de enmienda que la enmienda en sí: la confesión limpia conciencias y ensancha el ojo de la aguja”.

    Sí, aunque, pensándolo bien… Como usted sabe, D. Justo, la doctrina social católica “tradicional” (término cómodo, aunque equívoco) no dejaba nunca de advertir a los ricos contra el olvido de las obligaciones que tenían para con los pobres. Bien es verdad que a veces lo hacía en términos que hoy se nos antojan extraños, como si la pobreza existiese sólo para darles a los ricos la oportunidad de salvarse. Véase, por ejemplo, este ambivalente pasaje del Guzmán de Alfarache:

    http://tinyurl.com/4qennuo

    En cuanto a las proclamaciones católicas del Sr. Camps, debieran ser los católicos los primeros en abominar de ellas. Si Camps fuese como Rafael del Horro, aquel politicastro galdosiano que fingía una fe que no tenía (http://es.wikisource.org/wiki/Gloria:_21), la cosa aún tendría cierta gracia. El problema es que Camps no juega a ser católico, sino a ser Rafael del Horro. Yo me entiendo (aunque con eso no basta, claro).

  6. jserna

    Sr. O profundador, lo que son las cosas. Cita usted muy pertinentemente el Guzmán de Alfarache y me pilla repasando y releyendo la picaresca, incluido el ‘Lazarillo’, para fines estrictamente académicos. También es casualidad. De aquellos personajes y sus picardías llegamos a estos de ahora…

  7. Arnau

    D.Justo.
    Quiero felicitarle y hacer extensiva la felicitación a D.Anaclet Pons por el impresionante artículo de hoy en El País.

  8. Isabel Zarzuela

    Coincido con don Arnau: el artículo del Sr. Serna y del Sr. Pons es impresionante. Así que yo también aprovecho para felicitarles. Es una “denuncia” directa, seria, respetuosa y, sobre todo, basada en la prueba, en el documento histórico.

    Y después de leer esto no dejo de preguntarme qué narices podemos esperar de nuestros dirigentes valencianos cuando son incapaces de respetar/acatar la decisión de alguien al que tanto admiran y con el que tan identificados se sienten como es el Marqués de Campo; aquél que hizo tanto por la ciudad de Valencia… Y me voy a callar porque me enciendo. Por sus obras los conocerán, sí. Y de aquellos barros estos lodos.

  9. David P.Montesinos

    Toda mi simpatía y mi admiración por el trabajo que han hecho Pons y Serna. Es edificante que alguien se atreva a hablar, con documentación y fundamento, de tanto dislate como se está cometiendo desde el gobierno valenciano respecto a las universidades, a los vínculos con la Iglesia… No estoy seguro de que explicar tan didácticamente todas estas cosas caiga en saco roto. No puede ser que lo hagan.

  10. jserna

    Bueno, pues muchas gracias por la parte que me toca. Arnau, Isabel, David: le haré llegar sus felicitaciones a Anaclet Pons.

    De todos modos, el asunto es el siguiente: en Valencia, el columnismo o el articulismo suelen ser tareas frecuentemente improductivas. Se escribe una tribuna de prensa, se denuncia públicamente algo con pruebas documentales y qué puede pasar. Pues generalmente nada.

    La táctica en estos casos es esperar a que escampe.

  11. Alejandro Lillo

    Lo cierto es que el artículo es bueno e irrefutable. Ese “esperar a que escampe” del que habla el señor Serna debería ser evitable. Para empezar la oposición debería, día sí, día también exigir esas respuestas; la prensa insistir en el asunto, entrevistando a los descendientes y a los implicados etc., etc. El desánimo es elevado, pero si no se hace un poco de ruido, si no se hace público todo esto, si que no hay nada que hacer. Pons y Serna han demostrado con ese artículo que hacer historia no significa sólo hablar del pasado, que también tiene una función social que resulta muy presente y es muy necesaria. Los historiadores deberían prodigarse más por estos lares periodísticos. Es una forma de acercar la universidad a la calle, de hacerla más accesible y próxima a la ciudadanía. Y también es una magnífica forma de devolver lo que la sociedad ha hecho por la universidad.

  12. Hemeroteca

    “Gates cree que ayudar a los pobres es una buena inversión”

    “El riesgo de los tiempos de dificultad económica, como el actual, es que los gobiernos se ven tentados a reducir sus compromisos financieros al desarrollo. Y eso es justamente lo que ha denunciado Bill Gates en el acto de presentación, en Nueva York, de la tercera carta anual sobre el trabajo realizado por la fundación que preside junto a su mujer, Melinda. “Se han conseguido muchas cosas para mejorar la vida de los más pobres”, dijo durante el coloquio, “pero hay aún muchas oportunidades para hacer más”. Y ese filón es el que quiere explotar con su organización filantrópica, en concreto en el ámbito de las vacunas, “un milagro que nos permite salvar a millones de niños y erradicar enfermedades como el polio”…´´

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Gates

  13. Francesc

    Venga ya, pero si lo que quieren los tataranietos del fundador (J.B.Romero) es quedarse con el patrimonio (y no precisamente para destinarlo a labores sociales), lo cual, pese a lo que diga el testamento, está prohibido por la Ley de Fundaciones desde el año 1994.

    Periodismo de denuncia? Pero si se publica esta información en este medio porque la abogada de estas personas fue directora general en la época de Lerma!

  14. Comunicado general

    Anaclet Pons y Justo Serna suscriben este comunicado a raíz de las insinuaciones anteriores.

    1. Ante todo, la ley no es de 1994, sino de 2002 (Ley 50/2002, de 26 de diciembre, de Fundaciones). Nos la miramos, la tenemos, y no prohíbe nada de nada. Dice, por ejemplo, que se podrán modificar los estatutos “cuando las circunstancias que presidieron la constitución de la fundación hayan variado de manera que ésta no pueda actuar satisfactoriamente con arreglo a sus Estatutos, el Patronato deberá acordar la modificación de los mismos, salvo que para este supuesto el fundador haya previsto la extinción de la fundación”.

    Este último caso podría aplicarse a Juan Bautista Romero. De hecho, la norma señala como una de las causas de extinción la siguiente: “cuando concurra cualquier otra causa prevista en el acto constitutivo o en los Estatutos”. Y así lo previó.

    2. ¿Quieren el dinero los herederos de Romero? Ya lo tienen, se supone, con lo que se paga por alquiler. ¿Quieren otros herederos la parte que hoy no se les da? Por supuesto. ¿Acaso no la querríamos nosotros si nos correspondiera?

    3. ¿El artículo ‘Por sus obras los conocerán’ lo ha publicado El País, por ser la abogada una antigua responsable del Gobierno de Joan Lerma? No: eso es una acusación que carece de fundamento alguno.

    4. Nuestra denuncia, la que firmamos, se refiere al uso indebido de los asilos, no a si los herederos hacen esto o lo otro. Y se refiere concretamente a quienes permiten la martingala: el clero, que se aprovecha, y el poder político, que lo fomenta.

    5. La ley lo señala bien claro: las fundaciones han de “destinar efectivamente el patrimonio y sus rentas, de acuerdo con la presente Ley y los Estatutos de la fundación, a sus fines fundacionales”. “Corresponde al Patronato cumplir los fines fundacionales”. Y hay un protectorado, el Consell, que entre sus atribuciones tiene la de “Velar por el efectivo cumplimiento de los fines fundacionales, de acuerdo con la voluntad del fundador, y teniendo en cuenta la consecución del interés general”. “Por tanto, Mando a todos los españoles, particulares y autoridades, que guarden y hagan guardar esta Ley”.

    Colofón. Así lo rubricó el rey a instancias del gobierno de José María Aznar. ¿Se cumple? No. Pues eso.

  15. María Magdalena

    Sin duda, no ha sido Vd el único que ha reparado en semejante abuso, pero sí quien lo ha sacado a la luz para ponerlo en conocimiento de los despistados ciudadanos.

    El pobre Marqués del Campo anda flanqueado en la Gran Vía por dos chirimbolos de Decaux, que impiden ver el grupo escultórico dedicado a este indiano, y que además se cargan la perspectiva de la Gran Vía.

    Hace unos años visité el palacio del marqués, que enfrenta el palacio arzobispal, me llamó la atención que en el arranque de la escalera hubiera un cuadro de la alegoría de la República, por este motivo me chocó tanto,cuando el asilo de ancianos apareció un buen día con los galones y medallones aspados de la Católica.

    Hilvanando el asilo, con la Gran Vía con el hilo del Marqués del Campo, quería sugerirle que la UV. podía hacer algo para salvar la Gran Vía.

    Recientemente hemos visto cómo los madrileños han celebrado el centenario de su Garn Vía, convirtiéndolo en un acontecimiento turístico e histórico.

    Aquí no ha pasado nada de eso, pero quizá la Universitat de València, el CVC, el periódico El País y quienes tengan sensibilidad artística e histórica puedan hacer algo.

    La Gran Vía Germanías y Marqués del Túria tienen un gran potencial turístico que no se explota.
    Su función actual, mera via para tránsito de vehículos nada tiene que ver hoy,con el paseo diseñado en las postrimerías del XIX.

    Un lugar armonioso, sembrado de magnolios y palmeras, con pavimento de tierra, servía de conexión al hombre de la ciudad con la naturaleza.

    No solo de desprovecha su uso como vía ciclista, sino que si está vía se ordenara, se convertiría en una hermosa avenida para pasear en bicicleta como el paseo berlinés de Unter den Linden.

    Docenas de edificios modernistas,Art Nuveau, racionalistas, jalonan las dos grandes vías.
    Dos vías que conectan la ciudad antigua, con el Ensanche, y Ruzafa, donde abunda el art decó obrero, el racionalismo, edificios eclécticos, decimonónicos, y típicas casas valencianas de obreros de finales del dieciocho.

    Todo un tesoro artístico, accesible para bolsillos pelados y amantes de la arquitectura o de la belleza en general.

    Tal vez el CVC podría declarar las dos vías grandes vías BIC, a ver si así podrían ser rescadatas del la contaminación acústica y ambiental, además se pueden restaurar los refugios antiaéreos, catalogar los árboles centenarios para registrar su proteccíon, resaturar las esculturas, poner una placa dónde estaba la imprenta del periódico de Blasco Ibáñez.

    Por favor, si puede, haga algo, la universidad tiene mucha fuerza y con ella no se atreven, de momento.
    La Garn Vía corre el riesgo de convertirse en un pedestal gigantesco, para que nos sintamos como Moisés caminando sobre las aguas, al igual que han hecho en la chapuza de Antiguo Reino, una avenida por la que no pasea ni el tato.

  16. jserna

    Sra. Magdalena, le agradezco su interés. Pero paso a precisarle algo.

    Como usted señala, sin duda no soy yo el único “que ha reparado en semejante abuso”. Claro que no: Anaclet Pons y yo hemos firmado una tribuna en El País. Y Jaime Prats, de dicho periódico, ha escrito un reportaje. Por tanto, permítame contradecirla: no soy yo “quien lo ha sacado a la luz para ponerlo en conocimiento de los despistados ciudadanos”, sino tres personas.

    En cuanto a lo que pueda hacer la Universidad para evitar estas cosas, pues qué quiere que le diga. Es cuestión de la ciudadanía en su conjunto. La Universidad, dice usted, “tiene mucha fuerza y con ella no se atreven, de momento”.

    Creo esa descripción no se ajusta a los hechos. La Universidad es una institución modesta. Quienes tienen fuerza son otros y hacen cosas que los demás no pueden frenar. De momento, como usted dice.

  17. Hemeroteca

    Con la Iglesia han topado
    Por J. J. Pérez Benlloch

    Rojo y azul.
    “El domingo pasado el diario El Pais se marcó un buen tanto con la publicación de un reportaje firmado por Jaime Prats sobre dos edificios singulares de Valencia en los que la Iglesia católica ha instalado su Universidad vulnerando la voluntad de los patricios que los donaron en el siglo XIX con fines exclusivamente caritativos. Se trata del Asilo San Juan Bautista, situado frente al IVAM, y el Asilo de Párvulos, de la calle Corona. Como bien transcribe el mentado periodista y glosan Anaclet Pons y Justo Serna en esa misma edición, en los estatutos de las referidas donaciones se especifica con toda claridad que el objeto de esas fundaciones no era otro que beneficiar a “pobres huérfanos” en un caso, e “hijos de familias desvalidas” en otro. En modo alguno universitarios económicamente solventes”. Leer más aquí.

  18. Suansua

    Solo un apunte para todos: el Asilo San Juan Bautista no ha desaparecido, continua en funcionamiento, en un edificio anexo, en paseo de la Pechina 2. Como siempre, es un hogar de acogida para niños, aunque en menor numero que en sus inicios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s