Lo que se dice y lo que no se dice

Irlanda. Admiro la capacidad que algunos tienen para crear con las palabras, la habilidad para imaginar verbalmente algo que no estaba. Admiro a quien puede expresar lo que no tenía forma o a quien puede rememorar un episodio oralmente, en voz alta, dando la entonación precisa y cambiando la voz para plasmar la situación o para encarnar a distintos personajes.

Un autor se pone manos a la obra y lo que no existía adquiere presencia. Un novelista nombra e imagina a unos individuos, reinventa la realidad, localiza un espacio para llenarlo de relaciones, de historias, de secretos, de cotilleos, de fabulaciones, de maledicencias. ¿De qué cosas?

De lo que se dice allí y se sabe y de lo que no se dice y tiene efectos. El novelista nos administra poco a poco los datos, la información, con la estrategia que marca el narrador que también ha imaginado: o los narradores, esas voces que cuentan los hechos inventados.

Chesús Yuste es autor de La mirada del bosque (2010), una novela ambientada en la Irlanda rural de 1992. En Ballydungael, en el condado de Donegal, aparece el cuerpo sin vida de Emily Donoghue. El pueblo queda conmocionado. Allí no suele pasar nada digno de mención. La vida de la localidad queda alterada, en efecto, y sus vecinos más eminentes se ven concernidos. De hecho ayudan al guardia local en sus investigaciones.

Los miércoles por la noche, ese policía,  el alcalde, la maestra, la locutora de radio, el cura, la doctora se reúnen para cotillear, para charlar, para entretenerse comentando crímenes inventados. Ahora, con el delito real, la fantasía cede a la pesquisa. Todos conjeturan.

La novela se despliega con la acción de los personajes: cada uno de ellos rastrea las huellas del crimen; cada uno de ellos reconstruye hipotéticamente lo que pudo ocurrir. ¿Es una novela policial? ¿Es un relato costumbrista? Sorprende la capacidad de Chesús Yuste para implicarnos en unos hechos de los que  no sabemos nada y en un mundo del que en principio lo ignoramos casi todo. Interesa el caso, muy intrigante, dentro de la mejor tradición de la novela detectivesca.

El autor ha tenido la amabilidad de invitarme a presentar su novela. Me demuestra confianza y mucha generosidad. Me siento muy pagado respaldando esta obra, pues no tengo que hacer gran esfuerzo: he pasado unos momentos realmente entretenidos con una historia que de entrada no me concierne y en la que pronto, muy pronto, me veo involucrado.

El acto tendrá lugar el jueves 7 de abril, a las 19:30 horas en el Centro Aragonés de Valencia, dentro de las actividades programadas en su Semana Cultural. Allí estaremos. Quedan todos ustedes invitados.

Mundo de ficción. Eso dice enigmáticamente aleskander62. “Con la excepción de algunos acontecimientos y personajes históricos que se citan en esta novela, la trama y los personajes principales y secundarios son fruto de mi imaginación. Cualquier parecido con la realidad será atribuible a la imaginación del lector”. Eso dice Chesús Yuste en la nota de autor que incluye al final de esta obra.

Advierte sobre la naturaleza ficticia de la narración, pero a la vez nos informa de los datos reales, propiamente históricos, que contiene. De hecho hay precisiones sobre Irlanda perfectamente constatables y ciertas que el lector agradece. ¿Son erudiciones? No, son elementos del marco, elementos que se integran en el relato. Lo que caracteriza a esta novela es su eficacia expositiva, una intriga que se desarrolla con naturalidad: como si las cosas tuvieran que ocurrir así y no de otra manera. Esa naturalidad es un efecto del buen contador de historias. No es algo que se imponga sin más. Esa autenticidad de lo que se nos detalla es fruto de la virtud narradora. Ya me gustaría, ya, saber relatar así.

El crimen cotidiano. La vida transcurre entre la normalidad de los oficios, lo que se ve y se dice, y lo que cada uno de los personajes piensa o barrunta. Hay que observa con detalle las simples apariencias, pues en la superficie está ya todo y hay que saber desentrañarlo. Como en el silencio de las personas. Y así es: en esta novela, los silencios son muy importantes. Como también son muy importantes las pequeñas averiguaciones o las hipótesis que descartan o confirman las sospechas, aquello que el lector va descubriendo de manera indiciaria. Cada uno se mueve en su diminuto espacio, en un círculo de relaciones estrechísimas y consolidadas. El marco general es un pueblo de frontera, de frontera con Irlanda del Norte, con lo que eso tiene de herida y de viejo dolor. Pero un dato histórico o un dato cultural no son nada e una novela si el escritor no sabe qué hacer con esas referencias. En la obra de Yuste, lo importante es una trama que sea convincente, que tenga verosimilitud y que permita implicarse al lector. El destinatario queda involucrado como un miembro más de esa comunidad rural.

Una aguda lectora de este blog, Leda me dice que, por los pocos datos que había proporcionado, el arranque evocaba a Twin Peaks (1990-1991), de David Lynch. Ahora, Alejandro Lillo me dice que le recuerda a aquella otra serie televisiva: Doctor en Alaska, (1990-1995). Twin Peaks o Cicely como emblemas de lo rural: de lo oscuro y de lo extraño, de lo horroroso o de lo cómico.

Lo rural como dominio de tramas ocultas que no se divisan a simple vista o de lo remoto como espacio de rareza y convulsión. Quizá esos aspectos podrían hermanar historias tan distintas. Pero no. No creo que se parezcan verdaderamente. La novela de Yuste es sobre todo y principalmente una historia detectivesca en el sentido clásico. Aquí no hay un policía que todo lo aclare, sino una suma de factores que ayudan. Aquí no hay un investigador que con el único auxilio de su prodigiosa mente todo lo desentrañe: lo que hay es un conjunto animoso de personajes que se ayudan para lograr un objetivo común. El perfil de esos caracteres y su vida cotidiana hacen creíble la historia, esa autenticidad que desprende la prosa eficaz y sin desmayos de Yuste. Los contrastes eran mayores en las series televisivas. Aquí, en Ballydungael (condado de Donegal), el enigma es humano, demasiado humano. Pero eso no siempre es fácil de descubrir.

30 comments

Add Yours
  1. Sigue...

    Mundo de ficción. Eso dice enigmáticamente aleskander62. “Con la excepción de algunos acontecimientos y personajes históricos que se citan en esta novela, la trama y los personajes principales y secundarios son fruto de mi imaginación. Cualquier parecido con la realidad será atribuible a la imaginación del lector”. Eso dice Chesús Yuste en la nota de autor que incluye al final de esta obra.

    Advierte sobre la naturaleza ficticia de la narración, pero a la vez nos informa de los datos reales, propiamente históricos, que contiene. De hecho hay precisiones sobre Irlanda perfectamente constatables y ciertas que el lector agradece. ¿Son erudiciones? No, son elementos del marco, elementos que se integran en el relato. Lo que caracteriza a esta novela es su eficacia expositiva, una intriga que se desarrolla con naturalidad: como si las cosas tuvieran que ocurrir así y no de otra manera. Esa naturalidad es un efecto del buen contador de historias. No es algo que se imponga sin más. Esa autenticidad de lo que se nos detalla es fruto de la virtud narradora. Ya me gustaría, ya, saber relatar así.

    Continuará…

  2. Leda

    “En Ballydungael, en el condado de Donegal, aparece el cuerpo sin vida de Emily Donoghue. El pueblo queda conmocionado. Allí no suele pasar nada digno de mención. La vida de la localidad queda alterada, en efecto, y sus vecinos más eminentes se ven concernidos. De hecho ayudan al guardia local en sus investigaciones”.

    Vaya, parece muy interesante. Me recuerda a ‘Twin Peaks’ (salvando las distancias, claro).

  3. jserna

    O a ‘The Trouble with Harry’ (‘Pero… ¿quién mató a Harry?’). En la serie de David Lynch, lo onírico era el centro del enigma. ¿Recuerdan? ¿Quién mató a Laura Palmer? Estaba bien el punto de partida, pero el lirismo de la pesadilla y las licencias del director nos llevaban a lo inverosímil. O no. En cambio, en la película de Alfred Hitchcock, la torpeza humana era lo examinado y mostrado. Hay un parentesco entre el film de Harry y la novela de Emily…

  4. Paco Fuster

    Aunque me salga totalmente del tema, entro solamente para decir que hoy se han celebrado elecciones a rector en la Universidad Complutense de Madrid (supongo que algún alumno o profesor de la UCM será lector de este blog). Tengo varios amigos en esa casa y en febrero estuve de estancia de investigación en una de sus facultades, a la que cogí cierto cariño por el buen trato que allí me dispensaron.

    Estoy siguiendo en la web y en twitter el resultado del escrutinio y es muy interesante de analizar. Se presentaban hasta seis candidatos (todos hombres) que abarcaban todo el espectro político. Hasta este año el rector ha sido Carlos Berzosa, cuya política inequívocamente progresista le ha granjeado los ataques de Intereconomía y las injerencias en su labor por parte del gobierno de la Comunidad de Madrid.

    Ironías de la vida, y si se confirman los resultados que se están dando, el próximo rector también será de izquierdas. A la segunda vuelta van a pasar Carlos Andradas (candidato continuísta) y el ganador de esta primera vuelta, José Carrillo. Lo de ironía lo digo porque, como pueden imaginar por el apellido, José Carrillo es hijo de Santigo Carrillo. Institución compleja la Complutense…

  5. jserna

    Vaya, sr. Fuster, eso que cuenta es muy muy interesante. Y además, según dice, es toda una paradoja. Admito no haberme enterado de lo que se ventilaba en la Complutense. Al principio seguí algo en la prensa y luego me he despistado. No sé si uno sólo lee en la prensa lo que quiere ver… El caso es que todo lo que dice es digno de ser estudiado, poniéndole a la cosa su punto de ironía.

  6. Alejandro Lillo

    Pues sí que tiene buena pinta esa novela. A mí me ha recordado un poquito a doctor en Alaska. Lo digo por lo del pueblo tranquilo en el que nunca pasa nada.

  7. Sigue...

    El crimen cotidiano. La vida transcurre entre la normalidad de los oficios, lo que se ve y se dice, y lo que cada uno de los personajes piensa o barrunta. Hay que observa con detalle las simples apariencias, pues en la superficie está ya todo y hay que saber desentrañarlo. Como en el silencio de las personas. Y así es: en esta novela, los silencios son muy importantes. Como también son muy importantes las pequeñas averiguaciones o las hipótesis que descartan o confirman las sospechas, aquello que el lector va descubriendo de manera indiciaria. Cada uno se mueve en su diminuto espacio, en un círculo de relaciones estrechísimas y consolidadas. El marco general es un pueblo de frontera, de frontera con Irlanda del Norte, con lo que eso tiene de herida y de viejo dolor. Pero un dato histórico o un dato cultural no son nada e una novela si el escritor no sabe qué hacer con esas referencias. En la obra de Yuste, lo importante es una trama que sea convincente, que tenga verosimilitud y que permita implicarse al lector. El destinatario queda involucrado como un miembro más de esa comunidad rural.

    Una aguda lectora de este blog, Leda me dice que, por los pocos datos que había proporcionado, el arranque evocaba a Twin Peaks (1990-1991), de David Lynch. Ahora, Alejandro Lillo me dice que le recuerda a aquella otra serie televisiva: Doctor en Alaska, (1990-1995). Twin Peaks o Cicely como emblemas de lo rural: de lo oscuro y de lo extraño, de lo horroroso o de lo cómico.

    Lo rural como dominio de tramas ocultas que no se divisan a simple vista o de lo remoto como espacio de rareza y convulsión. Quizá esos aspectos podrían hermanar historias tan distintas. Pero no. No creo que se parezcan verdaderamente. La novela de Yuste es sobre todo y principalmente una historia detectivesca en el sentido clásico. Aquí no hay un policía que todo lo aclare, sino una suma de factores que ayudan. Aquí no hay un investigador que con el único auxilio de su prodigiosa mente todo lo desentrañe: lo que hay es un conjunto animoso de personajes que se ayudan para lograr un objetivo común. El perfil de esos caracteres y su vida cotidiana hacen creíble la historia, esa autenticidad que desprende la prosa eficaz y sin desmayos de Yuste. Los contrastes eran mayores en las series televisivas. Aquí, en Ballydungael (condado de Donegal), el enigma es humano, demasiado humano. Pero eso no siempre es fácil de descubrir.

  8. Paco Fuster

    Rectifico. Cuando escribí ayer lo que escribí sobre las elecciones a rector en la UCM parecía que todo iba a quedar así. Sin embargo, a altas horas de la madrugada se produjo un giro inesperado y una remontada espectacular del tercer candidato en discordia, que se llama José Iturmendi (Catedrático de Filosofía del Derecho) y que, por lo visto, era el candidato más conservador – ideológicamente hablando – de los seis.

    Conclusiones: aunque por margen estrechísimo, ha quedado fuera la línea continuísta. En la segunda vuelta de la semana que viene se votará entre Carillo e Iturmendi, esto es, entre una política de izquierdas que quiere mantener a la UCM al margen del PP de Madrid, y una política más derechas, que quiere pactar con E. Aguirre la refinanciación de la tremenda – pero tremenda – deuda que tiene la UCM.

    De todas formas, para mí hay otra conclusión bastante triste: la escasísima participación de los estudiantes. Han votado solo un 14% de los más de 80.000 alumnos que tiene esa universidad. En cambio, el PDI funcionario doctor, que es la clave en el voto ponderado, ha votado masivamente: más de un 81%. No entiendo que los estudiantes no voten más en las elecciones a rector, pero así funciona esto.

    Aquí los resultados: http://eleccionesrector2011.ucm.es/

  9. innisfree1916

    Impresionado estoy, Justo. Presiento que esta tarde tu intervención va a valer muuuuucho la pena. Muchas gracias. (Después de leer tus palabras, sólo puedo decir como Joyce en su Ulises: “¡Qué grandes estamos esta mañana!”). ;)
    Hasta luego, profesor.

  10. jserna

    Por Dios, por Dios. No exagere. Tenga en cuenta que soy un lector y en cambio usted es el que ha urdido toda la trama.

    De eso también hablaré: reflexionaré sobre el proceso de lectura: qué clase de lector soy para esta novela y qué clase de lector convoca la historia que usted nos cuenta.

    Ah, y no se preocupe, que no me voy a poner profesoral…

  11. Anonimito

    Digo yo que no costará tanto cambiar la letrita esa azul, no?
    Que nos vamos a quedar ciegos!!

  12. Alejandro Lillo

    ¿Qué dice anonimito? Si la letrita azulita no molesta. Será que usted tiene el cerebrito algo sesiblito.

  13. jserna

    Cuando yo era niño, al lavado de la ropa blanca se le echaba azulete. Era una manera de evitar los grises, ese color tan triste, el fondo de la roña.

  14. Jerónimo Stilton

    Tengo muy buenas vibraciones en cuanto a la presentación del libro esta tarde…

  15. jserna

    Buenas tardes, sr. Stilton. Espero que nos podamos saludar e incluso brindar por Yuste. Sé que es difícil tratar con un ratón, pero trataré de buscar… Ya verá: mañana saldremos en los papeles: en ‘El eco del roedor’.

  16. Anonimito

    usted lo ha dicho serna..se le echaba azulete
    De la misma forma que pone letras azules para quitar la roña de la pagina esta..

  17. Leda

    Esta tarde me he acercado a la presentación de ‘La mirada del bosque’ en el Centro Aragonés y, aunque sólo he podido presenciar una parte del acto (algunas obligaciones familiares me requerían), debo decir que mi interés por la lectura de este libro se ha incrementado considerablemente. Según Justo Serna está sabiamente perfilada la psicología de los personajes, la trama está bien hilvanada… en fin, una novela policíaca con la que seguro disfrutaré. Me ha llamado la atención que el narrador sea omnisciente; no es muy habitual encontrar esa figura en la actualidad.
    Y, bueno, tras una corta intervención de Chesús Yuste, el actor José Olmos ha interpretado una de las escenas de la novela. Esto (lo de la interpretación, digo) me resulta muy curioso e innovador, pues nunca había visto algo así en la presentación de un libro y creo que aporta un toque de originalidad que el público siempre va a saber apreciar.

    Un acto muy curioso, sí señor.

  18. jserna

    Leda, le agradezco mucho su crónica y le garantizo que la lectura de esta novela es una experiencia grata, incluso muy grata. El autor tiene un poderoso dominio para contar lo que debe contar, una habilidad que yo –ay– jamás tendré. Su lenguaje es correcto y eficaz, como ya he dicho. Y desde luego hace gala del humor. Otra cosa es si yo habría escogido o no el criminal que el autor finalmente elige y justifica con su narración. Siendo como es una novela policial no voy a decir nada que pueda dañar la intriga. En todo caso, lo que digo aquí y lo que he dicho esta tarde lo reitero: el autor de la novela ha sabido implicar al lector en una historia en la que no estaba ni concernido ni interesado (al menos, yo). Enhorabuena, pues. Y, además, me alegra haber presentado una obra que en Barcelona apadrinó Ignacio Martínez de Pisón: un gran autor (con nueva novela, por cierto, de la que ya hablaremos).

  19. Albert

    Ya? nada más?

    “el autor de la novela ha sabido implicar al lector en una historia en la que no estaba ni concernido ni interesado”

    poco dices!

  20. Isabel Mallén

    Es curioso, no sé si debido al turismo, que lo rural se ve como bucólico y, sin embargo, como bien dices sobre la novela, que promete, es todo lo contrario.
    Yo, que me he criado en un pueblo, he tenido oportunidad de ver pasiones soterradas que no he visto en otros lugares.

    Me gusta lo que escribes y me alegro de conocerte a través del blog de Isabel Romana.

  21. innisfree1916

    Una velada estupenda, Justo. Muchas gracias por tu análisis de mi novela y por tener este blog con lectores tan participativos. Ahora sé más cosas de ‘La mirada del bosque’ que cuando la escribí. Me alegro mucho de haberte conocido. Seguimos en contacto.
    Un abrazo.
    Chesús

  22. jserna

    Lo mismo digo: espléndida Guinness y mejor conversación. Me has hecho pasar momentos muy intrigantes con tu novela.

    Un abrazo,
    Justo.

  23. jserna

    Hola, Isabel: Isabel Mallén. Lo mismo digo: me alegro de conocerte. Siempre serás bienvenida.

  24. Elèna Casero

    Yo estoy en ello, en la lectura. Lo que me dejó un gran sabor de boca fue la presentación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s