Martes negro

Uno. Los amigos de Amnistía Internacional han tenido la gentileza de invitarme a presentar y analizar La excepción (2008), de Christian Jungersen. Se trata de un thriller psicológico: una novela intensa y extensa en la que aparecen asuntos especialmente delicados, como el genocidio, el acoso, el trastorno de personalidad…

Este acto forma parte de un ciclo literario organizado por Amnistía. El título general es muy atractivo e inquietante: Martes negro.

Yo me ocupo del tercer martes negro… Tendrá lugar en Valencia el próximo 3 de mayo a las 20 horas en la Librería-bar Cosecha Roja.

Me comentan los organizadores que como el ciclo está suscitando mucho interés, creen conveniente conocer cuántas personas van  a acudir. Por ello invitan a inscribirse en el mismo enviándoles un correo electrónico a valencia@es.amnesty.org o telefónicamente, en el teléfono 963 913 984 por las mañanas de 9:00 a 14:00 horas de lunes a viernes y el lunes y miércoles de 17:00 a 19:00 horas.

Más información: aquí

Lugar:

Librería-bar Cosecha Roja.
C/ Sevilla, 20 (Barrio de Ruzafa).
Valencia

.
Dos. Leo en El País la crónica de Soledad Gallego-Díaz: Fallece el escritor argentino Ernesto Sabato“. Me deja estupefacto. A pesar de ser un hecho previsible pues tenía noventa y nueve años, ese suceso me entristece.

Sin exagerar podría decir que recuerdo la impresión que cada página suya me ha causado. Como su imagen más perdurable en esta fotografía cuyo autor ignoro.

No he olvidado aquella obra en la que analizaba la literatura, los motivos interiores y los objetos internos de los creadores: El escritor y sus fantasmas (1963). La escribió con un poso freudiano implícito, nada impostado.

Pero sobre todo recuerdo la emoción con que leí El tunel (1948), el principio de otras páginas alarmantes, desoladoras. El comienzo de esa novela nunca lo olvidaré:

Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; supongo que el proceso está en el recuerdo de todos y que no se necesitan mayores explicaciones sobre mi persona”.

Ahí empezó para mí. Después vinieron otros momentos literarios de honda inquietud.

8 comments

Add Yours
  1. Juan Antonio Millón

    No sabe lo que me gustaría estar en el Martes Negro, que me parece una idea extrordibaria de Amnistía, don Justo, pero a las 19:15 inauguramos en Sagunto, en el Centre d´Estudis del Camp de Morvedre, las “XI Jornades sobre Biodiversitat i Sostenibilitat al Camp de Morvedre. Any Internacional dels boscos”.
    Por otra parte, he leído el artículo de Pepe Reig y los amigos de Volem i Podem y aunque estoy de acuerdo con su “espíritu” y su propuesta de “refundar la izquierda”, no lo estoy tanto con el planteamiento que realizan de la política de Zapatero, y el socialismo, en la crisis.
    Me siento más cercano a lo que expuso ayer Jordi Gracia en su artículo “Una cara nueva” en El País. Me veo reflejado en esa triple periferia que constata Jordi: ” Periferia geopolítica quiere decir lejos de la greña mediática y patógena madrileña y periferia profesional significa lejos de la politología estricta. Pero añado una tercera periferia: la de una izquierda que no es votante de los socialistas (pero prefiere que gobiernen los socialistas), y es votante de IU o de Iniciativa per Catalunya, pero no está dispuesta a ser voto testimonial, voto suicida o voto alineado con la lucha obrera del siglo XIX.”
    Y la pregunta que se hace Jordi me parece central y de su respuesta dependerá un gran porcentaje del voto de la izquierda en este país: “¿podrá liderar el PSOE una izquierda con bandera federal y ánimo tonificador de la socialdemocracia, con capacidad para impulsar la confianza en una izquierda útil a su izquierda?”

  2. jserna

    Constato, sr. Millón, sus dudas sobre el artículo o tribuna de Pepe Reig y los amigos de ‘Volem i podem’. Son muy parecidas a las que me suscitan a mí. Sin embargo, yo quisiera centrarlas en la expresión que creo pertinente y a la vez impertinente: refundar la izquierda. Desde luego, el PSOE no puede pasar por todo esto que está pasando como si tal cosa, como si nada hubiera que hacer: no hay que dejarse arrastrar por la corriente porque ésta, la corriente, va en una dirección opuesta.

    Pero hay que sacar ventaja y provecho de la oleada conservadora que ya hay, que ya llega o que amenaza con anegarlo todo. Hay que exigir a nuestros representantes; hay que ejercer de ciudadanos responsables: los partidos ya no pueden cerrarse ante las nuevas formas de oposición, de protesta, de expresión. Las instituciones tampoco están salvaguardadas: los nuevos medios pueden alterar la agenda política. Para bien o para mal.

    Creo que los jóvenes usan muy poco las redes sociales e Internet para hacer agitación, cosa sorprendente en los tiempos que corren. Nunca como hoy han tenido tantas posibilidades de expresión y que eso que dicen individualmente o en masa produzca tantos efectos. Por lo que hemos visto y nos cuentan, en mayo del 68 había que salir a la calle aguantando la respuesta de la gendarmería. Hoy es posible cambiar las cosas con respuestas espontáneas o coordinadas a través de los medios. Cambiar las cosas quiere decir que los gobernantes se ven obligados a atender las manifestaciones de protesta, a dar contestación, a desmentir.

    En Valencia, un candidato como Francisco Camps no tendría nada que hacer si la ‘muchachada nui’ y la otra se pusieran manos a la obra: a la obra en el ciberespacio. Es así de simple. Obligarían a que la grey de Camps tuviera que salir constantemente en su defensa. Pero luego hay que votar: físicamente y en masa por candidatos reales –que no virtuales–, candidatos no siempre atractivos –aunque honestos–, candidatos capaces de llegar a pactos. Y más cosas…

  3. Sigue...

    Dos. Leo en El País la crónica de Soledad Gallego-Díaz: Fallece el escritor argentino Ernesto Sabato“. Me deja estupefacto. A pesar de ser un hecho previsible pues tenía noventa y nueve años, ese suceso me entristece.

    Sin exagerar podría decir que recuerdo la impresión que cada página suya me ha causado. Como su imagen más perdurable en esta fotografía cuyo autor ignoro.

    No he olvidado aquella obra en la que analizaba la literatura, los motivos interiores y los objetos internos de los creadores: El escritor y sus fantasmas (1963). La escribió con un poso freudiano implícito, nada impostado.

    Pero sobre todo recuerdo la emoción con que leí El tunel (1948), el principio de otras páginas alarmantes, desoladoras. El comienzo de esa novela nunca lo olvidaré:

    Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; supongo que el proceso está en el recuerdo de todos y que no se necesitan mayores explicaciones sobre mi persona”.

    Ahí empezó para mí. Después vinieron otros momentos literarios de honda inquietud.

  4. David P.Montesinos

    Saludos a todos. Quiero en primer lugar transmitir mi aliento a la gente de Amnistía Internacional. Sus causas, su mapa moral, sus propuestas de activismo y resistencia, su tenacidad proyectada en un trayectoria que empieza a ser ya veterana… Yo diría que Amnesty es la ONG por excelencia. Sólo un matiz. No pasan tres días sin que me envíen una propuesta de firma reivindicando tal o cual cosa u oponiéndose a tal o cual violación de derechos en algún país. Siempre son a no dudarlo causas nobles, pero a veces uno termina perdiéndose en ese tráfago, y llega a ocurrírsete firmar “funcionarialmente”, es decir, sin saber ni siquiera de qué te están hablando. No sé, me pregunto si no sería más estratégico espaciar las causas y diversificar las estrategias, un poco de la manera que lo hace Greenpeace, que por ejemplo un día consigue que se envíen miles de correos a tal web del Ministerio de Defensa de un Estado que monta una guerra no sé dónde y consigue colapsarla. En fin, es éste un tema del que hablamos poco y al que -creo que equivocadamente- hacemos menos caso que al de los líos de los partidos políticos clásicos, cuyas andanzas terminan sonando siempre a las mismas letanías. Me refiero al tema de las asociaciones civiles. No lo llamo “el tema de las ONGs” porque algunas no lo son, y estoy pensando por ejemplo en ATTAC, que no es una ONG, pero que constituye una propuesta de propaganda ideológica y acción francamente interesante.

    En cuanto a lo que debaten Juan Antonio y Justo, se me ocurre una cosa. Ayer El País publicaba un artículo de fondo de Juan Fdo López Aguilar, que representa al socialismo español en la Unión Europea. El artículo es impecable, excelente, “Política en tiempos revueltos”, se llama. Refuerza en mí la idea de que hoy en día cualquiera con dos dedos de frente y capacidad para lanzar una mirada crítica sobre el modelo socio-económico que se va imponiendo llega más o menos a las mismas conclusiones. Y el articulista las expone con precisión de un diagnosticador sabio, documentado y experto. Pero hay un pequeño matiz que hacerle: el señor López Aguilar formó parte durante años del Gobierno Zapatero. No digo que fuera responsable de tal o cual cosa, es más, tengo un buen recuerdo de su gestión. Pero no dejo de preguntarme porque con tanta frecuencia se nos queda la sensación de que las ideas socialistas mas rutilantes se quedan en agua de borrajas cuando llegan al poder, a veces hasta el extremo de hacer exactamente lo contrario de lo que prometen en sus soflamas ideológicas o cuando vocean contra la derecha cuando los conservadores gobiernan.

    Estoy pensando por ejemplo en temas como el de la educación o la Iglesia. ¿Cómo creerles? ¿Por qué votarles? ¿No estoy reforzando esta permanente elusión pragmática de los gobiernos laboristas de compromisos ideológicos con los que se les lleva al poder? Estas preguntas, amigos, se las hacen todos y cada uno de los ciudadanos afines a la izquierda que conozco. Se antoja pues que alguien autorizado se avenga a contestarlas.

  5. R.S.R

    En primer lugar mi apoyo al colectivo de amnistía internacional y por supuesto que si puedo acudiré al acto de este “martes negro”.

    Llego con retraso a las lecturas porque unos desaprensivos, por llamarles de alguna manera, han entrado en mí casa y me han robado todo lo que han querido ( por supuesto ordenadores incluidos) y así me hallo: con un portátil prestado, desconcertada, y son la sensación de llegar a destiempo.

    Respecto del artículo de “La política en tiempos revueltos”, y a pesar de que la gestión de López Aguilar es de lo más rescatable, no dejo de pensar que también es una defensa de las instituciones europeas que están desprestigiadas no solo por la crisis, pero a las que se le piden más cuentas en tiempos de crisis. Cierto es que dice verdades como puños, esta crisis ha desprestigiado a la izquierda, esas medidas de austeridad han generado desencanto y frustración en los votantes progresistas y llevan a una desmovilización del voto (aunque en esta desmovilización del voto habría que retomar el artículo que publicaba ayer el país sobre “por qué gana siempre la derecha” y hablar de las redes clentelares, la igualdad en la concurrencia de partidos…).Habla también de algunas ideas que ya recogía el artículo de Inerarity: el nuevo contexto en el que la socialdemocracia ha de defender una política social dirigida a los más desfavorecidos. Creo que el ciudadano de a pié se pregunta si las armas para defender esa política son sólo medidas que llevan al empobrecimiento de las clases medias. Por qué no podemos hacer aquí lo mismo que en Islandia ¿con qué tiene que ver? ¿Con que somos más? ¿Con el nivel de democratización? Me gustaría que alguien me explicase donde reside la defensa de esa política social ¿no ha empeorado la educación? ¿Qué está pasando con la sanidad pública? Cinco millones de parados, no está mal.

  6. jserna

    R.S.R., le transmito mi solidaridad. No sé qué más puedo decirle en estas circunstancias. Qué barbaridad.

  7. David P.Montesinos

    Hay que tener mucho carácter para ponerse a reflexionar sobre la actualidad después de un suceso tan desagradable. Todo mi afecto y mi solidaridad para RSR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s