Browse by:

Yo, pecador

Yo empecé a pecar conscientemente muy pronto. No eran faltas tontorronas o infantiles. Eran ya maldades de adulto, con una perversidad que a mí mismo me sorprendía. Me veía como un ser pecaminoso, malencarado, con ideas tóxicas. Con tentaciones insuperables. ¿Un ejemplo? Pues mentir a sabiendas, con determinación. Con maldad deliberada para confundir a mayores…

Holden Caulfield y nosotros

Elvira Lindo y Nueva York. Aunque no hayamos visitado Manhattan, tenemos una idea cabal de lo que allí podemos encontrar. O eso pensamos. Son tantas las informaciones que tenemos, que no hay manera de descubrir lo que de antemano ya sabemos. O eso pensamos. Como turistas utilizamos guías, manuales del viajero y prospectos. Como espectadores…