Browse by:

Tipos ordinarios

Una historia moral mNos gustan las series televisivas, nos atrapa la intriga troceada, a cachos. Para reflexionar sobre ellas, sobre la conducta humana, y para gozarlas con mayor disfrute, les propongo un libro. ‘Difficult Men’, de Brett Martin. La traducción podría haber sido ‘Hombres con dificultades’. O ‘Varones complejos’ (o por qué no: ‘Varones acomplejados’).…

¿Yo creo en ti?

Leo en El País: “Rajoy niega los pagos y promete enseñar al público sus declaraciones”. Ése es el titular que resume su intervención en la portada del periódico. Es muy relevante lo que se dice y el resultado práctico de lo que se dice. Vayamos por partes. 1. “Rajoy niega los pagos”. En el caso…

Pero esa realidad se desborda…

0. Escribo sin fotografías y desmañadamente. Hay recortes y no tengo el ánimo festivo. Por tanto, este blog aparece hoy sin imagen que enseñe ni acompañe.  Tampoco le pongo colorines. Y encima no reviso la sintaxis, como un funcionario indolente. Así estoy. Es lo que hay. 1. Y lo que hay es una realidad desbocada.…

De padre y muy señor mío

1. Sigmund Freud a escena. Empecemos con una trivialidad. El padre es uno de los personajes esenciales de la vida. Le debemos parte de la existencia. E incluso lo que literalmente no nos concedió. Con él, todo son deudas… O, como se dice en castizo, con él estamos entrampados. Y sí, menuda trampa: le debemos…

La televisión repite

Uno. En el número de enero de 2012 de la revista Ojos de Papel,  dos amigos y yo nos damos un festín televisivo. Hace unas semanas, aprovechando la actualidad de The Walking Dead, convertíamos a los zombis –esos seres que comen sin parar– en interlocutores vivientes. Prácticamente nos devorábamos: tales fueron el tenor y el calor…

Los zombis

Blog enlazado por El País (Comunidad Valenciana) Uno. Puede que escribir sobre zombis no aumente la reputación de nadie: desde luego, no es recomendable para profesores. Menos aún para licenciados, doctorandos o alumnos de grado. Vaya eso por delante. Pero los muertos vivientes nos dan mucha vida. O mucho juego, no sé. Hay algo lúdico…