Hitler, Stalin y Rodríguez Zapatero

hitler.jpg        stalin.jpg       

                                                         zapatero.jpg

1. El peligro de las analogías históricas…

Uno de los errores más graves en los que puede incurrir quien observa el pasado es el del anacronismo, la mezcla indebida de hechos o de fenómenos que no son del mismo contexto. Confundir datos, informaciones o procesos asimilándolos como si éstos fueran idénticos o pertenecieran a una misma época son licencias o deslices o traspiés que un historiador profesional no puede cometer. Establecer analogías históricas con cierta cautela es, sin embargo, un recurso frecuente de los profesionales. Hay semejanzas, qué duda cabe, entre actos del pasado y acciones del presente. Hay similitudes entre hechos de otro tiempo y acontecimientos de ahora. Bajo determinada perspectiva no hemos cambiado tanto: tropezamos con barreras parecidas y  cometemos yerros análogos. Ahora bien, el historiador riguroso suele ser prudente, incluso receloso, con estas aproximaciones, pues para hallar la similitud entre hechos distantes es preciso saltarse los contextos, palabra de orden entre los investigadores.

He quedado simplemente asombrado con la analogía absolutamente desmedida y anacrónica que el editorialista de El Mundo (18 de enero de 2007) traza entre la política parlamentaria española y el trato dispensado a los judíos por los nazis. Hay que leerlo dos, tres veces, frotarse los ojos, echarse agua a la cara, releerlo nuevamente, incluso deletrearlo, para corroborar lo que uno acaba de confirmar. El editorialista critica el comunicado sobre la política antiterrorista que el miércoles hizo público el PSOE, un comunicado suscrito por los partidos parlamentarios que le apoyan, que son todos a excepción del PP. De lo que se trata es de evitar lo que, a juicio de los firmantes, es la conducta obstruccionista de los populares. ¿Juzgo ese comunicado? ¿Apruebo o desapruebo dicha postura? No es eso lo que ahora me importa o creo relevante.

Más que esto, lo que me escandaliza es la comparación  que establece el editorialista. “El comunicado del PSOE parece la puesta en práctica del ‘cordón sanitario’ propugnado por el actor Federico Luppi hace unos días. Algo políticamente equivalente –y no exageramos un ápice— a lo que practicaban los nazis cuando enclaustraban a los judíos en sus guetos”, concluye. Repito: “Algo políticamente equivalente –y no exageramos un ápice— a lo que practicaban los nazis cuando enclaustraban a los judíos en sus guetos”.

Es detestable esa analogía, pues, si se acepta, lo que inmeditamente nos preguntamos es cuándo emprenderá el PSOE la Solución Final con el PP. Si los populares son los nuevos judíos, si la derecha es la nueva apestada, entonces pronto veremos un nuevo Wannsee en donde se decrete el exterminio… Ésa es la conclusión lógica de la analogía, el resultado de esas comparaciones absolutamente indecentes. La política parlamentaria es dura, incluso durísima, y está sometida a todo tipo de acuerdos, de negociaciones, de barreras, de obstáculos. Por ejemplo, un partido puede utilizar su  mayoría absoluta para imponer –por la ley del número— sus iniciativas. La democracia puede tener rasgos totalitarios si las minorías quedan excluidas, quedan sin  representación o quedan simplemente aplastadas por la fuerza parlamentaria del partido gobernante. A esa tendencia del parlamentarismo podríamos identificarla como una perversión. Ahora bien, calificar de democracia totalitaria a eso –como suele hacer Jiménez Losantos desde hace años— es una hipérbole política y moralmente reprobable. Es tal estrépito que ensordece, que ya no extraña una identificación de la política parlamentaria española con las prácticas nazis. Rodríguez Zapatero reivindicó la democracia deliberativa, concepto que yo mismo expuse hace unos años. El editorialista de El Mundo le reprocha haber pasado de esa deliberación a la mordaza. Es legítima la posición crítica de este periódico –no faltaba más–: lo que no resulta aceptable es el estruendo verbal a que su editorialista se entrega. Estamos llegando a un límite que no creíamos posible rebasar. No es que no sea posible el pacto entre los dos grandes partidos: el problema es que las guerras mediáticas favorecen el atrincheramiento y la guerra de posiciones, una colisión en la que ciertos medios parecen ser estrategas de la tropa. Resulta asfixiante y manipulador, sobre todo si esas analogías históricas, absolutamente ignaras y desvergonzadas, sirven para abatir al contrario.

Los discursos de los historiadores sobre la realidad histórica se fundamentan en una serie de fuentes, de documentos, por ejemplo albergados en los archivos. No puedes arrogarte el derecho de inventar hechos históricos que jamás han existido. Como tampoco puedes hacer analogías extremas o conjeturas sobre hechos si esas hipótesis carecen de fundamento documental y, en definitiva, histórico. A partir de ahí, el sentido que le atribuyas a las cosas dependerá de la percepción y de los esquemas teóricos con que analices. Pensar que cualquier discurso periodístico o histórico acerca de la realidad es una mera construcción entraña un riesgo muy grave: nos hace caer en la irrelevancia o en la equidistancia. Pero pensar que una par de referencias históricas permiten la comparación extrema es recaer en la ignorancia culpable.

Aún me froto los ojos.

2. “Para esto que cierren el Parlamento” (antetítulo del editorial de El Mundo, 18 de enero de 2007, y conclusión de la crítica a la política parlamentaria del PSOE y sus aliados). 

3.  Otras analogías

En una rueda de prensa concedida en Marbella, Mariano Rajoy  aseguró que «ni Stalin» imponía vetos como el promovido por el PSOE contra el PP (Agencia Efe).

 “Me parece un acto absolutamente totalitario y antidemocrático que las propuestas del PP no se debatan en las Cortes. ¿Entonces qué hacemos? ¿Qué democracia es esta? ¿Y los 10 millones de personas que han votado al PP, dónde van y cuál es su cauce de expresión? Es una cosa verdaderamente dramática”, afirmó. Rajoy denunció, además, que “esto no pasa en ningún país del mundo”, ni siquiera sucedía en la Unión Soviética de Stalin. Por eso, no sólo calificó de “inaceptable” el veto a sus propuestas, sino que informó de que piensa defender sus ideas “tenga el coste personal que tenga”. Etcétera. “Me parece verdaderamente sorprendente porque es la primera vez, no en la democracia española, sino en la historia de cualquier democracia en la cual las posiciones de un partido y sus propuestas no se pueden debatir en un parlamento. Esto, ni Stalin, de verdad, esto no se ha visto nunca”, concluyó. 

3. Hemeroteca

Ofender para qué, artículo de Justo Serna en Levante-EMV, 19 de enero de 2007.

4. Hemeroteca

Elogios de Rajoy (2004).

5. Lecturas de fin de semana

cubierta3.JPG

Reseña de Ricardo García Cárcel de Diario de un burgués en Abcd Las Artes y Las Letras.

6. Atención. Noticia:

El próximo jueves día 25 de enero, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, se presenta Diario de un burgués. El acto contará con los editores, con uno de los autores (Justo Serna) y sobre todo y principalmente con la presencia de Antonio Muñoz Molina. No se lo pierdan.

Seguiremos informando…

36 comentarios

  1. La ligereza que empleó el PSOE para negociar con el PP el Pacto Antiterrorista, han traído éstos momentos tan fuertes de crispación. Como mayoritarios en el Congreso de los diputados, creen que la desaparición de los partidos pequeños es cuestión de poco tiempo. Craso error.
    Ahora conseguido el gobierno, intenta llegar a un acuerdo para el cese de la violencia en Euskadi. No sabremos nunca si es electoralismo ó predisposición hacia el Régimen del milenio. Por ideología los partidos minoritarios se sienten más cercano a Zapatero que a los tradicionales herederos del franquismo. Pero eso no es razón suficiente para ir apretándole el dogal a la fiera.
    La “maldita” transición trajo estos problemas difícil de resolver entre la periferia y el centro peninsular y entre demócratas y autoritarios.

    Partidos políticos, empresarios y agentes sociales quieren acabar con la anómala situación de los reductos del nacionalismo violento e intentar vertebrar España con un federalismo para el siglo XXI.

  2. Creo no haber entendido bien a Rajoy. ¿Quiere decir que el Gobierno está violando alguna de las normas con las que se rige el Congreso de los Diputados o, en caso contrario, que las normativa del Congreso es en sí misma inconstitucional? Porque entiendo que, lo de antidemocrático, en un Estado de Derecho, no se puede entender más que como “ilegal” o “inconstitucional”; algo que, según creo, dictaminan los jueces. Como el PP jamás ha discutido la constitucionalidad de la normativa que rige la cámara parlamentaria y supongo que Rajoy será coherente, entonces habrá interpuesto ya la correspondiente denuncia donde acuse al Gobierno de infringir susodicha normativa.

    Otra cosa sería que Rajoy considerase como antidemocrático el que el Gobierno no atendiera a las propuestas políticas de la oposición, lo cual me parece absurdo, puesto que entonces quien gobernaría sería la oposición y viceversa.

  3. Parece que para el PP la democracia sana, la verdadera, es la que se ajusta a sus deseos, el resto es stalinismo.
    Y, sí, ha dicho todo eso y más. Ahora, señor Serna, releyendo su artículo de 2004 me parece que en estos casi tres años he debido ser abducida, porque no reconozco nada de nada.

    Si se llegara a confirmar que el cajón electoral se llena por el victimismo del que hace gala el PP, apañados vamos.

  4. Yo pido el nóbel y el marlboro (coño, vamos a ser generosos) para Adrede por su artículo de Kiliedro.

  5. Russafa, dice que releyendo mi artículo de 2004 le parece que en estos casi tres años ha debido ser abducida, porque no reconoce nada de nada. ¿A qué se refiere? ¿A que las cosas han empeorado desde 2004? ¿A que Rajoy ha empeorado? ¿A que yo he empeorado cuando escribo? La verdad es que todo esto es posible a la vez. Seguro que el troll que nos visita confirmará este último extremo.

  6. Creo que se ha abierto una brecha entre el Rajoy que usted menciona y alaba y el actual.
    Hemos pasado de denominar a Zapatero “chisgarabís” (bonito sonido) a llamarle stalinista y cosas peores.

    Me hacer pensar, escuchando y leyendo todo lo que se vienen soltando estos días, que el abducido es él ….

    Dice que no tiene por qué callar, pero ¿acaso saben los de este bando lo que es el silencio respetuoso?

  7. Jugar con la historia es uno de esos vicios nefandos que practican con fruición y gozan con delirio los ignorantes. En Valencia – país pródigo en filólogos analfabetos, historiadores iletrados y soplagaitas varios de cualquier pelaje político – este tipo de ignorancia se aprecia especialmente. Se paladea. Cuanto mayor es el disparate, cuanto más se aleja de la lógica más elemental y tanto más se aproxima al despropósito, más eco encuentra en nuestras tierras.
    Con semejante ornamento no puede extrañarle a nadie que las barbaridades que vomitan libelos (otrora, prensa) y politicastros (otrora, delegados del pueblo soberano) sean el pasmo y asombro de esa derecha rancia que nunca, nunca, abandonó su franquismo mental y su actitud pública chulesca. Y hechos, palabras y actitudes como la que denuncia Serna son la mejor prueba de ello. En algún momento, la sociedad española deberá atreverse a pensar, a ser democrática no por lo que enuncia sino por lo que practica.

  8. Russafa, le agradezco su comentario generoso y amable. De todos modos, yo al antiguo Rajoy no lo alabo (tampoco alabo a Rodríguez Zapatero). Lo que hago es examinar qué elogios le dedicaban quienes le socorrían y en qué ha quedado el personaje. Otra cosa a propósito del esforzado Troll que nos visita y de quien he censurado un insulto estúpido. Como dijera Sherry Turckle, a muchos Internet les ha cambiado el tipo de personas que son o creen ser, pues la adopción de nicks les ha facilitado el verse a sí mismas como fluidas, variables, emergentes, descentradas, flexibles, misceláneas, sin compromisos estables. Como nuestro visitante. Si yo ultraja a ese alias que se expresa, ¿quién sentiría la afrenta? ¿Un flatus vocis?

  9. De acuerdo, me he pasado con la palabra. Es cierto que no es alabanza, ese adjetivo es excesivo para cualquier político, me da igual del bando que sea.

    Creo que con ser llamados Trolls ya tienen suficiente ….¡son tan feos!

  10. cazón, muy felices por acá de ver que alguien como usted nos supera en carencias meníngeas… muy felices. Envidia ha de darle el boom porque le estalla en la cara a su adorado tormento, Umbral y no le deja pieza sobre pieza. Por lo demás, los microbios y las bacterias y todos los agentes patógenos los trajo la caterva de rascapailas que vinieron a cometer el genocidio. Por lo demás, vuelvo a reclamar para usted el Nóbel de la Oligofrenia, así como también el Príncipe de Asturias de la Estulticia y el Cervantes de la Progeria. Salud.

  11. No entiendo para què viene aqui este que firma como cazón. Insulta y se va y vuelve a soltar sus rolletes y a insultar sin discutir lo que Serna trata. Va a la suya y no interesa nada. Les llaman Trolls no?

  12. Estimado Sr. Serna,

    La verdad es que estoy bastante de acuerdo con la línea argumental de su artículo. Si bien es cierto que este caso que tanto le ha sorprendido -por cierto que no creo que haya sido un historiador el que ha escrito eso en El Mundo- no es más que uno más de los editoriales incendiarios a los que nos tienen acostumbrados los medios de comunicación de uno y otro bando. Algo a lo que curiosamente nuestros políticos se han sumado desde hace años.

    Para mi este panorama tuvo el punto de inflexión de su inicio con las últimas elecciones generales, cuyo preámbulo fueron las jornadas previas al sufragio, de trágico recuerdo y vergonzosa actuación política y mediática, por uno y otro bando, insisto. Este panorama de editorialismo insultante, en este caso dictatorial, ya que se dedica a intentar dictar a los líderes políticos su discurso, es el que nos está llevando a este continuo enfrentamiento a ese “todo vale” para ganar adeptos, bien sean lectores o votantes.

    Saludos.

    http://www.terceravia.com

  13. La derecha española arrastra males tan endémicos que, incluso después de largos esfuerzos durante años para “centrarse”, en cuanto llega el primer revés inesperado (verbigratia el 14-M), sacan del subconsciente toda la rabia ultramontada del doberman que llevan dentro. La configuración de un paisaje de crispación tanto en el Parlamento como en la calle obedece a una estrategia similar a la de esos equipos de futbol que van perdiendo y deciden montar una tangana para que el juego se bloquee y no haya partido. Es legítimo el juego electoral, pero no el juego sucio, sobre todo cuando se carga, como ahora, de cierto tufo de golpismo. El problema de la gente del PP es que no se han formado en un sólida cultura democrática. Para los reaccionarios en general, la democracia no es sino un incordio por el que toca pasar para alcanzar el poder, algo en lo que uno tiene que adiestrarse porque ahora, al contrario que en épocas anteriores, no hay “grises” para silenciar a hostias a los disidentes.

    Ese adiestramiento tiene un precio que ahora pagan, cada día más siervos de holligans “periodísticos” como Federico J. Losantos -un pornografo del insulto como su maestro José María García que disfraza de “liberal” su fascismo y su resentimiento-, cada día más víctimas del complejo de inferioridad que -¿no lo has notado, Justo?- les hace imitar patéticamente conductas que ellos consideran exitosas de la izquierda. Así, pese a su rechazo a la “política de pancarta”, han salido a la calle más que nunca para insultar a Zapatero, han creado slogans como aquel del “pásalo”, hablan del Holocausto que se les prepara y del terror de las dictaduras… Me pregunto si no deberíamos acostumbrarnos a pasar un poco más por encima de estas refriegas partitocráticas y acordarnos de que el empleo está cada vez más precarizado,el aire más contaminado y la vivienda más inaccesible.Y no estaría mal empezar por ignorar a los holligans, empezando por nuestro ínclito “cazón en adobo”, que tiene el mismo problema que todos los fracasados y mediocres que conozco, que necesita chillar más para que le oigan.

  14. Lo lamento por usted, cazón en panga, no debió involucrar en esto a mi familia. Ha dicho lo que no debió decir. A partir de este momento, manténgase a la expectativa porque donde le vea asomar el belfo rezumante de bilis, le daré su par de soplamocos. Vaya usted, y perdóneme el maestro Serna y los demás respetados comentaristas, vaya usted, cazón coprófago a escupirle el esfínter a la más provecta de su genealogía, viva o muerta. Sacúdase de mi de ahora en adelante, porque en esta me las paga basura mofletuda marcada con un xx en el torrente cardiovascular con ínfulas viriles. Cuida tu boca, sabandija mal nacida… cuídala.

  15. Cazón, ¿es usted feliz con la agresión? ¿Necesita que le fustiguen verbalmente para experimentar algo parecido a la dicha? Yo entiendo que es muy saludable expresarse con contundencia y sin reparos, precisamente cuando no firmas con tu nombre. Pero, Cazón, por favor, conténgase y no provoque a los demás con sus exabruptos. El resultado es tabernario.

  16. !Encima tratas a uno de tarado! Solo te diré que no voy a ensuciar el blog del respetado y reconocido internacionalmente profesor Serna, intentando enderezar tu conducta. Respeta, discute y polemiza, pero no fastidies. Serna es un hombre de mucha paciencia y de una enorme cultura, tú apenas te arrastras sobre la sombra de los demás. Te repito, respeta, respeta que de hombre a hombre, no soportarías dos puñetazos. Ah, a otro con es cuento barato de fonda de que otro entra con tu nick…

  17. Encima eres un plumífero masoquista. Un golpe y se te remueven las endocrinas. ¿Eres tú el mejor y más ínclito ejemplo de la recalcitrante y brujeril derecha de tu entorno? Así sí que nos salvamos los progresistas. Lo de amor, por favor, vete a una secundaria a levantar chiquillos y deja que los adultos discutamos asuntos menos complejos que tu torcido gonadismo.

  18. El fantasma está de fiesta hoy. Se le desajustan los tornillos y nos deja ver su carcomido rostro detrás de shador.

  19. Serna: esto es una juerga. Dices algo serio [eso te crees] y te responde el cazonazos jugándotela. Te rebaja, te echa a perder el blog con sus chorradas. Bravo! Menudo adobo tiene el tio.

  20. Apreciado Justo Serna, uno de los aspectos más saludable de su bitácora procedía de la lectura de los comentarios que sus lectores nos regalaban. Eran el complemento adecuado a sus artículos. Observo, no sin tristeza, que viene siendo objeto de la intromisión de algunos indeseables que no buscan la discrepancia argumental sino la molestia, el insulto y el fastidiarnos un poco a todos.

    Estos energúmenos son penosos; si se activa algún procedimiento para evitar sus inútiles comentarios enarbolarán la bandera de la libertad de expresión y aprovecharán para descalificar; replicarles con razones es un ejercicio vano, no les importará nada de lo que se les responda, al contrario encontrarán una como, un concepto, un ardid cualquiera para volver a sus peroratas cansinas y tediosas; no saben sino incordiar. En fin, una pena pero un medio tan participativo como es el blog ya sabemos que tiene sus cadenas.

    Sólo una cosa. Me trevo a pedirle que estos personajillos no logren privarnos del gozo de la lectura de sus artículos.

    Saludos de un gaditano agradecido.

  21. Oye, cazón, para los seguidores de Umbral, tu estilo te delata. Algo más de oído para la buena prosa y sabría quién eres y cómo te llamas.

  22. Más de una persona y más de dos, me consta que han abandonado el placer de la lectura de los artículos de Serna por culpa de intervenciones como las de hoy. En la actualidad todos los correos, los blogs y los foros, se llenan de Spam y hay que quitarlo, eliminar su IP y borrar lo que escriben. De no hacerse así, acaban deshaciendo el lugar por invasión. Por lo que más quiera, Señor Serna, quite el Spam de aquí. Nadie, pero es que nadie, nadie, va a reprocharle nada, todo lo contrario.

    Y aviso: En el Cultural de ABC de hoy, viene una crítica del libro de nuestro anfitrión. Felicidades y un saludo cariñoso para Roderick.

  23. Perdón por el despiste. Veo que ya está puesta aquí la reseña de ABCD, que había ido a buscar.

  24. “He eliminado como Spam hasta 8 comentarios del Troll que insulta. No es censura: es limpieza.”

    Loados sean todos los dioses del Olimpo. Sí, Justo, sí, estése usted tranquilo, que no es lo mismo decretar el estado de excepción o sacar el ejército a la calle que detener a un delincuente o apartar al exhibicionista del parque y acompañarlo al psiquiátrico.

    Un saludo cariñoso y agradecido.

  25. Serna, si eliminas a los cazones dejas en mal lugar al tal roderick, que parece que insulta al vacío. Roderick queda descontextualizado y corito.
    Felicidades por salir en ABC, ese periódico al que tanto criticas.

  26. Para David Montesinos:

    Gracias por su comentario ya que confirma el mío: tanto un “bando” como el otro son iguales. Si El Mundo compara al gobierno de Rodríguez con Stalin, los medios afines al PSOE no dejan de repetir la cantinela de PP=Franquismo. Si malo es el ejemplo de El Mundo, tampoco es correcto el que nos trae Vd. Claro que siempre es muy fácil ver la paja en el ojo ajeno (Losantos, El Mundo, ABC…), pero la viga en el propio (El País, TVE, Miguel Angel Aguilar) cuesta mucho.

    Saludos.

    http://www.terceravia.com

  27. Apreciado Justo Serna. Nos interesa reseñar su libro en Quimera, por favor, que nos envíen un ejemplar.

  28. Democracia inteligente y democracia liberal y democracia conservadora izquierdista democracia social democracia popular democracia republicana democracia monárquica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s