El nieto de Canalejas

monigote4.jpg   Ilustración: Monigote

A veces, el blogger ve cómo en la prensa coinciden dos textos suyos que en apariencia nada tienen que ver. Uno trata de la publicidad y otro de Hitler; en uno se expresa la opinión y en otro se vierte un juicio. Es la mezcla lo que me estimula; es la historia lo que me mueve… Hay en cada uno de nosotros ciertas inclinaciones, gustos o preferencias. Desde niño me gustó leer: tebeos, prospectos farmacéuticos, encartes publicitarios, catálogos de editoriales. Como mi padre, que lleva miles de libros leídos y fichados; como mi abuelo paterno, que devoraba un periódico cada día (El Debate), un abuelo al que sus vecinos llamaban Canalejas, por esa propensión a perorar con ciertas dotes intelectuales… Me recuerdo a los diez años leyendo las cubiertas de la prensa y de las revistas  en el quiosco más cercano a mi casa. Me recuerdo informándome sobre minucias o irrelevancias del día, con una voracidad incluso malsana, conectando una cosa y la otra, sin criterio. ¿Por qué hacía esto? Emprendamos un psicoanálisis salvaje.

Tal vez porque me pensaba sobrante o no justificado, un hijo que viene después de otro hijo… muerto. En la guerra, la muerte convierte en héroe al fiambre: en cambio, la supervivencia del soldado no es heroica. Véase, por ejemplo, Banderas de nuestros padres, de Clint Eastwood: los supervivientes arrastran un sentimiento culpable y a la vez dañado. ¿Por qué murió tu compañero? ¿Por qué sobreviviste tú? Hay, insisto, un sentimiento de culpa y hay una desconfianza hacia el mundo, la preocupación, quizá morbosa, por un mundo que juzgas peligroso y hostil, y del que no te puedes fiar. Ese sentimiento suspicaz me obligaba a sondear lo que pasaba para estar prevenido. Prevenido…, ¿frente a qué? Frente a los ataques reales o potenciales, la mejor defensa es prepararse, informarse. Si sabes o crees saber de qué va esto, si te documentas, tal vez frenes o contengas la agresión. Para mí, la historia es saber de qué va esto, cuál es el origen del presente que tengo: un presente que, por un lado, me acoge y, por otro, me hostiga. Pero, como ese presente histórico es copioso y desordenado, me gusta tratar muchas cosas, abundantes, innumerables, que aparentemente nada tienen que ver entre sí, pero a las que quiero hallarles algún parentesco: el Genio de la lámpara y Hitler, la publicidad y la política, las ficciones de la tele y las mentiras de un tirano.

Ustedes sabrán perdonarme.

——————– 

Artículo de Justo Serna sobre la  publicidad (Babas de caracol), en Levante-EMV, 26 de enero de 2007.

Artículo de Justo Serna sobre Hitler (El jerarca inverosímil) en Levante-EMV, Posdata, 26 de enero de 2007.

0 comentarios

  1. Serna mezcla churras y merinas y encima quiere justificarlo. Ja. Hoy no habia nada de que hablar. Eh? Solo quieres que leamos tu articulitos.

  2. Me parece entrañable lo que Serna nos dice. Es una confesión de fragilidad. Y no veo la mezcla de churras y merinas. Señor Paco.

  3. Claro que tiene que ver la publicidad y la propaganda política. Hitler era un maestro de la propaganda!

  4. No creo mezclar churras con merinas. Lo que creo es que la realidad de ahora mismo nos desborda y que los límites y los contextos no son evidentes. De todos modos, acepto mi indisciplina intelectual. A los cuarenta y siete años no me voy a corregir…

  5. Creo que también hay en en esa voracidad lectora, en esa curiosidad defensiva un impulso hacia dentro, a meterse en el interior de uno como refugio ante la interperie. Nunca llegué a tener ese sentimiento con tal intensidad, pero sí recuerdo coger cualquier tipo de papel con letras y encerrarme horas en el servicio aguantando los golpes en la puerta de mi madre, podía ser un prospecto, un artículo de Triunfo, un tebeo de Fantomas o las instrucciones de un mecano, me daba igual. En mí, al menos, si existía esa especie de regocijo que da el saberse sin miradas, sólo con uno mismo. No veo indisciplina intelectual, veo curiosidad y necesidad de protección, cosa que es bastante difícil de reconocer públicamente. Pero tal vez, esté en un error.

  6. Es que la realidad, querido Justo, la Naturaleza, imita siempre al arte. El viejo sabio Borges…

  7. Creo que «Canalejas» recuerda un poco a los quijotescos personajes centrales «Juegos de la edad tardía», la novela que hizo famoso a Landero. «El afán, el afán…» Creo que la cultura española tiene algo de trágica, se ha debatido con esfuerzos heroicos en medio de un verdadero desierto donde, si la opinión no era delito de lesa majestad, era motivo de risa y ninguneo. Estos personajes que ahora a algunos les parecen carpetovetónicos tienen ese impulso romántico que, como mi padre, les llevaba a llenar su casa con miles de libros, a modo de ejército defensivo contra los bárbaros, aunque supieran que la mayoría no podrían ni siquiera leerlos. Los ácaros y termes entre los que me críe me acercan sentimentalmente al artículo de Justo.

  8. No creo que se trate de una indisciplina intelectual, todo lo contrario, realmente pienso que esa voracidad lectora ha hecho que todos los escritos de Justo Serna desvelen su mirada del mundo, un mundo que nos presenta siempre a través de las contradicciones de la realidad, buscando como revelar aquello que se oculta bajo lo obvio. Lo que más admiro es que al tiempo que reflexiona a partir de dicotomías, puede mantener el matiz que distingue la reflexión intelectual de la contundencia del político.

    Efectivamente, Justo, “frente a los ataques reales o potenciales, la mejor defensa es prepararse, informarse.” O como diría Borges: “No sé si la instrucción puede salvarnos, pero no sé de nada mejor”.

  9. Hay mucha valentía en decir lo que dices, en exponerte a que los demás te podamos juzgar. lo que cada vez esta mas claro a estas alturas del partido es que la cultura es una mezcla de churras con merinas. el tiempo es lo realmente fascinante y aunque huyamos de las genealogías quien no se las plantea? ejercicios contra la soberbia intelectual, todos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s