El barrito del elefante

elefante.jpg 

 1. De elefantes. De partidos

¿Qué se puede decir de lo que está ocurriendo, de las informaciones políticas que nos llegan, de la campaña electoral? ¿Qué se puede decir que no hayamos dicho ya? El creciente hostigamiento es previsible; la absoluta desaparición de la cortesía, también. Se libra una guerra de agotamiento, de tenacidad (permítaseme la metáfora). En una circunstancia así, los choques se dan en todos los frentes, a todas horas y en todo tiempo. En un cierto sentido (pero sólo en un cierto sentido), podríamos pensar que esta circunstancia recuerda a lo que pasaba durante la Guerra Fría (por cierto, no se pierdan un ensayo de síntesis escrito por Álvaro Lozano, que he disfrutado: bien informado y entretenido).

Durante aquel conflicto de las superpotencias, el enfrentamiento entre los bloques se libraba en Europa, aunque también en Asia, en América y en África. El choque se daba entre dos industrias armamentistas:  entre el complejo militar-industrial estadounidense y la dirección político-bélica soviética. Se daba también entre modelos políticos, sociales, culturales, que se presentaban ciertamente como alternativos, como opuestos e inconciliables. Esa guerra fría sin obligaba al alineamiento y, por tanto, a marchar todos juntos contra el enemigo: prietas las filas y sin concesiones. Ahora bien, en la Guerra Fría había unas reglas implícitas que no rigen ahora exactamente. Por muy duro que fuera el choque, el arma nuclear hacía improbable una colisión frontal. O, como dijera Raymond Aron, la paz era imposible, pero la guerra era improbable. Ello obligaba a todo tipo de negociaciones que impidieran un desenlace bélico: pero eran negociaciones con adversarios armados hasta los dientes, amenazantes.

Ahora, en plena campaña electoral, ese lenguaje de Guerra Fría lo ha sabido expresar y recuperar muy bien Manuel Pizarro. El candidato número dos del Partido Popular comentaba la última reunión de Londres a la que no había sido invitado José Luis Rodríguez Zapatero. Manuel Pizarro atribuía la ausencia de España en la reunión de las potencias económicas europeas a que “no pinta nada” en la Unión Europea. “Sólo se respeta a quien se teme, al competidor que te quita clientes, al que de verdad tiene algo que aportar”, concluyó. La descripción es bien gráfica: respeto y miedo son indisociables; la política es mercadeo.

En la campaña electoral española, la paz es imposible y la guerra es más que probable. Metafóricamente hablando, claro. Por eso, los contendientes han de estar permanentemente en guardia: empleando su propio lenguaje, sus propios marcos de referencia; obligando al enemigo a combatir con elefantes o a hacerle creer que esto que ahora ves es un elefante, como diría George Lakoff en una de sus metáforas ahora más conocidas. Este autor ha sido objeto de vilipendio, justamente por haber entrado él mismo en la batalla electoral que se libra en España: es uno de los asesores internacionales del partido socialista y ello ha provocado la rechifla ignara de algunos columnistas de Abc. De Lakoff leí tiempo atrás Metáforas de la vida cotidiana, un libro complejo aunque muy útil para averiguar cómo abordamos ordinariamente la realidad valiéndonos de mapas, de imágenes, de esquemas que nos sugieren cursos de acción. Metaphors We Live By era el título original. Pero dejemos de momento a Lakoff para regresar al campo de batalla. Hay que estar permanentemente en guardia, decíamos: batallar sin desmayo, sin descanso. No debe haber descuido  que pueda ser aprovechado por el enemigo: un momento de duda, un instante de incertidumbre que acabe beneficiando al contrario es el principio de la derrota. Pero tampoco puede confiarse quien obtenga esa victoria (de momento pírrica): un contragolpe puede desarbolar las defensas del oponente. Guerra…

Irreparable y presumiblemente, las metáforas con que me expreso son ésas: no sólo por falta de imaginación (que, ay, también se agota), sino porque en campaña los candidatos se combaten propiamente, se enfrentan para ganarse el favor de un público, de una clientela. Y los choques que se están dando son los propios de una guerra de posiciones y de una guerra de movimientos. Hemos ganado un territorio que no podemos ni debemos abandonar.  Estamos agazapados en nuestras respectivas trincheras, aguardando el descuido del enemigo para lanzarle un obús o para azuzarle  los elefantes: un choque que provocará numerosas bajas, pero no su derrota total. Al menos, de momento. Para alivio de todos y a diferencia de la guerra, el combate electoral tiene fecha de cierre: habrá unos vencedores y habrá unos derrotados y con ello se dará fin al combate abierto y a las escaramuzas.

¿Seguro? Imaginen un empate entre ambos partidos o un desenlace sin resultados contundentes. Nadie se dará por vencido y la resaca posterior al 9 de marzo aún será peor que la ebriedad electoral. O imaginen una derrota clara de uno de los dos candidatos, de su oferta: entonces la rabia, la ojeriza y el malestar serán manifiestos. Si ocurre eso, el líder vencido será inmediatamente cuestionado, viviendo su partido un período convulso, lleno de incertidumbres que a todos nos afectarán, claro: condicionará el conjunto del sistema democrático y, además, el hostigamiento y el probable rencor contra quien gane seguirán. Es una banalidad metafórica, pero resulta definitivamente cierta: los partidos políticos son maquinarias pesadas de las que oímos el ruido de sus engranajes. Mientras se gana, todo funciona como un resorte bien engrasado; cuando se pierde, todo chirría, amenazando el conjunto del mecanismo. O quizá los partidos son como elefantes (que tantos servicios prestaron en las antiguas guerras): barritando…, temibles en ataque, en sus embestidas; pero lentos y torpes cuando deben correr o rehacerse rápidamente.

Qué curioso. Digo esto y veo cuáles son las consecuencias imprevisibles de la metáfora: por una parte, los elefantes de combate lo devoran todo, pues son prácticamente insaciables (necesitando comer kilos y kilos de forraje); por otra, estas bestias tienen, además, una peligrosa tendencia a la estampida. En la antigüedad, un ejército podía quedar desarbolado precisamente por los elefantes: su estampida dejaba inermes a los soldados que los montaban. ¿Habrá estampida tras los resultados electorales?

—————-

2. El cementerio de elefantes

Próxima la fecha de los comicios, la Conferencia Episcopal Española se ha pronunciado. Su Comisión Permanente ha publicado una Nota ante las elecciones de 2008. El Partido Socialista ha respondido con dureza. Ha aprobado un Comunicado del PSOE en respuesta a la nota de la Conferencia Episcopal sobre las elecciones. Se aprecia una gran irritación entre los dirigentes de dicho partido. ¿Hay razones para ello? Resulta cansado regresar a la Iglesia. Quiero decir, a tener que tratar de moral católica cuando hace años que abandonamos el rebaño. Pero me obligo y leo el documento. Hay dos puntos que parecen especialmente redactados contra los socialistas, contra quienes con tanto malestar se han expresado. Son el 4º y el 5º. Léamoslos:

-“Si bien es verdad que los católicos pueden apoyar partidos diferentes y militar en ellos, también es cierto que no todos los programas son igualmente compatibles con la fe y las exigencias de la vida cristiana, ni son tampoco igualmente cercanos y proporcionados a los objetivos y valores que los cristianos deben promover en la vida pública“.

-“Los católicos y los ciudadanos que quieran actuar responsablemente, antes de apoyar con su voto una u otra propuesta, han de valorar las distintas ofertas políticas, teniendo en cuenta el aprecio que cada partido, cada programa y cada dirigente otorga a la dimensión moral de la vida. La calidad y exigencia moral de los ciudadanos en el ejercicio de su voto es el mejor medio para mantener el vigor y la autenticidad de las instituciones democráticas. No se debe confundir la condición de aconfesionalidad o laicidad del Estado con la desvinculación moral y la exención de obligaciones morales objetivas. Al decir esto no pretendemos que los gobernantes se sometan a los criterios de la moral católica. Pero sí que se atengan al denominador común de la moral fundada en la recta razón y en la experiencia histórica de cada pueblo“.

La moral es el criterio que nos permite distinguir el bien del mal: lo bueno de lo malo, lo correcto de lo inadecuado. Cuando emprendemos una acción, cada uno de nosotros puede y debe juzgarla de acuerdo con un criterio que siendo personal pueda predicarse para toda la humanidad.  La jerarquía católica tiene derecho a dictaminar sobre la moral de los creyentes de acuerdo con sus propios criterios: punto número 4. ¿Pero por qué no señala directamente cuáles son esos partidos políticos contrarios a los objetivos y a los valores cristianos? Es aún más insidiosa, sin embargo, la formulación del punto número 5, aquella en la que se establece una acusación genérica (que, por genérica, es bien concreta): la que permite insinuar que los gobernantes no se atienen al denominador común de la moral fundada en la recta razón y en la experiencia histórica de cada pueblo. La recta razón y la experiencia histórica de cada pueblo no son metáforas… o son algo más que metáforas: son perífrasis evidentes que evitan llamar a las cosas por su nombre. Traduzcamos: la recta razón es la moral dictada por el Vaticano, y la experiencia histórica de cada pueblo es la catolicidad de España. Por eso, la auténtica conclusión de la nota electoral de los obispos es el punto 7º. Dice así:

-“No es justo tratar de construir artificialmente una sociedad sin referencias religiosas, exclusivamente terrena, sin culto a Dios ni aspiración ninguna a la vida eterna“.

Lo dije y lo vuelvo a repetir: estos obispos levantiscos deberían “repasar aquel librito epistolar que firmaron Umberto Eco y Carlo Maria Martini, arzobispo de Milán, diez años atrás. Se titulaba justamente «¿En qué creen los que no creen?». Como señalaba Eco, la dimensión ética de lo humano no comienza cuando Dios nos da la mano (por emplear las palabras de Agustín García-Gasco), sino «cuando entran en escena los demás», de los cuales esperamos aprobación, respeto, tolerancia. Pero el reconocimiento de los demás, esos a los que debo ese trato, no es evidente: nos ha costado siglos de civilización salir de Edén para considerar a los otros como próximos. «Ni siquiera los cruzados sentían a los infieles como un prójimo al que amar excesivamente», añadía Eco con ironía. Y es que tolerar a los demás, respetar en ellos lo que nos incomoda, es un fruto ético que ha exigido mucho tiempo de riego, de dique cultural y de contención metafórica”.

26 comments

Add Yours
  1. Redifusión

    jserna said,

    Enero 31, 2008 at 19:15

    Extraordinariamente interesante la discusión que ustedes han mantenido hoy [por ayer]. Me perdonarán por no haber intervenido, pero numerosas tareas que se me han acumulado –académicas y domésticas– me han impedido centrarme. Nuevamente he perdido el fuelle. Por eso, debo retrasar hasta mañana a mediodía [hoy] la publicación del nuevo post. Les agradezco que usen este blog al margen de que yo intervenga o no…

  2. Redifusión

    Pavlova said,

    Enero 31, 2008 at 19:29

    Me parece que deberíamos decirle a Justo todos que haga el favor de no agobiarse ¿No les parece? Sé que estamos de acuerdo en que no debe tomarse el blog como una obligación, cosa que puede llegar a hacérselo odioso. Le noto ansioso y eso es muy malo.

    No hay ninguna prisa, Justo. ¿No ve que hasta seguimos escribiendo en entradas anteriores, después de poner la nueva? Incotinencia verbal y escrita confesa padecemos dos: Kant y yo y, aunque nuestras elucubraciones sean mucho menos interesantes que sus propuestas (me refiero, fundamentalmente a las mías), vamos pasando el rato hasta que usted pueda. De verdad: no se nos agobie que acabará poniéndose malo y eso es mucho peor.

    Yo, como pelota oficial del blog se lo digo, pero estoy segura de que hay unanimidad (seguro que hasta Paco está de acuerdo, que así descansa de sus elaboradas intervenciones).

    Gracias y ¡¡cuídese!!

  3. Redifusión

    Mohammed Benimamamel said,

    Enero 31, 2008 at 20:24

    Leche de camella tamién para don Iusto, con gotitas de brandy de Jerés. Mano de Almurabitím.

  4. Redifusión

    Kant said,

    Febrero 1, 2008 at 10:16

    Me sumo por completo a las palabras de la sra. Pavlova: nada de agobios, don Justo, ya nos agobian – o eso tratan – los obispos como para que, encima, nos impongamos nosotros otras penitencias.

    Los obispos… ¿se dieron cuenta? Ya no se dice “la Iglesia”, “los curas”, “los cristianos”… no, en esta legislatura también se ha generalizado esa expresión que, hasta dentro del mundo católico (y hasta allí tengo yo amigos), deriva rápidamente hacia lo despectivo… “los obispos”.

    Recuerdo ahora a una frase de un amigo común de don Justo y mío (no lo cito por su nombre por su natural timidez): “nadie como Wojtyla ha hecho más por el ateísmo en este mundo”. Pues a estos obispos españoles les pasa lo mismo pero a nivel provinciano: tratan de darle marcha atrás al reloj de la vida y eso encrespa hasta a los suyos.

    Y ya que estamos en ello… ¿alguien sabe si en su última soflama contra la laicidad y contra el voto que suponga el libre criterio y razón se aludía al divorcio? Es que todo es oír aquello de “no votarás a quien negocie con terroristas” (o sea, no votarás al PP), “no votarás a quien defienda la ley del aborto” (o sea, no votarás al PP), “no votarás a quien defienda el matrimonio homosexual” (y el PP sólo quiere cambiarle el nombre, pero no el hecho, o sea, no votarás al PP)… en cambio, no he oído nada del divorcio, ¿acaso los obispos españoles ya dan el caso por perdido o es que los medios afines al PP han decidido no airear este incomodísimo punto para tanto conservador de comunicón diaria?… Y don Mariano con esa cara…
    ———-

    Kant said,

    Febrero 1, 2008 at 10:19

    Perdón, quise decir “de comunión diaria” no de “comunicón” que por más graciosa que sea la palabra no quiere decir nada en esa frase.

  5. Pavlova

    Sí, barritan, tienen tendencia a la estampida, ganan batallas con su contundencia y son lentos, pero su característica principal, como la de las vacas, es la memoria. Un elefante nunca olvida, como todos los seres que aman profundamente y ahí está la guerra permanente, en nuestra condición de elefantes. La frase de “Yo perdono, pero no olvido” es una falsedad, una mentira. El que no olvida la afrenta, la descalificación, la mofa y el escarnio (¿Cómo olvidarlas?), no perdona y ahí estamos, sin olvidar, ni siquiera los que no lo vivieron ni son hijos de los que lo vivieron, sólo nietos, reviviendo la guerra a cada nueva campaña electoral; de que la revivamos ya se ocupan obispos (sí, Kant, ya no la Iglesia, los obispos narcisistas y con afán de protagonismo) y los que sacan a sus momias temblorosas y tambaleantes, sus ministros de Franco para lograr credibilidad entre los suyos, para demostrarles que siguen siendo los mismos y que va a luchar por “Los valores fundamentales”. Vemos esa cara, sí, esa cara de Rajoy y nos ponemos malos y no sólo por la expresión de besugo que tiene, por lo que representa, por lo que nos recuerda. Sólo falta que avisen que si votan a “los malditos rojos, les quemarán las iglesias”. Todo vivo y fresco, todo ahí a cada instante y por eso no aceptan la derrota. Si ganaron la guerra ¿Cómo pierden en las urnas? Es algo delirante que tiene muy difícil solución.

    Ah, y el miedo. Vuelve el miedo que nunca acaba de irse y de nuevo se marcha a abortar fuera y los enfermos terminales vuelven a morir entre espantosos dolores; los obispos se manifiestan y los homosexuales vuelven a ser tirados en el pilón del pueblo. Un paso hacia delante cuesta siglos, pero el retroceso suele ser vertiginoso.

    Sí, Kant, el divorcio es que lleva más tiempo, pero si pudieran… Lo bueno sería que ocurriera como con las bodas civiles que se celebraron en la Segunda República, que fueron anuladas al terminar la guerra y, en los casos en que el hombre había muerto y había hijos, pasaban a ser hijos de soltera, con lo que eso suponía entonces. ¿Se imagina las huestes del PP donde más han hecho uso del divorcio? Es que no pueden, no pueden oponerse porque quedarían todos en una situación muy rara.

    Sí, yo conocía a un alumno de los Escolapios que decía en tono jocoso y recogido, chuscamente piadoso: “Yo les estoy muy agradecido a los Padres Escolapios porque gracias a ellos soy ateo”.

    Me van a perdonar, es que me he ido calentando y estaba recordando ahora los remiendos de himen de las clases pudientes y las anulaciones de la Rota y… Maldita iglesia y maldita derecha española que está dispuesta a todo con tal de seguir ganando la guerra.

  6. J. Moreno

    UUUffff..esto esa una situación que estaba pendiente de llegar y que está haciendo su entrada en la vida política presente.

    La Conferencia Episcopal ha lanzado un órdago al gobierno, al parlamento -(por mayoría se aprobó el consentimiento de dialogar con ETA)-, con su declaración incendiaria.
    ¿Son unos irersponsables? Creo que no. La actual cúpula vaticana en manos del Cardenal Ratzinger ha vuelto a situar al conjunto de la Iglesia
    Católica en la época del Concilio de Trento.

    Si ellos dicen que no se debe votar a grupos que hayan contribuído a que se llegue a la situación posible de pactar una salida negociada, le cortan el paso a los simpatizantes de la antigüa UCD, Suárez negoció, González negoció, Aznar NEGOCIÓ, y ZP ha negociado, repito..HA NEGOCIADO, pero también CiU, CC, IU PNV y todos los que han apoyado siempre algún tipo de negociación con cuelquiera de los gobiernos anteriores.
    Esta oligarquía eclesiástica es farisea hasta la médula. ¿es que quieren que no vote nadie?, ¡falso!. Lo que desean es reconducir el voto hacia los populares pero de manera reptil, huidiza, críptica….Están como poseídos del maligno, perdidos en el laberinto.

    Yo que nunca he votado ni votaré a los socialistos, como estos energúmenos sigan así, voy a hacer proselitismo hacia los sociatas.

    ¡ Y los mitrados que se dejen de subterfugios.

  7. Lázaro

    ¡Me uno a su maldición Sra. Pavlova! ¡reciban mi maldición todas las religiones!. Ya es hora de colocar , a estos cuervos que se han dedicado a la rapiña durante toda su historia, en el lugar que les corresponde. ¡En las cloacas!.

  8. Arnau Gómez

    Dicen que es necesario conocer la Historia para no repetirla.Lo peor es que la Historia (con mayúscula), solo es bien conocida por unos pocos.La mayoría de los seres humanos conocen una historia, que es diferente ,según quien la cuenta y según quien la escucha.
    Los más viejos me vienen diciendo que esta época ya la han vivido otra vez y que no les gustaría, a sus años,repetirla.Solo cambian los interpretes o mejor dicho,los nombres.La historia en si es la misma.Dos bandos,enfrentados ideológica,politica y económicamente.Un bando, apoyado o dirigido, entonces desde los púlpitos y desde los confesionarios,ahora desde los medios de comunicación social.El otro bando, que lo fía todo a las encuestas y al BOE,mientras tiene esa posibilidad en sus manos.En cuanto la pierde, se descompone y su mensaje no cala socialmente,porque economicamente,el dinero apoya a sus rivales.¿Qué bando tiene todas las de perder?.Por eso,el P.P. no aceptó nunca la derrota del 14-M.No se podía ganar,con todas las baterias disparando contra el rival.Lo que pasó es que los elefantes salieron de estampida tras escuchar una gran mentira,que luego ha sido repetida hasta la saciedad.¿Volverán los elefantes a salir de estampida después de oír las voces que salen del fondo de las cuevas?

  9. Pavlova

    Pues mis viejos, Arnau, no dicen eso. Mis centenarios viejos, los que sí que vivieron aquello y siguen lúcidos, dicen que eso es lo que quiere hacer creer la derecha y que es lo que hace siempre cuando quiere asustar y que la gente crea que estamos casi en una guerra civil y añaden que España se rompe y etc. etc. Saben que el miedo les da votos porque ellos son el orden y la tranquilidad, pero me aseguran que no podemos hacernos ni idea de cómo estaba la situación “entonces”. Esto nada tiene que ver, pero van a perder y están en pleno ataque.

    Usted sí que se ha calentado, Lázaro. A las cloacas… verá, es que son muchos y aún tienen mucho poder. Yo peferiría que, de una vez por todas hicieran su partido político (aunque ya han declarado firmemete que el PP lo es) y que ofrecieran combatir el terrorismo por medio de la hoguera, que es mucho más práctico que tanta zarandaja y tanta democracia.

  10. Arnau Gómez

    Mi apreciada Dña. Paulova ¡Ojalá sean los equivocados mis viejos y yo !.Mis viejos son octogenarios,más cercanos de los noventa,que también vivieron aquello y sufrieron las consecuencias.Mi propio padre también me contaba aquellas luchas.Ya le digo,¡ojalá me equivoqué,que es lo que quiero!.

  11. J. Moreno

    Copio esto de una intervención en otro blog ayer y que viene a aclarar mi posición con las posibles repeticiones de los llamados hechos históricos:

    El mayor peligro del ser humano, no es externo, lo lleva dentro.

    El progreso humano occidental es debido al deseo de acabar en lo posible con la “incertidumbre” que produce lo desconocido. Esa insatisfacción ha producido la Ciencia, la razón y la lógica.
    Para captar el exterior hay que emplear los sentidos y estos acaban en sentimientos.”
    Ahí está el mayor problema entre nosotros. Unos los usan a ciegas sin reconducirlos hacia la razón y por dicha causa nos pueden conducir de nuevo al “paraíso perdido”, la selva originaria.

    Dice Ciorán:
    “Toda idea es neutra o debiera serlo; es el hombre quién las anima, quien proyecta sus pasiones locuras, sus sueños engrendadores de monstruos: Transformados en creencias se incustran en el tiempo y adopta la figura de suceso.
    Esta quiebra de la razón , que deriva en espasmo epiléctico, genera las ideologías, los dogmas y las pantomimas sangrientas de la Historia.”

  12. Paco Fuster

    Llevo un rato intentando empezar este comentario y ya me he cansado. Me resulta tan absurda y tan kafkiana la nota ésta de los obispos que me niego a criticarla. Simplemente resaltaré unas frases del texto que me generan dudas por si alguién sabe la respuesta y me la puede dar:

    Del punto 4 dos cosas:

    – ¿Cuáles son las exigencias de la vida cristiana? Lo digo porque dice que hay programas que no son compatibles con la vida cristiana, pero no dice cuáles son esas exigencias. Supongo que entre las exigencias de la vida cristiana no estarán votar a un determinado partido, hacer manifestaciones en contra de algunas leyes, opinar sobre política antiterrorista…

    – ¿Cuáles son los valores que los cristianos deben promover en la vida pública? Supongo que cuando dicen valores estan pensando en la familia tradicional, el matrimonio tradicional y todo lo que sea tradicional. Pero si no me equivoco, la familia y el matrimonio son instituciones privadas; o al menos que uno disfruta o padece en privado y no en la vida pública, donde dicen los obispos que se tienen que promover.

    Del punto 5:

    – No entiendo qué tiene que ver que el Estado sea aconfesional – como lo es el español, de laico nada, aconfesional – con la desvinculación moral. Es obvio que para los obispos, la única moral válida es la católica que ellos defienden, pero supongo que no nos creerán tan tontos como para pensar que en los estados laicos no existe la moralidad.

    Sin embargo ésta sorprendente relación de causalidad no es lo mejor del punto. Lo mejor para mi es el concepto que acaban de inventar: “obligaciones morales objetivas”. Confieso que me acabo de enterar ahora de que yo tengo una “moral objetiva”. Yo pensaba que los valores morales eran algo personal y propio de cada uno (aceptando que pueda existir una ética común para toda la especie humana), hasta hoy que he descubierto – si ninguno de ustedes me lo contradice – que mi moral es igual a la de todo el mundo porque es objetiva (según el DRAE, “con independencia de la propia manera de pensar o de sentir”).

    En fin, los obispos. La verdad es que entre el Manifiesto de UPyD (hay pasajes que sigo sin entender) y el texto este orientativo de los obispos, no hay quien se aclare. Me pongo en el lugar de un joven de 18 años que vote por primera vez en las próximas elecciones y quiera saber más o menos lo que le ofrece cada opción política que le pide el voto, y la verdad, más desorientado no podría estar.

    Por cierto – y atención a ésta que es buena -,hablando de mis amigos de UPyD, no se imaginan la notícia que les voy a dar. Si recuerdan, en la crónica que escribí sobre la intervención de F.Savater en Valencia acababa emplazándoles a futuras intervenciones en Valencia de miembros de este partido. Pues bien, hoy mismo me han informado de que el próximo miércoles dia 6, en el mismo sitio en el que habló Savater y a la misma hora, otro miembro de UPyD dará una nueva coferencia. ¿Adivinan quién? No será Rosa Diez, ni tampoco Arcadi Espada o Albert Boadella (ambos anunciados el dia de Savater). Será Álvaro de Marichalar – si alguién aún no está al tanto, este hombre es el número 1 por Soria en la lista de UPyD – quien nos deleitará con una conferencia titulada “Rumb a l’horitzó blau” (por aquello de las motos acuáticas imagino). ¡Qué me dicen…!

  13. J. Moreno

    Mire Sr. Paco: Sigo a los desorientados de “Ciudadanos” desde antes de su fundación.
    Soy parco en la respuesta:
    UPyD son la visión que tienen los “Ciudadanos” de Cataluña, aplicada al resto de de España. Una visión ontológica como de “destino en lo universal”.

    No le extrañe que lleven a Marichalar, a la Rokera Rosa y al taurófilo Boadella.

  14. creditos

    La Junta Islámica pide el voto para los partidos progresistas porque España necesita “un gobierno neutral ante el hecho religioso”

    El presidente de la Junta Islámica de España, Mansur Escudero, pidió hoy a los ciudadanos que voten a partidos progresistas porque defienden mejor un Estado “auténticamente laico”.

    Escudero declaró a Servimedia que España necesita “un gobierno neutral ante el hecho religioso, que no lo desprecie, no lo discrimine y que no haga favores especiales a una religión con respecto a otras”.

    “Los partidos progresistas son los que mejor pueden defender una neutralidad por parte del Estado”, recalcó el presidente de la Junta Islámica.

    Escudero concluyó que la libertad religiosa “es muy importante” para el Islam y los gobiernos musulmanes “son respetuosos con todas las religiones y mantienen un trato igualitario con todas”.

    SIN COMENTARIOS.
    http://www.creditomagazine.es

  15. Paco Fuster

    Aunque suponga desviarme momentáneamente del tema de los obispos y la campaña electoral, les anuncio que esta noche de sábado a las 21:45 se emitirá en Canal 9 un documental de una hora de duración sobre la figura del rey Jaume I. Como saben hoy dia 2 de febrero se conmemora el 800 aniversario del nacimiento de este monarca. Creo que es una buena oportunidad para saber algo más sobre esta figura tan importante de nuestra historia y de paso, ver también como se manejaba la propaganda política en aquella época y como un personaje histórico puede también convertirse en mito o leyenda.

    Ignoro quien es el responsable último del documental, pero imagino que saldrá hablando – y me tranquiliza bastante sobre el rigor en el tratamiento que se dará – Antoni Furió (a quien ya vi el otro dia en Punt 2), Catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valencia que como saben, acaba de publicar una cuidada y lujosa biografía titulada “El rei conqueridor: Jaume I entre la historia y la llegenda”.

  16. David P.Montesinos

    Si cediera a mis primeros instintos, yo que me eduqué con los curas y sé bien con qué suerte de institución nos la jugamos, llenaría este post de improperios, desafíos y blasfemias. Me parece poco elegante y, además, la labor ya la ha hecho Fernando Vallejo en La puta de Babilonia, donde se sostiene la teoría de que la institución vaticana y sus franquicias multinacionales son el más letal de los virus que Europa ha escampado por el mundo. No soy pues sospechoso, es más, creo que mientras los españoles asuman con naturalidad que el carácter privado de las instituciones confesionales –desde la católica a la islámica pasando por Los testigos de Jehová, la Cienciología o los Adoradores de los Ovnis- puede saltarse tranquilamente en el caso católico, convirtiendo a dicha iglesia en una anomalía monstruosa en pleno siglo XXI, la democracia continuará siendo de baja calidad. Cuando hago este tipo de razonamientos ante personas que se sienten fuertemente vinculadas al mundo clerical –que no es lo mismo que tener fe o creer en el mensaje de Cristo- me encuentro siempre con el mismo contraargumento plano: “usted está en contra de la libertad de culto”. Replicar a esto suele costarme esfuerzos inútiles, por la misma razón por la que es mejor no perder el tiempo hablándole a la pared.

    Permítanme sin embargo que introduzca algún pequeño giro perverso en el debate, aunque solo sea, porque entre los habituales en este blog el asunto de los obispos y su filiciación política –tan hipócritamente negada- suscita una unanimidad por la cual terminamos dándonos estérilmente la razón unos a otros, al contrario que en otros como ETA, la viabilidad de la socialdemocracia o la representatividad de los políticos.

    Pregunta malvada. ¿No será que creemos estar asistiendo a una controversia real cuando de lo que se trata es más bien de un escenario? Damos por hecho que este cruce de acusaciones entre el gobierno y los obispos es un nuevo coletazo de la vieja tensión entre la izquierda y el clero, o por profundizar más en la historia, la versión ajustada a 2008 de la vieja querella entre fe e ilustración. ¿Es real esa tensión histórica? Sin ninguna duda. Es más: la lucha contra cualquier forma institucionalizada de oligarquía y servidumbre toma desde siempre la forma de lucha contra la Iglesia. Esta lo sabe bien y lo sabe desde siempre, de manera que hacemos mal en sorprendernos de que tomen partido tan descaradamente.

    Ahora bien, ¿no hay en toda esta escalada de ataques y contraataques, de “ataco, pero yo no dije eso…”, un misterioso tufo a simulacro? ¿no hay en este escenario bélico un juego de intensidades de combate perfectamente calculadas? ¿Están realmente los obispos tan empeñados en que gane Rajoy como quieren hacer ver?

    No estoy alimentando ninguna teoría conspirativa, no presiento ningún contubernio, pero tampoco tengo ninguna duda de que los líderes políticos han entendido perfectamente que lo que los ciudadanos llamamos “política” se ha convertido ya hace tiempo en enterteiment. (Wojtyla por cierto fue el primero en aplicarle el cuento al recinto vaticano y asumir que el Papa es antes una estrella mediática que un líder religioso. No es casualidad que su ideólogo de cámara se llamara Joseph Ratzinger) Y el juego es claro: continúa atacándome, monseñor, que así apareceré yo como lo que no soy, es decir, un rojo, anticlerical, ateo y masón. Tú amarras los votos del sector más reaccionario de la población para el PP –esfuerzo inútil sobre un pescado ya vendido- y yo convenzo al electorado de izquierda de que hay que movilizarse contra la derecha eterna y ultramontana.

    Bien, todo esta línea argumental puede parecer vaga e inútil. Siempre es más cómodo creer que lo que vemos es “lo que hay” y que cuando dos se pegan es porque quieren destruirse mutuamente. Ahora bien, la intervención de los obispos, ¿no le brinda al gobierno una oportunidad magnífica para eludir el tema de la gestión de la recesión económica? ¿Tiene alguna receta para combatir la creciente precarización laboral? El gracioso “regalo” de los 400 euros por su majestad Solbes, ¿es la receta del gobierno para suturar la herida de la creciente brecha social?

    Volviendo a nuestros amigos los obispos, e insisto –perdonen la inmodestia- en qué conozco bien a los curas, les aseguro que de puertas para adentro no están descontentos con el gobierno de Zapatero, como no lo estaban con el de González. Otra cosa son los gritos de dolor y las ropas desgarradas, pero es que todo eso puede simularse, y los hay que son auténticos maestros de la comedia. Hay un síntoma interesantísimo. El día que acudieron a discutir con Fdez de la Vega –esa a la que ahora presentan como una nueva Pasionaria ansiosa de fuegos para incendiar iglesias- sobre la financiación, tuvieron que esforzarse para disimular la sonrisa de satisfacción que se les dibujaba: simulacro de financiación por parte de los fieles para disimular el hecho de que iban a empezar a recibir más dinero público que nunca. El mismo trampantojo para el tema de su negocio predilecto, la escuela: más dinero, más concertación, más arrinconamiento de la escuela pública.

    El PSOE, señores, no ha hecho nada, nada contra la Iglesia católica porque la tema. Lo único que realmente desvela a los señores de la sotana es la financiación y la oportunidad de seguir manteniendo con cargo al erario público los privilegios de la enseñanza segregada. Ante eso, los matrimonios gays o la asignatura de Educación para la Ciudadanía son solo calderilla… excusas para escenificar un desencuentro que a los dos les interesa mantener… o simular que lo mantienen.

  17. David P.Montesinos

    rectifico, inicio de último párrafo: El psoe no ha hecho nada contra la iglesia católica porque LA TEME. Perdón.
    Nota para Paco Fuster, ¿grabó usted el documental? Hay mucho, muchísimo que hablar sobre el Rey Jaume.

  18. Pavlova

    David P. Montesinos ¿A qué último párrafo se refiere? Yo no encuentro aquí ninguna respuesta suya que rectificar. ¿Se ha borrado algo? Pasa algo raro.

  19. Paco Fuster

    Hola David buenos dias. Vi ayer el documental entero pero no lo pude grabar porque mi Dvd no lo permite. Si que te puedo decir que me gustó bastante y para ser una producción propia de Canal 9, la verdad es que estaba bien hecho. Es imposible resumir la historia de Jaume I en una hora, de modo que hicieron una brevísima semblanza biográfica y luego se centraron en la conquista de Valencia (que por cierto la explicaron muy bien, con gráficos virtuales, mapas, etc…). Lo mejor sin duda, era que habían buscado a gente competente en el tema. El presentador del documental era un periodista de Canal 9 que salía hablando desde Montpellier, el Monestir de Poblet, el Castell de Xàtiva y otros lugares importantes en la vida del rey. Entre estas iumágenes y la narración del periodista “en off”, iban intercalando multitud de testimonios de profesores y expertos en el tema. Supongo que todos los lectores no les conoceran pero hablaron: Antoni Furió y Enric Guinot (exprofesores míos), J.E. Ruiz Domènec (profesor de Barcelona), Jesús Huguet (Academia Valenciana de Cultura), Jose Luis Villacañas… En definitiva, que me gustó bastante. Si normalmente Canal 9 se caracteriza por otras artes que todos conocemos, si que tengoque decir que el documental estuvo muy bien elaborado. Ya firmaría yo para que todos las semanas hicieran documentales de estos sobre figuras importantes de nuestra historia explicadas por expertos en el tema.

    Supongo que algún dia repetiran el documental, pero a saber cuando. De todos modos, si te interesa Jaume I, este año habrá más actos de conmemoración. En Valencia creo que hay alguna exposición sobre el tema y sobre todo en el Archivo de la Corona de Aragón en Barcelona, hay una que debe ser la mejor:http:
    //www.tiempodehistoria.com/modules.php?name=News&file=article&sid=936

    Luego también para quien se quiera rascar el bolsillo (45 euros), el libro que yo citaba ayer de Antonio Furió es una buena forma de familiarizarse con Jaume I. Es un libro-objeto muy bien hecho. Bien escrito y con unas fotografias y una edición muy cuidadas (de ahí su elevado precio). Yo llevo muchos días ya haciéndole propaganda al libro para ver si Furió o la editorial me regalan un ejemplar de gañote pero nada…

  20. jserna

    Ya ha aparecido el comentario de David P. Montesinos que ustedes no podían ver: resulta que la máquina del blog lo había alojado en los “comentarios en espera de aprobación”. O sea en el Limbo. ¿Por qué razón? Lo ignoro. Evidentemente lo he aprobado contra el criterio de la máquina…

  21. Pavlova

    Gracias, Justo.

    Pues sintiéndolo mucho, David P. Montesinos, porque veo que usted preferiría un debate más vivo, estoy completamente de acuerdo con usted y claro que el PSOE teme a la iglesia y puede que haga bien, pero nadie la ha tratado tan bién como ellos y, aunque parezca mentira, mejor aun Zapatero que González, que ya me indignó mucho con su trato preferente a esas gentes. La expresión derretida de Mª Teresa Fernández de la Vega cuando se reunió con ellos, me puso enferma.

    Sí, a mí me parece que hay acuerdos, no escritos, entre ellos y, si no los hay, actuan como si sí.

  22. David P.Montesinos

    Sospecho, amiga Pavlova, que nuestros enemigos no suelen leer este blog, y me alegra que coincidamos.
    Buscaremos el reportaje y las demás referencias, Paco. El Rey En Jaume es una de las figuras que más reapropiaciones históricas divergentes ha suscitado.Les recomiendo el semimonográfico que le ha dedicado la revista El temps.
    Por cierto, cuestión de urgencia. El País dedica hoy un breve artículo, rinconero pero sumamente interesante, al premio recibido por el programa del segundo canal autonómico valenciano “Medi ambient”. Es llamativo lo que dicen del trato que ha sufrido por el gobierno valenciano, en especial por el conseller de la materia durante varios años, González Pons -ecologista de pro al parecer-. Si algún empleado de Punt Dos les cuenta algo sobre la emisora llegarán ustedes a estremecerse. Al llegar al poder, el PP deslocalizó a los funcionarios del ente público con pinta de desafectos al nuevo régimen, reubicandolos en dicho segundo canal. “Medi ambient” y otros programas bastante dignos son una consecuencia de ello. Trabajan en condiciones de abandono absoluto, un elegante mobbing, muy en la línea de la cultura Camps que se ha enseñoreado de nuestro querido país valenciano. ¿Saben como llaman los empleados a Punt Dos? Guantánamo. ¿Por qué será?

  23. Kant

    Les leo y veo la irrupción del sr. Créditos (tildo la palabra porque, la dudosa personalidad que se enmascara tras el citado “nick”, dudo que sea la de “creditos”, así, sin la tilde citada). No llego a entender qué significado le da a su conclusión: “SIN COMENTARIOS”, así, gritado.

    Me gustaría recordarles que no sólo la comunidad islámica española es la que adopta esa postura; la evangelista, la hebrea, los mormones, cuáqueros, ortodoxos griegos y rusos, luteranos, anglicanos y unas cuantas confesiones más (llamémoslas, respetables) prefieren, en España, un digno distanciamiento del Estado. Tal vez con alguna demanda específica y limitada (cementerios propios, menús adecuados a sus creencias en los colegios públicos…) pero poco más. Creen en lo que creen y confían en sus creyentes. En este grupo, hasta cabrían fieles de obediencia – formal – vaticana (cristianos de base, jesuitas, franciscanos, dominicos… no en su totalidad pero sí en buen grupo). Los que quieren vivir a la sopa boba del Estado, los que necesitan constantemente vindicar unas creencias anacrónicas cuando no absurdas, los que no confían en sus propios miembros para el sostén de su iglesia son los católicos romanos, no los otros monoteístas. Así que sí, sin comentarios: los extravagantes son “los obispos”.

    Coincidiendo ampliamente con la práctica totalidad de los contertulios quisiera, no obstante, apostillar una de las propuestas del sr. Montesinos sin necesidad, por ello, de corregirla. Creo que no hace falta entrar en teorías conspirativas para denunciar el rumbo tomado, de forma activa, consciente y decidida por la Iglesia Católica romana. Ni es simulacro ni es coyuntura. En Italia – país tan próximo al nuestro y del que tan de espaldas vivimos (Alfons Cucó “dixit” y yo ratifico) – lo que ha ocurrido aquí y ahora, ya pasó allí al inicio de la andadura del sr. Prodi. Se llamó la vuelta de Güelfos y Gibelinos. Ese fue el sentir de Italia: el retorno a la edad media (una teoría cada vez más extendida y debatida). Sin embargo, se quiso minimizar, relativizar. Y ya ven cómo acabó su legislatura don Romano. El choque en Argentina ha sido similar en el tiempo y con unas características calcadas… calcadas a las de Italia y a las de Polonia. Como en los países citados, calcada en España. Existe la estrategia porque los hechos concretos la demuestran más allá de frivolidades de charla de café cibernético. La Iglesia Católica romana se ha propuesto volver al espíritu religioso y a la realidad social de Trento. Que ello le repugne a una inteligencia mediana o que provoque las risas de las más sagaces no es óbice para que exista y se dé. Ojo.

    Lo cual, por otra parte, no me impide coincidir con ud en la visión timorata del PSOE. Que fue la misma de la UCD. Que no se corresponde con la realidad social española. Si los socialdemócratas le dedicaran más profesionalidad al marketing político y menos dinero a la propaganda – asunto que ya se vio en otro “post” – descubrirían, probablemente, que actuar contra – y digo diafanamente, contra – la Iglesia católica en base a su dependencia económica del Estado y sus paupérrimos resultados académicos como oficiantes de magisterio científico le reportaría un mayor apoyo ciudadano y una mayor prudencia vaticana, por no decir, un silencio absoluto, ya no antes de unas elecciones sino a lo largo de la legislatura, reubicando a esta creencia en el mismo escalón que el resto de confesiones mágicas.

    Estamos en campaña, los elefantes barritan, las legiones se aprestan al choque. Vemos entre las tropas acantonadas a humanos, elfos, enanos y hasta orcos. Nada extraño en estos combates cíclicos entre la Razón y la Creencia, las Luces y la Oscuridad. Pero en el campo oscuro, traicioneramente, ha llegado un inesperado refuerzo desde Mordor. Tras treinta años de democracia, Sauron ha manifestado su auténtico deseo: el poder. Si Rivendel no reacciona, todo está perdido…

  24. Kant

    Ah, por cierto, en la lista de países en los que la Iglesia Católica ha puesto sus ojos como parte de su campaña de “recristianización” está la Francia del sr. Sarkozy. El diario “Público” lo prevenía la semana antepasada. Y como botón de muestra, hace un par de días se nos casó el sr. presidente de la República para acallar “el descontento” católico… ¿el presidente laico de la laica República francesa, “contentando” católicos?… El problema tiene más fondo del que se le está dando. Ya lo dijo – o a él se lo escuché – el papa Montini (¡ah, qué tiempos aquellos en los que el solio papal era cosa de italianos!): “la sagacidad del Diablo está en hacernos creer que no existe”. Y mientras ellos se descaran sin tapujo alguno demostrando sus propósitos, buena parte de la izquierda europea sigue haciendo florituras intelectuales como si tratásemos una cuestión menor. Nos va la libertad, la dignidad y la ciencia en ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s