El blog de todos ustedes…

libros.gif

0. Estimados lectores, se avecinan cambios en este blog anteriormente alojado en epi.es: un servidor de bitácoras que proporciona Prensa Ibérica. Algunos de estos cambios ustedes ya los van viendo; otros los irán apreciando. ¿Adivinan cuáles? En las próximas horas les iré comunicando las novedades de las que yo me haga cargo. Me gustaría poder decirles ya cuál es el cambio principal, el que justifica este modesto misterio. Pero prefiero esperar… De todos modos, no se hagan ilusiones. Ni los amigos ni los enemigos. A mi edad ya no es posible cambiar gran cosa, apreciablemente. O, como decía John Le Carré en una de sus novelas, uno de los misterios de la vida es crecer, incluso envejecer, sin mejorar. Algo exagerado, sin duda. Yo aún espero mejorar un poquito haciendo lo que hago: entre otras cosas porque cuando era muchacho no me gustaba mucho a mí mismo. Ahora he perdido la melena que tuve cuando joven, he encanecido y no siempre me reconozco en ese que veo ante el espejo. Pero he descubierto cuál es mi nivel de incompetencia, por decirlo con Peter, con Laurence J. Peter. Esto es, creo saber qué cosas hago francamente mal, qué puestos no podría desempeñar o en qué tareas fracasaría, si fuera promocionado.

¿Me refiero a mi condición de profesor? Admiro el oficio de docente y desde pequeñito quise ser profesor. Me parecía y me parece prodigiosa la capacidad que tienen algunas personas para despertar el interés y la valía de un tercero. Ojalá yo haya conseguido estimular a alguien. Si no ha sido así, aún espero conseguir esa proeza. Lo mismo puedo decir de lo que escribo. Ojalá se vea en ellos la vergüenza torera: yo me arrimo. Me arrimo al menos en lo que creo hacer mejor: esto que escribo. Creo que me sale mejor un artículo de prensa o una entrada del blog que un extenso tratado doctrinal, labor esta última para la que no estoy dotado. Artículo de prensa y blog: de eso precisamente quería hablarles. Y del nivel de incompetencia. Pero antes de continuar, permítanme hacer un inciso. 

 

Tachín, tachín

 

——————

 

1. Nuevo emplazamiento para Los archivos de Justo Serna

Los archivos de Justo Serna han cambiado de emplazamiento. A partir de ahora mismo tendrán una nueva dirección. Este sitio con un servidor distinto será el nuevo lugar en el que leer Los archivos de Justo Serna, tanto los posts anteriores como los que a partir de ahora iremos añadiendo. Les invito, pues, a abandonar la dirección antigua (blogs.epi.es/jserna o últimamente blog.levante-emv.com/jserna) para quedarse en el sitio en el que ahora están:

 

https://justoserna.wordpress.com/ 

 

Recuerden: https://justoserna.wordpress.com 

 

————————–  

 

2. ¿Y por qué este cambio radical?

Sin duda, debo una explicación. Yo fui colaborador de Levante-Emv  desde marzo de 2006 hasta noviembre de 2007. En la colaboración había un compromiso que el director me pidió expresamente: reabrir mi blog para asociarlo a la Editorial Prensa Ibérica. Mi colaboración como columnista acabó en noviembre de 2007, insisto. A partir de esa fecha cesé a petición del director del periódico. ¿Censura política? ¿Presiones? La razón que se me dio era económica. La prensa en papel está atravesando un mal momento y la publicidad no llega como antes llegaba. ¿Es cierto? Por supuesto, los periódicos están pasando por una etapa de absoluto desconcierto: Levante-Emv, entre ellos. ¿Pero por qué la reordenación o el adelgazamiento de colaboradores de ese diario deben empezar por mí y acabar… por mí? Una razón general no sirve para explicar un caso particular si otros casos equivalentes no se ven afectados por aquélla. Un cese como el mío puede justificarse por otras causas, pero no por una genérica que no explica nada. Ah, responderá mi crítico, ¿es que, acaso, al director de este o de aquel periódico tiene que gustarle por fuerza tus artículos? No, por supuesto. Puede, incluso, lamentar mi estilo, los objetos que abordo y el tratamiento. Pero, entonces, la razón económica no basta o es mera excusa: justamente cuando la profunda remodelación que me comunicaron no la he visto por lado alguno. Entonces, ¿estás rencoroso?, me dirá mi crítico. Esta circunstancia, qué duda cabe, me produce desazón.

—————-

3. La prensa y su crisis

Pero, más allá de mi caso, ejemplos de esta índole confirman un agostamiento, un escoramiento, un alineamiento: que es lo que de unos años a esta parte observamos en numerosos diarios españoles. La pujanza de los periódicos gratuitos, el frecuente sectarismo partidista, la tomatización de la prensa, la incultura desacomplejada, la manipulación burda y sutil a un tiempo, las opiniones desbordantes, la mezcla de hecho y juicio, la mercantilización de las informaciones: todo ello y mucho más nos son fenómenos alarmantes. Hasta la banalidad se impone. Vean, por ejemplo, una primera plana de El Mundo: corresponde al miércoles 21 de mayo. No la reproduzco: la enlazo. Si no la conocen, verán qué sorpresa:

La mosca…

Ahora, que han regresado, pensarán: vaya fotografía, qué manera de informar. En un curso de periodismo o de comunicación, esa portada debería estudiarse. Pero no por la imagen, sino por el pie que en el periódico le ponen a la foto de Alberto Cuéllar: “Una mosca perturba al ‘lehendakari’ en plena rueda de prensa, ayer, en el Palacio de la Moncloa”. ¿Una mosca perturba? ¿Es acaso un símbolo? No lo puedo creer. La tentación de hacer metáforas con hechos simples o banales, de rellenar con significado, con sobreinterpretaciones, lo que es pura causalidad, es algo que los periodistas no se pueden consentir.  Pero no sólo ocurre esto cuando los cronistas se abandonan por manipulación o pereza. Sucede también cuando los columnistas o articulistas juegan con el exceso. Las muestras son abundantísimas, pero me ceñiré a un caso muy reciente. Por ejemplo, la tribuna que a Joan Garí le publicaron en El País el pasado 20 de mayo. Empezaba con una comparación tan desmesurada y detestable, que nada de lo que después pudiera decir era ya sensato. Lean, por favor, el primer párrafo.

Nicolae Ceaucescu…

Después de esa entrada, ¿que se puede añadir? Suelo leer los artículos de Garí con interés: y ello a pesar de que pueda discrepar. O precisamente por ello. Pero, después de comparar a la alcaldesa de Valencia con un serial killer o con Ceaucescu, sólo cabe el estupor: la extrañeza. Analogías arriesgadas o imágenes de inspirado o temerario simbolismo son un recurso del periodismo y del articulismo: las metáforas las carga el diablo. ¿Cuánta realidad estamos dispuestos a soportar? Es lo que me preguntaba precisamente meses atrás cuando leí unas palabras del señor arzobispo de Valencia. Se cumplía medio siglo desde la riada de 1957. Estaba ante las autoridades civiles y militares, ante la prensa, y justo en ese momento, llevado por la tentación, por la tentación literaria a la que son muy dados ciertos clérigos, Agustín García-Gasco pronunció unas palabras inauditas.

Hizo equivalentes una riada real, con muertos, con víctimas numerosas, y otra metafórica: la ola de relativismo, de increencia, de materialismo que nos llega y que amenaza con anegarnos. Escribí un artículo tocándole las metáforas al arzobispo. Al parecer sentó muy mal que un periódico tan piadoso como Levante-Emv, un periódico que reparte estampas de la Geperudeta entre sus promociones más apreciadas, publicara un texto tan disolvente como el mío. Días después, tras unos pocos artículos, fui apeado de mi columna: dejaba de colaborar en Levante-Emv. Cuando cesé por invitación del director del diario, se me dijo expresamente que no había censura política alguna. Crean lo que me confesó: no puedo negarlo sólo a partir de indicios; y ello a pesar de que sea muy sospechoso que yo ya no haya podido publicar artículo alguno en sus páginas desde noviembre de 2007. Lo dejo estar, pues: el post y ese periódico llamado Levante-Emv. No me toquen las metáforas…, que me irrito.

—————–

Blogosfera

Mi cese como columnista de Levante-Emv: lo que dije el 29 de noviembre de 2007

——————

Viernes 23 de mayo por la tarde, a poqueta nit, nuevo post:

Examinando al Dr. Jones

34 comments

Add Yours
  1. Miguel Veyrat

    Sabes, Justo amigo, que tus razones serán las nuestras. No son buenos tiempos para la lírica y mis noticias son que el Levante-EMV está siendo comprado por la extrema derecha. Si World Press, cuyas características ignoro dado mi desinterés por la red en general, excepto por buscadores, libros y diccionarios —y la colaboración en algún que otro blog, como el de Julia Puig y el tuyo, of course— te proporciona libertad de escritura y difusión, bienvenido sea el cambio. Seguro que no pierdes un sólo lector y colaborador. ¡Ah, y la incorpración del profesor Duarte me parece un lujo! Muchos éxitos y mucho ánimo, amigo, o como diría un romano, más que amigo, sodalis.

  2. Kant

    De verdad, para qué engañarnos: ya despotriqué, me enfurecí y pedí explicaciones al director del diario Levante-EMV cuando, sin justificación plausible alguna, clausuró el espacio de opinión del sr. Serna (si recuerdan, fue cuando les expliqué su denominación popular durante el franquismo, “El Liante”, epíteto que recuperó generosamente en estos, sus últimos años), así que, por lo que amí hace, considero una liberación el traslado del “blog” de don Justo y, como el don Miguel Veyrat, en esta nueva ubicación nos encontraremos todos.

  3. Marisa Bou

    No he podido evitarlo. He hecho un “receso” en mi trabajo para saludarles desde nuestra nueva ubicaci´´on. Esta tarde, desde casa, me explayaré un poco más. ¡Hasta luego!

  4. Miquel Saumell

    Pues nada, a partir de ahora seguiremos “los archivos” desde wordpress, y espero que el cambio de domicilio no tenga repercusiones en la calidad de sus artículos.

  5. J. Moreno

    Nada que objetar Sr. Serna. En dos minutos he hecho el cambio de URL y archivado en mi “carpeta” de favoritos principales.

  6. Alejandro Lillo

    Lo del Levante es una vergüenza, además, este lugar tiene más colorido y parece más alegre, más acogedor, con esos motivos geométricos que surgen junto a las intervenciones de los contertulios. Seguiremos disfrutanto.

  7. Fuca

    ¡Enhorabuena, querido Justo Serna, por este cambio de ubicación! La verdad no entendía cómo, después del comportamiento inexplicable de los del “Levante-emv, seguías aportando tus interesantísimos comentarios en un emplazamiento vinculado a ellos, no se lo merecen; si no les gustas como comentarista, tampoco a nosotros nos gusta nada relacionado con ellos. Seguiremos leyéndote y colaborando contigo en esta nueva etapa.

    (Un abrazo, amiga Julia Puig)

  8. Fuca

    Me parece, Justo Serna, que tienes que cambiar el reloj, está atrasado dos horas. ¡Ya me parecía raro que nuestro amigo Kant escribiera a las 7 de la mañana! (se le adelantó nuestro querido Miguel Veyrat, pero creo que nuestro poeta madruga, así que su comentario “al alba” no me llamó la atención).

  9. jserna

    Les pido disculpas si observan cosas raras: me estoy habituando a la nueva plantilla y al nuevo servidor. Las cambios, como decía, se irán viendo. Las mejoras, ojalá. Estamos trabajando.

  10. Ana Serrano

    Suscribo palabra por palabra lo que dice Fuca. Estoy encantada con el cambio y me parece lo más digno y lo mejor.

    Un Abrazo, Justo. Aquí estamos todos con usted, como siempre y gracias por el trabajo que se toma para que sigamos tenieno éste lugar de encuentro.

  11. jserna

    Querida Ana, cuando dice que suscribe palabra por palabra lo que dice Fuca, ¿a qué se refiere? ¿Al reloj que debía cambiar por su retraso de dos horas? Ja,ja,ja. Les agradezco otra vez sus palabras tan amables y generosas. Un abrazo. Estoy familiarizándome con la plantilla de blog: hay problemillas técnicos que ustedes no ven pero con los que estoy lidiando…

  12. Marisa Bou

    Buenas noches a todos. Yo también me siento feliz en el nuevo emplazamiento del blog. He de decirte, Justo, que sólo abría el Levante para enlazar con tu blog, porque cada vez me gusta menos su enfoque informativo, por no hablar de la opinión. Claro que el periodismo no es lo que era. Antes había, tal vez, menos titulaciones, pero más periodistas consecuentes con sus ideas y comprometidos con la información. Es curioso, pero parecería que las profesiones que implican servicio público están perdiendo predicamento en esta sociedad posmoderna del tercer milenio.

  13. Miguel Veyrat

    Comprendo tu desazón como columnista ante la defensa de Levante de sus “posiciones”, lógica en un sistema de mercado donde la prensa es un bien que se vende en kioskos entre especias, pescado, carne o fruta, huevos también algo podridos. Tu análisis es exacto, y parafraseando a Lorca, “se acabaron los gitanos que iban por el monte solos”. En estos momentos, pocos barbianes hay que, como antaño, junten sus pesetas para sacar una “hoja” y defender sus ideas (también algunos jugamos con ciclostil y “vietnamitas” durante la dictadura). Como medios de poder político y económico capaces de hacer y derribar gobiernos y hasta regímenes, hundir empresas o ensalzarlas al olimpo de la bolsa, como soporte de millonarias campañas de publicidad que constituyen prácticamente el total de sus ingresos (el precio del diario que se compra en la calle no llega ni para el bocata de media mañana, en mi infancia llamada “pataqueta” en Valencia), los periódicos y demás media pertenecen a la gran Banca, bien directamente o a través de sus empresas subsidiarias, a los grupos político-religiosos que las sustentan y alimentan. Los directores con sus redactores que otrora se la jugaban con la censura (el mismo que viste y calza, por ejemplo), ahora han de defender sus lentejas, las comes o las dejas, que es lo que te han dicho a tí, mi pobre amigo. Ahora imagínate, tú columnista, colaborador externo vejado, ofendido y humillado, cómo las deben de pasar, con los actuales sueldos de hambre de los periodistas de a pie, los muchachos que cubren iformación de calle y deben ejercer ellos mismos la autocensura a diario, antes de presentar sus trabajos al redactor-jefe o editor de turno, que también tiene familia que come lentejas. Lo dicho, se acabó el carbón. Cada oveja con su pareja, prietas las filas, recias, marciales, nuestras escuadras van… a buscarse la vida en un medio afín, y sobre todo, por muy afín que sea, ¡Ojo también con las tendencias internas! pues se puede pensar que se trabaja en un medio próximo al socialismo, y de lo que se trate es que el consejo de redacción sea… “felipista”, por ejemplo… Todavía lo más libre que va quedando es este medio digital. Todavía.

  14. Angel Duarte

    Buenos días, Justo,
    En Sevilla, ayer, tuvimos una jornada de una catolicidad subida de tono. ¡Corpus! Me estrenaba y tengo que reconocer que la cosa tiene su qué. Estoy redescubriendo que mi ateísmo es, como el de todo buen español, (antropológicamente) católico. El año pasado ya me había afectado la Semana Santa; y, ahora, esto: señoras de una sensualidad desbordada, aromas de romero por la calle, barroquismo, oloroso con jamón… Pecado, pecado, pecado.
    En fin, que tuve razones para abandonar por unas horas el mundo de los blogs. Y hoy, viernes, me encuentro con su cambio de domicilio. Bueno, qué quiere que le diga. La libertad no tiene precio. O sí, pero se puede pagar. Yo no me conecté con usted por Levante, sino por Justo. Y ahí voy a seguir. La prensa por estos lares es, me temo, como la levantina.
    A don Miguel Veyrat un saludo muy cordial. Imagino que compartimos amistades en Establiments. Si viese usted a Carlos Jover le da un abrazo de mi parte. ¡Hace tanto tiempo!

  15. Ana Serrano

    Vaya, vaya, Don Justo, no le conocía yo esa faceta perversa. Pues sí, suscribo lo que dice Fuca del reloj y también ésto:

    “¡Enhorabuena, querido Justo Serna, por este cambio de ubicación! La verdad no entendía cómo, después del comportamiento inexplicable de los del “Levante-emv, seguías aportando tus interesantísimos comentarios en un emplazamiento vinculado a ellos, no se lo merecen; si no les gustas como comentarista, tampoco a nosotros nos gusta nada relacionado con ellos. Seguiremos leyéndote y colaborando contigo en esta nueva etapa.”

    Y no me sea malo, hombre-por-dios, aunque me da la sensación de que es porque está de buen humor. Los cambios, cuando son a mejor, es lo que tienen.

    Otro abrazo.

  16. Julia Puig

    Cuando el aire se hace denso, sólo nos queda salir y, no esperar más. Lamentablemente, no siempre nos damos cuenta de cuándo hay que tomar la decisión, simplemente, esperamos que las cosas cambien o cambien las personas. La crisis que atraviesa la prensa es la crisis que atraviesa la sociedad, experta en no corregir sus errores. Todo entra dentro del juego de la estupidez humana, el poder, el dinero, la política…y un sinfín de etcéteras que dan como producto a individuos de “sutil inteligencia” siervos de esas estupidez. Siempre me ha fascinado la estupidez humana, especialmente la mía, claro, qué le vamos a hacer, cada uno sostiene su bastón. Enhorabuena, Justo, no sólo por saber expresar ese inconformismo sino por actuar en consecuencia. No importa la URL que tenga “Los archivos de Justo Serna”, lo que importa es que podamos seguir disfrutando de su lectura por donde caminen.

  17. Ana Peris

    Buenos días,
    Sólo comentarte que seguiré disfrutando de tu lectura en esta nueva ubicación y, sobre todo, aprendiendo día a día con tus artículos .
    Gracias por tu escritura.
    Un saludo,
    Ana Peris

  18. marpop

    Saludos PoP! sólo tengo que añadir una cosa: a mi, como alumna suya, me despertó el interés por miiiiiiiiiiiiles de cosas, eran un lujo sus clases.Aunque me licencié hace un par de años, no em olvido nunca de esos 9 meses de ideas, de recomendaciones literarias, de anécdotas, de “¿y ésto a qué venía?”, de divagar, de ser parte de la historia cultural. Gracias.

  19. Miranda

    Que estupendo!
    Me gustan los cambios, y si son para mejor…mejor.
    Ando fatal de tiempo, pero conste que he venido siguiendo las migas de pan.

    Nos vemos.
    Un abrazo.

    M.

  20. J. Moreno

    Sr. Serna: acabo de leer su último artículo escrito en Levante-Emv.

    Gracias por haberlo traído al presente.
    No lo había leido.

  21. Fuca

    Yo también acabo de leer el último artículo que escribió nuestro amigo Justo Serna en Levante-EMV y ya no me queda ninguna duda sobre el porqué decidieron prescindir de sus colaboraciones; me recuerda a un caso parecido, el de Javier Marías como colaborador de “El Semanal”; a él le censuraron un artículo crítico con la iglesia católica y decidió abandonar ese espacio semanal. Y después dicen que estamos en un estado laico, la religión católica es intocable por los siglos de los siglos.

  22. Miguel Veyrat

    Hombre, profesor Duarte, le creí a usted catedrático en Barcelona. Y resulta que somos vecinos y sevillanos e adopción. Vivo entre la Judería y Santa Cruz: en mi calle los impares —mi casa, judería— los pares, Santa Cruz. Eso es “fusión”, sólo posible en esa tierra de María Santisima donde comunistas y ateos llevan hacen de costaleros del “divino” ajusticiado. Hemos de tomar alguna caña, si profesa usted en la antigua Fábrica de tabacos, yo paso mañana y tarde por allí alimentando de oxógeno mi viejo corazón. Hay una terraza espléndida frente a la puerta grande, en San Fernando.

  23. Miguel Veyrat

    Claro que quise decir oxígeno. Y sobra el verbo “llevan”. El señor Serna le dará a usted mi email, si lo desea.

  24. Miranda

    Que se me olvidaba!!!
    Tenía una respuesta pendiente que aprovechando el revolutum del cambio voy a contestar ahora.
    Sin consultar revistas tan sabias (decir que una publicacion en Science que mencionaba es pseudocientífica es algo que dejo de comentar), y limitandome a un excelente libro de texto, aunque sea español (J.Florez, Farmacologia humana, 3ª ed., Masson, Barcelona, 1998), entre las reacciones adversas de los antineoplasicos, se menciona:

    En la pag. 1030, para el fluorouracilo, “sintomas neurologicos agudos, somnolencia, parestesias [sensibilidad alterada],ataxia cerebelosea [marcha de borracho]”.
    En pag. 1031, para la citarabina, “cierta neurotoxicidad en forma de ambliopia [vision doble] o de convulsiones”.
    En pag. 1035, para los alcaloides de la vinca, “pueden aparecer sintomas centrales en forma de depresion, insomnio o confusion”.
    En pag. 1043, para la ifosfamida, “destaca un cuadro encefalopatico en forma de somnolencia, alucinaciones, borrosidad de la vision y coma”.
    En pag. 1045, para la procarbazina, “depresion del sistema nervioso (confusion y somnolencia)”.

    Bueno, espero que esto le sirva como documentación a lo dicho/aventurado sobre los así tratados.

    Saludos.

    M.

  25. jserna

    Les agradezco otra vez sus amables palabras. No: ese artículo titulado ‘La riada como metáfora’ no es mi último artículo en ‘Levante-emv’. Me publicaron aún unos pocos más, pero los amigos me dicen que, teniendo en cuenta la influencia el Opus en esa casa, lo normal era ir a parar al infierno. Me dicen esos amigos que pagué mi temeridad. O no, como diría Mariano Rajoy. En ‘El País’, hace años publiqué un timidísimo artículo sobre el Opus. Lo titulé ¿Beatus ille?

  26. Arnau Gómez

    Mi apreciado D. Justo.Como ve ,aquí le sigo.No busqué usted motivos en quienes a lo peor no tienen ni motivos.No les gustó algo y se acabó . Estamos viviendo una época difícil y que ustedes,los historiadores nos podrían decir si se parece a una época anterior ,allá por los años 30 del siglo XX.
    No digo más y adelante D. Justo.

  27. Arnau Gómez

    A Dña Miranda.
    Nadie va a poner en duda la autoridad de la revista “Science”.Claro que se pueden producir esos trastornos secundarios en un tratamiento antineoplásico con quimioterapia.Pero,afortunadamente, muy afortunadamente,esos secuelas son muy infrecuentes.Porque supongo que sabe usted que a los pacientes se les informa de que esos trastornos se pueden producir, si les aplicásemos esas terapias y las aceptan, porque el porcentaje de secuelas es pequeño.
    Llevo muchos años tratando procesos neoplásicos cerebrales,entre ellos,metástasis de carcinomas de diferentes localizaciones y afortunadamente, mis pacientes tienen una calidad de vida muy buena en un porcentage elevado de casos,algunos incluso,están curados,sin que se aprecien trastornos nerviosos reconocibles.
    No le niego que pueden existir esos casos.Por supuesto que los hay.Pero ni enfermos se dejan aplicar ni médicos aplican terapias que agravan los procesos.
    Otrosi:Lo que no se puede justificar las actuaciones de ciertos personajes públicos, por extravagante que nos parezcan, con la recepción de tratamientos quimioterápicos.¿Recuerda usted el comentario, no recogido en acta,pero si en las hemerotecas,del en aquel momento portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, sobre la capacidad intelectual de Dña Ana Palacio?.Tuvo que rectificar,después de informarse debidamente, que se puede ser tonto,como yo decía el otro día,pero sin necesidad de ser tratado con quimioterapia. Así que no se me enfade y dejemos el asunto por zanjado (por mi ,ya lo está).Un cordial saludo.Incluso,le invito a dialogar sobre ese tema.Sería un placer.

  28. David P.Montesinos

    Yo creo que nunca viene mal un cambio. A mí, como a Kant, tampoco se dignaron en El Mercantil a darme explicaciones de su cese. Un par de compañeros de mi centro se sorprendieron por el asunto, pues el suyo era de los pocos artículos que leían en medio de la sosez de un diario que parece querer perder en el cobarde grisor de quien no se atreve a, como usted diría, “arrimarse”. Bienhallado. Ya nos explica un día por qué no se gustaba de joven, me suscita morbosa curiosidad, también lo de su extinta melena, ¿conserva fotos?

  29. APT

    Bueno, parece que la reproletarización de los intelectuales, avanza una barbaridad… ;-)

    No quiero ser impertinente pero el abuelo, en su conocido “panfleto”, decía:

    “La burguesía ha despojado de su aureola a todas las profesiones que hasta entonces se tenían por venerables y dignas de piadoso respeto. Al médico, al jurisconsulto, al sacerdote, al poeta, al sabio…”

    Amén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s