Ligerezas

mezclas0. Me permito ligerezas: cosas triviales que me levantan el ánimo y que están en los medios. Esos aspectos chiquitos que también son reveladores. Los iremos precisando durante estos días…

1.  ¿Canción ligera? Reaparece Sébastien Tellier con su canción festivalera en el nuevo anuncio de Renault Mégane. Algunos lo dijimos en su momento: por ejemplo en este blog hace meses, hacia el final del post titulado Esperando al Dr. Jones. En la sección de variedades (25 de mayo). La de Tellier era la mejor pieza de todas, decíamos. Perfectamente digna dentro de lo que es la tradición de canción ligera del certamen.

A final de nuestro post señalábamos concretamente: “La France. Para mi gusto, la mejor canción del Festival –respetuosa con sus tradiciones canoras y sonoras, y con reminiscencias sesenteras– fue la pieza interpretada en representación de Francia. Divine, se titula y la canta Sébastien Tellier. Sólo tiene una pega: es breve, demasiado breve e intelectual para un certamen que premia hoy copias degradadas del modelo Abba. Tellier no oculta su frikismo consciente (y no involuntario como Rusia, Europa oriental o los países escandinavos), y tiene unos coros que le dan excepcionalmente la réplica: como si recreáramos en una nueva balada el tonillo de Rocky Sharpe & The Replays. Su look es inquietante y canta en inglés (25 de mayo)”.

savater22. Fernando Savater. Leo La hermandad de la buena suerte, la novela que ha sido galardonada con el Premio Planeta en la edición de 2008: una obra de la que debo hacer una reseña para Ojos de Papel. Se me antoja correcta y tiene toda la ligereza de la que Savater es capaz. A la vez he de admitir que me provoca poco entusiasmo. Aún no la he acabado. O sea, que quizá todavía cambie el juicio. No sé. Un ensayista ha de hacer valer su voz. Un novelista ha de servirse de distintas voces narrativas. Savater lo hace y lo hace con empeño aplicado. Ahora bien, siempre tengo la impresión de leer al brillante ensayista. Las erudiciones filosóficas, las ironías cultas, la celebración de la felicidad pesan… mucho. Hay que tener buen oído para dejar de ser uno mismo, para hacerse liviano. Hay que abandonar la propia voz para ser portavoz de expresiones que no son nuestras. Savater es demasiado torrencial y brillante como para taparse o cancelarse o suspenderse…

obamaconabrigo3. Alone, again. Naturally. Obama regresa. Àngel Duarte se sorprende en su blog del eclecticismo del presidente electo. Está leyendo La audacia de la esperanza. ¿Qué impresión le causa? “Una especie de mezcla abigarrada de conservadurismo liberal y de buenos usos, intenciones y costumbres; servida, toda ella, por alguien que reconoce que su principal virtud política es, junto a la ambición, el dominio de la retórica… y, lo que a mí me resulta más temible, un concepto de la empatía que le lleva no ya a ponerse en el lugar del otro, sino a ver la situación desde el punto de vista del otro”.

No sé. ¿Demasiada ligereza? No acabo de convenir con ese juicio. Me parece un astuto creador de sí mismo, ducho en el arte de moldearse con aleaciones varias. Pero eso sí: teniendo dos o tres ideas rompedoras que toma de la mejor tradición, ideas que le vienen del constitucionalismo que profesa. Leyendo el capítulo dedicado a la Constitución en La audacia de la esperanza (“Nuestra Constitución”), te percatas de cuál es el origen de sus certezas.

obamaenelgimnasio4. Obama sale ligero. Leo La fe de Barack Obama, de Stephen Mansfield, reseñado por Francisco Fuster. “Su trayectoria ya se ha convertido en el método de su mensaje, tal vez en mayor medida que en el caso de la mayoría d elos políticos. Él es el niño mulato que nació en un hogar ateo, de una madre cuyos vaivenes de la vida a veces dejaba a la familia sumida en la necesidad de vivir con muy poco. Es el talentoso adolescente negro que buscaba un lugar de pertenencia en medio de la movida cultural de los años setenta. Es el gradudado de la Universidad de Columbia que se dedicó a trabajar por los necesitados de los barrios de Chicago cuando otros de su clase no lo hacían. Es el que no tenía dios, el que buscó andando sin rumbo hasta encontrar a Jesús y hallar un hogar espiritual en una iglesia del sector sur de Chicago. Y es también un político inusualmente bendecido que trae la esperanza de sanar a nuestra tierra mientras sigue caminando entre dos mundos: el mundo negro y el blanco, el del creyente y de lo secular, el mundo del que no tiene y el del privilegiado, el de los de mayor edad y el de las nuevas generaciones”. 

¿Y el Obama gimnasta? Me pregunto por la ligereza, otra vez.

8 comments

Add Yours
  1. Angel Duarte

    Una reflexión crítica adicional al libro de Obama, y en respuesta a don Justo

    En el capítulo invocado por don Justo se pone el énfasis en la importancia de reglas y procedimientos, desde una humildad mil veces pregonada -quizás demasiada para ser auténtica o creíble- y al servicio del bien común. De acuerdo, siempre que empecemos por definir qué cosa es el bien común, cómo se logra identificarlo, en qué medida responde a o surge de un proceso dialéctico -uy, perdón- entre concepciones ideológicas contrapuestas y dispuestas a la brega.
    El canto al debate abierto sobre el futuro exige, creo, claridad previa en los planteamientos propios. Ya habrá tiempo de cambiarlos y la predisposición a hacerlo va de soi! No puede ser la gran innovación doctrinal.
    Hay, en este capítulo, algo que sí valoro muy positivamente en Obama, a pesa del fideísmo latente: el reconocimiento de que Constituciones como la USA son el resultado de un tiempo (sentido histórico de los procesos políticos) y de los seres humanos. Ahí sí que el texto me satisface.
    Quisiera, por último, referirme a lo ‘empalagoso’ que en algún momento me ha sido la lectura del libro. Me reafirmo en ello. Además, me temo que refleja un problema que puede llegar a ser ‘gordo’ y que se transparenta en este diálogo entre Barack y su hija Malia:
    B: -Com va això, preciosa?
    M: -Genial. Pare, tinc una pregunta.
    B: -Digues.
    M: -Podem tenir un gos?
    B: -Què hi diu la mare?
    M: -Em va dir que t’ho preguntés a tu. Crec que l’estic convencent per esgotament.
    Como dicha conversación ponga de manifiesto los mecanismos básicos de la retórica obamaniana… ¡vamos daos!

  2. Kant

    Flotemos entre levedades, pues…

    Ante todo, don Justo: ¡menos mal! Comenzaba alarmarme su melancolía y el que no viniese por mi cenobio desde hace algún tiempo no hacía sino incrementar mi preocupación. Lo veo de nuevo entrometido con esos asuntos tan pequeños (o no tanto) pero tan importantes (o no tanto).

    Dado que del punto 1 soy perfectamente ignorante, una vez leído y atendido, me excuso de opinar.

    Sobre el democraticísimo ciudadano Savater, no tengo sino que coincidir con ud (malo…): que sea un hábil ensayista no lo capacita para ser ni siquiera un mediocre novelista. Es más bien plomo. Una novelas de aventuras aburrida es la mejor demostración. Sin embargo, qué significativa recompensa la que recibe la de editorial Planeta ¿no?… ¿o habría que decir del sr. Lara?… ay, qué malos pensamientos… uno de los financieros del PP catalán recompensando al sr. Savater, promotor de otro partido político… ¡¿en qué estaría yo pensando?!…

    ¿Y de don Barack Hussein?… si recuerdan, fui el primero en apostar por él (por cierto, nadie me aceptó la apuesta cuando muchos pretendían – en el interior de su corazón – a doña Hilaria) y en ello me mantengo. Si no lo matan, será un buen presidente para los EE.UU. de A. Para el resto del planeta, bueno, eso ya es harina de otro costal pues, al final, el sr. Obama es el jefe del estado de un país soberano, no es el emperador del mundo; se debe a sus electores, no a la humanidad.

    Lo digo porque el español quintaesencial, es tan amigo de encumbrar a individuos sin mayores méritos como dado a denostar a personas relevantes sin mayores pruebas. Es esa extraña mezcla de cainismo y envidia tan ponzoñosa y característica del país. No llego a entender, pues, esas precipitadas sombras de duda que algunos comienzan a lanzar sobre don Barack. A ver si lo entendemos: el presidente de la Unión debe alcanzar el poder convenciendo a sus ciudadanos, no a los celtíberos, y ha de gobernar para satisfacer a aquellos, no a estos. A partir de ahí, reflexiones como las de don Justo, me parecen de lo más apropiadas para el análisis de nuestra pobre – paupérrima – y provinciana realidad; otras que ya afloran sobre ¡¡su política, medidas económicas e intenciones (más o menos aviesas)!! cuando ni siquiera se ha hecho cargo del puesto me parecen detestables, especialmente entre quienes se “convirtieron” al culto al sr. Obama del día a la noche y que cuando descubrieron que ello carecía de toda originalidad – pues se integraba en la nueva moda mundial, la obamamanía – rápidamente se desmarcaron de ella para alardear de su prurito divino, de “enfant terrible” y todas esas sandeces de las que se suelen arropar algunos ¿intelectuales?… en todo caso, leves pensadores.

  3. Miranda

    Para no decir nada de Savater, que no ando fina y me sientan mal las sofoquinas…prefiero traer aquí este vidrio de Obama.
    Véanlo y luego ya me dirán si lo que le pasa es que es remacho que se rompe (yo siempre he dicho que no me fío un pelo -sensuanmente- de un hombre que baile bien suelto, agarrao es otra cosa), pues eso que es un remachorro de cortar y su machorrez le obliga a ser un perchero sin ruedas, o bien que tiene un melanoma enormeus y es blanco sin txapela y del mismo centro de Bilbao, que es donde se producen los tíos más sosos y con menos ritmo que yo conozca.
    Ya me dirán…

    Besos.

    M.

  4. Marisa Bou

    Ja, ja, ja. Sí que es rrarro, pero rrarro, que un negro no sepa bailar. Pero lo de que los vascos sean sosos… cómo se lo diría yo: soy valenciana y esa asignatura se me quedó pendiente y ya no me presento ni a la repesca.

    Ahora bien; podría ser que don Barack prefiera pasar por un mal bailarín que por un político poco serio…:-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s