Presentaciones de ‘Héroes alfabéticos’

espiasDistintos lectores me han pedido por correo electrónico y por otros medios (¿cuáles?, se preguntarán) que publique aquí las palabras que los amigos pronunciaron el pasado 26 de noviembre cuando presentamos Héroes alfabéticos en la Casa del Llibre de Valencia. No todos los que allí hablamos llevábamos escritas nuestras intervenciones: yo mismo apenas disponía de unas notas para discursear brevemente, unos apuntes con referencias escuetas a Balzac o de Céline que me servían para fundamentarme. Anaclet Pons se valió de unos papeles en los que tenía sus citas literales de Borges, de Bioy Casares, de H. Bustos Domecq. Nada menos. Con gran aplomo improvisó una intervención profunda, cariñosa e irónica. Francesc Vila y David P. Montesinos, por su parte, fueron más previsores. Ellos acarreaban sus folios mecanografiados. Con su aprobación, me dispongo a publicar esas palabras. Son también disfrute y generosidad.

Francesc Vila, Los Héroes alfabéticos que yo leí.

David P. Montesinos, Sobre Héroes alfabéticos, de Justo Serna.

presentacionheroresalfabeticosvalencia5

 

Ilustración: Viñeta de Víctor Serna que encabeza el capítulo “Espías”, de Héroes alfábéticos.

15 comments

Add Yours
  1. Paco Fuster

    No había intervenido hoy porque es muy poco lo que puedo aportar. Por razones imposibles de explicar aquí, no he podido leer todavía el libro. Confío en leerlo muy pronto. Sobre la tarde del miércoles, simplemente confirmar la buena impresión general de la gente que ya se ha manifestado y constatar el éxito de asistencia al acto (con el frío que hace en Valencia, dignarse a salir de casa y acercarse a la librería es también una heroicidad digna de ocupar alguna de esas páginas). Me hubiera gustado llegar a hora para escuchar a nuestro amigo David y me hubiera gustado quedarme en ese ágape post-presentación hasta el final. Lamentablemente, no me fue posible. La vida del estudiante -dicen- es muy bonita, pero tiene eso, que de vez en cuando hay que ir a clase y si eres de fuera de Valencia tienes que vivir pendiente de trenes.

    Hablando del ágape, quiero dar las gracias a Justo por invitarnos (bueno, yo me fui sin pagar) y a Encarna por ser tan amable y atenta con todo el mundo. Supongo que Justo se sintió muy orgulloso -yo me hubiera sentido- al verse tan bien rodeado de amigos de procedencia tan variada.

  2. Paco Fuster

    Acabo de leer el texto de Alfons Cervera (ya leí en su día el de Juan Planas) sobre el libro. Me extrañó no verle en el acto; de hecho, pensé incluso -antes de que se anunciaran los nombres- que él podía ser uno de los presentadores.

    Este verano pasado asistí en Gandía a una conferencia de Justo sobre la relación de la historia con la literatura. La presentación la hizo el propio Alfons Cervera y aún recuerdo que presentó a Justo como “el historiador que més novel·les llegeix”.

  3. jserna

    Sr. D. Román Amador, gracias por las cosas que me dice en su comentario (en el otro post). Es muy amable. Como también Sara. Nuevos amigos.

    Otras personas me han insistido por correo electrónico para que publique lo que dije en la presentación. Bueno, intentaré recrear lo que dije sin traicionar la escasez de mis palabras. No es para tanto.

    No sé en qué momento del sábado lo publicaré en este post.

  4. Eduardo Laporte

    Intuyo que la presentación fue todo un éxito. Ayer estuve en una en Madrid (prefiero no dar datos) y la sensación de languidez, de improvisación y de pocas ganas quitaban cualquier gana de comprarse el libro en cuestión. Para hacer una presentacion, o se hace con cierto entusiasmo o no se hace.

  5. jserna

    Gracias, Eduardo.

    Esperaba tener fuelle para escribrir esas palabras que prometía en mi comentario, pero la pereza y el cansancio me lo impiden.

  6. David P.Montesinos

    Disculpen el cambio de tercio, pero la comunidad educativa es hoy materia prima de todas las portadas. Permítanme reproducir la pequeña reflexión que anoche, en medio de una histórica manifestación de cerca de sesenta o setenta mil personas por el centro de Valencia, se me ocurrió mientras escuchaba a la gente gritar contra nuestro “destroyer” Font de Mora:

    El sábado, último día de noviembre, la Plataforma per l´ensenyament públic, que no es otra cosa que la representación de la totalidad de la comunidad educativa, salió masivamente a la calle para manifestarse contra la devastadora política educativa del gobierno autonómico. El Conseller de Educació del gobierno del País Valenciano, don Alejandro Font de Mora, se tuvo que “comer” una movilización popular de esas que no se recordaban casi desde tiempos post-dictatoriales. Cuando la derecha española llega al poder, hace falta tan solo un gesto obsceno de soberbia, una cacicada esperpéntica como lo de la Educación para la Ciudadanía en inglés para que la gente se dé cuenta de que les importa un comino la educación, de que tienen perfectamente asumido que la red publica escolar no es más que un estorbo cuyos gastos hay que economizar, que los niños -ellos que dicen tanto creer en la familia- son rehenes ideales de cualquier mezquina contienda partidaria, de que aquello que no produce una rentabilidad inmediata debe ser minimizado y despreciado… La mamarrachada de Citizenship no es en realidad más que un síntoma. La gestión de la educación -que no solo ha sido maltratada por el PP, no se engañen- requiere manos expertas y serias… De alguna manera, los ciudadanos deberíamos saber que son hombres buenos los que planean y administran el futuro de nuestra sociedad. Todos mis esfuerzos, todos mis proyectos, todo lo que he realizado y lo que me quede por realizar, aquello que alguna vez me ha parecido importante… todo quedará alguna vez en manos de los críos que mañana mismo oiré pegar gritos sobre el campo de fútbol del instituto. Que sean las tempestades quienes vuelvan baldía toda esa tierra hecha de sueños, que no sea un hatajo de petimetres que creyó, un día, que la mayoría absoluta les permitiría hacer lo que les diera la gana con todos nosotros.

  7. David P.Montesinos

    Me pongo un poco menos serio, entre otras cosas porque la gente supo hacer algo que resulta difícil de entender a las almas amargadas: nos divertimos.

    Una cosa es enfadarse y fruncir el ceño, y otra es entender que juntar a la gente de forma tan masiva es, pese a Blackberry´s Fountain, una feliz ocasión. Quizá todavía podamos hablar de sujeto colectivo, quizá todavía seamos capaces de entender que juntos podemos conseguir aquello que por separado es imposible. Y eso es justamente lo que el enemigo quiere, que no estemos juntos, que no queramos saber que nuestros problemas son comunes. Como Font de Mora y el hatajo de pijos de los Maristas que le rodean no ven más allá de su nariz, es posible que sigan pensando que lo de ayer está manipulado por dogmáticos y radicales -sí que hay radicales en Valencia, dicho sea después de lo de ayer si ustedes han visto las fotos de esta mañana en la prensa-. Yo, la verdad, lo pasé muy bien en medio del frío con mis compañeros, y llamo compañeros a alumnos y padres que también estaban. Cotilleos del blog: encuentro agradable con doña Marisa Bou y con Alejandro Lillo and company.

    Una última humorada: (pancarta de un manifestante)

    “Fountain of Blackberry, Coward, reasing, for my mother´s glory” “Fontdemorrrrrr, Cobarde, dimite, por la gloria de mi madre”

  8. Fuca

    Me alegra, David, que la manifestación a favor de la enseñanza pública en Valencia haya sido un éxito; quizás ya va siendo hora de que nos pongamos de acuerdo en todo el Estado para salir a la calle y gritar que ya estamos hartos de que jueguen con nosotros y con nuestros alumnos, de que inventen nuevos planes educativos sin contar con las personas implicadas en la educación, de tantas y tantas barrabasadas que padecimos y padecemos los que nos dedicamos a la enseñanza, porque, como tú muy bien señalas, amigo David, la educación no sólo ha sido maltratada por el PP. ¡Suerte en vuestras –nuestras- reivindicaciones!

  9. Alejandro Lillo

    Me alegro, David, que todo saliera bien. Nosotros también nos topamos con bastantes conocidos, entre ellos a Dña Marisa y al mismísimo Alarte. A quien no vimos fue al señor Kant, y eso que lo estuve buscando tras las pancartas más disparatadas, como aquella que decía (en valenciano): “Por una educación única, pública y valenciana”. Pues no le vi, no, señor Kant, y eso que pensaba que lo descubriría en la distancia. Esperaba verlo allí, en un claro de la manifestación, subido en una caja, el dedo índice señalando a lo alto, soltanto espumarajos por la boca y rodeado de enfervorizados seguidores cual Constantino Paleólogo arengando a las tropas.

  10. jserna

    Señores, paso el texto de David P. Montesinos a un post específico que abro con el título de ‘Viva la instrucción pública’. He trasladado allí estos últimos comentarios. Si les parece, se reanuda allí la discusión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s