Malas impresiones

squadristi1. Aceite de ricino. El Gobierno italiano ha publicado un decreto-ley que aprueba la constitución de rondas de voluntarios que patrullen las ciudades para evitar las violaciones, un delito supuestamente creciente. Son patrullas nocturnas de seguridad formadas por ciudadanos. Según establece el decreto y leo en Abc,  “no irán armados, pero tendrán a su disposición un teléfono conectado directamente con las fuerzas del orden”.

Leo con estupor esa noticia y no sé por qué pero me hace recordar a los squadristi del viejo fascismo. Sus acciones se ejecutaban espectacularmente para así hacerse ver, atemorizando a los rivales. Llegaban apelotonados en sus furgonetas descapotables o en sus pequeños camiones, cantando virilmente, haciendo gestos broncos y amenazantes. El final de la fiesta solía ser  la destrucción material de casas y propiedades o la práctica de la violencia personal. Es tristemente célebre el aceite de ricino que administraban a sus enemigos.

Digo lo anterior y me detengo. Soy contrario a las analogías históricas inmediatas y, por tanto, no olvido que son contextos diferentes. Así es: cierto. Pero, qué quieren, las brigadas de voluntarios que mantienen el orden de la ciudad armadas únicamente con un telefonino también pueden asestar mamporros, como los viejos fascistas; o pueden hacer tragar el odioso purgante o pueden intimidar a los inmigrantes sólo por el hecho de serlo. Leo en El País que “Italia, pese a la algarabía mediática a la que se ha sumado demagógicamente el Gobierno, no se encuentra ante una verdadera emergencia. Lo confirman los datos más recientes: en 2008 hubo 4.465 casos de violación, lo que supone 432 menos que en 2007. Incluso Berlusconi lo ha confirmado”. Ah, vaya, entonces es todo pura demagogia, victimización imaginaria.

De todo lo que rodea esta noticia, lo que más me impresiona es la apostilla del ministro de Interior, Roberto Maroni. La añadió para tranquilizar a quienes temen violencias incontroladas practicadas por rondas de justicieros, por individuos organizados que llevan a cabo “expediciones punitivas”. Para que nadie se tome la justicia por su mano –dice el ministro–, los guardianes de seguridad irán acompañados por policías y militares retirados, “que saben cómo actuar en caso de peligro”. O sea, que todo va a depender del critero personal de un viejo uniformado. Se supone que su experiencia le permitirá saber en todo momento lo que hay que hacer. ¿Evitará el linchamiento, por ejemplo? Por favor, relean el párrafo anterior. Yo sigo bajo los efectos de la impresión.

silvioberlusconi2. Del rosa al amarillo. Antes, la prensa rosa se distinguía del periodismo noticiero. La primera se vendía siempre aparte, con el formato de revista de colorines: páginas satinadas de mucha foto y poca letra. La prensa sensacionalista, como El Caso, tenía la textura de un diario, sí: de un diario informativo. Pero no había confusión posible: tales eran  la pésima calidad de su papel, sus enormes titulares o las noticias escabrosas que servía. La prensa rosa se ha incorporado materialmente hablando al periodismo cotidiano: en España, una vez a la semana algunos grandes diarios reparten alguna revistilla del corazón sólo por un módico aumento de precio. Esas publicaciones no pueden rivalizar con el ¡Hola!, ese semanario de  elegancia inconmensurable con exclusivas de postín. Pero las repartidas son mucho más baratas: te llevas dicha publicación y el resto del periódico, con sus suplementos, con la publicidad encartada, con las fichas para adquirir edredones o tarros de cocina. ¿Y la prensa amarilla? El sensacionalismo se ha incorporado también  a los diarios. Es muy cómodo poder leer las noticias más obscenas en tus periódicos de referencia. Te ahorras tener que pagar aparte por el morbo: te lo sirven también por un módico precio.

El Mundo ha sabido aunar ambas tradiciones periodísticas. Los sábados reparte como un cuadernillo encartado –y no como revista de colorines– La otra crónica:  no es un ¡Hola!, ni un Semana, ni un Lecturas. Parece un Pronto de gran formato. Al no distinguirse materialmente del resto del periódico, las noticias de dicha crónica se confunden con las del diario y, entonces, lo cursi, lo irrelevante o lo morboso afectan a todas sus páginas: leo los editoriales, las tribunas de opinión o la revista de Jiménez Losantos  como ejercicios del mismo estilo. Del rosa al amarillo. Uf, se dice el lector exigente y severo: menos mal que la carta  semanal de Arcadi Espada está a quince páginas de la sentina. 

Así, leyendo esas cosas el sábado 21, tropecé con un reportaje firmado por Irene Hernández Velasco desde Roma. ¿Su título? “Silvio Berlusconi. Proezas de todo un setentón“. Ya les veo: se estarán preguntando que dónde está el enlace que lleva a dicha crónica. No se preocupen ni se precipiten: aquí lo tienen. Por  favor, léanlo y después hablamos. Yo sigo impresionado. Muy impresionado: no sé si envidiar al macho italiano, al amantísimo padre o al hijo devoto. Insisto: lean esa crónica rosa y amarilla y luego, si quieren, detallen sus impresiones. Sólo lleva seis números, pero, desde que empezó, cada semana espero La otra crónica. Yo también hozo.

46 comments

Add Yours
  1. Pumby de Villa Rabitos

    Sobre la negación de las analogías históricas. Yo tampoco y también. Tampoco las acepto y también me inquieto con el presente, pero sin necesidad de irme a Italia. Aquí hemos tenido el “Somatén” (que es exactamente lo mismo que la propuesta de Berlusconi, aunque con una antiguedad que nos remontaría, para el Estado, hasta la Tercera Guerra Carlista) hasta ¡¡1978!!

    Posteriormente fue una ensoñación larvada de la derecha española cada vez que agitaban el fantasma de la “inseguridad ciudadana”. Parecía que con el cambio de siglo lo habían olvidado pero sus compis italianos les deben haber reavivado la memoria, así que ojo. A Ferrer Guardia (1909) se lo detuvo con apoyo del Somatén y a Quico Sabaté (1960) lo mató uno de ellos. Ojo, digo, y no de gato.

  2. Juan Planas

    Me parece estupendo. Primero irán a por el negro y el gato, luego a por el perro, el judio, el árabe, el homosexual y el gallifante. Para cuando vengan a por mí ya me habré ido:-)

  3. Fuca

    También podrán ir por los que nos expresamos en las llamadas lenguas minoritarias. Hace unos días, con motivo de la celebración de una manifestación en Santiago a favor del español (aunque algunos quieran disfrazar esta reivindicación con postulados bilingües), se pedía el carné de identidad a todos los que paseaban por la zona monumental hablando en gallego; ¡menudo delito! Claro que es comprensible, cómo el español está en extinción en mi tierra, hay que tener muy controlados a los galegofalantes. ¡En qué país vivimos! Abundan las malas impresiones.

  4. Ana Serrano

    Señor Planas, coloca en penúltimo lugar a los homosexuales en la lista de “a por los que irán”; pues no, ya están en ellos.

    Creo no exagerar si digo que, seguramente por moverme en medios artísticos donde abundan más, el 95% de mis amigos son homosexuales. Una pareja de ellos, unos de los más queridos por mí y que me llaman “madre suplente”, veranean en Italia desde hace años, en casa de un matrimonio amigo que se viene a España a casa de ellos en amable intercambio. Han decidido que el pasado fue el último verano que irán a Italia mientras continúe Berlusconi: Han pasado miedo. No he llegado a saber exactamente para qué, ni cómo o de qué modo, el caso es que, para entrar en según qué lugares, han creado un carnet de homosexual. No sé si es obligatorio ni cómo puede serlo, pero sí que es así y que el pretexto es que lo hacen para estadística. Cuando regresen mis amigos, que están ahora de viaje, les preguntaré y se lo cuento con más detalle. Estaban tan afectados al regreso que no quise indagar mucho, pero ahora lo haré para ustedes. Será una información de primera mano.

    Negros, gatos, perros, judíos, árabes y gallifantes italianos no conozco para pedirles información, pero no me chocaría que estuvieran tan asustados como mis amigos.

  5. Marisa Bou

    Un escalofrío recorre mi cuerpo cuando leo estas cosas sobre el revival del somatén. No quieran los dioses benévolos permitir que esto ocurra más cerca de nosotros. Es una sensación como de retroceso (dos pasos atrás por cada paso adelante) que corta la respiración y produce sudores fríos.
    Alguien me decía hoy, durante el transcurso de una comida -en referencia na este tema de los guardianes italianos de la castidad- que Italia tiene lo que se merece: votan a Berlusconi porque quieren ser como él, alguien que de la “nada” ha llegado a lo más alto. Un ejemplo a seguir, vaya.
    Otros lo achacaban al sistema electoral italiano, que da mayorías por un sólo voto de diferencia. Y estas mayorías, diríase que son patente de corso (nunca mejor dicho) para hacerse las leyes a su medida (a la del legislador, no la del legislado) para transformar la sociedad a su conveniencia y gusto: ¿que no queremos negros, judíos ni homosexuales? ¡Pues acabemos con ellos, bajo excusa de estar dando caza a los violadores!
    De ahí, a que las mujeres violadas sean rapadas al cero y adornadas con un cartel que diga “puta”, no queda mucho.

  6. Pumby de Villa Rabitos

    Conversé, el alguna ocasión, con algún gato serbio y con algún otro croata en la misma mesa (somos felinos muy finos y almorzamos con cubiertos y mantel) justo recién llegado el desquicio que desmembró a la antigua Yugoslavia. Creo que lo que más me asombró de sus palabras fue su sorpresa al descubrir que, de pronto, del día a la noche, se habían convertido en “enemigos”. Era algo esperpéntico habida cuenta que se trataba de miembros de un mismo museo de etnología de los eslavos meridionales que llevaban años comiéndose los mismos ratones sin recaer en su propia condición étnica, su pelaje, hasta que el iluminado de turno – un par de tipos mediocres que si por algo eran conocidos entre sus connacionales era por su estrechez de miras y lo raquítico de su pensamiento – los arrojó, a ellos y a los humanos con los que convivían, a una guerra cruenta, fraticida y, como todas, ruin.

    No se nada de aquellos gatos desde hace más de diez años. No dudo que más de uno ha debido morir por la causa de los gañanes, esos alucinados dados al Somatén, a la “Squadra” y a la Guardia de Asalto, siempre dispuestos a preservarnos de los males que trae el desenfreno del libertinaje y el daño que hace el hablar, dialogar, razonar, renunciar, ganar, pactar y converger sin violencia entre los diferentes. La derecha, como en todo tiempo de crisis que se precie – y más cuanto peor es la crisis – recurre al fantasma de la inseguridad. Y lo hace, siempre, mediante el mismo modelo: fase 1, agítese el pavor, generemos el incendio; fase 2, contrapóngase la seguridad a la libertad, láncese gasolina a la hoguera; y 3, cuando aquello comience a arder sin control, preséntese la derecha como viril bombera para remediar la situación reduciendo la libertad para recuperar la seguridad.

    En España se está en la fase 1, preparándose la hoguera; en Italia, en la 2, avivando el incendio con el bombero pirómano preparado para intervenir. Lo malo es que la derecha es tan estúpida que no aprendió del siglo XX que, al final, en la fase 3, siempre se produce otro fenómeno, el del “efecto Frankenstein” y el monstruo – el presunto bombero pirómano – acaba por englobar en el incendio a sus propios promotores. Espero que no tengamos que profundizar en dicho “efecto”, ya no sería malas impresiones, serían pésimas.

    ¿A qué viene la perorata?… A que independientemente de gatos, hogueras, libertades abrasadas e imbéciles de todo tipo, los tipos que removieron la inquina en Yugoslavia y las personas que se enfrentaron, como posesos desquiciados, en las guerras que acabaron con aquel Estado, fueron personas normales y corrientes, como los gatos que conocí, que, sólo un día antes de la algarada compartían autobús, escuela, club colombófilo y hasta equipo de fútbol. Necesitaron muy poco para caer en el embrutecimiento. Seres humanos embrutecidos por quien tiene algo que ganar con ello, los liberticidas.

    Insisto… ojo… con una xenofobia creciente desde el 2000 (¿recordáis a Aznar? “teníamos un problema, ya no lo tenemos”); con una extrema derecha en expansión (por el momento no llegamos al nazismo… pero todo se andará); con un FAES desquiciado como nunca e “iluminado” como siempre; con unos católicos tridentinos manejando el nacional-catolicismo como en sus mejores tiempos; con un PP acorralado por la corrupción; con un PSOE despistado e incompetente, como siempre; con una izquierda sesteante cuando no idiotizada; y con unos intelectuales de pacotilla que se ríen como gilipollas de sus propias “boutades”… ojo… os lo dice un gato.

  7. Isabel Zarzuela

    Sí que da escalofríos esta noticia, sí. Ahora resulta que el gobierno italiano necesita de la colaboración de civiles para “barrer las calles de delincuencia”, como ya dijo su amigo Aznar que había que hacer en España.
    ¿Entendemos esta actuación como necesaria debido a la incapacidad de las fuerzas de seguridad del estado italiano para hacer frente a la supuesta oleada de violaciones? ¿Quizá el estado italiano es negligente por no saber dotarse de una seguridad pública competente?¿O acaso le interesa no hacerlo? En cualquier caso, y no siendo éstas las únicas preguntas que hay que plantearse, están jugando con el miedo del ciudadano.
    Como ya comenté en otra ocasión, se está institucionalizando el miedo como arma política y social para mantener aterrorizada a la población, apareciendo así ¡otra vez! la disyuntiva libertad-seguridad. Pretenden hacer partícipe a población civil de sus “nuevos” métodos de seguridad, y por tanto mantenerla unida entorno a sus líderes.
    Bajo la apariencia de la lucha por la libertad y contra la delincuencia, esta estrategia responde al interés de conformar un determinado modelo de sociedad, que quieren resucitar.
    Resumiendo, ¿cómo actúa el gobierno italiano?

    1) Generamos miedo.
    2) Difundimos la idea de que no podemos hacer frente a la amenaza con nuestros medios públicos.
    3) Necesitamos la ayuda de la población civil (ya asustada y alarmada) para hacer frente a esa amenaza difundida.
    4) Hacemos partícipe a los ciudadanos de nuestra lucha contra la delincuencia.
    5) Los ciudadanos persiguen a lo que nosotros queremos eliminar: inmigrantes, homosexuales, putas, delincuentes, rojos, ateos… (me da igual el orden).
    6) Luego no podrán decir que es el Estado el que persigue a toda esta gentuza.

    Ya me he quedado a gusto :-)

  8. Isabel Zarzuela

    ¡Vaya! Cuando colgué mi intervención no había leído la de Pumby… ¡juro no haber plagiado parte de sus ideas! Qué cosas… :-)

  9. Arnau Gomez

    Sus malas impresiones, D. Justo, hace tiempo que las siento. Resulta muy sospechoso que el 23-F esté siendo tan comentado estos días. Ayer se recordaba a Sebastian Haffner. He leido varias veces su libro “Historia de un alemán” y lo que denuncia,cada vez se parece más a la situación que vivimos. ¿Estamos a tiempo todavía de evitar la catástrofe?

  10. Marisa Bou

    Estaba yo aquí, con la nariz próxima a la pantalla, debido a mi miopía (física, que no mental) tecleando con ahínco una respuesta a sus últimas intervenciones cuando, tras haber escrito ya una buena gallofada, un dedo díscolo ha debido tocar una tecla que no era la apropiada y ¡pardiez!, el texto que se esfuma en el éter de la red de redes.

    Una vez recuperada del disgusto, reflexiono y empiezo de nuevo:

    A mis amigos Arnau e Isabel, decirles que yo todavía creo en la bondad natural del ser humano, por lo que confío que no llegaremos a males mayores.

    A mi amigo felino, que tal vez su visión adaptada a la oscuridad, y la alta perspectiva que le dan los tejados, le vuelven muy desconfiado (como gato escaldado, vaya). Pero te aseguro que somos muchos los socialistas que, aunque andemos algo despistados -como tú dices- no somos tan incompetentes: tratamos de buscar el bien común por encima del propio, sacrificando para ello las horas que el trabajo (ese que nos da de comer) nos deja libres, encontrando en ello gran satisfacción. Y te aseguro que, también, nos preocupa el reino animal, nuestros compañeros de juegos, ésos con los que nos gusta ronronear mientras acariciamos su panza…

    A ver si tengo más suerte ahora y consigo que les llegue mi perorata.

  11. Paco Fuster

    Dos cosas:

    1.- Creo recordar que fue esta moda de incluir publicaciones de prensa rosa en el pack de la prensa diaria empezó allá por finales de los noventa. Creo recordar incluso que fue “La Razón” el primer periódico, o uno de los primeros, que puso en práctica esta medida. Lo recuerdo porque hacían unos anuncios en televisión. Se vendía conjuntamente el periódico y una revista (creo que era “Lecturas” o “Qué me dices”, una de las dos) al precio de 100 pesetas. Era cuando salió “La Razón” dirigido por Luis María Ansón, si no me equivoco. El eslógan del anuncio en el que se ofrecían conjuntamente diario y revista era: “La Razón se paga; el corazón se regala”. Me acuerdo perfectamente del pareado. La idea era esa, que pagabas por la información seria y rigurosa, mientras que lo otro era gratis, la cosa rosa y la farándula era un divertimento, un apéndice desenfadado para desdramatizar.

    2.- Lo de Berlusconi es un caso aparte. El otro día en una clase del Master tuvimos una charla distendida sobre el tema al hilo de las últimas y desafortunadas declaraciones del primer ministro italiano. Supongo que las han escuchado:

    Nuestro compañero italiano del Master, nos habló de que la imagen de Berlusconi que se tiene en Italia, no es para nada la misma que la que se tiene fuera. Nos habló del descrédito de la política italiana y de los niveles de decrepitud que ha alcanzado en los últimos años. En Italia, decía nuestro amigo, hay gente que empieza a sospechar que Berlusconi es inmortal, que no piensa retirarse nunca. En fin, un tipo peculiar que merecería una biografía de las buenas. Sería muy interesante.

  12. jserna

    1. La prensa rosa-amarilla y Berlusconi son inquietantes y no hay posible distanciamiento. Sr. Fuster, todo lo que se difunde de Berlusconi produce malestar. No hay distancia posible que nos permita contemplarlo como si no nos concerniera. Todo es inquietante, insisto, por muy jocundas que sean sus palabras y sus poses. ¿Biografía de Berlusconi, dice sr. Fuster? Un gran relato sarcástico es lo que podría haber escrito Thomas Mann con esos materiales.

    2. Veo, por otra parte, que las charlas que provocan las clases del Master sirven para tratar del Primer Ministro italiano en vez de historiografía. Vaya, vaya. Pues la historiografía es un arte que requiere finezza y un punto de guasa. Además puede ser apasionante.

    3. Ya que estamos, pásele a su condiscípulo esta modesta referencia:

    https://justoserna.wordpress.com/2008/06/26/silvio-berlusconi/

    Ah, y adviértale que del amigo español de Berlusconi he hablado en distintas ocasiones. Ya sabe a quién me refiero.

    4. Esta otra referencia la repito, ya que hablamos de prensa rosa:

    https://justoserna.wordpress.com/2007/02/12/sociologia-del-vocerio/

  13. Paco Fuster

    El tema de Berlusconi salió el viernes por la tarde, en clase de Aurora Bosch. Estábamos hablando de Bush y de la política de Estados Unidos en general, cuando en un excurso comparativo nos fuimos a Berlusconi y a Lula da Silva (ya sabes que también tenemos un compañero brasileño). Lo de Berlusconi venía bien por la actualidad de esas declaraciones. Lo de Lula porque el curso también trata de América Latina. Le hablaré al compañero italiano de ese enlace y del blog, a ver si se anima…

    Por otra parte, ellos mismos (el italiano y el brasileño) te pueden confirmar la semana que en el descanso de la clase hablamos de historiografía y de vuestra asignatura. Les di un “toque de atención” al respecto, animándoles a ambos a que participen más en las clases. No sé si me harán caso, pero también te digo que no es algo personal ni mucho menos: en las otras asignaturas tampoco intervienen mucho. Poco a poco, supongo.

    Lo de la biografía de Berlusconi es un decir. Supongo que ya existen algunas, de esas no autorizadas, y supongo que cuando se retire saldrán más. Hace unas semanas, hablando de Fraga Iribarne nos decía un profesor que Fraga es un personaje que necesita un estudio profundo, una buena biografía; “una biografía de las que no se escriben” decía. Lo mismo se podría decir de Berlusconi y, ya puestos, del amigo español de Berlusconi. Ésa también sería interesante…

  14. jserna

    El amigo español de Berlusconi, sr. Fuster, está a punto de publicar un nuevo libro. ¿Se imagina mi expectativa? ¿Se imagina la ilusión que me hace leer otro nuevo libro suyo? Sería el cuarto de la biblioteca que he reunido.

  15. Paco Fuster

    Desconocía esa notícia de alcance, Justo. Como diría Stanley: “Editorial Planeta, supongo”. El amigo español de Berlusconi está últimamente que se sale, entre investiduras doctorales y publicaciones de libros, no para quieto. Iremos a “El Corte Inglés” de Sorolla a que nos firme un ejemplar.

    Y, por cierto, hablando de la Editorial Planeta, veo en la web de “Casa del Libro” que el volumen de Jiménez Losantos y César Vidal que aquí comentamos figura en el segundo lugar en la lista de “los más vendidos”. He leído los ocurrentes comentarios de los lectores (ya saben que en esa web se pueden dejar comentarios breves) que han votado el libro: Tiene el rigor histórico de “El señor de los anillos”, dice uno.

  16. Alejandro Lillo

    La situación en Italia me enerva. Me produce una mezcla de indignación, impotencia e incomprensión. Parece difícil entender, al menos desde fuera, cómo puede ser que un país elija por tres veces a un tipo como Berlusconi, que gobierna en coalición con varios partidos claramente fascistas.

    Lo de rechazar las analogías históricas apresuradas está muy bien, y coincido con las apreciaciones en este sentido de Pumby y del señor Serna, pero vamos, más claro agua. Por eso coincido con los análisis de nuestro gatito de Villa Rabitos y de la señora Zarzuela con relación al peligro de la situación actual y de la estrategia que está llevando a cabo la derecha italiana en el poder. En los anteriores posts lo hablábamos, advirtiendo del riesgo de rebrote de estas ideas en un contexto de crisis. Bien. Aquí tenemos el resultado. En el mismísimo corazón de Europa.

    Breve excurso: Adviértase la diferencia, por mucho que se le critique, entre las medidas adoptadas por el gobierno español del PSOE y Forza Italia para hacer frente a la crisis. ¡Qué estaría pasando ahora mismo en España con la derecha en el poder!

    Dicho esto, debo decir otra cosa que puede sonar fuerte, pero que se corresponde con nuestra triste realidad. El asunto parte de una matización – dicen que soy muy de matizar – a un comentario realizado por doña Marisa. La frase rezaba así:

    “Italia tiene lo que se merece: votan a Berlusconi porque quieren ser como él, alguien que de la “nada” ha llegado a lo más alto”.

    Marisa, quite el “quieren”. Esa palabra sobra. No quieren ser como él. SON como él.

    ¿Y cómo es él? ¿En qué lugar se enamoró de ti…? Pues como hemos visto en el enlace de don Justo, básicamente se trata de un tipo que hace lo que le da la gana. Esto es muy importante. De hecho es la clave para entender por qué le votan. Porque el mensaje que transmite Berlusconi a los ciudadanos es: vosotros, como yo, mientras no me toquéis los cataplines, vais a poder hacer lo que os de la gana. Resulta que Berlusconi aparece como un tipo que dice lo que se le antoja, que piropea a quien quiere, cuando quiere y como quiere, que si se encapricha de algo o alguien lo toma, que invita a los ciudadanos a no pagar impuestos, que no le preocupa la ley ni cometer delitos porque bien soborna a los jueces, bien se inventa una legislación ad hoc para salirse de rositas, ¿Que le gusta una chica? No problema, la coloca de ministra en un despacho próximo al suyo.

    ¿Los italianos lo votan porque quieren ser como él? No, repito. Lo hacen porque son como él. Por eso lo votan, porque así ellos podrán hacer o que les de la gana sin necesidad de rendir cuentas ante nadie. Ejemplo magnífico de esta situación de ausencia – en definitiva – de normas y de ley, no es sólo el desastre en el que se ha convertido la sociedad italiana, la falta de organización de sus instituciones, o el asombroso subdesarrollo en el que muchas regiones están inmersas; no es que en Sicilia los médicos de allí lleven defraudando años a la seguridad social cobrando por atender a gente que ya ha muerto, no es que la mafia campe a sus anchas, ni que se compren los partidos de fútbol; ni que los políticos sean unos corruptos y unos impresentables, y mil cosas más que no recuerdo pero que basta con estar atento a las noticias para alucinar; es que la izquierda italiana hace lo que a cada uno de sus miembros la de la gana. Cada partido tira para un lado haciendo lo que les sale de sus santos coj…. Eso es lo que pasa. Que la sociedad italiana (o un porcentaje suficiente) es como Berlusconi.

    Entiendo que desde fuera a lo mejor no es fácil de ver, tal vez no se convencen mucho de lo que les estoy diciendo. Bueno, pues volvamos a casa.

    Resultan asombrosos los paralelismos que existen entre Italia y Valencia. Asombrosos. Parafraseando a Marisa: “Valencia tiene lo que se merece: votan a ¿Camps? ¿a Rita? porque quieren ser como él…”

    Ya saben, no quieren ser como él: SON (somos) como él.

    ¿Qué es Camps, cómo es Camps? No creo que, en este caso, sea necesario decir nada.

    ¿Cómo somos los valencianos? ¿Cuál es el mensaje que transmiten Camps y Rita? Vosotros votadme, votadme, y podréis hacer lo que os de la gana. Podréis especular, estafar, engañar, y pavonearos; podréis disfrutar de grandes celebraciones, creeros los mejores del mundo, pertenecer a la mejor ciudad, repleta de rascacielos y enormes edificios y monumentos; podréis hacer chanchullos, prevaricar, plagiar, mentir, haceros ricos sin apenas esfuerzo, sin rendir cuentas a nadie, nadie os dirá nada. Exactamente, por ejemplo, igual que hace Camps, que no dice cuánto costó la visita del Paaapa, o como Rita, que no permite una auditoria al Ayuntamiento desde hace años. Pero no nos desviemos: con nosotros seréis realmente libres, nada de normas o de leyes que haya que cumplir, nosotros todo eso lo pasamos por alto: ¿los días de fútbol? Aparcad donde os de la gana, no importa. Dejad los coches en medio de la acera, en los pasos de cebra, en los jardines, en medio de la calle, etc. ¿Qué el equipo de fútbol se va al garete (porque han hecho lo que les ha dado la gana, sin rendir cuentas a nadie)? ¡Pues no pasa nada, primero os ampliamos el estadio en una maniobra ilegal, luego os recalificamos lo que queráis y por el precio que queráis, el que a vosotros os de la gana. ¿Qué necesitáis más dinero? Pues os lo damos, no hay problema. ¡Eh! Y quien diga lo contrario, es un antivalencianista que quiere imponer aquí normas y leyes que rijan a todos por igual.

    Hablemos de las fallas. ¿Qué decir es estas entrañables fiestas? Durante cuatro, cinco, seis o siete días, esto parece un territorio de frontera, donde el civismo y las más elementales normativas parecen suspendidas. Una cosa increíble. Pero a pocos les molesta, pocos se indignan. Y nadie dice nada.

    Aquí podemos joder al prójimo sin problemas, podemos hacer lo que nos plazca sin norma, sin ley. No hay sociedad civil. No hay responsabilidad colectiva ni individual. ¿Quién se va a atrever a decirle a los valencianos caprichosos, sinvergüenzas y mimados que esta situación se ha acabado, que hay que cumplir unas normas iguales para todos? ¿Quiñen se va a atrever a decir que esta fiesta se a acabado? ¿Quién le va a poner el cascabel al gato?

    Un número importante de valencianos – es duro decirlo – somos corruptos, aprovechados y sinvergüenzas. Especuladores, prevaricadores y mafiosillos. ¿Cómo se entiende si no que Fabra siga gobernando la Diputación de Castellón? ¿Cómo se entiende que el alcalde de Xátiva llame imbéciles a sus votantes y vuelva a ser elegido? ¿Cómo se entiende que sigamos votando a Camps y a Rita Barberá, si no es que somos como ellos?

    Es la cultura del enriquecimiento sin esfuerzo, de la sinvergonzonería sin límites. Por eso no hay forma de librarse de Berlusconi. Por eso, aunque aflore la corrupción, mucho trabajo le queda al PSOE de valencia (que, todo sea dicho de paso, no es para nada ajeno a la realidad social que he descrito), para desbancar al PP de aquí.

    Por eso me enerva lo que veo, me indigno y me desahogo como puedo y como mejor se, que es escribiendo esto aquí.

  17. Juan Antonio Millón

    Doña Marisa, abro mi ordenador, después de atender a mis responsabilidades filiales y la leo con gozo. Me ha entusismado su intervención y la aplaudo. Reconforta leer opiniones que bregan por encontrar una salida y apuestan por un compromiso con los débiles y las víctimas, todo ello desde la contundencia y el vigor de las ideas socialistas. Brindo por sus ideales que también son los míos.

  18. La ratita presumida

    «Vivo cada día con esta angustia en el corazón/ Siento que no sabría perderte, tú formas ya parte de mí / Por qué entonces me agobia siempre el mismo pensamiento / Si finges o me amas de verdad / Es una idea fija que tengo / Pero si te pierdo todas las cosas, incluso las más valiosas, no tendrán valor para mí / Si te pierdo no sé qué haré / Si no siento tus manos sobre mí / Espero que no sea así ».
    ¡¡¡Pero qué broma es esta, Justo Serna!!! Juas, juas, juas, ay, ay, ay, juas, juas, juas.
    Menudo poeta está hecho il consiglieri…
    ¡uy, qué lapsus más tonto! ;-)

  19. Marisa Bou

    Alejandro, no me sea usted tan generalista: no todos (ni en Italia ni en Valencia) somos o queremos ser como Berlusconi, ni como Camps/Rita. ¡Vade retro, Satanás! No, no, y mil veces no. Lo cual no quiere decir que no comparta sus apasionadas opiniones. Alguien, en algún momento, le pondrá ese cascabel al gato (Pumby, tranquilo, no va contigo) y dirá, por fin, este cuento se acabó. Lamento no poder darle un plazo concreto, pero le aseguro que hay mucha gente trabajando en ello, sin perder ni un momento la esperanza.

    Señor Millón, gracias por sus palabras. Me alegra saber que es usted “de los míos”, como suele decirse. Y es que el sentido común, sólo puede estar del lado de los que sufren, nunca del lado de los que abusan.

  20. Arnau Gómez

    Gracias Marisa, porque una cosa es prevenir y estar prevenido, otra es ser de los berlusconis o los camps, y otra, muy distinta, resignarse a todo. No. No soy de esa clase de gente. Pero saco a relucir la manida frase, un tanto reconvertida, “el que no recuerda su historia, ayudará a repertirla”. Hay muchos que olvidan, muchos que tergiversan la historia y muchos que no la conocen. Ayudémosles a recordar, conocer y denunciemos la tergiversación.

  21. J. Moreno

    “En la producción social de su vida, los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una determinada fase de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política, y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser, sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia. Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes, o, lo que no es más que la expresión jurídica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta allí. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Y se abre así una época de revolución social.”

    Eso es lo que escribió el genio de Tréveris hace años.

    El buenismo de los seres humanos es un infantilismo.

  22. Pumby de Villa Rabitos

    Últimas de Italia: ayer hubo mani en Roma.

    ¿Sabéis quien la convocó? “Forza Nuova” ¿os suena el nombre, verdad?… Pues la “casual” coincidencia con la ya olvidada Fuerza Nueva – producto español donde los hubiese; Blas Piñar fue un Berlusconi “avant la lettre” –no acaba aquí.

    ¿Sabéis cual es su “partido hermano” en España?… Oh, sorpresa, La Falange, organización de inequívoco nombre y renombre integrada en el Frente Nacional Europeo (la Europa de las Patrias).

    ¿Sabéis por qué convocó y obtuvo suficiente respuesta como para que Euronews diera, alarmada, la noticia?… Porque consideran las medidas de Berlusconi insuficientes, escasas y cortas. El bombero pirómano comienza a estar en peligro de quemarse con su propio incendio.

    ¿Sabéis qué papel juega FN en la política italiana?… Es uno de los partidos que conforman “Alternativa Sociale”, alianza electoral que da apoyo al actual Gobierno y que tiene como eurodiputada a… ¡correcto!… Alessandra Mussolini, la nietísima de Benito. Las piezas van encajando.

    Hala, la caldera al fuego y sin cesar de echarle leña. CVomo diría el Gran Wayoming: ¡la que está armando Zapatero!

    Curiosa coincidencia, Isabel, aunque no pasa de eso, de coincidir. No somos los únicos que observamos con preocupación el cariz que está tomando nuestro Continente siguiendo una especie de siniestro Catón.

    No se, Arnau, no se si estamos aún a tiempo o al viejo tren europeo se le han venido encima, con la crisis, todos sus achaques, ha roto los frenos y se desliza lenta pero inexorablemente, hacia atrás, hacia su pasado más bárbaro.

    No nos hemos entendido, Marisa, perdona. Yo hablaba del PSOE y tu me hablas de socialistas. Es evidente que el comportamiento de los socialistas es el que describes y yo suscribo pero no es el que se ve. La esposa del César no sólo ha de ser virtuosa, ha de parecerlo. Y si yo he puesto a caldo al minis-trillo pepero que se iba de parranda mientras el desastre corrompía su Gobierno, no puedo dejar de hacer lo mismo con el ministro sociata que se va de montería en plena crisis (y eso sólo es un botón de muestra). Eso es ser incompetente (o un soberano idiota). Y eso, es muy poco socialista. La caza es para los señoritos y/o las tribus neolíticas (por cierto, conceptos ellos bastante semejantes, mentalmente).

    Excelente discurso, Alejandro, vengo a coincidir contigo: en democracia (y ese es el límite de la generalización, Marisa), cada pueblo tiene el gobierno que se merece. Y pueblos con añeja tradición marrullera -como son el italiano y el valenciano – obtienen en urnas la radiografía de sus intereses públicos y valores personales. Por más que les pese a los honrados italianos y valencianos que, indudablemente, también los hay. Pero en minoría. Y recuérdese que vivimos en un sistema al que llamamos democrático – y el mejor de los posibles o el menos malo de los existentes – que le da la razón a la suma aritmética de votos de los que se dicen representantes populares. Así es Italia, así es València. La evidencia, para cambiarlo, está en lo que dice Arnau muy oportunamente: no hay que resignarse. En efecto, no hay que hacerlo… como tampoco cerrar los ojos a la realidad sociológica que en el caso valenciano retrata a un tipo fanfarrón, grosero, “negociant” (fenicio), de cortas miras y petulancia arriesgadísima. Repasad la poesía de Vicent Andrés Estellés y luego me peláis.

    Muy bien traído, Moreno (perdona que te llame por el apellido pero desconozco tu nombre y llamarte “Jota” no me pareció muy correcto).

  23. Juan Antonio Millón

    No comparto ni la idea de determinismo entre “el ser social” y la “conciencia” y menos aún que sea el primero el que “condicione” al segundo. Es más, ni tan siquiera estaría de acuerdo en la separación de esos dos conceptos. No soy materialista, pese a “Bueno”, que, de seguro, introduciría más de un distingo y matización a Marx.

    De todas formas, respeto sus opiniones, señor Moreno. Lo que le censuro es que utilice una cita como vilipendio. Defina “buenismo”, y después veremos si de ello se deduce algo “infantil”.

  24. Juan Antonio Millón

    El valor y la fuerza de la convicción profunda nos la ha ofrecido, hace poco, un hombre italiano. ¿Por qué no una biografía de él? En gestos y en acciones como las del padre de Eluana se reúnen la razones de la resistencia y del “home revolté”.

    “Beppino Englaro, con su batalla, ha abierto un nuevo camino, ha demostrado que en Italia no existe nada más revolucionario que la certeza del derecho. Si en mi tierra fuera posible dirigirse a un tribunal para ver reconocido, en un plazo de tiempo adecuado, la base del propio derecho, no sentiríamos la necesidad de recurrir a otras soluciones.

    Y a él le corresponde el mérito de habernos enseñado a allanar el camino de las instituciones, y a recurrir a la magistratura para ver afirmados los derechos de uno en un momento de profunda y tangible desconfianza. Y a pesar de todas las peripecias burocráticas, al final ha demostrado que en el derecho tiene que existir la posibilidad de encontrar una solución. Por una vez en Italia la conciencia y el derecho no emigran”. (Roberto Saviano)

  25. Alejandro Lillo

    Doña Marisa, lleva razón en lo que dice. Sin duda no todos los valencianos somos como los he descrito arriba. Si así fuera, ni existiría este blog, ni nosotros estaríamos hablando de esto. Generalizo en el sentido en que lo dice Pumby: los valencianos hemos elegido a Camps y a Rita. ¿Todos? No, una mayoría suficiente. Solo que esa mayoría va aumentando con cada legislatura, hasta el punto que en la actualidad son más del 60% los votantes valencianos del PP. Y las prácticas que emplea el PP, cómo se las gasta, ¿no lo saben los funcionarios, no las conocen los periodistas, los empresarios que trabajan con ellos, los ciudadanos informados, los falleros, los sindicatos, los trabajadores, los políticos de otros partidos, los particulares o asociaciones que sufren sus injusticias? ¿No deberían ser cada vez más las personas que descubren cómo se las gastan los del PP en Valencia? ¿Por qué, entonces, cada vez tienen más votos? Pues porque la gente lo que quiere es que le vaya bien, y si con PP tienen unas hectáreas de huerta que un día no valen nada y al día siguiente alguien se las compra por 300 mil euros, pues ellos encantados, y si ven que con eso pueden comprar una casa que a los dos meses van a poder vender por el doble, pues no van a votar a otro partido que regule (teorícamente) todo eso. Y si alguien les concede un permiso de obras por la cara, sin entrar a concurso, pues cojonudo. Piense en Jesús Gil (la paz que dejas te lleves) y Marbella. Si no me equivoco estuvo de alcalde varias legislaturas. ¿No sabían todos que era un sinvergüenza? ¿Por qué le votoaban entonces? Pues porque quienes lo hacían sacaban algún beneficio de esa sinvergonzonería, ni más ni menos. Pues esto es igual.

  26. Alejandro Lillo

    Bueno, señor Millón, fascinante el tema que plantea. ¿Que fue primero, la conciencia o la experiencia?

  27. Marisa Bou

    Pues alguien, querido Alejandro, deberá explicar a esos “espabilaos” que, lo que rápido viene, raudo se va, que esas ganancias mal obtenidas son pan para hoy y hambre para mañana. De esto se deduce que tenemos que ganar la calle, hablar con la gente y decirles cuál es la calidad del percal que compran.

  28. Alejandro Lillo

    Efectivamente, Marisa, efectivamente. Lo que pasa es que esos mismos que han especulado (y han sido muchos), que han prevaricado, que han hecho “favores” y que se han dedicado a explotar y aprovecharse del prójimo, son los mismos que ahora, cuando las cosas no les van tan bien, echan balones fuera diciendo que si la culpa de todo es del gobierno, que si esto no puede ser etc, etc. Eso, Marisa, es lo que a mí me indigna, y no sabe hasta que punto (aunque creo que se me nota), porque claro, la gente honrada y decente que ha sido fastidiada (créame, me vienen a la mento otras palabras) por esos individuos, tiene que callarse (como yo ahora para no calificarlos de otra manera), y, en vez de decirles a la cara lo gilipollas que son, convencerlos con buenas palabras de que las cosas no se hacen así. Resultado: los desfavorecidos siempre son los mismos, y cuando sucede lo peor, ale, a callarse y arrimar el hombro para sacar esto adelante.

  29. Pumby de Villarabitos

    Quisiera hacer un pequeño inciso a las “malas impresiones” que nos ha propuesto Serna para recalar, por unos párrafos, en la aparente paradoja que nos propone Alejandro a raíz de la discrepancia entre Moreno y Juan Antonio.

    Hay cierta tendencia a jugar con la pregunta de “qué fue antes, el huevo o la gallina”. A veces se aplica a unas cuestiones, otras a otra. En este caso, Alejandro, planteas “conciencia” et “experiencia”.

    Primero fue la gallina. Sin duda. Precisamente, el padre Darwin es el que nos permite hacer la afirmación sin miedo a errar. La gallina es una productora y el huevo es un producto. Lo demás son monsergas. La evolución permite la aparición de un bípedo plúmeo provisto de pico y garras capaz de generar un huevo propio sin haber tenido que surgir de uno igual al que depositará para alumbrar una nueva especie. Lo cual no se puede decir de los huevos pues los que son generadores de gallináceas no aparecen sin una gallina previa.

    Quiero decir con eso, que siempre hay una respuesta lógica y científica a las cuestiones de la vida de los seres humanos y su cosmos. Otra cosa es que esa respuesta nos guste o no. Y si no nos gusta – en ocasiones por los motivos más peregrinos – nos encastillamos en creencias tan respetables como insuficientes. Así, plantearnos qué fue antes, la experiencia o la conciencia es cuestionar nuestra procedencia darwiniana, evolucionista, como especie para pasar a especular con el creacionismo más o menos larvado (el religioso), más o menos científico (el “diseño inteligente”), pero, en cualquier caso, mágico e irracional.

    Crea, pues, cada cual lo que quiera, expréselo sin temor, respete al que no piensa lo mismo pero, sobre todo, no trate de que se comulgue con ruedas de molino aceptando una creencias desprovistas de sustento racional. En este caso, imaginar un austrolopiteco sumido en reflexiones metafísicas, Alejandro, da más risa que otra cosa.

    Por lo demás – a falta de que alguien quiera matizarme alguna cosa o contradecirme, claro está – rogaría que volviéramos al tema del ambiente grisáceo que está empapando las calles europeas de la mano de los bomberos pirómanos de la carcunda continental y que en el caso valenciano puede tener unos resultados inesperados para tirios y troyanos.

  30. Juan Antonio Millón

    Lo siento, don Alejandro, pero yo no he planteado ningún tema. He reaccionado a una cita de Marx en la que se plantea un determinismo reduccionista, contra el que me he manifestado. Ni huevo, ni gallina, ni ningún otro galimatías.
    Lo que sí plantee anoche -al tema del post, las “malas impresiones”, como contrapunto- es el hartazgo de divagaciones en torno a Berlusconi y el escaso eco y la escasa insistencia en las acciones y planteamientos como los de Beppino Englaro. Esas actitudes -como muchas otras- no sólo merecen nuestra alabanza, sino nuestra difusión, nuestra insistencia en su ejemplaridad como respuesta clara e inmediata.
    Mientras la izquierda italiana encuentra su encaje y es posible presentar una alternativa desde el planteamiento de los “partidos”, estaría bien recordar y alentar otras prácticas, otras salidas combativas o resistentes. En su texto recuerda el gran Roberto Saviano la pequeña iglesia de su pueblo: “La única que proporciona alimento y que está presente entre aquellos que no encontrarían a nadie que les escuche. Los padres combonianos, igual que la comunidad de San Egidio, el cardenal Sepe, y también el cardenal Martini, son órdenes, asociaciones y personalidades cristianas fundamentales para la supervivencia de la dignidad de mi país.” Me parece fundamental apoyar y dar voz a los creyentes disidentes del poder excluyente y dogmático de la Iglesia. La sociedad civil ha de encontrar cauces de contestación y de acción y los medios han de alentarlos y difundirlos.

  31. jserna

    ¿Marx? Me hacen pensar en él a partir de sus sugerencias. A partir de la reflexión que una ignominia inspira. No sé si podré escribir sobre él.

    Me gusta lo que el sr. Millón dice de los creyentes que se rebelan.

    A ver si puedo…

  32. Angel Duarte

    El objeto esencial del litigio político es la existencia misma de la política. J.Rancière

    Disientan de Berlusconi, disientan de Camps… pero no los confundan, porque estarán perdiendo el norte

  33. Alejandro Lillo

    No, no, Pumby, yo no cuestiono la procedencia darwiniana, válgame Dios, je, je. He realizado ese juego de palabras precisamente para provocar un poco (como si no tuviéramos bastante :-), vamos). Es cierto, señor Millón, que usted no plantea ese tema, era una forma de hablar, también provocadora, qué le vamos a hacer, hoy me he levantado así.

    Vamos, que lo que yo quería decir, es que la experiencia es la madre de la ciencia, y que para tomar verdadera conciencia de las cosas, nada mejor que sufrirlas en nuestras propias carnes. Y que entre “experiencia” y “conciencia” se establece una relación dialéctica, es decir, de influencia mutua. La frase de Marx la considero esencialmente cierta, aunque claro, en quince líneas no se puede decir todo. Porcia, la hija de Catón, no estuvo durante varios días con unas tijeras clavadas en el muslo para demostrar a su esposo que era capaz de guardar un secreto porque era una mujer con mucho temperamento, así, sin más. Ya había visto y aprendido cómo se las gastaba su padre quien, derrotado por César, se arrojó sobre su espada. Sin embargo, un criado que lo vio mandó llamar al médico y le salvaron la vida. Cuando volvió en sí, Catón, aún débil, se abrió los puntos del pecho y, con sus propias manos, se sacó los intestinos para que esta vez ya nadie pudiera salvarlo. Vamos, todo un carácter.

    Señor Duarte, no creo que confundamos a Camps con Berlusconi, afortunadamente España no es como Italia.

  34. Arnau Gomez

    ¿Saben que día es hoy?.En efecto, es 23 de febrero.¿Saben que hora es ?.Ferroviariamente,las 18,48.Es decir venticinco minutos después de que algunos vestidos de verde quiseron llevar por los suelos la democracia naciente,pistola en mano.
    Hace 28 años y parece que fue ayer.¿Alguno de ustedes recuerda el ruido de las cadenas de los carros de combate,circulando por las grandes vía?.¿Alguno tuvo que salir de su trabajo con un certificado de que su jornada laboral había acabado dentro del toque de queda?.¿Tuvo alguno su teléfono intervenido durante más de 4 horas?.¿Su familia tenía miedo por usted o por ellos mismos?.
    Dejémonos de berlusconis y centrémonos en los aznares,rajoyes,esperanzas,campses,zaplanas,ritas y alt.
    Los tenemos,tirándonos el aliento en el cogote.A mi,personalmente, no me gusta que alientos fétidos me calientan la nuca.Se empieza por ahí.

  35. Marisa Bou

    No le falta razón, don Arnau. Pues claro que recuerdo el ruido de los tanques (pasaron por la esquina de mi casa) y la angustia de esa larga noche.

    Todos tenemos que recordarlo, si no queremos que nos lo vuelvan a hacer. Y las condiciones, parece, se dan cada día más. A pesar de ser apóstata, no puedo evitar decir aquello de “dios nos coja confesaos”…:-(

  36. Pumby de Villa Rabitos

    En efecto, Arnau, tienes razón. Y si no la tienes, comparto tu error.

    Tal día como hoy, yo iba vestido de negro en un carro de combate del Lusitania haciendo una imprevista visita turística por València.

    Y en la calle, ya detenidos, al saludo de “viva España”, patrióticas señoras de negras vestiduras y señores de bigotito fino nos traían termos de café con leche y viriles botellones de Fundador. Cumplido el ritual de la ingesta, puntualizaban: “ahora se van a enterar esos…”, claro, sin darse cuenta que “esos” éramos nosotros mismos, sin ir más lejos.

    Deberá llegar el día en que se cuente qué pasó en el municipio de Bétera, donde los jóvenes oficiales destacados por los golpistas se negaron a seguir la conjura. O la trapisonda del destacamento del Grau de València, con su suboficial – un mecánico chusquero – y toda la muchachada del Segundo Escalón (los talleres)del Vizcaya 21, se quedó dormida de la cogorza monumental que pillaron y de la que no despertaron hasta el mediodía del 24 sin que nadie les importunase el sueño. O qué fue de los implicados de aquellos regimientos a los que ni se les afeó la conducta y que repitieron intento de golpe pocos meses después (el golpe silenciado). O de los sinvergüenzas de la trama civil que, veintiocho años después, sigue oculta.

    Entre lo anecdótico y lo categórico, el 23-F mostró, entre otras cosas, lo raquítico de nuestra democracia. La “masiva respuesta popular” fue al día siguiente, no en el momento. ¿Hasta dónde ha madurado, más de un cuarto de siglo después, esa misma democracia?…

    ¿En qué partido depositarán su voto esos caballeretes de bigotillo y misa diaria y las damillas de toca y rosario que nos amenizaron aquella madrugada y los cobardes que se ocultaron tras el fracaso del golpe?…

    Otrosí. Me queda una duda, Juan Antonio. No sé si hacértela, no querría verte envuelto en otro galimatías (cómo se nota que eres de letras, eh, pícaro). Pero, bueno, venga, va, me atrevo: ¿conoces algún determinismo que no sea reduccionista?

  37. Juan Antonio Millón

    Estimado Pumby te recomiendo, para ir abriendo boca un librito que, aunque con sus años a la espalda, no deja de ser un prodigio de racionalidad: Causalidad (1961), de Mario Bunge. Me tomaré la molestia de copiarle unos párrafos de Miguel Ángel Quintanilla (por favor, no confundir con quien, con el mismo nombre y apellido, aparece como miembro de la FAES) donde resume, someramente, algunas de sus ideas:

    “En el determinismo clásico se consideraba que cualquier cosa o acontecimiento o cambio estaba univocamente determinado por otro u otros diferentes y exteriores al sistema en que se producía el primero. Es una concepción ligada en realidad a la ideología del mecanicismo. Con la aparición de la mecánica cuántica y la observación de que las fluctuaciones cuánticas no son uniformes, sino estocásticas, se consideró que se venía abajo el principio de determinismo. En lugar de una determinación unívoca de tales formas de movimiento había que suponer que en ellos la única ley que imperaba es la del azar. Pero esta idea equivale a renunciar a la búsqueda de explicaciones para tales movimientos. De ahí que la concepción estrecha de determinismo -que no deja lugar a las fluctuaciones estocásticas- deba dejar paso a lo que hoy se llama “neodeterminismo”. Según esta nueva concepción, la idea de determinación supone simplemente: 1/ que cualquier cosa y cualquier acontecimiento emerge de condiciones “previas” (principio genético o de no-magia); 2/ que toda propiedad mantiene conexiones “legales” con otras propiedades, ya sea de forma simple, unívoca, o ya de forma estocástica.”

    Vemos cómo desde la filosofía de la ciencia se nos enseña que podemos pensar la causalidad o la determinación, no sólo desde la “univocidad”, esto es, no sólo desde el “reduccionismo”.

  38. jserna

    No tengo perdón. Siempre me estoy disculpando, pero hoy ha sido un día absolutamente enloquecedor. Tengo tres periódicos en casa, no he podido leer ninguno y no he correspondido como debía a los comentarios que ustedes han escrito. Encima, hoy es 23 de febrero, dimite el ministro de Justicia y para colmo ustedes hablan de determinismo, que es un asunto que me interesa especialmente. Aparte de Berlusconi –discúlpeme, sr. Gómez– que es un caso patológica y paradigmáticamente europeo.

  39. Alejandro Lillo

    Se le acumula la faena, don Justo.

    Tiene temas para cinco a seis posts, y que conste que el asunto del determinismo a mí también me causa (je, je) mucho interés. Es más, en algún momento llegó a obsesionarme. Véase Julio César. ;-)

    Doña Marisa, no se me ponga triste, que pese a lo que he dicho, soy profunda y convencidamente? optimista. En el PSPV-PSOE hay gente muy buena trabajando (salta a la vista). Un fuerte abrazo.

  40. Pumby de Villa Rabitos

    ¡Por el gran Don Gato y el pequeño Benito Bodoque!: eres terrible, Juan Antonio… ja, ja, ja… ¡qué forma más elegante de reconocer tu procedencia de letras! No te lo retraigo, ojo, ni hay sorna en ello. Sí ternura, la verdad. Bueno, me respondes a una cuestión que no te hice como si yo fuera mecanicista, que tampoco lo soy. Te pregunté si conocías algún determinismo que no fuera reduccionista, eso es todo. Con tu respuesta-no respuesta-que es respuesta (¡otro galimatías!… me encanta…) ya me vale.

    Por otro lado, te agradezco vivamente tu recomendación bibliográfica, aunque sea del 61 del siglo pasado. Las ideas, si son buenas, no pierden actualidad. Las memeces, sí. A cambio, te paso otra cosita de lectura agradable, pues, al fin y al cabo ¿para que leer intérpretes si puedes leer la fuente original? ¿por qué ir a un filósofo metido a entender la ciencia para explicarla a terceros cuando uno puede acudir directamente a un científico que expone su filosofía? ¿no? Mira, se trata de “Filosofía de la física” escrito nada más y nada menos que en 1936 por un chicuelo que no paraba de decir unas cosas de lo más pintorescas, Planck, Max Planck.

    Verás como lo pasas muy bien. Además, te servirá también para descubrir que el mundo cuántico sólo tiene realidad aprehensible dentro del universo subatómico. Vosotras, las pobrecitas personas, y nosotros, los desdichados gatos (¡hasta el gato de Schrödinger!), seguimos comprimidos y limitados por la física tradicional si hablamos de física (las cosas más pesadas que el aire siguen cayéndose al suelo); por la de la antropología materialista si hablamos de seres humanos (necesitamos aprender para saber); y por la etología si hablamos de seres vivos en general (los genes están para algo).

    Con todo, no desesperes, la renovación de la física tradicional – en la que como humilde gato que soy, colaboro – se adentra por las vías de la complejidad, fractalidad, sistemas cognitivos, ecología, sostenibilidad, cooperación… que ya han comenzado a socavar el edificio cartesiano-newtoniano: el mecanicista. Pero que lo orgánico desplace a lo mecánico no quita un ápice de la mayor, por donde salió todo este tema: “La sabiduría es la hija de la experiencia” (Leonardo. Códice Trivulziano. Circa 1500). En fin, que sin empirismo, no hay ciencia y sin ésta, no hay conocimiento y sin este no hay razón. Y de eso se trata de conocer o de creer.

    Por cierto, tengo que preguntarle al Profesor Chivete, ese titulito que tengo colgado en mi gatera – y que me tocó en una tómbola de Massachussets – qué demonios es, está todo escrito en una lengua bárbara y sólo entiendo tres letras: MIT. ¡Por lo menos, con él, con el titulito de marras, puedo ganarme la raspa de sardinas cotidiana!

    ¡Vaya lugares nos ha traído el fascismo! Sigo en el siguiente post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s