Cien mil y pico

Volvemos el lunes 13 de abril

cienmilUno. Hace unos meses, según las estadísticas que figuran en la parte derecha de su pantalla, este blog había recibido ya más de 50 mil visitas: cincuenta mil, desde la refundación de la bitácora en wordpress, cosa que ocurrió el 25 mayo de 2008. Ahora, unos meses después el administrador interno me indica que hemos sobrepasado otro número redondo, los 100 mil.  Es decir, en diez meses y pico, hemos alcanzado las cien mil visitas: 100.611, en el momento en que esto escribo. Y ello sin que se registren mis propias visitas.  Sin truco, pues. Les estoy muy agradecido, porque sin ustedes estas reflexiones no serían más que monólogos. No crean: no es mal género el monólogo; tampoco es mala fórmula el monólogo interior: la corriente de conciencia, la asociación libre. Escribir así, automáticamente, según le vienen a uno la impresión o la sugestión. Yo no sé hacerlo o, al menos, no suelo practicarlo. Me pongo toda clase de frenos y quiero tratar las cosas con algo de orden y concierto, con falsilla: para que me salgan los renglones rectos. Las personas que frecuentan este blog me ayudan con sus comentarios y con ese diálogo cortés, caústico o duro, generalmente respetuoso, que tienen conmigo o entre sí. Ha habido incorporaciones, como ha habido abandonos. Sé que las personas que nos han dejado –que ya no escribe aquí, quiero decir– nos siguen leyendo. ¿Que como  lo sé? ¿Por ciencia infusa? No, por estadística interior: el robot del servidor –ese cacharro interno– informa de la procedencia de esas visitas. Y hay indicios suficientes. Algunos volverán a escribir. Estoy seguro. Y quienes con nosotros están son el estímulo para continuar. Muchísimas gracias.  

Dos… Algunos datos:

1. Estadísticas del blog

Vistas totales: 100.611

Día más activo: 742 — Tuesday, March 10, 2009

.

2. Totales

Posts: 323

Comentarios: 10.179

.

 3. Posts más vistos

Padres e hijos 1.760 vistas

¿Educación? No, gracias 1.179 vistas

Los papeles de Obama 792 vistas

Les mantendré informados… 787 vistas

El viejo 766 vistas

Los avatares del blog 750 vistas

Lo que queda de Freud 710 vistas

¿Sin Dios, nada? 698 vistas

.

59 comments

Add Yours
  1. Marisa Bou

    Enhorabuena, Justo, por los cien mil y pico (como los hijos de San Luís). Pero creo que estos datos estadísticos van a tener que esperar al final de las vacaciones pascueras para ser comentados. ¡Todo el mundo parece haberse ido a descansar! Hacen bien. Dichosos ellos.

    Como el descanso me parece a mí ociosidad, estaré por aquí, a la espera de algún comentario. Aprovecho estos cinco días de asueto para poner orden en mis innumerables papeles (síndrome de Diógenes, creo) para lo que me he provisto ded un buen número de carpetas y un taladro de oficina. De vez en cuando, para descansar de mi tarea, otearé el blog, por si alguien se acerca.

    Por cierto: ¿qué haces tú por aquí, Justo? ¿No sales de vacaciones?

  2. daalla

    Enhorabuena porque esa marca responde al gran interés que merecen tus posts y los comentarios que quienes te visitan. ¡ A por los 200.000!
    Saludos.

  3. jserna

    Gracias, Paco. Estamos muy orgullosos de compartir vecindad con esos colegas “conspicuos”, como los llamas.

    http://grafosfera.blogspot.com/2009/04/una-aproximacion-historiografica-la.html

    Gracias, Marisa. ¿Que qué hago yo por aquí, que no me he ido de vacaciones? Pues porque estamos revisando el texto final del libro-catálogo de la Expo dedicada a los Trenor. Reparando desperfectos, mejorando la escritura, puliendo expresiones. Tiene que estar el martes que viene. Esto de las expos es un matapersonas… A partir del martes que viene espero poder descansar unos días.

    Gracias, Daalla.

  4. J. Moreno

    Sí, no lo dudo. Es uno de los blog que merece ser leido por la objetividad del titular y por las intervenciones de sus lectores.

    Pero…-el único pero-, es que ha decaído un poco ultimamente por exceso de familiaridad.

    ¡Vamos! por exceso de CONSENSO..no lo quisiera decir pero hecho mucho de menos, al autor de “Crítica de la razón pura”.

    De todos modos ¡¡enhorabuena!! y que no decaiga.

  5. jserna

    Para quienes no lo sepan: hubo aquí un contertulio que firmaba como Kant. Acicateaba con ingenio y dengue. Dice el sr. Moreno que el autor de la autor de Crítica de la razón pura ya no está con nosotros. No, no está, pero vemos corretear a un gato melindroso que mucho se le parece. Es más, yo diría que Kant ha experimentado una dolorosa transfiguración. Revisen anteriores posts y verán qué aspecto tiene Kant…

  6. Fuca

    También yo le quiero dar la enhorabuena a Justo Serna, no sólo por sus interesantes reflexiones sino también por esa especie de imán que tiene y que atrae a magníficos contertulios; no conozco a Justo en la vida real, ni siquiera en la privada virtual, sólo por sus comentarios públicos en el blog, pero intuyo que debe de ser una persona atractiva (lo digo por lo del imán).

    Estoy de acuerdo con lo que escribe J. Moreno, a mí también me gustaría leer más voces discrepantes y también echo de menos a Kant y a Miguel Veyrat (por cierto, estos últimos días aparece como una de las entradas más vistas en este blog). Cierto es que, en estos últimos meses, ha aparecido un gatito que se parece a nuestro Kant pero, no nos engañemos, no es Kant. Cuando se producen transformaciones, se nota en las ideas, en las formas, en los estilos…, en tantas y tantas cosas; estoy convencida, Pumby no es Kant, aunque se le parezca (os lo digo yo que conozco muy bien a Kant).

  7. jserna

    Gracias, Fuca. ¿Que yo debo de ser una persona atractiva, por lo del imán, etcétera? Bueno, soy descortés tantas veces…

    De Miguel Veyrat estamos esperando la conclusión de su próximo libro de poemas, La razón del mirlo. En su poesía no habla la voz de un epígono. Están Cernuda y Heidegger, por ejemplo. Pero no hay consumación de lo ya dicho. Es, siempre, una recreación de lo viejo con expresión nueva. Seguro que ese libro será la exquisita y torturada expresión de un yo instantáneo, un yo de energía dolorida.

  8. Marisa Bou

    Fuca, yo no entraré a discutir si Pumby es Kant, o Kant es Pumby. Pero sí que digo que el gatito me distrae, me ilustra, me “alimenta” tanto como lo hacía el filósofo, con la ventaja -que el señor Moreno considera inconveniente- de que es más familiar. Y no me negará que, en los últimos tiempos, Kant se mostraba demasiado trágico. Por otra parte, Justo conoce muy bien a Kant y parece conocer también muy bien al minino (por aquello del robot-servidor), así que nadie mejor que él lo debe saber. Yo me quedo con el gato. ¡Qué le voy a hacer, si siempre me han gustado estos animalillos!

  9. Marisa Bou

    ¡Vaya, Justo! Nuestras entradas se cruzaron. Me alegro de saber de Veyrat, aunque sea de modo indirecto. A él sí se le echa en falta por aquí.

  10. Isabel Zarzuela

    Mis congratulaciones para vd., Don Justo. No merece menos visitas un blog de semejante nivel.

    Es verdad que nos abandonaron el Sr. Veyrat y el Sr. Kant, pero estoy convencida que siguen ahí, en silencio, observándonos cuales Horacio y Homero desde el Primer Círculo…, comentando la jugada de cada uno de nosotros ;-)

    Lo siento, Sr. Serna, pero no coincido con usted: no me compare al gato con el Ilustrado Caballero, porque me da… me da un yuyu (creo que no es correcta esta expresión, que me corrija Fuca).
    El Sr. Kant tenía una gracia, donaire, cortesía y una exquisita formación, que por donde pasaba (escribía), arrasaba. Pumby es un minino muy “salao”, juguetón y culto del que tenemos muchas cosas que aprender, pero no me lo comparen con Kant, por favor.

    Ah, por cierto, la usurpación de identidad es un delito. Ojito.

  11. Isabel Zarzuela

    Vaya, Fuca, puse mi comentario sin leer el suyo. Estoy totalmente de acuerdo con usted.

    Veyrat…¡por fin!

  12. jserna

    Gracias, Àngel. Viví la Semana Santa sevillana. Tiene de todo menos santa. No hay recogimiento alguno. Hay juerga, tortilla de patatas, pescaíto, mazanilla, fino y colectividad expansiva. ¿Me equivoco?

    Aunque ahora que lo pienso, si lo santo se aproxima al éxtasis, a lo dionisíaco, entonces sí. Es santa, santa.

    Semana Santa, pues.

  13. Alejandro Lillo

    J. Moreno, Fuca, discrepo de su consenso, je, je. He dejado una parrafada de alivio en el anterior post. Por animar la cosa y para que no digan.

  14. jserna

    Internet

    Les doy esta información nueva. Ya saben que, entre lo más buscado, está la palabra “perdigones”. Está bien averiguar cosas así.

    Entre las palabras-clave para buscadores, hay algunas con las que se llega a mi blog.

    Hoy:

    -fotografi av hopper “excursion into phil
    -intentos de asesinato franco
    -justoserna
    -ultima moda en ternos
    -resfriado solo llora un ojo
    -investigador
    -interiores de libros siglo xviii
    -archivos de dios
    -https://justoserna.wordpress.com
    -investigaciones de charles darwin

    Ayer:

    -archivos justo serna
    -miguel veyrat clara janes
    -justo serna
    -zapatero and obama + la vanguardia
    -investigador
    -padres e hijos
    -zapatero
    -necesito clase de robert venturi
    -catedrático “raúl serrano” pérgamo
    -modelos tentacion

  15. Ana Serrano

    Enhorabuena, Justo, el interés de su blog merece mucho más, pero yo pido una chocolatina porque, por lo menos los 611, que ahora son 766, son míos. Tengo este blog siempre abierto; mi ordenador se apaga automáticamente cada diez minutos de inactividad y siempre que paso por aquí, pulso en recargar en el blog, para ver si hay algo nuevo, para activar el ordenata y eso es una entrada, así es que, insisto, pido premio.

    Acaba de producirme una gran impresión: ayer buscaron a mi padre (y eso sí que no fui yo). Vaya a saber por qué, que los caminos de Google son inexplicables, pero he experimentado una sensación…Gracias, Justo, por decirlo.

  16. Pumby de Villa Rabitos

    ¡Ya salió el gato! Felicidades Serna, esos números redondos marean… Me uní un poco tarde a tu blog y me arrepiento de ello, ójala lo hubiese hecho antes.

    Qué curiosas disquisiciones tenéis con el tal “Kant” Me hubiera gustado conocerlo o debatir con él pero, me temo, por lo que contáis, que era un gigante y yo, apenas si me hubiese podido sentar sobre su hombro.

    Me uno a lo expresado por Fuca y Serna sobre Veyrat y su última obra, “Razón del mirlo” (creo recordar que es sin el artículo ¿no?, Miguel…)

    Lo del consenso… bueno, yo salgo a trifulca por intervención, no se otros… Por cierto, Alejandro, yo también te dejé una cosita en el anterior post, que te veo muy hechizado con el Islam.

  17. Marisa Bou

    Me alegro de tener que contradecir mi primera intervención en este post. Yo les imaginaba a todos disfrutando de unas vacaciones, pero les veo tan aplicaditos como siempre, vertiendo sabiduría en este precioso espacio.

    Está claro que mi felicidad es egoísta: merecen ustedes las vacaciones, pero ¿qué iba a hacer yo sin leerles? Gracias a todos por estar ahí.

  18. jserna

    Gracias a Ana. Una cosa soprendente y agradable esa búsqueda -“catedrático “raúl serrano” pérgamo”- que lleva a mi blog. Junto a pesquisas que uno ve razonables (como ésta), a la vez descubrimos algo tan raro como esta otra:

    -ultima moda en ternos

    ¿…?

  19. Fuca

    Pues sí, Pumby, Kant era un gigante, un ser maravilloso que nos tenía seducidos a la mayoría, lo mismo que Miguel Veyrat, cuyo último poemario “Razón del mirlo” (el artículo cayó a última hora) ya está acabado y listo para entrar en la imprenta; dentro de pocos meses todos disfrutaremos con sus magníficos poemas.

  20. jserna

    Fuca, no se lo tome como un gesto de envidia, sino sólo como una duda prudente. Dice usted que “Kant era un gigante, un ser maravilloso”. Como diría aquél, por los clavos de Cristo, qué hipérbole.

  21. Miguel Veyrat

    Bueno, vale. Un email de Justo me ha alertado de que al parecer me echan de menos ustedes-vosotros. No me lo explico: tengo una pésima opinión de mi mismo. Pero acaso su afecto incomprensible merezca alguna explicación.
    En efecto, me encerré a terminar “Razón del Mirlo”, que saldrá en otoño con el sello de “Renacimiento”, la magnífica y bellamente editada colección del poeta sevillano Abelardo Linares, anticuario y bibliófilo. Algunos poemas guardan un recuerdo tímido para algunos de ustedes. ¿Qué más? Me conmueve su forma entrañable de guardarme ausencia, pero la razón medular de mi apartamiento, no abandono, se debe sobre todo a una falta de tiempo debida a la concentración perdida por el desgaste de la edad. No puedo con tantas horas de ordenador, a veces para pequeñas batallas harto mezquinas; tengo abandonadas lecturas planificadas hace años, y sobre todo mi escritura abandonada también por tantos años de bregar por manteniendo familias. Ahora, sí, pensé, he cumplido ya los setenta, no tengo excesivas obligaciones ni ambiciones de ningún tipo, y quizás me queden diez o quince años —con mucha suerte—, de mediana lucidez y ganas de escribir:
    Nuestro admirado Cercas decía el pasado domingo citando a otro, que la obligación de todo escritor consiste en armar, en conseguir una obra maestra (o algo así). Y intentarlo me dedico, valga el alarde: Prometo pues solemnemente ya que soy sensible al afecto, pesiatal, entrar de cuando en vez para reírme, temblar, enfadarme con ustedes pues me vuelvo cada día más gruñón, y participar, sí, pero no me pidan una actividad frenética. Simplemente, ese esfuerzo se lo debo a la escritura, pues creo en lo que decía mi también admirado Gottfried Benn, a saber que <>. Bien, pues yo aspiro más modestamente a dejar de uno a dos poemas simplemente verdaderos cuando ya me vaya definitivamente.
    Hay algo que sí querría que me explicasen, ¿qué demonios hace una búsqueda sobre miguel veyrat – clara janés en éste blog y cómo se llega por ese puente hasta aquí. Estuve casado catorce años con esa poeta, grande como pocas en estos días, y tuve una hija con ella, pero esa historia pertenece a mi juventud.No sé a quién pudiera interesar.
    En fin, Salud y Fraternidad, queridos amigos. Y, sí, ayer viví desde el balcón de mi casa un duelo de saetas como rayos ardientes, al paso de una de las hermandades con más de dos mil nazarenos que rivalizan en penar por las calles del barrio de Santa Cruz de Sevilla, portando su Cristo y su Virgen Madre lacrimosa. Espectáculo inolvidable y emocionante. Un viejo ateo con los ojos húmedos ante el espectáculo de la emoción de sus vecinos y conocidos a la luz mortecina de cirios y farolas.
    Feliz descanso. Y prometo no irme del todo. Es de bien nacidos ser agradecidos, pero no sólo por eso… ya me entienden.

  22. miguel Veyrat

    No sé por qué razón, no salió mi cita de Benn, y sí alguna erratas que hacen incomprensibles algunas frases, pero ahí va la cita del poeta y patólogo alemán, sin la cual carecen de sentido mis afirmaciones:
    “…la poesía tiene que ser desmedida o nada. Este hecho pertenece a su ser. Y a su ser pertenece igualmente algo más, una experiencia trágica de los poetas respecto de sí mismos: ninguno, ni siquiera los grandes poetas de nuestro tiempo, ha dejado más de seis u ocho poesías consumadas; las restantes pueden ser interesantes bajo el punto de vista biográfico y de evolución del propio autor, pero sólo unas pocas son liberadoras, fulgurantes, llenas de fascinación —así pues, por esos seis poemas, los treinta o cincuenta años de ascetismo, penalidades y lucha.”

  23. jserna

    Querido Miguel, muchas gracias por tus palabras. Esperamos tu ‘Razón del mirlo’. No sé si sabremos corresponder como lectores. Estoy seguro de que nos exigirás mucho. Recibe un fuerte abrazo.

  24. Ana Serrano

    No creo que nadie pueda pensar de usted, Justo, que sea un ser envidioso. Me parece que es la antítesis. Otra cosa es que se sorprenda de las apasionadas afirmaciones de Fuca, yo no tanto porque la conozco y sé la amiga que es. Los que reciben su afecto y su amistad, ya la pueden cuidar.

  25. Marisa Bou

    ¡Querido Miguel! No me cabía ninguna duda que tu alejamiento se debía a la concentración en tu nuevo poemario. Espero y deseo que lo vengas a presentar en Valencia, para tener ocasión de charlar un rato contigo.

    Ya sabes que yo te voy a la zaga en edad, aunque no así (¡qué mas quisiera!) en lucidez. Pero la poca que tengo, he decidido tratar de conservarla hasta pasados los 100. Tú, con más razón que yo, has de cuidarte hasta la centena y más allá.

    Como bien dice Justo, seguro que tus poemas estarán por encima del alcance de nuestros conocimientos, pero intentaremos -no lo dudes- merecerlos.

    Y bien está, que de tanto en tanto nos des noticias de tu vida sevillana. Un abrazo, Miguel.

  26. Isabel Zarzuela

    Sr. Veyrat, es un placer leerle de nuevo por aquí. No se vuelva a ir del todo, por favor. Esperaré su ‘Razón del mirlo’ como agua de mayo.

    Un saludo afectuoso.

  27. miguel Veyrat

    La santidad creo que no es sino, querido Àngel, el encuentro con El Otro, aquél a quien Lacan llamaba el “objeto perdido”. Un abrazo, vecino. Creo que ahora tenéis metro desde el Aljarafe, espero verte pronto.

  28. miguel Veyrat

    Y abrazos también para todos aquellos que piensan bien de mi, aunque inmerecidamente, Fuca, Marisa, en fin, perdonen no citarlos a todos. Me disculpan si no personalizo más, ¿verdad?Disfruten del sol del descanso de estos días.

  29. David P.Montesinos

    Me congratula también a mí el reencuentro con Miguel Veyrat.

    Abren ustedes tantos frentes que al final uno se pierde. Por la alusión que me hace Sergio en el post anterior. No creo que quien elogia el poder de verdad de esa colección de mentiras que es el relato desprecie necesariamente ese mismo valor en otros tipos de escritura. Nombra usted a Montaigne, grandioso literato, no entiendo por qué lo nombra como para lanzarlo en contra nuestra. POr lo que a mí respecta, tengo el problema de que leo demasiados ensayos, tiendo inconscientemente a ser perezoso para leer novelas… Difícilmente puede entonces acusárseme de divinizarla. Me parece que el libro de Serna, el artículo que firmó con Burdiel al hilo del tema o el post de estos días muestran un camino en favor de la novela que, precisamente por venir de un ensayista y lector habitual de ensayos, muestra algunas luces desde las que podemos aprender a mirar de manera más rica los problemas de nuestra vida. No creo, de otro lado, que Cervantes juzgara irrisorios a esos personajes. Esa es, creo, una interpretación abusiva de mis palabras. Lo que digo es que Cervantes no escribió el Quijote para burlarse de un hidalgo de pueblo que enloquece a fuerza de no dormir. En cualquier caso, lo que pretendiera el autor no me preocupa en exceso, el Quijote que me interesa, más que el de Cervantes, es “mi” Quijote, y quien dice que son irrisorios los que se empeñan en sacarnos de nuestros sueños soy yo. Gracias también a usted por molestarse en contestarme.

  30. Alejandro Lillo

    Pumby, le digo que sí a todo.

    Don Miguel, es una gozada leerle a usted de nuevo. Y no se apure, que aquí se le seguirá apreciando aunque no pueda intervenir muy a menudo. Aguardo impaciente su nuevo poemario. Un fuerte abrazo.

  31. Juan Antonio Millón

    Zoriondu, don Justo. Desde Bilbao, donde me encuentro parando unos días, les leo, queridos contertulios, sin poder aportar más que la felicidad por esa esperanza compartida de la palabra.

  32. Miguel Veyrat

    Quiero hacer una autocrítica, ahora que me he fundido en un abrazo de nuevo con ustedes, y aprovecho estos días de sosiego frente al océano milagrosamente bello en este tiempo revolucionario de primavera, donde alternan tormentas con súbitas iluminaciones y rotos arcoiris.
    Hace tiempo, al socaire de una acerba crítica de nuestro anfitrión, describí mi criterio sobre el trabajo de periodista de Ignacio Camacho. Fui muy duro con él, lo sé, pero me he llevado la enorme alegría, al leerle a diario (como es mi costumbre de viejo periodista, no faltan cada mañana en mi mesa todos los medios informativos posibles) he apreciado un sabio distanciamiento de las extremidades, algunas con pezuña, que han tomado el control del periódico que dirigió y de cuyo timón fue brutal e injustamente apartado, para dar entrada a una banda procedente de una cabecera que en sus contenidos se burla alegremente de ella a diario: “La Razón”.
    Bien, pues viene al hilo mi comentario por una espléndida columna que titulada “La estatua del tiempo” viene a confirmar las bases de mi propia emoción, compartida por alguno de ustedes más arriba, acerca de la semana santa sevillana. Dice Ignacio Camacho, y extracto, lógicamente, algunos párrafos, que “( la Semana Santa) no (es) un rito atávico ni un aquelarre de fundamentalismo religioso, sino el reencuentro cíclico de un pueblo con el paisaje moral de sus sentimientos y de su conciencia. Una fiesta abierta y plural en la que confluyen la fe, la costumbre, la tradición, el arte, la estética, las emociones, abierta a la participación de creyentes, agnósticos, dudosos e indiferentes”. Olvida Camacho a los ateos, entre los que me encuentro, quizás porque juzgue con algunos poco documentados, que las posiciones ateas no son un fundamentalismo a la inversa, sino que representan la actitud más tolerante y abierta que pueda darse frente al mundo y sus criaturas; pero sigamos… Afirma más adelante tras aducir ejemplos de esa tolerancia que atribuye muy acertadamente al pueblo andaluz, que esa es “la gran fiesta del perdón, sí. Una cita del pueblo con la memoria de sus antepasados, preservada a través del tiempo por una sólida arquitectura de simbolismos de devastadora potencia emotiva y bellísima sensibilidad estética. En cada ritual de esa gran liturgia de la memoria late un intenso sentido pasional que nos vincula con la necesidad de la indulgencia. Claro que hay una raíz religiosa, ética en esa dimensión social de la penitencia y la compasión: la misma del Hombre cuya embellecida efigie moribunda pasea estos días por las calles. Y que al perdonar a sus verdugos “porque no saben lo que hacen”, dejó abierto el poder de la misericordia incluso para los que sí lo saben”.
    Hasta aquí, Camacho, con el que disentiría en algunos matices, como la confusión que aduce entre religión y ética, o la mayúscula que aplica al Hombre en otro sentido que el que considerarle El Hombre que, como la rosa que es la rosa es la rosa en la tautología sagrada de Gertrude Stein, representaría a todos los hombres que desde la misma memoria histórica que sirve de base a Camacho, han sido perseguidos, torturados y ejecutados en cruces o en hogueras a causa de sus creencias y/o posiciones políticas, ideológicas o religiosas. Precisamente por muchos que “sí sabían lo que hacían” y que cínicamente se erigen siempre en quienes tienen la exclusiva del perdón de los “pecados” ajenos. No puede ser más acertada su evocación de la cita del pueblo andaluz con sus antepasados, pueblo que sólo fue cristiano por la sangre y la espada visigoda, pero cuya gloriosa memoria cultural permanece en forma de ritos ancestrales procedentes de civilizaciones y culturas aún más primitivas que los más recientes, consagrados a Mitra, Orfeo, Ceres o Diana, o los ritos en conmemoración de Eleusis o Diónisos, cuyos ecos tan bien recuerda esta semana sagrada, en espléndido plenilunio.
    A cada uno lo suyo, y a Ignacio Camacho, mi respeto como periodista por su limpia aguja de marear y su escritura plena de sentido, que es la característica fundamental de la elegancia retórica.

  33. Marisa Bou

    Maestro, veo que el largo tiempo de concentración y esfuerzo poético le ha dejado el alma al aire. De ahí que le afecten tanto los ancestrales ritos de la pascua. De ahí, también, que se vuelque usted en un hermoso acto de contrición, por una culpa que dice haber cometido.

    Pero en realidad, no veo correlación entre crítica y culpa. La crítica no es más -ni menos- que la exposición de una opinión, a la que tiene perfecto derecho, y que cuando se hace escogiendo bien las palabras -como es su caso- sólo ofende a los culpables, no así a los que, sabiamente, aceptan la crítica por su valor de reflexión.

    Desde el Mediterráneo, un caluroso saludo para su bello, revuelto y primaveral océano.

  34. jserna

    Respeto, Miguel, tu emoción ante la Pasión sevillana que yo he vivido en directo sin conmocionarme. Como la viví en Jumilla, con un pueblo entregado. Entiendo que felizmente no todos sentimos lo mismo.

    Como no todos sentimos el mismo aprecio por Ignacio Camacho. Me parece un periodista más fino que otros que comparten vecindad, pero su extremismo verbal también es explícito: aunque en su caso se valga de una ironía que siempre acaba en sarcasmo. Decía Gramsci que la ironía es propia de la izquierda y el sarcasmo es característico de la derecha. Yo no establecería una distinción tan nítida, desde luego. Y supongo que me conformaría con que fuéramos respetuosos con el objeto de nuestras críticas. Camacho ha sido generalmente irrespetuoso con Rodríguez Zapatero con un sarcasmo que él viste de sutileza. Dirigió Abc. ¿Sin extremismos? Tiene una fijación de viejo izquierdista: criticar todo aquello que culturalmente la izquierda combate con razón o sin razón. Se cachondeaba de la Pazzzz de Zapatero (así lo escribía). Aún estoy esperando alguna autocrítica de quienes se hicieron acólitos de Bush. Desde luego, Camacho es más fino que Hermann Terstch, pero eso no me lo hace más atractivo en una escala de aprecios.

    Al final, la reivindicación de la Semana Santa que ritualmente hace Camacho tiene un subtexto evidente: que el catolicismo siga siendo culturalmente hegemónico. Vaya, vuelve a salir Gramsci.

  35. Pumby de Villa Rabitos

    Me da reparo darte la bienvenida, Miguel, este blog de Serna – abierto a todos – es más tuyo que mío, que soy, como quien dice, un recién llegado. Me han hablado y he leído tanto de ti que, la verdad, me impresiona el momento de tenerte aquí. Con todo, me alegro en el alma (de gato) poder leerte en este espacio virtual. Permíteme darte un abrazo fraternal, por supuesto, como si fuera, más que un encuentro, el de un reencuentro. Salut!

    Aprovecho el presunto “viernes santo” para hacer memoria a los cristianos, especialmente a aquellos que viven según un mítico periodo que nunca existió – el del “cristianismo primitivo” – que las procesiones, las andas, los silencios profundos y los cantos sentidos, la renuncia, el sacrificio, incluso el doliente, el lacerante, la oración, es una herencia pagana. Y si sólo fuera eso, una traslación cultural, bueno, pero aquí es donde les patina la memoria – ¡qué desmemoriados sois cuando queréis, mecachis! – esas procesiones originales fueron, primero, condenadas por politeístas y, posteriormente, a partir del siglo IV, atacadas con saña (y eso quiere decir con violencia física, en la mejor línea de “dialéctica de puños y porras”) por esos primeros cristianos, presuntamente, pacíficos y castos quasicomunistas, a la voz de “idólatras”, “soberbios” “teatreros” y otras groserías. Pero seamos sinceros, hay un no se qué de idolatría, soberbia y teatralidad en la suplantación cristiana de las procesiones paganas que no les quita razón a aquellos, aunque no fuera ese su propósito.

    Desde Villa Rabitos, ya provisto de “llonganisa i encisam”… ¡a ver cuando llegamos al día del Huevo Cósmico Dador de Vida!… uy, perdón, quería decir, de la “mona de pascua” – otra cosita, detallito sin importancia, que los cristianos han plagiado del mundo clásico tras denostarlo con fanatismo –, festejamos el nacimiento de la primavera y nos dejamos tanta tanatofilia morbosa.

  36. Miguel Veyrat

    Exacto, querido felino, es exactamente lo que he querido decir, quizás con demasiado circunloquio. Pero me pareció interesante que un diario ultraconservador acogiera una interpretación tan acertada como la que comentas y en la que coincidimos. Sí, en efecto, es un reencuentro. Tendré que adoptar disfraz de perro, para pelearme cordialmente contigo o hacer algún arrumaco de razón pura, que también perros y gatos a veces coinciden en fraternos intereses. ¿Qué tal Sultán de Villahociquitos? Salut y Fraternitat. Vixca la Primavera. Benditos equinoccios…

  37. jserna

    Sr. Millón, perdone mi descortesía. No le había contestado a las amables palabras que nos mandó desde Bilbao. Reciba un saludo cordial.

  38. Juan Antonio Millón

    Vuelvo a acceder al blog después de un agotador día donde atónito he asistido al milagro y el delirio de la creación con las obras de Cai-Won-Qiang. Sus obras, sus propuestas, sus intervenciones son un prodigio. Su montaje en el Guggenheim lleva el rótulo de “Quiero creer”, y la verdad es que subyuga su creación para reconciliar la vida con la potencia del hacer y el pensar como quería Nietzsche. Voy a descansar y, siguiendo con esa enhorabuena que le comuniqué en euskara, les dejo con un poema del gran Aresti:

    NEURE MENDEAN

    Inor ez da profeta
    bere mendean.
    Berriz etorri naiz
    pentsamendura,
    eta andre alabarik ez banu,
    pozik
    hilen
    nintzateke,
    ene esanak kontsidera litzan
    euskal harriak.

  39. jserna

    Lamento no entender nada. Yo no hablo ninguna lengua, fuera del castellano. Por obcecación, por perfeccionismo, por estulticia…, qué sé yo. Leo en varios idiomas (no en vasco), pero a la hora de hablar –lo que se dice hablar– sólo me defiendo en español. No es mérito. Es triste herencia de un franquismo que nos amputó. Y es carencia individual: mi incapacidad, la obstinación de no saber o de no querer chapurrear. De todos modos, sr. Millón, le agradezco este obsequio bilbaíno. Muchísimas gracias.

  40. jserna

    Lunes, 13 de abril, volvemos con nuevo post. Podría decirles que estoy o he estado descansando, pero no es exactamente así. He estado con esto:

    http://www.lasprovincias.es/valencia/20090412/vida-ocio/exposicionde-burguesia-20090412.html

    Muy imaginativa esa expresión: “exhumación simbólica”. Cuando el lector tropiece con esa fórmula, pensará que es una pedantería, una manera innecesariamente oscura de expresarse. Qué cosas.

    Lo dicho. El lunes 13 volvemos.

  41. Isabel Zarzuela

    Esperaremos, pues, al 26 de mayo para la “exhumación simbólica” :-)

    Ayer nos quedamos con las ganas de ver al Discóbolo en el MARQ. A las 17:00 ya estaban agotadas las entradas (a 6 € cada una)para ese mismo día. Recomiendo a los que quieran acudir a visitar la exposición “La belleza del cuerpo”, que compren las entradas por internet en servicam si no quieren quedarse con tres palmos de narices en la puerta del museo.

    Saludos desde Sax.

  42. Cipión de Villa Mahudes

    Benditos quedan los campos y sus bestias y sus plantas en esta gloriosa Resurrección de la Primavera, Pumby amigo, que ansí es la verdad; y viene a ser mayor este milagro en que no solamente hablamos, sino en que hablamos con discurso, como si fuéramos capaces de razón, estando tan sin ella que la diferencia que hay del animal bruto al hombre es ser el hombre animal racional, y el bruto, irracional. Hagamos pues de nuestro discurso ejemplo de la sinrazón del mundo, y en nuestro reencuentro gocemos de estas identidades tan sabrosas, que nos llevarán a planteamientos ejemplares en beneficio de los amigos que frecuenten este buen Hospital de la Resurrección de Valladolid, el cual tan bien conocieron nuestro creador don Miguel y sus hermanas Las Cervantas, las cuales hubyeron de curarse en sus salas de las dolencias y sevicias contraídas y padecidas en la casa de tolerancia que regentaban en aquella ciudad, y donde el buen caballero manco ejerció en su vejez de palanganero. Sirvan pues nuestros coloquios de sabrosa pitanza para sus mentes y buen recreo de sus ijares y quijadas en sana rrecreación que alimente las carnes, a falta de otros alimentos, en estos tiempos de penuria. Bien hallado pues, Pumby amigo, a quien me prometo visitar pronto en Villarrabitos con mi compadre Berganza. Salud y Guau, admirado felino. En los contenedores llenos de amables sorpresas comestibles en las afueras de su guarida.

  43. jserna

    Bienvenido, Cipión, amigo de Pumby, a quien homenajea con ditirambos cariñosos. Vaya, eso está bien: un entendimiento de perros gatos y perros. Cuidado, humanos.

  44. Cipión de Villa Mahudes

    Sí, cita en los contenedores llenos de amables sorpresas comestibles en las afueras de su guarida. He invitado también a Snoopy de Villa Carlitos y otros cuates como Golfo y Pluto de Villa Disney. Cosas. Advertencia, los siameses no son bienvenidos. No son gatos.

  45. Marisa Bou

    ¡Voto a Bríos, don Justo! Un perro poeta y un gato sabio ¿en perfecta armonía? Bien veo, como vuesa merced, que habrá que cuidarse de ellos.

    Permaneceré vigilante y, si por acaso esas dos bestezuelas a vuecé hiciesen agravio, sabed que haré valer mi oficio de enderezadora de entuertos, pues son muchas y grandes las mercedes, señor alcaide, que en este castillo vuestro he recibido, y quedo obligadísima a agradecéroslas todos los días de mi vida, pues bien dice el refrán que es cosa de bien nacidos.

    Y ya de paso, hacer advertencia quiero a esotro animalillo roedor, que por estos lares de tanto en vez corretea, no se me vaya a unir en las aventuras de aquestos dos taimados, pues no pienso quitarle el ojo de encima.

  46. Ramón

    Muchas gracias por sus inteligentes comentarios que he seguido leyendo continuadamente, aunque no haya intervenido activamente por motivos varios. ¡Larga vida a este blog, don Justo y demás contertulios! Su lectura suele ser para mi un agradable final, cada día.

  47. Juan Antonio Millón

    APUNTE DE VIAJE

    Seguimos el rumbo de nuestro idioma en su hacerse histórico (por cierto, nuestra Universidad de Valencia cuenta con una excelente filóloga, Maite Echenique Elizondo, quien ha tratado con rigor el vasco-románico, ya que hemos de tener en cuenta que el castellano nació en cofluencia geográfica y en convivencia humana con la zona de lengua euskera; de ello también ha tratado otro eminente filólogo de esta misma Universidad, Ángel López), hacia el Sur por tierras de Logroño hasta Soria. Allí al amparo del viento helado del Moncayo, gracias al tapial del cementerio de la Virgen del Espino, junto a lo que queda del olmo “hendido por el rayo”, rememoramos la feliz y trágica historia de Leonor, allí enterrada, y Machado, atando “el hilo que nos (los) unía”. Collado abajo, hacia el puente sobre el Duero, llegamos al Palacio de la Audiencia, y allí una escueta pero interesante exposición, “Antonio Machado y Hora de España”, nos recuerda una esperanza que aún late, empujando en la adversidad: Poesía, pensamiento, compromiso, arte, ciencia, utopía, palabras gastadas que aún circulan como monedas republicanas, hinchiéndonos de valor, de todo su valor, en la mera virtud cívica. Homenaje a ese 14 de Abril que mañana celebraremos. Resuenan estos versos, que, ahora sí don Justo, lo son en castellano, pertenecientes a la tercera y sexta estrofa de ese extraño poema que Machado tituló, Recuerdos de sueño, fiebre y duermevela:

    Era la tierra desnuda,
    y un frío viento, de cara,
    con nieve menuda.
    Me eché a caminar
    por un encinar de sombra:
    la sombra de un encinar.
    El sol las nubes rompía
    con sus trompetas de plata.
    La nieve ya no caía.
    La vi un momento asomar
    en las torres del olvido.
    Quise y no pude gritar.

    ……….

    Junto al agua fría,
    en la senda clara,
    sombra dará algún día
    ese arbolillo en que nadie repara.
    Un fuste blanco y cuatro verdes hojas
    que, por abril, le cuelga primavera,
    y arrastra el viento de noviembre, rojas.
    Su fruto, sólo un niño lo mordiera.
    Su flor, nadie la vio. ¿Cuándo florece?
    Ese arbolillo crece
    no más que para el ave de una cita,
    que es alma —canto y plumas— de un instante,
    un pajarillo azul y petulante
    que a la hora de la tarde lo visita.

  48. jserna

    Gracias, Miranda. Y gracias, sr. Millón, por ese obsequio verbal.

    14 de abril. Deberemos decir algo sensato de esa efeméride.

  49. Pumby de Villa Rabitos

    Perdonad, estuve saltando la cuerda, empinando el cachirulo y comiendo la mona, la longaniza y la lechuga… en fin, sumido en la tradición más arcana y, como aquella, disfrutando de la vida, que es lo que hemos de hacer, querido Cipión, cuando tanto humano se empeña en amargarla/sela/nosla.

    Ah, por cierto, sí: los siameses son detestables.

    A ver qué decimos mañana, Serna, a ver qué decimos…

  50. Cipión de Villa Mahudes

    Aguardaba, Pumby amigo, con la prudencia de un viejo sabueso, tu grata recepción, pues no siempre bandera blanca alzada ante gatunos frentes dio buenos resultados. Pero he de decir que otra muy distinta enseña nos une en el día de hoy, al menos a los mamíferos conscientes de nuestra condición mal llamada “irracional” pero en plena disposición de los instintos en estado puro que lleva a los seres vivos a compartir las verdades de la naturaleza, y a quienes algunos desalmados teólogos y arbitristas aliados, atribuyeron la carencia de alma: es la enseña roja, roja y gualda añadido al púrpura violeta e inviolado pendón comunero, que alentó a la II República. Salud y Fraternidad en un nuevo 14 de Abril con la esperanza de una nueva Pascua Florida de libertades sin reglamentos castradores ni restricciones de conveniencia.¡Salud, Libertad, Igualdad, Fraternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s