Cuidad vuestra cabeza

cuidadvuestracabeza1. Cuidad vuestra cabeza, el sombrero la elegantiza, el libro la ennoblece.

Ahora, en cuanto acabe de escribir estas escasas palabras, iré con mi hija a la Feria del Libro (de Valencia). Ella tiene mucho interés en adquirir la última entrega de Fairy Oak y yo…, pues yo tengo el cuerpo dañado, con dolores musculares en la espalda y en la caja torácica: la faringitis, el mucho trabajo, la falta de ejercicio, supongo.  Me voy a pasear con mi hija y a disfrutar de la mañana soleada de la primavera valenciana. Me voy a cuidar mi cabeza…

Compraré los periódicos (El País, El Mundo,  Abc) y visitaremos los barracones de la Feria. Seguro que volvemos con algún volumen imprevisto. Seguro que la lectura de la prensa me deparará alguna idea o alguna irritación. Seguro que el paseo me hará observar detalles generalmente inapreciables. Ya les contaré.

Pues no hay mucho que contar. Para quienes somos habituales de las librerías, poco hay que nos soprenda en una Feria. He encontrado un volumen muy interesante y caro, muy caro: El Valle de los Caídos (2009), de Fernando Olmeda. Me lo he traído. Me interesa documentarme sobre este monumento odioso… Luego, ese sol valenciano me dañaba. Y la muchedumbre. En cuanto frecuento un sitio ruidoso, festivo, multitudinario (y la Feria, en sábado, lo es), me dan ganas de irme. Supongo que hoy influyen, además, el dolor y el malestar.

2. ¿Cuidad vuestra cabeza? Eso decía el sábado. Pues no: tengo en la espalda una contractura muscular simplemente  insoportable…  Así es que ustedes me perdonarán si estoy fuera de juego. ¿Cuánto tiempo? ¿Cuántas horas? No lo sé, francamente.

————–

Ilustración:

Semana del Libro del 24 al 29 de abril. Cuidad vuestra cabeza, el sombrero la elegantiza, el libro la ennoblece.

(Ribas, 1931). Detalle. Consulta: aquí.

17 comments

Add Yours
  1. Juan Antonio Millón

    El cartel de la ilustración del post me he recordado una carta que Emilio Fornet (periodista y escritor bohemio valenciano, participante de la actividad literaria de los años 20 y 30 en Valencia, y actor de cine en los años 70 y 80)escribió a Lluís Guarner el 25 de mayo de 1936: “(La feria)muy animada. Allí tus libros de Lope de Vega decorando el ferial de la inteligencia. Pero el caso es que se vende poco. La gente no pide más que catálogos gratuitos…. Angélico, Benjamín Jarnés y Maruja Mallo -coincidentes conmigo en la feria bibliófila- muy optimistas respecto a la venta de la literatura…No he visto en la feria ningún petardo revolucionario del amigo Plá y Beltrán. Da recuerdos a todos, di a Miguel Juan que no descuide el envío de su Gaceta del Libro.”. Recuerdos literarios de una generación ida, de un tiempo pletórico y esperanzado. Sólo unos días después de aquella carta, la andanada militar arremetería con saña contra todo ello.

  2. Marisa Bou

    Justo, ¿qué pasa con esa dolencia suya, que no acaba de mejorarse? Voy a tener que hablar con su santa, que no me lo cuida bastante… ¡Ánimo, que ya estamos en primavera!

    He de confesar que, este año, no he visitado la Feria. Ando bastante atareada con las europeas, que me quitan el poco tiempo libre que me queda. ¡La cantidad de papeles que he de rellenar, gestionar, presentar, ar, ar, ar…! Pero les leo, porque ya se ha convertido en un hábito, casi un rito diario, leerles a ustedes.

  3. jserna

    ¿La dolencia? Pues, Marisa, ahora es una contractura muscular, que espero que pase pronto. Voy a poner los medios o los remedios.

  4. Pumby de Villa Rabitos

    Es muy curioso el cartel que nos antepone Serna. Por un lado, por su propio machismo, pareciera como si las mujeres, en plena República, no estuvieran consideradas lectoras. Si, al menos, el lema hubiese sido igual pero con la interpolación de “… y la pamela…”, pero ni eso.

    Por otro lado, y al hilo de lo mismo, qué considerable cambio social. Hoy por hoy, mientras el hombre se ha empeñado en embrutecerse (al menos, aquellos machistas se ilustraban), la mujer lo ha hecho, el empeñarse, por huir de la ignorancia en la que lo sumía aquel (hoy por hoy, hay más lectoras que lectores, objetivamente).

    Veo, pues, mal, rematadamente mal, el papel de nuestro género, humano o felino, masculino pues no lo aprecio capaz de seguir el ritmo exigente que, una mujer cada vez más formada, da al devenir de la sociedad. Estamos en una sociedad en crisis, sin duda, y no sólo en crisis económicamente (bueno, paso de las bobadas de resfriados porcinos, de verdad). La sociedad occidental tradicional nacida tras la Segunda Guerra Mundial se desploma y no veo a los varones muy preparados para la adaptación al nuevo medio, justo al revés de las mujeres. Además, vista la aportación masculina a la historia de la humanidad tras la imposición de sus jóvenes dioses solares (total, de la Edad del Bronce para acá), creo que será mejor desempolvar a la antigua Gran Diosa y los cultos lunares para corregir el desmadre al que hemos sometido el planeta y nos hemos metido como especie.

    ¡Qué barbaridad!… y todo esto, reflexiones a partir de un mísero cartel… Me vuelvo a mi gatera, creo que me ha dado demasiado el sol.

  5. jserna

    Gracias, Àngel. Gracias, Juan Antonio. No sé por qué, pero tengo la esperanza de poder introducir nuevo post mañana. Vamos a ver si la cosa evoluciona bien.

  6. David P.Montesinos

    La suma de poco ejercicio, estrés y malas posturas produce salvo milagro la dolencia que usted padece. Voy a darle un consejo de mal amigo. Envíe a la mierda la mayoría de sus responsabilidades y quédese solo con aquellas que realmente le hacen sentirse bien consigo mismo. En una ocasión a Baudrillard le propusieron un cargo importante en EEUU. Tras dudarlo un tiempo rehusó y volvió a su modesta ocupación docente en Francia y a sus libros. “Algo dentro me dijo que debía seguir siendo -en cierto modo- un jodido irresponsable”. El problema de este tipo de dolencias es que, como no parecen tener una causa localizable, tampoco se sabe cuál es exactamente el remedio ni cuándo han de pasarse. Quizá nos haga falta algo así como una nueva cultura de la salud… algo como dejar de hacer aquello que hacíamos cuando nos empezó a doler la espalda.

    ¿Otro recurso? Cuando Woody Allen -gran hipocondriaco, como usted sabe- lo ve todo negro, su remedio a la desesperada es ver una vieja comedia, preferentemente “Sopa de ganso”. Darse cuenta de que la mayoría de las personas que tienen poder son gilipollas soluciona contracturas, créame.

  7. jserna

    1. Gracias, sr. Montesinos. Es muy reconfortante leer lo que me propone. Es muy serio lo que me dice. De verdad. Y la anécdota de Baudrillard, espléndida.

    2. Les remito a una entrada de David P. Montesinos en su blog. La tituló, precisamente, El dolor.

  8. La ratita presumida

    Querido Justo, siempre salvando las enormes distancias y en la línea del Sr. Montesinos, le digo:

    “Algunas cosas en la vida son malas, pueden hasta volverte loco. Y otras te hacen despotricar y maldecir.
    Cuando tu vida esté en ruinas no te quejes y ponte a silvar. Silvar te va a ayudar a mejorar las cosas. Y … siempre mira el lado brillante de la vida.” ;-)

  9. Pumby de Villa Rabitos

    No dejáis de sorprenderme. Serna no está para calditos, es un tipo lo suficientemente curtido como para no ir de lastimoso por el mundo. Su mejor remedio es el ejercicio intelectual. Cuando está diciendo que va a tratar de poner un nuevo “post” – un evidente esfuerzo dada su situación – vosotros, en vez de seguir con éste para evitarle el sobreesfuerzo y ofrecerle alguna distracción mientras se recupera, os ponéis en plan fúnebre. ¡Menos mal que David, al menos, tiró por la vía constructiva!

    En fin, Serna, ya sabes… “los rojos no llevaban sombrero”.

  10. Juan Antonio Millón

    Es hora de celebración. Acaba de cumplirse un “hecho histórico” para nuestra democracia: un socialista constitucionalista (ipsum est, no nacionalista) se convierte en lehendakari de ese hermosísimo país de Las Españas que es el País Vasco. Zorionak.

  11. Marisa Bou

    ¡Zorionak, señor Millón! Paréceme a mí que los vascos ya pueden ver una luz al final del túnel. ¡Ojálá que en estas tierras nuestras ocurra pronto algo similar!

  12. Pumby de Villa Rabitos

    Ay… ay… las celebraciones… ¿hemos de celebrar que la democracia legal y formal siga su ritmo normal?… No, claro, sería algo estúpido. ¿Entonces, qué? Como no lo llego a entender, atiendo a vuestras palabras.

    Dice Juan Antonio – si me permitís, extraigo sus conceptos-clave – que, en efecto, es “hora de celebración”. Bueno, ya os dije que eso es lo que querría saber, qué hay que celebrar. Entrecomilla la expresión “hecho histórico”. Ciertamente, es un hecho reseñable pero ¿histórico? No es Juan Antonio el único que lo dice, viene siendo reiterado por doquier, hasta en el ámbito abertzale. Me recuerda esos “partidos del siglo” que se juegan todas las semanas. Es un concepto tan desorbitado y peligroso en cualquier mano que yo, por pura prudencia, lo tendría a buen recaudo para ocasiones que, de verdad, lo fueran. Sigo.

    ¿”Un socialista constitucionalista”? ah, ¿pero hay socialistas que no lo son?… Y abundo en el constitucionalismo indubitable, férreo y monárquico del PSOE. No hará falta que reproduzca las palabras de ZP, que con tanta fortuna reprodujo toda la prensa española la pasada semana cuando, interpelado por Rajoy sobre la esencia de su política económica ante la crisis, la definió como “social”, esto es, no como “socialista”. Ergo, si vivimos en un sistema de mercado y el PSOE hace una política social, resulta que el presidente podría decir que su fórmula para salir de la crisis es “social de mercado”. O sea, tal como definía el franquismo su política económica. O ZP (y el PSOE) no controla los conceptos o no engaña a nadie. Sí, el PSOE de tan constitucionalista que es lleva bastante tiempo perdido su origen obrero, laico, republicano y progresista. Sigo.

    ¿“Ipsum est, no nacionalista”? ¡Mecachís! qué buena apostilla si estuviera completa. Falta, falta una palabrita de nada: “vasco”. El lehendakari ya no es un nacionalista vasco. Ahora es un nacionalista español. Y no es menor el concepto. Bajo el palio del “patriotismo constitucional” (¿o ya se nos ha olvidado ese concepto que se blandió como un machete hasta no hace mucho tiempo?) el PSOE, de forma vergonzante y vergonzosa, y el PP, sin complejo alguno, lo cual es de agradecer, presentaron su facies españolista. Inequívocamente. Y no ha sido el único palio equívoco pero significativo de los socialdemócratas. El PSOE y el PP concurrieron a las elecciones jurando y perjurando que no querían más “frentismos”. Era una vindicación pintoresca, ya que el PNV estaba aliado de otro partido vasco, sí, EA pero también con una coalición estatista EB, o sea, no existía tal “frente nacionalista vasco” toda vez que otros nacionalistas (Aralar) no estaban presentes en la coalición penuvista y la presencia del PC en ella rompía cualquier veleidad secesionista. Por el contrario, tanto el PP como el PSOE expresaron abiertamente su nacionalismo español. Aquel, “más vale España roja que rota” siempre caló muy hondo en el PSOE. Y, como tenían que ser las cosas, se estableció, primero de forma tácita y luego, ganadas las elecciones, con un dependencia parlamentaria evidente, el “frente nacionalista español” que tan tozudamente negaron.

    El PSOE y el PP gobiernan juntos, sólo que el primero, sujeto al segundo. ¿Qué tiene ambos en común?… ¿su socialismo, su laicidad, su cosmovisión…? Me temo que lo único que los une es su españolismo. Y eso tenemos. Una de las jugadas más inteligentes del PP (¡menos mal que Rajoy es tonto!) y que el PSOE no ha entendido. Descuidad, lo entenderá, lo entenderá. En las próximas generales lo entenderá.

    Aporta Marisa, “la luz al final del túnel”… o sea, el Paraíso. Ahora los vascos van a alcanzar el Paraíso de las manos de un lehendakari hipotecado por el PP y un PP que… ¿no lo conocemos? ¿o es que el PP es malo, malísimo en toda España pero, chico/a, en el País Vasco, por algún recóndito misterio, un prodigio, alcanza el culmen de la gloria democrática, la honestidad económica y la compostura institucional? Comparar la situación vivida en el País Vasco gobernando el PNV los últimos treinta años, por más treinta años que sean, con la que vivimos en el País Valenciano gobernando el PP, es sencillamente, una aberración. Y aquí no hay paliativos. Podrá gustar o no el PNV – a mi, por ejemplo, no – pero equiparar la corrupción rampante, la falta de prestaciones públicas, el olvido del bienestar social, el maltrato a la enseñanza, la economía especulativa, el caciquismo decimonónico imperante en provincias enteras, la deficiencia de las infraestructuras, la dilapidación del dinero de todos en fastos infaustos, la cultura del ladrillo, el premio al negocio sin escrúpulos y la persecución de la honradez, la privatización encubierta de los servicios públicos, la presencia de botarates indignos en los más altos cargos de representación democrática… ¿sigo?… del PPCV con el gobierno democristiano de Euskadi, en fin, requeriría de una profunda reflexión antes de lanzar estas, ya digo, incomprensibles campanas.

    Decía Aznar que España es un país cortoplacista. Y no se engañaba. Mayor Oreja, lo sabe también. El PSOE cree que ha ganado algo. Tal vez una meta volante. Ayer el PP logró una jugada maestra que no entiendo por qué genera alegría en los consumidores de PRISA y votantes socialdemócratas españolistas. La decisión del frente españolista (¿quién la tomó? ¿Pepín Blanco? ¿ZP? ¿Cospedal?…) rompió más de un siglo de tradición PSOE-PNV, el PSOE apostó por una derecha cerril y españolista en vez de una derecha democrática y vasquista, se dejó al lehendakari a merced del PP, comprometió la idea de un País Vasco progresista sin el PNV y el PSOE perderá votos en las próximas generales: el PP que sabe que no le va a quitar ni un solo voto al PNV así que le impedirá gobernar al PSOE desde el progresismo, frustrará a sus votantes y le quitará votos españolistas. Probablemente, en las próximas elecciones, volverá a ganar el PNV. Al PP le dará igual. Electoralmente el País Vasco no es significativo en el conjunto del estado, pero le habrá restado más de un diputado al PSOE y eso, con la paridad entre ambos, puede ser un nuevo gobierno popular para el Estado en las próximas generales. Y ese es el objetivo. The Guardian – nada sospechoso de reaccionario, por cierto – esta misma mañana se revolcaba de risa ante la evidencia del pacto, decía algo así como “¿usted imagina al Partido Laborista pactando con el Partido Conservador para desalojar al Partino Nacionalista Escocés de su feudo? pues eso es lo que se ha hecho en España”. Quien quiera entenderlo, que lo entienda. Así que, de verdad, no se que estáis festejando.

  13. Juan Antonio Millón

    Mire usted Pumby, cada quien celebra lo que le agrada, o le viene en gracia celebrar y no seré yo quien le niegue esa felicidad a nadie; por ello, espero que nadie me dicte a mí cuándo o no deba sentirme feliz. No le pido que comparta mi sentimiento; únicamente expreso, desde mi libertad, ese sentimiento, aunque haya a quien le moleste.

    Para usted es “estúpido” (uy), celebrar “que la democracia legal y formal siga su ritmo normal”. Además de recordarle las normas de la caballerosidad, permítame que le diga que -sintiéndolo mucho- yo celebro lo que manda mi deseo y esa “normalidad” entra dentro, plenamente, de él. No me verá celebrar lo contrario. Pero vea que para mí lo que ayer se produjo en la democracia del País Vasco se sale de lo que era la “normalidad” hasta ese momento allí, e inaugura una nueva etapa.

    Es esa consideración de “nueva etapa” en la política institucional vasca lo que califiqué de “hecho histórico”. En esto, he de admitirlo, me puede más el deseo y la esperanza. Pero estoy íntimamente convencido que Patxi, si lo dejan, llegará muy lejos en sus proyectos.

    Aunque fuí militante del PSOE, presenté mi baja después de estar en desacuerdo con lo que pasó con Borrell a nivel estatal y con lo que se hizo aquí con Romero, así que no soy el más indicado para hablarle de la “pérdida de los orígenes” de ese partido. De todas formas, al igual que uno tiene “orígenes”, también tiene “desarrollo” y debemos ir con cuidado con esos juicios sumarios desde los “orígenes”.

    Lo de “socialista constitucionalista” viene, sencillamente dado -y perdone estas cosas tan obvias-, de deslindar esa opción política del denominado “socialismo abertzale”. Que usted llame “nacionalista español” a Patxi, es algo que no comparto, en absoluto. Suena más a improperio que a análisis político. Ese no es mi estilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s