Trenor

La Exposición de una gran familia burguesa

Trenor

Comisarios: Anaclet Pons y Justo Serna

0. La cubierta de un barco, dos pasajeros elegantemente vestidos para la ocasión: una travesía. Ambos varones componen la escena. Uno mira al horizonte: no distinguimos su rostro, tampoco sus pensamientos. El otro posa sentado con languidez, con distinción: vemos su cara pero no adivinamos sus sentimientos. ¿Quiénes son? No importa averiguarlo: el individuo ahí, en la cubierta del buque, es sólo un hombre de mundo, un hombre de negocios, un viajero que emprende un tour. La cámara cuelga del hombro. Ambos esperan…

(Inaguración, 26 de mayo, a las 20 horas en La Nau, Universitat de València)

1. Trenor –así, sin acento– es un linaje de origen irlandés. Se asienta en la Valencia del siglo XIX y aún perdura. Hacia 1820, un joven industrioso y avispado, Thomas Trenor Keating, llega a esta población. Comercia, fabrica, presta, compra. Adquiere fincas e inmuebles que él y sus descendientes transformarán y ampliarán: desde la Fábrica de Sedas de Vinalesa hasta el Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba; desde viviendas hasta huertas y secanos. En pocos años, Trenor Keating consigue acumular una fortuna material e inmaterial: los bienes y el prestigio de un inmenso patrimonio. Es un hombre de negocios, el fundador de una casa comercial, el patriarca de una gran familia que, poco a poco y en distintas generaciones, irá relacionándose con otras dinastías mercantiles, nobiliarias, militares. Aquellos Trenor de origen irlandés son cosmopolitas y emprendedores, notables que tienen poder, que tienen autoridad, que practican la filantropía, que incrementan el valor o el prestigio de lo heredado, que ejercen su influencia entre sus conciudadanos. Serán y se presentarán como potentados y como patricios: su predominio social les permite remover obstáculos, lograr servicios y mejorar infraestructuras. Serán y se presentarán como prohombres: varones que están en la obligación de devolver material y simbólicamente lo que Valencia les ha dado. En 1909, uno de ellos, Tomás Trenor Palavicino, tiene una idea: promover y realizar una Exposición Regional que resuma y reúna los ingenios de la industria, de la agricultura, del comercio, una gran vitrina que exhiba los logros de la Valencia burguesa y creativa.  Y aquí empieza nuestra historia. ¿Quiénes eran aquellos industriosos individuos? ¿Quiénes eran aquellos emprendedores que tantos éxitos habían cosechado? Nuestra historia nos permite adentrarnos en el mundo de ayer: la Valencia del siglo XIX, ese país cercano y aún insólito en el que esta familia se expone.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s