Frank Sinatra…

Blog enlazado por El País (Comunidad Valenciana)

Frank… El 26 de noviembre de 1938, Frank Sinatra es  detenido en la oficina del sheriff de Bergen Country, en Hackensack (Nueva Jersey). Se le arresta bajo la acusación de seducción. El expediente que incoó el FBI no tiene desperdicio y algunas de las pruebas reunidas son pistas de un mundo mojigato.

Entre el 2 y el 9 de noviembre de 1938, el joven cantante había hecho promesas de matrimonio a una muchacha del distrito de Lodi. No sólo promesas. El detenido “había tenido relaciones sexuales con la demandante, que era una mujer de buena reputación que vivía sola”. Esa relación vulneraba un código de 1937. La sanción no fue menor: Sinatra se vio obligado a abonar 1.500 dólares, suma cuyo pago le valió la puesta en libertad.

Semanas después, el 22 de diciembre de ese mismo año, se descubrirá algo nuevo: la dama con la que había mantenido relaciones no era esa mujer de buena reputación que vivía sola. No: la señora estaba casada. En esa circunstancia, la tipificación del delito cambia y a Frank Sinatra se le acusa de adulterio. La multa desciende a 500 dólares.

Años después, en 1963, la revista Plaboy le hace una entrevista al cantante, ya mayor. Le preguntan por su confesión religiosa. Él, con esa chispa cínica que tenía, habló en efecto de sus creencias:

Yo estoy a favor de todo aquello que te hace pasar la noche, ya sea una oración, somníferos o una botella de Jack Daniel’s”

La foto  de aquella detención es justamente la que arriba tienen, esta que reproduzco y en la que se atisban los rasgos del Sinatra maduro. La instantánea resulta insólita. O no tanto. Procede de un libro la mar de interesante, que leí años atrás y que te muestra la imagen policial de cantantes y actores: Fichados. Una historia del siglo XX en 366 fotos policiales, de Giacomo Papi. De cantantes y actores, pero también de asesinos múltiples, como Charles Manson, aquel tipo avenado que acribilló a Sharon Tate en 1969. Creo que sigue en prisión.

A cualquiera de nosotros, que no somos crooners ni psicópatas, nos cambiarían el aspecto si nos arrestaran. La instantánea del guardia sacaría nuestro lado más siniestro o sombrío; o desangelado y estúpido. En cambio, fíjense en Sinatra: el flash no altera la elegancia de su calavera y del calavera que ya es. Si alguna vez tienen que hacerme un regalo, por favor obséquienme con un póster, un cartel, de esta fotografía. Tony Soprano la tiene, bien ampliada, en su oficina. Es el principal elemento decorativo del Bada Bing! Y es también el principal elemento votivo, podríamos decir.

Soprano, el mafioso de Nueva Jersey (de dónde iba a ser), recuerda al viejo crooner y, como buen italonorteamericano, lo homenajea mostrando su lado más bronco, su foto más canalla. Destacan, sí, sus ojos azules. Sobresalen esas greñas indómitas que caen. Y resultan apetecibles esos gruesos labios de joven conquistador. Qué imagen, por Dios. Sigo viendo y completando la serie (¿a destiempo?)  y Los Soprano me tienen totalmente seducido. Frank Sinatra murió en 1998. Lástima. Justo un año después comenzaba la serie que protagoniza James Gandolfini. De haber vivido, me apuesto doble contra sencillo a que Frank se hubiera pasado por el Bada Bing!, el club que regenta Tony y en cuya trastienda está la foto del Sinatra joven y aún prometedor.

y… David. Cuando yo era jovencito -a los trece o catorce años- vivía en una población cercana a Valencia. Allí había dos bandas juveniles. Una estaba formada por los seniors y otra por los juniors: los mayores eran los Cachibufas; los jóvenes eran los Semicachibufas. No es broma. Se llamaban así, literalmente: a lo pendenciero le anteponían el prefijo culto”. (Leer más en Justo Serna, El País, 30 de noviembre de 2011).

Without Words. Días atrás me obsequié con el enésimo disco de Sinatra. No exagero si digo que debo de tener treinta compactos suyos. Pues bien, cada vez que aparece una novedad de Frank, raramente me freno. Lo normal es que me lo regale aprovechando alguna festividad, onomástica, cumpleaños, Reyes. O lo que sea. A veces no espero ni a las Navidades ni me doy motivos. Es el caso. Sinatra: Best of the Best (2011).

Es una caja monísima que contiene  dos discos: con grabaciones históricas del sello Capitol Records y también con piezas de la época de Reprise Records. Es una reconstrucción, o una exhumación (si ustedes me permiten). Desde el Sinatra de 1953, con I’ve Got The World On A String hasta el Frank de 1960, con Young At Heart, You Make Me Feel So Young, Come Fly With Me o Love And Marriage. Y desde 1962 hasta 1980, con Strangers In The Night, My Way o New York, New York. Y luego, para redondear, el segundo CD trae  un concierto de Frank en Seattle. Hay postales y hay texto…

Lo que no hay es palabras. No tengo palabras.

Hemeroteca del día

Justo Serna, “Bandas sonoras”, El País, 30 de noviembre de 2011

16 comments

Add Yours
  1. jserna

    FB, bienvenido.

    A mí me regalaron, años atrás, un libro que es simplemente una delicia visual. Es pura hagiografía con fotos elegantísimas de Francis Albert. Perdóneme esta cursilada. Se titula ‘El álbum de Frank Sinatra’ (Global Rhythm). Eche un vistazo a la cubierta.

    El interior es mejor.

  2. Hemeroteca JS El País

    y… David. Cuando yo era jovencito -a los trece o catorce años- vivía en una población cercana a Valencia. Allí había dos bandas juveniles. Una estaba formada por los seniors y otra por los juniors: los mayores eran los Cachibufas; los jóvenes eran los Semicachibufas. No es broma. Se llamaban así, literalmente: a lo pendenciero le anteponían el prefijo culto”. (Leer más en Justo Serna, El País, 30 de noviembre de 2011).

  3. Sorrow Lyrics

    Sorrow

    With your long blonde hair
    and your eyes of blue
    The only thing I ever got from you
    was sorrow
    Sorrow
    You acted funny trying
    to spend my money

    You’re out there playing your high class games of sorrow
    Sorrow

    You never do what you know you oughta
    Something tells me
    you’re a Devil’s daughter
    Sorrow, sorrow
    Ahhhh, ah, ahhhh

    I tried to find her
    ‘Cause I can’t resist her
    (I tried to find her)
    I never knew just how much I missed her
    Sorrow
    Sorrow

    With your long blonde hair and your eyes of blue
    The only thing I ever got from you was sorrow
    Sorrow
    Oh-oh-oh-oh
    Oh-oh-oh, oh-oh

    With your long blonde hair
    I couldn’t sleep last night
    With your long blonde hair

  4. Alejandro Lillo

    La fotografía policial de Frankie es impagable. Coincido, don Justo, se le ve ya la “calavera”. Siempre que hablo de Sinatra recuerdo aquella escena, de la que ya he hablado mil veces, del Padrino en la que el alter ego de Sinatra en la película le pide un “favor” al Padrino. Y cómo luego, el genial consiglieri, interpretado magníficamente por Robert Duvall (“Me encanta el olor del napalm al amanecer”, ¿no, David?), acude a un director de cine para “convencerle” de que le de un papel a nuestro cantante en un película. Ya se imaginan el resultado.

    El primer recuerdo impactante que tengo de David Bowie tiene que ver con su interpretación en la película “Dentro del laberinto”.

    Qué quieren que les diga…

  5. Frank sigue...

    Without Words. Días atrás me obsequié con el enésimo disco de Sinatra. No exagero si digo que debo de tener treinta compactos suyos. Pues bien, cada vez que aparece una novedad de Frank, raramente me freno. Lo normal es que me lo regale aprovechando alguna festividad, onomástica, cumpleaños, Reyes. O lo que sea. A veces no espero ni a las Navidades ni me doy motivos. Es el caso. Sinatra: Best of the Best (2011).

    Es una caja monísima que contiene dos discos: con grabaciones históricas del sello Capitol Records y también con piezas de la época de Reprise Records. Es una reconstrucción, o una exhumación (si ustedes me permiten). Desde el Sinatra de 1953, con I’ve Got The World On A String hasta el Frank de 1960, con Young At Heart, You Make Me Feel So Young, Come Fly With Me o Love And Marriage. Y desde 1962 hasta 1980, con Strangers In The Night, My Way o New York, New York. Y luego, para redondear, el segundo CD trae un concierto de Frank en Seattle. Hay postales y hay texto…

    Lo que no hay es palabras. No tengo palabras.

  6. Leda

    No conocía ‘Sorrow’. Ese juego de violines hacia el final de la canción me ha encantado y, por supuesto, la letra conmueve. ¿Y dice que era la preferida de unos pandilleros?

  7. Alejandro Lillo

    El artículo de El País es muy bueno, muy emotivo. A veces impacta mirar atrás y ver cómo se pasa la vida. Además, hasta los más brutotes tienen su corazoncito: no hay como la música para generar sensibilidades, y no digamos ya lo de calmar a las fieras.

  8. jserna

    ¿Calmar a las fieras? No, no. Los Cachibufas no se calmaban con los violines que se escuchan en la pieza de Bowie. En realidad, se entonaban. Para ellos era como un himno. No sé por qué. Me moriré sin saberlo.

  9. Alejandro Lillo

    Pues sí que es curioso, sí. Por cierto, he tenido ocasión de asistir a alguna de las proyecciones del ciclo Bandas Sonoras, y me ha resultado muy interesante y estimulante, sin contar el interés palpable que detecté entre los alumnos. Es una magnífica iniciativa que habrá que repetir

  10. horacio

    Si la denominación de Cachibufas para una banda de adolescentes patanes, es insólita, graciosa y grotesca ; los “SEMI(cachibufas)” ya me parece superlativo, quizá merezcan algún tipo de premio de la RAE. Un saludo.

  11. Isidro Carmona

    SAMARCANDA.
    Novela de Amin Maalouf, donde todo gira acerca de un manuscrito. Toda la historia de Persia.Sus confabulaciones cortesanas. La lucha por el poder. La lucha por la independencia colonial.
    Toda la historia, todos los personajes, se retratan alrededor de la búsqueda de un manuscrito de poesías de el gran poeta Omar.
    El protagonista anda siempre a la búsqueda de ese manuscrito, que por cierto, se hundirá con el Titanic en las aguas mas gélidas. Ese será su triste destino. Tal vez el de todos; siempre a la búsqueda de algo. Donde alrededor de esa búsqueda trazamos nuestras relaciones y vemos pasar la historia de nuestra vida, la de los otros y el tiempo, como algo inexorable.Finalmente la búsqueda resulta inutil. El fatal destino, es aquel, que una vez que encontramos lo que buscamos, irremediablemente lo perdemos, por cualquier causa.
    Como en todas las novelas de Amin Maalouf, se teje o se intenta tejer esa relación entre dos mundos si no antagónicos, si mutuamente imcomprendidos . Lo vemos en la roca de Tanios, en las Escalas del levante, entre otros. Difiícil y ardua tarea la de reconciliar o acercar dos mundos que nunca intentaron comprenderse. Como esas relaciones donde siempre se ven los defectos y nunca las virtudes.
    Emana la magia, eso que nos es algo seductor y que nos sirve en la mayoria de los casos para evadirnos, como un instante fugaz. Asi concebimos la cultura de Oriente desde un pensamiento mágico; imaginación, deseo, emociones,tradiciones………quien sabe.
    Maalouf dibuja la tolerancia en todos sus escritos, la libertad como garante de todo derecho, la proximidad, las relaciones, el valor de la amistad y tantas cosas,que,como Samarcanada se quedan simplemente en una ciudad fronteriza.

    Isidro carmona Díaz-Crespo.

  12. Isidro Carmona

    Sin los recuerdos, simplemente, no existiríamos. Los recuerdos forman parte de la memoria y ésta sirve para forjar nuestra identidad. Frank Sinatra y su musica no deja de ser un recuerdo.

    Isidro Carmona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s