¿Los hombres las prefieren rubias?

Uno. La rubia, blanca, anglosajona y protestante es un tipo de mujer genuinamente americano: eso nos mostró Hollywood una y otra vez y eso es lo que examinamos en Covers, la exposición que ahora puede verse en el Centre Cultural La Nau.

En las películas hay vaqueros que empiezan con cuatro pertenencias y que tienen como horizonte el Oeste, siempre dispuestos a marchar, a reemprender la vida más allá. Y siempre hay damas rellenas, de carnes prietas, que son el tesoro más preciado de esos llaneros de tiempos remotos o primitivos.

¿Primitivos? Hasta el gorila solitario que protagoniza King Kong (1933) las prefería rubias. ¿Por qué? El pelo rubio delata un origen septentrional, una raíz europea inmaculada, incluso fragilidad: por ello, la cabellera se luce con delicadeza. ¿Y la carne? La carne es el principio del pecado: por eso, la corsetería tapa y contiene las turgencias. Pero también reafirma, realza y exagera las curvas.

Una rubia…, con eso soñaban los estadounidenses de la prosperidad y del confort: un objeto de deseo, el botín del americano triunfador. Esas pecadoras apetecibles, retratadas mil y una veces, son el espejo o el escándalo de las damas. Y de los caballeros. Incluso de los caballeros europeos. Posan con lascivia y se insinúan apenas cubriendo sus redondeces. En Covers (1951-1964). Cultura, juventud y rebeldía examinamos ese modelo, fuente de inspiración.

Dos. Leamos lo que dice W. J. Rorabaugh en Kennedy y el sueño de los sesenta (2002):

“Su nombre real era Norma Jean Mortensen, y había nacido en 1926 en un entorno de pobreza. Después de la Segunda Guerra Mundial se tiñó el pelo de rubio, se pintó los labios, adoptó un cierto estilo al andar, y se convirtió en Marilyn Monroe (…). En aquella última década de supremacía WASP, sólo una rubia nórdica podía ser el símbolo de la belleza nacional. La única actriz que competía con ella era Grace Kelly, pero se retiró para ser princesa. El hecho de que Marilyn llervara el pelo teñido la hacía más atractiva, pues sugería que la raza aria era tan accesible como una botella de tinte «Miss Clairol». Durante los cincuenta, el 30% de las mujeres se teñía o decoloraba el pelo para dejárselo rubio. Era el colort que combinaba mejor con los tonos de moda: rosa pastel, azul celeste y verde claro…”

Tres. Alejandro Lillo y yo analizamos esto mismo en el libro de Covers y decimos:

“En 1952, Philippe Halsman retrata para Life a la Marilyn Monroe más sensual, falsamente recatada, la que dará origen al mito erótico. Es también por esas fechas, en 1953, cuando aparece Playboy, que lleva en su primera portada y como póster central a la propia Marilyn. Será el objeto de deseo, el sueño de la década, luego agigantado por su temprana muerte.

“Pero los sueños son también algo cotidiano. Las curvas femeninas se muestran gracias a la ropa ajustada que resalta esas cinturas afiladas mientras las carnes amenazan con desbordarse. ¿Cómo? Con sujetadores puntiagudos. Con fajas y corsés bien armados. Con trajes de baño, que subrayan generosamente esos cuerpos hasta formar siluetas de guitarra. El colmo lo representan Jayne Mansfield, Marilyn Monroe y otras playmates: en realidad, ellas no necesitan tales realces. A finales de la década, en 1959, la muñeca Barbie, de Mattel, estiliza dichas formas y confirma el patrón de mujer con cintura de avispa.

“Son modelos femeninos, poco más: existen como excepciones pero se convierten en la norma a imitar. Revistas y juguetes van a inculcar un patrón de belleza riguroso y asfixiante para miles de mujeres. América, como es lógico, no es distinta a cualquier otro país: está llena de contradicciones. Estamos en una época en la que no se habla abiertamente de sexo; estamos en una era en la que el deseo y el cuerpo son irrefrenables, como demuestra el éxito de Playboy…”

Punto y aparte.

3 comments

Add Yours
  1. jserna

    En el libro de ‘Covers’, Juan Calabuig dedica un capítulo espléndido a Doris Day. No la he incluido en el post porque la actriz aun siendo rubia no despertaba lascivia según los cánones de Hollywood. O sí.

  2. Hemeroteca Santiago Auserón en Valencia

    El Santiago Auserón más africano

    Por Ferran Bono, El País

    Es uno de los músicos españoles más inquieto y una de sus cabezas más privilegiadas. El cantante, compositor y escritor Santiago Auserón (Zaragoza, 1954), exlíder del grupo Radio Futura —entre 1980 y 1992—, participa este martes, día 20 de noviembre, en el espacio de debate Claustre Obert, creado por la Universitat de València y EL PAÍS-Comunidad Valenciana. Impartirá la conferencia Músicas en crisis. A propósito de El ritmo perdido y otros cantares. El debate, que recoge el título de su último libro, que analiza la influencia de la música negra en la canción española, comenzará a las 18.30 horas en el Paraninfo del Centre Cultural La Nau.

    Auserón, que fue distinguido hace un año con el Premio Nacional de Músicas Actuales del Ministerio de Cultura, será entrevistado y presentado en este debate por Luis Puig, catedrático de Didáctica de las Matemáticas de la Universitat de València. Además, el vicerrector de Cultura e Igualdad, Antonio Ariño, moderará este encuentro con un autor clave en la historia musical española. Cantante y compositor del grupo musical Radio Futura (1980-1992), fue calificado por diversas emisoras de radio y revistas especializadas como el mejor grupo español de la década de los 80, y mejor grupo español de los últimos 25 años. En 1993, Auserón comenzó su carrera en solitario, bajo el seudónimo de Juan Perro, y en su dilatada carrera musical ha aportado a la música temas tan emblemáticos como Escuela de Calor, Semilla negra, La estatua del jardín botánico, La Bola de cristal o Annabel Lee.

    La entrada es libre y limitada al aforo del recinto. La conferencia también podrá seguirse en directo a través de la televisión de la Universitat de València. Claustre Obert es un espacio de encuentro y debate creado por la Universitat de València con la colaboración del diario EL PAÍS para analizar los temas de actualidad social y económica, con vocación plural y abierta.

    Este debate de Claustre Obert coincide con la exposición Covers (1951-1964). Cultura, juventud y rebeldía, que acoge el Centre Cultural La Nau hasta el 20 de enero. Una exposición dedicada a la cultura, a la juventud y a la rebeldía americana de los años cincuenta y primeros sesenta para reconstruir el relato sobre la juventud del rock, sobre los ídolos de ayer, a través de carátulas de discos, portadas de revistas y diversos materiales. En cierta medida, la música de Auserón, que ha transitado de la vanguardia hasta el blues sin olvidar los sones latinos, también ha marcado una época, y en este sentido, se ha convertido en un referente al igual que los iconos musicales que el público puede contemplar en Covers.

    http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/11/19/valencia/1353320795_362474.html

  3. jserna

    No hay nadie por aquí. Iba a escribir sobre Santiago Auserón, sobre la lucidez y desenfado o descaro de su último libro, pero mejor me reservo… O mejor aún: acudan a La Nau: Auserón hablará a partir de las 18:30 horas. Buenas tardes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s