El bebé no descansa

imageLos bebés necesitan paz, tranquilidad, rutinas, automatismos. Necesitan el amor de sus papás (madre, padre o quienes cumplan dichas funciones, etcétera). Necesitan ternura y, sobre todo, que nos los vayan pasando de brazo en brazo, como si de cochinillos se tratarán.

La trepidación y las extremidades de los varones, con esos pelos que en ocasiones son cerdas, no son lo mejor para un recién nacido.

Lo mejor es la suavidad de la parte inferior del antebrazo o la simple depilación. Sí, ya sé que durante siglos los machos no se depilaban y sus pelos hirsutos lijaban a los infantes cuando eventualmente los varones tomaban a un bebé.

Pero que lo áspero haya sido tradición no le da más legitimidad. La infancia requiere kilos, mimos, orden y hasta un edén. Necesita amor y caución, ternura y protección.

La señora Carolina Bescansa acude al Congreso con su bebito (a pesar de que dispone de una guardería bien dotada); la señora Bescansa acude a la cafetería de un museo madrileño a parlamentar con Joan Tardá y con Rufian. Hace falta valor…

Se saca el pecho para alimentar con leche materna al niñito mientras se avinagra con discusiones políticas. Quiere ser la Madre Coraje, pero sólo es un individuo que está dañando a su hijo, sobreexponiéndolo, utilizándolo, para agrandar su figura y para agradar. Me refiero, claro, a doña Carolina.

Me parece lamentable. Numerosas madres han debido acogerse a los servicios del Estado (bajas) o ayudas familiares para sacar adelante… ¿A quién? ¿A sus hijos? Por descontado. Pero también para sacar adelante sus trabajos, sus empleos, sus capacidades laborales.

Queda muy bien acudir a la cafetería de la Thyssen cuando eres una ‘celebrity’. Quedas muy bien mostrándote como una madre nutricia. Queda muy bien acudir al Congreso para que el Dr. Iglesias te sostenga el bebe en brazos, lo ausculte y le haga cuchi-cuchi.

Conozco a muchas madres y padres que no han hecho tanto circo para criar, para amamantar o para dar el biberón discretamente a sus hijos. Tal como usted lo hace, sra. Diputada, su bebé no descansa.

Y ahora, dicho esto, me pongo a cubierto…


Fotografía: Marta Jara

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s