Rita Barberá. Dos o tres cosas que sé de ella

imageAños atrás, en 2010, doña Rita Barberá describió al entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como “un incompetente, ignorante, inmoral y miserable”.

El repertorio era espectacular, ciertamente, y revelaba la mala índole de quien vilipendia. Durante años, las maneras rudas de doña Rita Barberá eran algo bien sabido en Valencia e incluso allende su término municipal. Punto y aparte.

Las ofensas que vertía la entonces alcaldesa de la localidad contra Rodíguez Zapatero no eran lo más grave. Lo grave es lo que luego añadía. “Comprendo que su mujer no pueda más, ¡tiene que estar harta!”, sentenciaba.

¿En qué basaba ese conocimiento? ¿En qué fundamentaba ese dictamen? Una afirmación de estas características parece sobre todo una intromisión y parece también un alegre o precipitado juicio de las personas.

Al hablar de la esposa de Rodríguez Zapatero, la entonces alcaldesa de Valencia rompía una regla de la política y del buen tono, la de no inmiscuirse en la vida privada de tus rivales si con ello quieres atacar a un adversario.

Está feo, muy feo obrar así, pero los malos modos de la Sra. Barberá la llevaban a proferir estas maldades, ella justamente que ha tenido una vida personal que cualquier maledicente podría airear.

Por supuesto, doña Rita tiene derecho a hacer de su intimidad lo qué buenamente quiera y sólo un reptil de la prensa podría sacar inmundicia o conjeturar sobre ella con manifiesto rencor.

Es decir, todos somos vulnerables: cualquiera puede haber visto de ti más de lo que crees que ha visto. Si te abandonas al chismorreo, si cotilleas sin pruebas que puedas airear, entonces eso mismo podría hacerse de ti. Y de ti se presentaría una versión limitada, sesgada: una porción de verdad suficiente que no eres tú o no eres enteramente tú.

Adoptamos gestos, realizamos ademanes, que son las maneras que tenemos de presentarnos en público: siempre habrá quien nos esté mirando y escuchando, prestando atención. Seriamente preocupados por las apariencias, escrupulosos con el aspecto que mostramos, cuidamos nuestro yo o, mejor, la imagen que damos, que no es enteramente la imagen que otros tienen de nosotros.

Durante años, doña Rita Barberá tuvo lujos y pujos como munícipe, lujos perfectamente legales (quiero imaginar), pero su vida ha sido escrutada y de todo no podrá borrar huella. “Comprendo que la persona con la que comparte su vida no pueda más, ¡tiene que estar harta!”, podríamos sentenciar.

Pero no lo haremos. Yo no sé nada de la persona con quien comparte su vida, no sé a qué dedica el tiempo libre, no sé qué espera de la existencia. No lo sé, pero podría averiguarlo. ¿Para qué, por qué?

Aparte de respetarla es que francamente queridos me importa un bledo.

—–

Fotografía original: Mónica Torres, El País

Edición de la fotografía: Justo Serna

1 comment

Add Yours
  1. veset

    Las huestes del PP que han arrasado la comunidad valenciana con su nivel de corrupción se han distinguido por su cinismo y su incompetencia. Porque además de corruptos han sido malos gestores. El caso de Barberá es especialmente escandaloso. Ha estado rodeada de corrupción en su partido durante 25 años y cuenta,la pobre, la vieja historia de que ella no sabía nada. Nos cree aún más idiotas y mansos de lo que hemos sido. Pero qué decir de un país en el que, con lo que ha caído, aún hay 7 millones de personas que votan a este PP incapaz de hacer nada creíble para recuperar una imagen de control sobre la banda de sinvergüenzas que tenían en casa. Rita, salvada ahora por su ‘padrino’, el cobarde Rajoy, se permitió durante años los mayores excesos contra la oposición y Zapatero fue una de sus víctimas preferidas. Ella es un personaje bufo, nefasto, la versión 2000 del celtiberia show habitual. Lo único positivo es que nos hemos librado de verla en las noticias, por el momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s