Los viajes de Sigmund Freud

  freud.jpg   Sigmund Freud cuenta con numerosos adversarios: antiguos adeptos luego distanciados y enemistados con el autor; viejos seguidores desencantados con el psicoanálisis que arremeten contra lo que juzgan una gran impostura; expertos que jamás le tuvieron simpatía y que conciben la psique humana a partir de otros supuestos o fundamentos; científicos que rechazan el método de investigación freudiano, la manera de argumentar, unos enunciados que no podrían falsarse. Etcétera, etcétera. 

Decía Wittgenstein que el psicoanálisis es un lenguaje creativo que hace de la respuesta estética su principal recurso: trata de cosas que no pueden ser abordadas y su manera de designarlas está lejos del lenguaje de la ciencia. Eso no significa que carezca de todo interés para el filósofo austriaco: significa que es un relato que da sentido, que ordena el mundo, pero que no lo roza ni lo designa propiamente. El freudismo sería un modo de percibir la realidad y por tanto implicaría una manera de relacionarse con ella, incluso de aventurarse en ella. Tanto es así que el psicoanálisis ha sido frecuentemente comparado a un viaje: es ésta una equiparación habitual, tanto entre los adeptos y como entre los contrarios.

Es más, el propio Freud concibió el análisis así: como una manera de remontarse a la infancia del hombre, como una vía de ingreso en un pasado más o menos remoto del que sólo quedarían huellas escasas, fragmentos a veces inexplicables de otro tiempo. Para el propio autor, la arqueología era una de sus pasiones intelectuales. Fue un coleccionista contumaz y Bergasse 19, su casa y su consulta en Viena, era un auténtico museo de antigüedades. Con ello, materializaba de alguna manera su pasión por el pasado además de reunir piezas bellas o valiosas de otras culturas, especialmente de la época clásica. En esos objetos creía atisbar el principio de la sociedad a la que él pertenecía y creía ver también un mundo desaparecido que habría que exhumar a partir de indicios menores, siempre escuetos, siempre escasos.

“Supongan ustedes”, indicaba Freud en 1896 ante  colegas psiquiatras y neurólogos: “supongan ustedes que un investigador viajero llegara a un lugar poco conocido en el que despertara su interés un campo de ruinas con restos de muros, trozos de columnas, de tablas con signos de escritura medio borrados e ilegibles. Puede contentarse con contemplar lo que queda a la vista, luego preguntar a los habitantes de la zona, semibárbaros, lo que la tradición les ha transmitido sobre la historia y el significado de aquellos restos monumentales, anotar respuestas y seguir viaje. Pero también puede proceder de otra manera: elegir a  los vecinos que pueden trabajar con herramientas adecuadas, empezar con ellos los trabajos en el campo de ruinas, quitar los escombros y, a partir de los restos visibles, descubrir lo que estaba enterrado. Si su trabajo se ve recompensado con el éxito, los hallazgos hablan por sí mismos”, concluía.

Wittgenstein hubiera negado rotundamente esa conclusión aparentemente positivista y científica: los hallazgos del psicoanálisis jamás hablan, sino que el sentido es algo que le da el investigador. A ello Freud habría podido responder que el significado otorgado no es una arbitrariedad, sino que puede ser contrastado con pruebas que una comunidad científica acepta o no. Etcétera. En todo caso, más allá de esa posible discusión, lo cierto es que la analogía freudiana entre el arqueólogo y el psicoanalista (el psiquiatra que exhuma restos del pasado individual ayudado por el vecino principal: el paciente) es muy interesante y remite una y otra vez a la práctica y a la metáfora del viaje.

He tenido la oportunidad de volver a un libro que leí este verano pasado y que ejemplifica muchas de  estas  cuestiones. Es una novedad editorial a pesar de que los contenidos no lo sean. Se titula Cartas de viaje (1895-1923) y su autor es, precisamente, Sigmund Freud. Es una deliciosa selección de las misivas que Freud mandaba cuando emprendía sus periplos estivales. Una vez transcurrido el veraneo, cuando llegaba septiembre, el doctor solía reservar ese mes para viajar al Sur, especialmente a Italia o a Grecia. No se desplazaba con toda su familia sino con algún pariente o amigo: su hermano Alexander, su cuñada Minna, Sándor Ferenczi o alguna de sus hijas, Anna por ejemplo. ¿Por qué viajar?

En parte esa pequeña obsesión parecía cumplir en él un viejo anhelo reparador: cuando era joven e infortunado, “viajar tan lejos, llegar hasta allí se me antojaba fuera de mis posibilidades. Esto tenía que ver con las estrecheces y la pobreza de nuestra vida”. Por eso, “el anhelo de viajar era también sin duda expresión del deseo de escapar a aquella presión, semejante al impulso que induce a tantos adolescentes a fugarse de casa. Hacía tiempo que me había dado cuenta de que, en gran parte, el deseo de viajar consiste en el cumplimiento de esos deseos, es decir, en el descontento con la casa y la familia”, con el padre: Jakob Freud.  El viaje en él será, pues, la realización de aquella huida, casi la gesta heroica de quien espera desfamiliarizarse aventurándose en un territorio sólo vagamente conocido.

Pero esa voluntad adulta de viajar no sólo responde a ese anhelo insatisfecho: responde también al afán de conocer, de saber, pues –como le dirá a su esposa en una de aquellas misivas—“las muchas cosas bellas que se ven acaban por traer, no se sabe cómo, algún fruto”. Y lo bello, convencionalmente, está en el Sur, en ese mediodía que reúne los vestigios de la cultura clásica: Roma, Pompeya, etcétera. Había que ir allí para desenterrar real y metafóricamente los restos de preciosas piezas: en realidad, comprando antigüedades con las que decorar y llenar la casa –hasta casi asfixiar a los parientes–, adquiriendo numerosísimas tarjetas postales que inmortalizaban el Sur redivivo. Por eso, para no equivocarse, para encontrar el sentido de esas piezas que estaban en el mercado, para saber adónde ir, para explorar lo que era un mundo antiguo aún milagrosamente presente, Freud se documentaba, leía de manera enciclopédica y, sobre todo, se agenciaba una imprescindible guía, la mejor de aquel tiempo: la Baedeker. Ese manual del viajero le aportaba datos imprescindibles sobre los museos a visitar, sobre los palacios que admirar, sobre las ruinas que buscar.

Hoy, en mi scriptorium, me gustaría reproducir fragmentos breves de esas misivas. Pero no lo haré, porque las piezas valiosas arrancadas de su contexto o nicho corren el riesgo de fracturarse, de volatizarse. Esas cartas son textos del pasado, de un pasado reciente pero ya desaparecido: un mundo burgués que se arruinaba con la Gran Guerra y que acababa con el modelo del Grand Tour del aristócrata o del viajero distinguido. Les propongo la lectura de este libro, de sus palabras, concibiéndolas como restos arqueológicos: trozos verbales de un tiempo sepultado. Hagan como Freud: léanlos. Si su trabajo se ve recompensado con el éxito, tal vez los hallazgos hablen por sí mismos. Ya verán.

————–

Artículo de JS en Levante-EMV sobre la actualidad de Sigmund Freud  

Artículo de JS en Levante-EMV sobre Sigmund  Freud como turista

65 comentarios

  1. Parece mentira que esto lo escriba alguien que procede de una familia humildísima como yo… pero la masificación del turismo a las grandes masas ha hecho que pierda gran parte de su encanto el visitar lugares bellísimos. La verdad es que uno desearía, como en aquellos tiempos de Freud -o, remóntandonos mas lejos, Stendhal,- poder visitar maravillas como el Louvre, Florencia, el Vaticano fuera de las inmensas concentraciones de visitantes que las pueblan cada día. En fin, egoísmo puro por mi parte, no cabe duda.

  2. Me parece tentador el texto de hoy, pero parece un articulo interruptus. Nos deja con la miel en los labios para que vayamos a leer el libro de Freud. A mí me hubiera gustado leer alguna de esas cartas arqueològicas que han sobrevivido de aquel mundo (como dice J. Serna). En periodismo no nos hablan de Freud y por lo que veo la escritura creativa en el DR. Freud fue una de sus virtudes. Tenemos algo que aprender los periodistas?

  3. Vaya rollo el de Serna. En vez de traer aquí alguna página de Arcadi Espada [que supera cualquier linea de Serna], se enrolla con Freud. Aun me acuerdo de vuestra trifulca por Freud en el blog de Arcadi. Espada machacó a Freud.

  4. “En vez de traer aquí alguna página de Arcadi Espada [que supera cualquier linea de Serna], se enrolla con Freud. Aun me acuerdo de vuestra trifulca por Freud en el blog de Arcadi. Espada machacó a Freud.”.

    Por supuesto. Y Arcadi seguro que es más alto, mas guapo y más listo que Serna. Y escribe mejor. Y es mas fuerte y si se pegan, le gana.

    Es enternecedor ver como hay gente que, pese a la opresión de la vida diaria, mantiene intactos comportamientos de su juventud. Bueno, mas que de la juventud de la niñez. Afortunados ellos.

  5. No entiendo Sr. Serna como es posible que baje de la tarima y pierda el tiempo con personas que están de la más mínima cordura para el diálogo.

    Comencé a leer a Freud a mediados de los años 60 con aquellas estupendas ediciones de Alianza Editorial.

    Mi anárquica manera de acceder a la Cultura a hecho que tenga una compartimental manera de entender el mundo.
    No he podido estructurar unos conocimientos con una base académica.
    No obstante el descubrimiento del mecanismo psicológico por el cual el presente se explica a través del pasado acumulado en el disco duro humano ha sido muy bién descrito por el genio de Freiberg.
    Uno de los ensayos que me causaron más impacto es el Malestar de la Cultura, Psicología de las masas y Totem y tabú.
    Sobre el Psicoanálisis tengo una introducción para su lectura que aún espera en las estanterías.
    Buen día.

  6. Me parece interesante y discutible lo que aqui se escribe sobre Freud. Creo que es un lectura provechosa ese Malestar en la Cultura que dice Juan Moreno. Estoy con él. Parece mentira que se venga aqui a decir tonterías. Reflexión, señores.

  7. La crítica literaria ha sido fuertemente influida por las nociones freudianas y también lo han sido la crítica histórica y la antropología, y todo esto, inevitablemente, ha impactado en la sociedad en conjunto. La veracidad de las ideas freudianas es considerada indiscutible en esos contextos, y no se suscita duda alguna sobre la misma. Así se ha desarrollado una gran inercia que incluso los críticos más conspicuos notan que es muy difícil de vencer; críticos literarios, historiadores, maestros, asistentes sociales y otros que se ocupan, de una manera o de otra, de la conducta.

    Efectivamente, es fácil experimentar en ocasiones sentimientos muy parecidos a los de Freud, ese anhelo por desplazarnos, por viajar, por huir del torrente diario e incluso de nuestras propias presiones. El hombre como decía Jacques Lacan, es un estilo mismo, con sus miserias y con sus grandezas. Sigmund Freud es un estilo, que inspira, sin duda perplejidad molesta.

    Salvando las distancias del tiempo, podríamos recordar a Francis Bacon: “La verdad sale más fácilmente de un error que de la confusión”

  8. Julia, le agradezco enormemente lo dicho, el tono y el estilo de lo escrito. Me parece que la reflexión que propone y las complejidades que revela son atinentes a lo que hoy tratamos. “Sigmund Freud es un estilo que inspira, sin duda, perplejidad molesta”. Ésa es la clave: por un lado, sus teorías fueron escandalosas; por otro, su vida y su forma de comportarse no dejaron de ser burguesas. De esa burguesía de principios del siglo XX que se derrumbó con la acometida del fascismo. A pesar de sus críticos, el estilo complejo y perplejo de Freud aún produce efectos.

  9. Es una lástima que la imagen que tenemos en general de FReud sea el psicoanálisis y poco más, al fin y al cabo es la que nos venden y nos bombardean. Cierto que tb se dedicó a analizar su propio tiempo(como en ese libro acerca del viaje y el turismo, por ejemplo), aunque algo complejo a la hora del estilo para mi gusto, me parece difícil de seguir.
    Esas cartas son un buen manual de viaje, quizá, pero me gustan más las narraciones de viajes de Goethe, soy una romántica (en el buen sentido, claro).
    Saludos y buenos días!

  10. Paco, si le parece previsible lo que digo o si le aburro, ya sabe: váyase a chatear con sus amiguitos. Aquí hablamos de lo que la realidad sugiere y de lo que el blogger puede.

  11. Estimado Jaime:
    Si quiere escuchar el consejo de un viejo periodista ya jubilado, y ex profesor y fundador de la primera Facultad de Ciencias de la Información hubo en España, deje esa carrera si aún está a tiempo. No le conducirá a nada pues está mal planteada desde su origen: El periodismo tan sólo es un oficio, duro y amargo, que se aprende con la práctica; evidentemente será siempre mejor periodista quien mejor y más amplia formación posea.
    Le doy el mismo consejo que di en su día a mi propio hijo pequeño: Estudie usted preferentemente Sociología, Ciencia Política, Derecho o Psicología en su rama social, y después haga el máster de El País en la Universidad Auitónoma de Madrid, o cualquier otro de los que ofrecen algunos diarios nacionales.
    En esos máster —El País imparte el mejor de todos ellos, con el programa de la Universidad de Columbia— aprenderá usted el oficio con rigor y excelencia, durante un año intensivo y agotador, además de poseer ya un título universitario en cuya conquista habrá aprendido usted a procurarse documentación, a estudiarla, estructurarla y usarla después, aparte de los conocimientos inherentes a su especialidad.
    El actual director de El País, Javier Moreno, por ejemplo, es un doctor en Ciencias Químicas que además cursó el Máster del que le estoy hablando. Desgraciadamente, este curso ya no le será posible, ya que acaban de terminar las pruebas de selección para las únicas 37 plazas de que dispone por año.
    En otro orden de cosas, gracias al profesor Serna por su Baedecker cotidiano y por este excelente artículo sobre el Dr. Freud del que ha publicado hoy mi fotografía favorita.

  12. He aprendido a disfrutar, sobre todo, del Sigmund Freud escritor, sin duda uno de los mejores de su generación, independientemente de su valor científico como descubridor del Psicoanálisis que, desgraciadamente, algunos de sus discípulos han convertido en una Iglesia. En el terreno de la clínica, el Psicoanálisis es hoy en día una técnica terapéutica más, agotadora para el paciente pero que puede coadyuvar en otras terapias cortas junto a la Psicología Cognitiva o la Neuropsicología para hallar soluciones en determinados casos muy específicos.

  13. Ve señora Kafeina: el ateismo de Freud es al final un fracaso. Dice usted que sus discipulos crean una Iglesia. Pero la Iglesia es una comunidad de amor. No. Lo que los seguidores de Freud hacen es luchar por el poder del maestro y desearlo. Les tienta el poder y hay traidores como Judas; por qué llama Iglesia a lo que es un grupo de increencia que ha expulsado a Dios?

  14. Venerable Torquemada, mi alusión a una Iglesia era absolutamente peyorativa en lo que atañe a una organización cerrada, sin posibilidad de respirar, con puertas y ventanas tapiadas extensiva a “Todas” las Iglesias, incluida la suya. Para que exista una Igesia no hace falta un dios antropomórfico como el que usted adora, sino una simple idea, cosa o atributo elevada a tal dignidad por consenso absoluto e irrenunciable y se pertenece a ella por propia voluntad o por imposición cultural del medio. Lo siento, parece usted un buen creyente, con oídos tapiados al fin y al cabo, alienado y bien alienado, es decir un buen creyente.

  15. Siento que me tengan otra vez entre ustedes.Este es el problema de los blogs abiertos y sin filtros previos o, al menos, que así lo aparentan.(Espero la bronca correspondiente).
    Después de la salida de pata de banco del otro día del Sr. Sr. Serna,me espero cualquier cosa.Hasta que deje colgado el número de mi cuenta corriente.Es igual.Nadie se va a hacer rico.
    A lo que vamos.Freud intento con el psicoanalisis curar la neurosis,enfermedad muy abundante en su tiempo.No había otros métodos no cruentos.Moniz se inventó los cruentos y aún está crucificado,injustamente a mi modo de ver,porque intentó aliviar a muchos locos imposibles de tratar.Se le juzga con nuestra mentalidad y nuestros conocimientos.Pero ese es otro debate en el que no pienso entrar,ni a empujones.
    Freud no es un escritor,ni un dilitante.Es un médico que intenta curar las enfermedades mentales.Y lo hace a través de su método: el psicoanálisis.Se le ha divinizado y me parece bien, porque con Marx que intenta cambiar la sociedad,son la base de la sociadad actual.Marx lo desprecia,pero el intenta aunar los dos métodos de analisis de la realidad.Solo algunos lo han seguido formalmente y aunque no le crean ni lo quieran el marxismo y el psicoanálisis son los métodos analíticos con el que se amenjan lospensadores actuales.Unos haciendo marxismo “light”.Otros, antimarxismo “heavy”.
    Otros lo han demonizado.Es un problema suyo.No se han enterado de lo que pretendía Freud.
    Como llueve, ya llevo el paragüas.Gracias por leerme y a la recíproca.

  16. Què bueno! Kafeina llama buen creyente y alienado a Mr. Torquemada. Lo trata con condescendencia. Como un director espiritual en plenos ejercicios espirtuales. Ja. Freud era eso tambien un director espiritual que reunia a sus discipulos una vez a la semana a corregirse.

  17. Señor Adrede no crea que le agradezco su defensa de mi causa. Usted tambien vuelve a cometer el mismo error que la señora Kafeina. A Freud y sus compañeros ateos los ve como un grupo de creyentes con director espiritual. Me parece muy desacertada esa comparación. Es que no tienen nada qué ver. Pero bueno lo voy a dejar aquí.

  18. Parce que la técnica que practica el apropósito de enfrentar a la gente no le da demasiado buen resultado esta vez. A lo mejor en su amado blog de la Arcadia feliz la aprecian en su debido esplendor.

  19. Hombre: Brimuto. Usted por aqwui. Por què no va al bloj de Arcadi. Alli verá si hablan o no de Freud. Pinker destroza lo poquito que qedaba de Freud. Yo no conocia a Pinker pero Arcadi me lo enseñó. El psicoanalisis no lo resiste. Ja.

  20. ¿El tal Arcadi es el dios de su Iglesia, a propósito? Y usted su evangelista, por lo visto. Qué rico el nene.

  21. Las obras de Freud son discutibles y su conversión en dogma por parte de algunos discípulos daña la riqueza expresiva, imaginativa de su escritura, de sus ensayos. Que son eso: ensayos tentativos en los que trata de pensar lo que ni siquiera tenía nombre hasta que Freud lo designó. Es un creador de lenguaje (que no es lo mismo que un charlista) y con ese acto lingüístico formula la realidad que carecía de rótulo. Me parece un clásico indiscutible que hay que leer y releer. La capacidad de simbolización humana fue ampliamente abordada por él, y sus metáforas y soluciones –algunas muy debatibles, desde luego– merecen ser consideradas.

  22. ¡ Lo que hay que leer!¿Freud un creador de lengüaje?.Pues va a ser que no.Repito que es un médico que intenta curar una enfermedad,muy extendida en su tiempo,la neurosis.Lo que pasa es que para explicar su teoría,escribe y escribe y muy bien.

  23. Arnau, ¿se ha hecho mirar usted esa manía de no colocar espacios entre puntos, comas, interrogantes, etc? ¿Qué diría el doctor Freud? ¿Sabe usted que se trata de símbolos?

  24. Oiga, Arnau. Freud fue un médico porque no tuvo más remedio. De hecho no consideraba necesario serlo para adiestrarse y ejercer el psicoanálisis, cosa que tal vez nos escandalice hoy. Por otra parte, sí que es un creador de lenguaje. ¿Usted cree que sus ensayos más antropológicos están pensados como instrumentos terapéuticos? ¿Usted cree que los procedimientos y las técnicas de curación están, por ejemplo, en ‘El malestar en la cultura’ o en ‘El porvenir de una ilusión’? Hay un sondeo antropológico en Freud que va más allá del tratamiento de las neurosis. Por eso, aun cuando sus métodos puedan ser cuestionables o incluso rechazables para una parte significativa de la psiquiatría actual, hay un legado polémico que sobrevive. Y es de índole filosófica.

  25. Sr. Serna.¿Conoció intima y personalmente a Freud?.¿Cómo sabe que fue médico porque no tuvo más remedio?.Uno es médico y más en los tiempos de Freud, porque quiere.Cajal también escribió y nadie lo considera un creador del lenguaje.Pues Cajal fue un gran innovador del lenguaje,sobre todo del científico.Y supongo que también fue médico porque no tuvo más remedio, según usted. Cajal es conocido, sobre todo, por la teoría neuronal. Freud por su teoría sobre la mente humana y sobre el psicoanálisis Sin el psicoanálisis,Freud hubiese sido un gran desconocido y sus escritos hubiesen pasado sin pena ni gloria.En cuanto a sus métodos, claro que son cuestionables y hansido superados por otros métodos. Todo es cuestionable en el método científico.

  26. Pero vamos a ver ¿Cómo podemos ser tan rácanos, tan miserables, tan cutres y, lo que es peor, tan envidiosos y ¡de un muerto tan lejano!? Freud fue un magnífico escritor (como lo fue Cajal y no sólo en lo científico, lean o relean las “Páginas de mi vida”, como fue un genial fotógrafo), pero sobre todo, fue el antecedente de toda la psiquiatría y la psicología modernas. Absolutamente todo lo que se hace hoy, viene de seguir o de contradecir a Freud.

    ¿Freud es conocido por su teoría sobre la mente humana y sobre el psicoanálisis?, no, querido, no: inventó el psicoanálisis y es de lo más fácil cuestionar hoy sus teorías a las que le deben todo, absolutamente todos los especialistas actuales y que han tenido una influencia colosal en nuestras vidas. El último iletrado, el analfabeto más radical, nos dice hoy que está “depre”, o que parece que su niño no pronuncia bien una letra porque tiene un complejo o un trauma y todo eso es Freud, sí, queridos niños, mal que os pese, todo eso es Freud.

    Me encanta esa frase luminosa: “Sin el psicoanálisis,Freud hubiese sido un gran desconocido y sus escritos hubiesen pasado sin pena ni gloria”. No puedo estar más de acuerdo. Sí señor ¡premio! y Beethoven sin su música, un mindundi.

    A veces siento horror del ganado entre el que vivo ¿Cómo vamos a ir así a ningún lado?

    Einstein también ha sido muy cuestionado y, además, era un tío muy raro y con el violín ¡ufff, lo que desafinaba! y seguimos hoy basándonos en lo que él descubrió, porque, entre otras cosas, pensaba en imágenes y en tres dimensiones. Insisto, queridos niños, no sé si sabéis lo que eso significa, pero os lo miráis, que viene en vuestro libro y eso, eso hay muy poquita gente a la que le pase, esa poquita gente que, sin lo que ha creado, sería desconocida, como tú y como yo, vaya por dios.

    ¿Qué nos pasa? ¿Es envidia? ¿Es miseria intelectual? ¿Analfabetismo? Pues, si no saben, cállense, hombre.

    Aisss.

  27. ¿Romántica? ¿Lo dice por la dedicatoria? No, radiofónica, usted no puede recordar las “Peticiones del oyente” de mi niñez en que se dedicaban así los discos de la Piquer y similares. Es un guiño bromista para los que, como yo, fueron niños sin “tele”.

    Y además sí, romántica sin más. He leído por arriba, no recuerdo a quién: “Romántico en el buen sentido”. Yo en cualquier sentido. El Romanticismo produjo un arte y una literatura magníficos.

  28. Frau Tilemann no sé si a los niños sin “tele” nos deberían psicoanalizar.
    Que después nos dedicamos a recuperar “restos arqueológicos” por las casas para encontrarnos en el pasado.

  29. Dice Arnau: “Sr. Serna.¿Conoció intima y personalmente a Freud?.¿Cómo sabe que fue médico porque no tuvo más remedio?.”

    Sr. Arnau, ¿usted cómo cree que lo sé? Pues…, bingo: porque lo he leído en su ‘Autobiografía’, y en las biografías que de él escribieron Ernest Jones o Peter Gay, entre otros.

  30. No disimule, Sr. Serna; no es que hayamos leído esos tres libros, es que somos contemporáneos y amigos suyos. También yo, sí, a qué negarlo. Y paisano de mis abuelos, qué le vamos a hacer.

    ¿Usted también es con Formol, o emplea otro sistema?

  31. Espléndida biografía la de Peter Gay, por cierto, señor Serna. La de Jones no la conozco. Le vendría estupendamente leerla a Arnáu que, insisto, debe hacerse mirar por qué se come los espacios, como los zapatos de un nilño los calcetines. Tiene diagnóstico, de verdad. Y pronóstico…
    Frau Tilemann, por dios bendito, dedicando posts por esos blogs como en los programas de radio… ¿Quién será el afortunado?

  32. Sr. Serna. En las autobiografías se dice lo que interesa que los demás admiren.¿Cree usted que alguien al que no le interese la Medicina se dedica a buscar un método terapeútico con el que curar una enfermedad en ese momento incurable?.Admitamos que algunos campos de la Medicina los tuviera que estudiar porque no tuviera más remedio,porque no hubiese podido tratar la patología mental si no los conocía y pensaba que no le hacían ninguna falta conocerlos.Pero que no fue un médico “malgré lui”.
    Por otro lado ningún psiquiatra se considera médico en el estricto sentido de la palabra.De ahí la moda de los psicólogos,que pueden tratar enfermos mentales pero no son médicos.

  33. ¡Ah!… He dedicado un Aisss, que no es lo mismo, querida Cafeína y no se lo diré, ni sometida a tercer grado, que sé que me lo quita, con ese cimbrear de cintura que se gasta y la tersura de sus pocos años, que usted, a lo sumo, es del “Vamos a la cama…”

  34. ¿Los psiquiatras no se consideran médicos? ¿La psicología es una moda?

    ¡Ay, todo lo que me queda por aprender!

  35. Oiga, Arnau, de verdad: ¿ha leído algo biográfico o autobiográfico de Freud? No me cuente historias… Decía Freud en una de las cartas que le dirigió a la que entonces era su novia: que una persona culta no es necesariamente la que ha leído mucho, sino la que sabe lo que no ha leído (carencia que siempre podrá cubrir), la que sabe cómo orientarse si tiene que hallar una información.

  36. Sra Tileman.Puede que no me sepa expresar con su brillantez.Ahora también puede ocurrir que usted no quiera entender.Así son las cosas.Freud,lo he dicho en primera intervención, fue ,junto con Marx,uno de los personajes más influyentes en el desarrollo de la Humanidad desde la publicación de sus teorías.De eso a decir que es un gran escritor y que es conocido por sus escritos y no por su obra, dedicada a la enfermedad mental, es conocer de Freud la corteza y no la pulpa.Me reafirmo que sin el psicoanálisis,nadie hubiera leido su obra literaria ni el populacho* la conocería, ni sería citado, ni palabras como depresión estarían en el acerbo popular.
    *populacho-palabra con la que se desprecia al conjunto mayoritario de los ciudadanos.Apropiada para que la empleen solo los ciudadanos de la élite,entre los que no me encuentro.
    Sigo llevando paragüas y chubasquero.Espero el chaparrón con estoicismo.

  37. Sra Tileman.Puede que no me sepa expresar con su brillantez.Ahora también puede ocurrir que usted no quiera entender.Así son las cosas.Freud,lo he dicho en primera intervención, fue ,junto con Marx,uno de los personajes más influyentes en el desarrollo de la Humanidad desde la publicación de sus teorías.De eso a decir que es un gran escritor y que es conocido por sus escritos y no por su obra, dedicada a la enfermedad mental, es conocer de Freud la corteza y no la pulpa.Me reafirmo que sin el psicoanálisis,nadie hubiera leido su obra literaria ni el populacho* la conocería, ni sería citado, ni palabras como depresión estarían en el acerbo popular.
    *populacho-palabra con la que se desprecia al conjunto mayoritario de los ciudadanos.Apropiada para que la empleen solo los ciudadanos de la élite,entre los que no me encuentro.

  38. Sr. Serna.¿Conoce algún psiquiatra?.¿Conoce algún psicólogo?.De a pie,claro. Lo digo sin segunda intención.Si hablara con ellos sabría porque digo lo que digo.
    Me parece que hay que aclarar ciertos puntos:Un psiquiatra tiene estudios de Medicina ,oficialmente aprobados y es médico.Segundo:los psicólogos no tienen estudios de Medicina,sino que han estudiado Psicología.No son médicos.Tercero: ¿es necesario leerse la autobiografía de Freud y toda su obra, para saber que Freud fue médico,psiquiatra,psicoanalista?.Cuarto:¿Me va a examinar sobre mis conocimientos bibliográficos sobre Freud?.
    No hace falta.¿Se ha psicoanalizado usted?.No es con segunda intención.¿Sabe que los psicoanalistas se han psicoanalizado antes de ejercer como tales?.
    Le ruego sr. Serna que me conteste a estas otras cuestiones y posiblemente se clarifique la situación.¿En su blog se puede disentir?.¿Se puede expresar una opinión adversa a la opinión oficial?.¿Podemos entrar en este los simples mortales,iletrados,analfabetos funcionales,torpes,inútiles ,etc,etc,?.
    Miren usted sr. Serna y sus corifeos. Lo que menos me gusta es molestar y veo que molesto.

  39. Insisto, tiene usted un problema Arnau, hágase mirar por un psicoterapeuta su manía de comerse los espacios entre símbolos ortográficos…
    Gertraud, Serna, estamos de acuerdo, además de definir el pricoanálisis y ser un gran científico, Sigmund Freud es uno de los escritores más importantes del siglo XX, y de los primeros en lengua alemana, por supuesto.
    A veces me pregunto qué hubiese suceedido en el apasionante mundo de la psicología si otro de mis psiquiatras más admirados, Carl Gustav Jung y él no se hubiesen separado, tan sólo por un arquetipo más o menos…

  40. Insisto en que el señor Serna prohiba la entrada a los funcionarios de correos y a los jefes de estación. Arnau, ¿Por qué no hace caso a Kafeína en vez de gimotear? Está muy feo cogerse pataletas en público.

  41. ¿Porque se empeñan ustedes en glorificarlo como escritor?.Es glorioso por su aportación a la Humanidad en el tratamiento de las enfermedades mentales, con el psicoanálisis.Si además escribía, es una auréola más a su gloria.

  42. Siento tener que intervenir porque creo que mezcláis cosa que tienen orígenes y conceptos diferentes.

    La psicología aparece en el siglo XVIII con la ilustración y tras el positivismo naturalista comienza a considerarse ciencia hasta la irrupción de finales del XIX y principios del siglo XX con el gran innovador Sigmun Freud.

    Antes era el chamanismo, la brujería y toda la ciencia esotérica.

    Con el estudio fisiológico del cuerpo humano y su cerebro, más la bioquímica y la observación del comportamiento yo diría que la Psiquiatría que es la verdadera Ciencia es la suma de estudio del mundo físico y anímico.
    La lucha entre psicología y psiquiatría, la ha ganado ésta última.

    psicología:
    . Ciencia que estudia los procesos mentales en personas y en animales.

    psiquiatría.
    (De psico- y -iatría).
    1. f. Ciencia que trata de las enfermedades mentales.

  43. Eso es en lo científico. Pero nadie aún le ha ganado a Sigmund Freud el liderazgo en poner al alcance de muchos los mecanismos psicológicos del comportamiento humano, a través de sus ensayos, escritos con gran maestría, amenidad y humanismo.
    Y sus herederos aún siguen haciendo aportaciones al conocimiento de la psique humana.

  44. Sr. Moreno.Su aportación es auténticamente interesante.Muchas gracias,porque pone un punto de ciencia en este debate,que ha sido un brillante análisis del blog.
    He conocido funcionarios de correos y jefes de estación (supongo que de ferrocarril) muy cultos.Su único problema es que trabajaban mucho.
    Gracias a todos por sus aportaciones y por sus comentarios.

  45. Curioso, el miércoles pasado escribía un pequeño comentario. Resulta comparto con Wittgenstein la misma visión sobre el psicoanálisis. Esto es lo que escribí:

    Un breve apunte: estaba leyendo un artículo sobre el filósofo de la ciencia Mario Bunge en el que se habla sobre la crítica que hace éste al psicoanálisis apoyándose en los principios materiales de la neurología. No quiero hacer ahora consideraciones sobre el carácter científico del psicoanálisis (no dudo que no lo tiene) y sobre su presunta validez (no dudo que la tiene), sólo decir que no he sido jamás – o al menos no lo soy ahora- un funcionalista o cientificista y estoy muy lejos de establecer isomorfismos ciencia-verdad. La importancia del psicoanálisis no reside, en mi opinión, en su hipotética eficacia explicativa (y me da igual que Freud insistiera en esto o en su carácter terapéutico), más bien está en la lente que nos proporciona para observar y conceptuar desde nuevos ángulos la cultura humana y al hombre como producto particular de ella. Esto es, el psicoanálisis en su dimensión hermenéutica.

  46. Dicho con tosquedad : La psiclogía es la “ciencia” del alma y la PSIQUIATRIA es la ciencia del alma humana + la bioquímica.

  47. arnau gómez…pq cree q si no compartimos algunos su opinión sobre el tema es que estamos equivocados? no hya verdades absolutas, así que la suya no va a serlo…

  48. Arnau, con mi mayor respeto, parece que usted apura una rebelión interior contra una figura protopaternal. ¿Será Freud? Tal vez lo importante de Freud, para este humilde servidor, es haber tenido la valentía de romper con los atavismos de su época. Revelar la posible e intrínseca maldad y feroz egoísmo de los niños, requiere valor inconmensurable. Decirnos que deseamos el amor, no solo espiritual, sino tangible y rabiosamente carnal de nuestros padres; que odiamos al progenitor del sexo opuesto por privarnos de quien es objeto de nuestra pulsión erótica, es osado y temerario. Todo esto, escrito con una prosa excelente, con un poder léxico exuberante, nos hace también ver a Freud como alguien que hizo fina literatura, aún sin quererlo. Averigüe, creo que el padre del psicoanálisis pudo ser propuesto para el Nobel de Literatura, pero se considero su obra como obscena e inmoral. Saludos respetuosos.

  49. hola,mi nonbre es alexia tengo 15 años y voy en curso 3 año,llege a esta pagina por curiosidad,el otro dia estabamos conversando con una profesora de cultura y comunicacion que me dejo una duda,dijo que los niños eran inosentes y buenos,hasta que freud desmintio eso.me gustaria si alguien conose sobre eso me diga donde puedo encontrar informacion.muchas gracias.

  50. Freud fue un genio, al dia de hoy , su creacion el Psicoanalisis sigue dando que hablar y que curar. Pienso que ha superado el tiempo y se inscribe como un saber que nos pertenece a todos, acordemos o no con el , pero sepan señores descreidos que la cura de las neurosis es posible Pienso que para hablar cada uno debemos de haber hecho la experiencia de nuestro propio analisis, sino estamos manejandonos con la teoria solamente. Las cartas de Viaje me parecen valiosisimas para conocer a Freud mas alla de la toria formalizada y trasmitida en sus publicaciones. Se nos muestra como un mortal mas, porque tendria que ser diferente a nosotros?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s