Browse by:

Plagio y cuatreros 

Uno. ¿Qué es un plagio? Según el Diccionario de la Real Academia Española, plagiar (del lat. plagiāre) significa “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias”.  . En los últimos días hemos asistido a un posible caso de plagio. Digo posible por expresarme de manera prudente, pues las pruebas aducidas por eldiario.es y otros…

image

“Cuando todavía era niño, una librería era un lugar muy oscuro”

Umberto Eco, que ha faltado hace pocas semanas, decía tener 50.000 libros. Pero aceptaba también que no nos hacía falta atesorar tantos volúmenes para disfrutarlos. Basta con ir a las librerías –decía–, mirar las cubiertas, comprar algún libro. Aprendemos tanto observándolos, leyendo las solapas y contracubiertas… “Cuando todavía era niño, una librería era un lugar…

Naufragio y supervivencia

Uno. Reproduzco unos párrafos de la introducción que Anaclet Pons y yo hemos escrito para ¿Qué es la cultura popular? (2011),  el volumen de Antonio Gramsci basado en los Quaderni del carcere. Reproduzco concretamente el fragmento en que desarrollamos la idea del náufrago, inspirada en Robinson Crusoe. Apelamos, claro, a la novela de Daniel Defoe.…

Mad Women

Blog enlazado por El País (Comunidad Valenciana) Uno. En casa se nos amontonan varias publicaciones dedicadas a la mujer. Son suplementos de los periódicos: S Moda, de El País; Mujer hoy, de Abc; y Yo dona, de El Mundo. La revista femenina de El País se estrena este fin de semana. ¿Y por qué ese género? ¿Es que…

La identidad fotográfica

Uno. ¿Quién es el muchacho de la imagen? Lo que distinguimos es el detalle de una fotografía más amplia. Apareció en la prensa días atrás. La reproducción que aquí vemos tiene escasa calidad, mucho grano y poca precisión. Pero algo querrá decir si la hemos puesto. Aunque el joven está de espaldas, casi adivinamos su…

El narrador omnisciente

1. Dios   Siempre he querido tener unas palabritas con Dios, un encuentro de tú a tú para decirle lo que de niño no pude… por falta de arrestos. Cuando era un muchachito leía la Biblia con unción y con fruición: sintiéndome culpable, a la vez, por la dicha que aquellas páginas me procuraban, una felicidad muy materialista y carnal.…