El Viejo de Obama

obamaencamisa1. Buena presencia. La fotogenia, la telegenia, la oratoria le dan buena presencia. Incluso, muy buena presencia: esa expresión es antigua y no describe al varón que se mantiene delgado, es guapo o está bronceado, como envidia Silvio Berlusconi. Se refiere más bien al porte distinguido y sencillo con que uno es capaz de presentarse en público. Aseado, planchado, bien rasurado. Limpio y elegante, dueño de gestos suaves y enérgicos a un tiempo, amo de la palabra exacta, serio pero no severo. Tener buena presencia es tener talle, figura; es dominar la disposición del cuerpo, con ademanes varoniles y refinados. 

De Barack Obama se predican esas virtudes, que le hacen muy ducho en el arte de manejar las impresiones. El arte de manejar las impresiones es una capacidad especial para imantar las miradas: la posee gente como Barack Obama, que viste elegante y pulcramente, sin estridencias, con estilo cool y con cercanía: todo ello a un tiempo. Pero no basta. Para tener buena presencia es preciso provocar también un efecto de sinceridad: mostrar una figura creíble, todo un personaje que transmita autenticidad, con fisuras y superaciones, con dolor y alegría, con frustraciones y perseverancias. Y eso sólo se logra si consigues elaborar un buen relato de ti mismo.

libertyvalance2. ¿Storytelling? Como nos recuerda Christian Salmon en Storytelling (Península, 2008), la comunicación narrativa disfruta de gran éxito en Estados Unidos: desde siempre, pero especialmente desde mediados de los noventa del siglo XX, con un renacimiento inusitado. Se extiende por todos los ámbitos de la sociedad. Los managers deben contar historias para motivar a sus subordinados. Los médicos debe ser pacientes: pacientes escuchando las historias de sus enfermos. Los psicólogos tienen que relatar historias: es decir, tienen que desarrollar el arte de la terapia narrativa. Los organizadores comunitarios deben resolver conflictos con historias que den argamasa y coherencia a lo que estaba disuelto o roto. Incluso los mandatarios que salen de una Presidencia han de escribir o elaborar una buena razón de sí mismos, la versión que presumiblemente quedará para la Historia: así, con mayúscula.

Christian Salmon publicó la versión original de su libro (Storytelling ) en 2007. Concibió su obra como un arma de combate contra la propaganda del Gobierno que encabeza George W. Bush. ¿Su subtítulo? La máquina de fabricar historias y formatear las mentes. Seguramente es un enunciado algo escandaloso, pero no carece de sentido. Lo que Salmon verifica parece algo obvio. En realidad no lo es:  es creciente el peso del relato en la explicación de lo real. En una sociedad de la información, aquello que circula son noticias o rumores: historias que tienen algún sentido, incluso alguna moraleja con la que atribuir significado. Si se producen choques figurados o enfrentamientos metafóricos, lo mejor es responder con una campaña narrativa, creando una contrarrealidad, pues las historias también producen efectos reales. En un mundo en que se disuelven las creencias políticas, en un mundo hecho pedazos, las ideologías dejan paso a los relatos: las narraciones coherentes dan apariencia de orden y fijan la interpretación de las acciones gubernamentales (por ejemplo). En un tiempo en que las empresas están expuestas a la competencia devastadora de los rivales o de los enemigos, la marca puramente mercantil no es nada sin una historia moral que establezca el sentido de lo que se vende.

obama3. ¿O!!BAMA? El nuevo libro de Obama que la editorial Almed, de Córdoba, ha publicado apareció originalmente en 1995. ¿Su título? Dreams from my father. A Story of Race en Inheritance. Fue reeditado en 2004 y ahora podemos leerlo en castellano: Los sueños de mi padre. Una historia de raza y herencia (2008). Decididamente, a pesar de la buena voluntad de sus editores españoles, Barack Obama no tiene suerte con las versiones de sus libros. La traducción en Península (La audacia de la esperanza) tenía errores notables; la versión del Almed (Los sueños de mi padre) también es una suma de defectos: por ejemplo, los traductores olvidan y añaden acentos con una arbitrariedad que sólo puede deberse a la premura. En efecto, las prisas hacen estragos en la edición. Quienes publicamos libros lo sabemos, lo padecemos, y aquí ya lo traté. Debemos entonar un mea culpa… Pero, en el caso de Obama, el asunto es más grave: sus libros españoles están lastrados por el abandono o el puro descuido. Siento decirlo, pero es así. Y, encima, este último volumen ha de cargar con una concesión a la obamanía: con una exclamación bien gráfica (O!!bama) que no vemos en la tapa de la versión original.

Yo no deseo escribir una reseña de este nuevo libro. Simplemente quiero dejar constancia de mi impresión general. Este volumen, sin duda, forma parte del storytelling que triunfa en Estados Unidos desde los años noventa. Es una historia edificante, de esfuerzos, de caídas, de recaídas y de triunfos: de éxitos que siempre se matizan o corrigen por la vida misma. Obama espera ser creíble y por ello no se esmera en ser perfecto desde la primera línea, sino que exhibe sus dudas, sus heridas. Es un modo muy eficaz de mostrar autenticidad. Pero la autenticidad, aquí, es sobre todo un efecto. Me explico. Toda autobiografía exige un pacto. Philippe Lejeune lo examinó en un libro ya clásico, El pacto autobiográfico. Para que a un autor se le crea ha de escribir lo sucedido, la verdad de su vida: sin mixturas, sin mentiras. De algún modo ha de prometer ser sincero: por ejemplo, adoptando el género de la autobiografía, que le obliga, que le fuerza. El lector, por su parte, ha de aceptarle este principio y ha de convenir con él en que, en efecto, está contando lo ocurrido sin añadir ficción alguna, sin maquillar los hechos, sin recrear artificiosa o ventajosamente los acontecimientos. Escribir una autobiografía a los treinta y tres años, que es la edad con que Obama firma el libro, resulta quizá algo impostado. De entrada, en la treintena no se es tan viejo ni se tienen tantas experiencias como para rememorar unos cuantos hechos. Sin embargo, a mediados de los noventa, la vivencia de Obama era ya muy densa, una existencia que se repartía entre Hawai, Indonesia, Los Angeles, Nueva York, Chicago, Nairobi: una vida con un padre ausente, afincado en Kenia, y con una madre blanca procedente de la América profunda. 

La figura del padre –que el joven Obama trató sólo durante unos días, cuando contaba diez años– es el motivo del libro. O eso parece… La vida recreada del Viejo, el viejo Obama: las historias que de él le habían contado, los fantasmas que de él se había forjado, los rencores que al muchacho le habían envenenado. Pero, como ésta es una historia edificante, los reproches se convierten en tolerancia y comprensión distante. Para ello, hemos de leer cuatrocientas páginas que reconstruyen avatares personales y diálogos reproducidos con gran precisión.  ¿Con gran precisión? Leamos qué dice Obama. “Aunque gran parte de este libro se basa en diarios íntimos y en las anécdotas e historias que me contó mi familia, los diálogos no son sino una aproximación a lo que de hecho me contaron o transmitieron. En aras de una mejor comprensión, algunos de los personajes que aparecen son mezcla de gente que he conocido, y varios de los sucesos relatados carecen de cronología precisa”.

¿Cómo hemos de interpretar esas palabras? No me gusta este procedimiento, que se ha impuesto en muchos países y en distintos géneros: el de las palabras que presumiblemente habría dicho alguien y que al reproducirse entrecomilladas parecen literales. No son literales: no son una reproducción documental, sino una recreación aproximada, con lo cual las licencias que se permite todo autor son mayores. Uno siempre puede disponer mejor las palabras, el orden de las palabras y el sentido de las palabras en un relato finalmente coherente. Es un margen muy amplio, desde luego. Si, además, la cronología es deliberadamente imprecisa; si, en fin, ciertos individuos son condensación de varios (hasta el punto de convertirse en eso, en personajes), entonces habrá pasajes que no puedan verificarse documentalmente. ¿Obama miente, falsea, fantasea? No puedo afirmar tal cosa. Nunca lo sabré ni tendré oportunidad de averiguarlo. Lo que distingo es el resultado: una obra inteligentemente dispuesta para reforzar el yo que sale de la escritura.

latragediabush4. ¿La tragedia Bush? Hay un libro que tengo pendiente, un análisis psicológico de George W. Bush. Está en la pila de novedades que se me amontonan y me reclaman. Lo veo ahí, en vecindad con otros volúmenes que me interesan y que algún día leeré. ¿Su título? La tragedia Bush (2008). Es de Jacob Weisberg y lo publica RBA en español. Es una obra que promete, que se me antoja interesante y entretenida, aunque tengo mis dudas: la lectura superficial, la lectura selectiva que he hecho –el sondeo del terreno– parece exagerar el papel del padre, el espejo del progenitor, ese objeto finalmente interno que regularía la vida del hijo, un joven que habría crecido tratando de asemejarse al viejo con rencor y torpeza. No sé. Quizá sea una obra perfectamente conjetural, fantasiosa, una obra que debamos aceptar como ensayo-ficción o como una suma de hipótesis arriesgadas y no siempre documentadas. En todo caso, lo que parece incuestionable en Bush es el papel del padre: esa suerte de  referente con el que cotejarse, del que distanciarse o con el que medirse. Es curioso: también en Obama el padre cumple un rol decisivo, según comprobamos en sus dos volúmenes autobiográficos, esos que tan ventajosamente le colocan. El actual presidente de EE UU ha anunciado que proyecta regresar a Texas en enero de 2008, leo en El País, y que “tal vez [se decida a] escribir un libro” en el cual detallar las circunstancias en las que tuvo que tomar “difíciles decisiones”, precisa. “Quiero que la gente sepa la verdad y sepa lo que es estar sentado en la Oficina Oval”.

¿Storytelling? El 12 de noviembre pensaba acabar el post. Pero, fíjense, se me han ido las ganas. No he consumado un post in progress, sino que me he rendido a la evidencia: estamos saturados de Obama. O yo estoy saturado de Obama. Tal vez, en otro momento regrese sobre la escritura autobiográfica del presidente electo.

sarkozy5. Colofón (13 de noviembre). Hoy, 13 de noviembre, leo un artículo en El País, es de Christian Salmon, precisamente. Lo dedica al arte de contar historias de Nicolas Sarkozy, a su habilidad para hacer de sí un personaje. Me ha hecho recordar que hace meses, aquí en el blog, me ocupaba de esto mismo. Citaba yo para la ocasión un par de frases del Presidente francés, procedentes de uno de sus libros (recuerdo haber leído dos volúmenes). “La esperanza espiritual también necesita alimentarse con la escenificación”, decía Sarkozy. “El hombre necesita alimentar su imaginario con representación, teatralización y algo de folclore”, apostillaba el Presidente. Si van a mi post 4 de febrero de 2008, titulado Obama o Sarkozy, verán cuál es el contexto. No se detengan en la imagen inicial. Avancen a lo largo del post: llegarán a Sarkozy.

———————–

Hemeroteca

Nuevo artículo de Justo Serna en El País, 12 de noviembre de 2008:

johndeweyDemocracia creativa“.

Un artículo sobre las reuniones libres de vecinos como ejercicio de democracia deliberativa y fuente de la democracia como implicación personal, según las reflexiones del filósofo norteamericano John Dewey. Un artículo sobre los planes de algunos socialistas valencianos (Volem i Podem) de reactivar la discusión libre en el seno de su partido. “Ah, y todo ello, sin convocar a Obama”.

41 comments

Add Yours
  1. Isabel Zarzuela

    Bienvenido, Don Justo. Me alegra leerle de nuevo.

    Sí, Obama transmite sinceridad con su buena presencia y buena oratoria, con sus buenos propósitos para el cambio social. Todo lo contrario que Berlusconi: no tiene buena presencia (además, su bronceado no es natural :)), no tiene buena oratoria (es un charlatán), y mejor no hablar de su política social…
    Fernando Sabater decía en una entrevista para CNN+, algo así como que es un gran logro para EEUU que haya ganado un candidato afroamericano demócrata, que debíamos alegrarnos por ello, y que ya tendremos tiempo de criticarlo. Pues sí, tiene razón.

    Y a ver si aprendemos de EEUU la elegancia con la que aceptan públicamente la victoria del adversario político, mostrando su apoyo al ganador. Algo que desgraciadamente no ocurre en España con el PP, o lo que es peor aún, con la elección de un representante dentro de un partido político. Véase PSPV. Donde parece que no se acepta al ganador, al que se debería apoyar sin peros (que por algo ha ganado), construyendo un proyecto común social de calidad para ganar unas elecciones, y sin boicotear constantemente cualquier decisión en la que se pongan en juego sillones y cotas de poder. Que a veces es muy cómodo estar en la oposición.
    Ya está bien, hombre. Ya está bien.

  2. Alejandro Lillo

    Mientras Justo continúa con su post (bienvenido a casa) prosigo yo aquí con un pequeño apunte sobre el Partido Socialista del País Valenciano, no por nada, sino porque me gusta más la foto de Hussein y el cartel de la película, que lo PSOE también parece una del oeste. Sólo decir, a quienes nos siguen allede las tierras valencianas (¿hay alguien ahí fuera?) que no piensen que lo que aquí debatimos sobre el PSPV-PSOE obedece únicamente a cuestiones y preocupaciones de política local, sino que lo que pase en la Comunidad Valenciana con el PSOE se antoja fundamental para el futuro de la política nacional. EL PP valenciano tiene un feudo, un bastión, una mina de oro, vamos que en Valencia capital más del 56%, repito 56% de los votantes lo hacen al PP y menos de un 34% al PSOE. Mientras la situación no cambie en una Comunidad Autómoma tan poblada como la valenciana, la cosa seguirá estando muy complicada en el ámbito nacional. Saludos.

  3. Alejandro Lillo

    Perdon… escribre Ricardo de la Cierva un ensayo, ¿ensayo?, titulado “La infiltración” con el subtítulo siguiente: “La infiltración marxista y masónica en la Iglesia española y Universal (sic) del siglo XX”. La colección es, je, je, “Biblioteca de la Memoria Histórica”. Veo su nuevo libro y me río. Me río porque no puedo dejar de pensar en el enlace que nuestro generoso amigo J Moreno nos dejó aquí, el del cardenal Marx hablando de Marx. Tenía que contárselo.

  4. J Moreno

    El otro día navegando por la Red encontré un enlace a este vídeo sobre un trabajo de la doctora Naomi Klein sobre “La doctrina del shock”.

    Interesante tésis sobre la manipulación de los sentimientos colectivos para el control de la opinión pública.

  5. Ramón

    Sr. Lillo:
    A los de fuera (aunque en papel de simples “mirones” curiosos) nos interesa y preocupa la situación del PSPV. El PSOE tiene 2 serios problemas: Madrid y Valencia; el PP 3 (o dos y medio): Cataluña, País Vasco y Andalucía.

  6. jserna

    Gracias, Isabel. Gracias, Alejandro. Gracias, también, a los otros amigos que me saludaban en el anterior post. Por la bienvenida.

  7. Alejandro Lillo

    Muchas gracias de nuevo, señor Moreno por su valiosísima información, muy interesante el enlace y muy cierta esa teoría de Naomi Klein. Estoy seguro que en el futuro tendremos ocasión de hablar de ella. La vulnerabilidad humana se acrecienta, desde luego, en momentos de crisis, de shock. Pero fíjese que aparte de las torturas y demás privaciones que aparecen en el vídeo, la base sobre la que se asienta toda esa doctrina es el aislamiento, la incomunicación, el desconocimiento, la soledad. Es cierto que hay que luchar contra ella informándonos, pero también asociándonos, dialogando, estableciendo vínculos, no renunciando, en definitiva, a nuestra naturaleza social que es precisamente la que quiere sustraernos el capitalismo más voraz.

    Don Ramón, me alegra su intervención y que compartamos el interés por focos “calientes” en la política nacional. Un saludo.

    Don Justo, decirle que lo del título de la editorial Almed me parece una ocurrencia completamente desafortunada y bastante lamentable. Hay cada portada…

  8. Paco Fuster

    En espera de que Justo entre a analizar el contenido de “Los sueños de mi padre” (supongo que entonces entenderán el título del post los que no han leído el libro, esa referencia al “Viejo”), un par de apuntes sobre lo que llevamos.

    Sobre el arte de Obama para manejar las impresiones, sobre su oratoria, se ha escrito mucho. Yo no recuerdo todo lo que he leído, pero de lo más reciente (una tribuna en “El País” del pasado sábado firmada por el chileno Jorge Edwards) me gustó la definición de Obama como una “pasión fría”. Aunque no desarrolla mucho la idea, entiendo que Edwards quiere decir eso: que Obama tiene un discurso que apasiona a las masas, pero a la vez, tiene el suficiente autocontrol como para transmitir la frialdad, seriedad o tranquilidad que se le exige a alguien que quiere ser presidente de un país como los EStados Unidos. De McCain precisamente se le criticaba que toda su vida había sido muy impulsivo a la hora de tomar decisiones y que eso podía pasarle factura si llegaba al gobierno.

    Sobre las ediciones de Obama en castellano, poco puedo añadir. A mi juicio, la de Península es mucho más desastrosa, a tenor de algunas expresiones absurdas que recorren sus páginas. La de Almed tiene lo bueno de añadir ciertas notas explicativas a pie de página, pero sigue presentando una considerable cantidad de erratas. Tuve ocasión de hablar con varias personas de la editorial y les felicité por su acierto al elegir el libro. Sorprende que una editorial pequeña y nueva se haya hecho con los derechos de autor, ganando la partida a otras. En eso lo han hecho muy bien. Luego, claro está, se nota que han acelerado el ritmo para publicarlo aprovechando el tirón final de Obama. Así y todo -y como les dije a los de la editorial-, la promoción que han hecho del libro es bastante floja y descoordinada. Yo en su lugar habría hecho mucha más propaganda, prepublicaciones, presentaciones del libro en las grandes ciudades. Luego también me dijeron que iban a salir muchas reseñas del libro y, de momento solo he visto una (la mía saldrá el mes que viene en “Ojos de Papel”). En fin, que es una pena porque el contenido del libro no esta en consonancia con estos errores de edición y promoción.

    Hace unos meses la editorial catalana Mina (Grup 62) publicó la versión en catalán de “La audacia de la esperanza” (lo digo por si alguien quiere leer a Obama en catalán). No pude comprobar a fondo como era la edición, pero tenía pinta de estar más bien hecha.

  9. Paco

    serna me aburres. un rollo tus tonterias. y ese “”continuará””???? porque no sabes que decir de oooobbbaaaammmaaa!!! me voy!!!

  10. sergio

    Serna: muy bien el retrato de Obama.Sobre todo en un pais cainita donde sólo se resaltan los defectos. Alguna vez vamos a describir a alguien positivamente sin que sirva de precedente. Obama hará lo que pueda, pero es un hito en la historia y un honor para los tan denostados EE.UU.¡ Que se chinchen los puretas y los curánganos de la cosa!¡extraña mezcla de derechonas criticonas y de izquierdonas bobaliconas!

  11. Kant

    Confío en los criterios de los srs. Serna y Fuster a la hora del análisis de los textos traducidos de don Barack Hussein, así que sólo un apunte anecdótico: en castellano, la o exclamativa se escribe con hache detrás de la vocal, así que a la espeluznante portada de “O!!bama” habría que sumarle la falta exclamativa y la incorrección de usar el signo de admiración en el mismo sentido, los dos puntos hacia abajo, y sólo tras la exclamación, cuando en español se pone delante y detrás… En fin, que en el mejor de los casos, el título debería haberse escrito “¡Oh!bama”, y en cambio… Mala tarjeta de presentación del libro para quien no contara con la información que los susodichos srs. nos han facilitado. Obviamente, es hacia donde apunta don Paco Fuster hacia donde se debería haber diseñado la estrategia de venta… ¡y en una traducción correcta, claro!

    Debo sumarme a la recomendación de don Alejandro para que visiten el “link” que nos facilitó don Juan Moreno. Cuando me salen culebras y espumarajos por esta boca mía vituperando a la Escuela de Chicago, me refiero a la del ínclito don Milton Freedman. En “Alegro ma non troppo” – una obrita que les recomiendo vívamente si desean pasar un buen rato – su autor, don Carlo Cipolla – aunque italiano, profesor universitario en la costa Oeste de los EE.UU. de A – nos plantea las Leyes Fundamentales de la Estupidez Humana (de “la inteligencia fracasada” si prefieren al sr. Marina). Observen la Tercera Ley, dice: ” una persona estúpida es una persona que causa daño a otra o a un grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio”. Es perfectamente aplicable al economista chicagolés: la liberalización por él promovida, mejor, la desregularización del mercado y la privatización de los servicios públicos con sus impactos violentos imbricados (golpes de estado, guerras, violación del derecho internacional… o sea, la estrategia del “shock”) ha sido precisa, estúpidamente, el caldo de cultivo de la emergencia de China, la ruina de África, la aparición del islamismo intransigente, de los integrismos religiosos, la resurrección rusa, la reducción radical de la clase media, el descenso abrumador de los consumidores, el desorden social, las más brutales crisis padecidas por el propio Occidente – el resto era tan pobre que ni se enteró – como la que arruinó a Gran Bretaña con doña Margarita Tatcher, a los EE.UU de A. con don Ronald Reagan y, ahora, con don George W Bush… un mundo bien diferente en el que Occidente agoniza, como se lamentaba Ayax, “asesinado por su propia mano”. En fin, el mejor sueño de Stalin lo confirma el patético necio de Chicago. Claro que ya lo dice la Quinta Ley Fundamental: “La persona estúpida es el tipo de persona más peligroso que existe. El estúpido es más peligroso que el malvado”.

    Precisamente, la labor que tiene por delante el sr. Obama es desentrañar el maremagnum que ese hombrecillo perpetró en el mundo desde principios de los 70 hasta nuestros días. No es labor menor, ni reto sencillo. Esperemos que no quede todo en agua de borrajas porque si tras treinta años de desmadre capitalista hemos obtenido el infierno en el que vivimos, imaginen uds diez años más así.

    Por eso también a uno se le ponen los pelos de punta cuando escucha a los “economistas” del PP y/o ve en acción a sus políticos – de nuevo el paradigma valentino-madrileño – llevando a rajatabla los principios desreguladores y privatizadores de semejante política económica.

    Un saludo y un recuerdo para los asistentes al acto de “Volem i podem” que en estos momentos estará efectuándose en los locales del PSOE en el PV. A ver si, además del cambio de “cultura política” que parece buscar dicho grupo, cambian también de “cultura económica”, que los socialdemócratas siguieron a pies juntillas los desmanes freedmanianos a pesar de tener como inicio “oficial” de su hégira el golpe de Estado en Chile contra un presidente socialista… socialista… no socialdemócrata.

  12. Alejandro Lillo

    ¡Hay, señor Kant, si supiera lo bien que nos lo hemos pasado…

    David, Paco, espero que nos veamos (bueno, en realidad estoy seguro de que nos veremos) en la presentación del libro de don Justo.

    Arnau, Marisa, gran placer compartir momentos con ustedes. Todo va a ir viento en popa, seguro.

    Seguiremos mañana…

  13. SaraB

    Yes We Can. Creo que a pesar de su ideologia “light” Obama puede ser un ejemplo mediático para la izquierda española. O!!Balenciana

  14. Marisa Bou

    Una vez más tengo que mostrarme agradecida a Justo Serna, esta vez por ese magnífico artículo de El País que, si siempre es grato leerle, imagínense en esta ocasión, en la que hace una referencia a mi grupo (Volem i Podem) y nos relaciona con la democracia creativa y con el filósofo John Dewey.

    Bien, no sómos filósofos (sin falsa modestia) pero sí somos un grupo de gente comprometida, con energía sobrada para invertirla en la búsqueda del bien común, que no suele ser el más común de los bienes.

    Nos inspira ese espíritu republicano de ciudadanía deliberativa y participativa que Justo ha sabido captar en nosotros.

    En mi nombre y en el de mis compañeros agradezco la presencia en el acto (y en la cena posterior, divertidísima) de Justo y su encantadora esposa (a la que adoro) y de esa increíblemente simpática pareja formada por Alejandro e Isabel. Fué una delicia tenerlos tan cerca toda la noche. Y una verdadera pena no haber podido tener a todos los demás compañeros de este foro que, por distintas razones, no pudieron estar, pero que me consta que les hubiera gustado. ¡Gracias y un abrazo a todos!

  15. sergio

    solo una observacion sr. Kant: si el liberalismo del profesor Friedman ha sido tan nocivo (lo que parece, al menos en parte, evidente)a qué atribuye usted su poder de convocatoria en intelectuales como Vargas Llosa y en casi todos los gobiernos socialdemocratas del mundo. A ver si nos equivocamos ahora de nuevo denostando el pasado inmediato. Lo que parece claro es el error de los gobiernos al no controlar el efecto bola-de-nieve de los capitales apatridas (¿será por eso por lo que están tan “universalistas”?)que han ido rodando de bolsa en bolsa y de pais a país sin ningún pudor. Era como estar presente ante un crimen y no hacer nada.Los gobiernos con las manos atadas por una ideologia de “libertad” han sido incapaces de poner orden.Y el reflejo de este caos se puede contemplar en nuestras calles: cuando un gamberro se adueña de un autobus ante la pasividad general, no hace sino llevar a la calle el “todo vale”,”fuera controles”,”la ley del mas fuerte”.Eso es el liberalismo de Friedman a nivel costumbrista. En fin, una mierda.

  16. Isabel Zarzuela

    Democracia creativa.

    “Volem i podem” reune el espíritu republicano y deliberativo que nos cuenta Don Justo de la filosofía de Dewey: las bases, los militantes de base, tienen los pies en el suelo; están en contacto con la realidad, con la ciudadanía, de modo que los implica personalmente. Con responsabilidad.

    Ayer tuve el gusto de acudir a la presentación de propuestas de este grupo de afiliados socialistas, que tan afectuosamente nos acogieron. Allí me encontré con algunos amigos blogueros: Don Arnau, al que no veía desde la “quedada horchatera”, tan correcto y sabio como siempre, y que a pesar de haber sido operado ese mismo dia de un ojo, no quiso perderse el evento. También estuvimos con Don Justo y Doña Encarna, que tan encantadoras y enriquecedoras siempre hacen las veladas. Y por fin, la anfitriona: Doña Marisa. Dice que estaba nerviosa, pero tenían que haberla visto cómo se desenvolvía con el micrófono. Toda una experta oradora. Conocimos a su hijo, tan agradable y atento como su madre.
    Echamos de menos al Sr. Fuster, al Sr. Montesinos y al Sr. Kant.

    Llegamos a casa a las 01:30 (creo, ya no me acuerdo bien)embriagados de felicidad :-). Lo peor fue cuando sonó el despertador a las 6:30…

  17. Kant

    Vera ud, don Sergio que el sr. Friedman se tildase a si mismo de liberal no quiere decir que todos los liberales sean “friedmanianos”. El sr. Friedman, de hecho, se sentía muy a gusto describiéndose a si mismo como “neoliberal”, no como “liberal”. En realidad, el tipo era un “paleoliberal”, alguien que no entendió (o lo entendió “demasiado” bien) lo que había ocurrido con el capital especulativo a principios del s. XX y su repercusión sobre la economía real. Así pues, encontrará ud. a intelectuales que son liberales pero no son “friedmanianos”, por lo tanto, debemos ser muy escrupulosos a la hora de identificar a un intelectual como liberal.

    Por otro lado, es obvio que, mal que les pese a algunos intelectuales, son humanos, incluso demasiado humanos y, por ende, provistos de todas las flaquezas de nuestra especie, o sea, que pueden ser a la vez, intelectuales prestigiosos y unos perfectos idiotas, cual sería el caso que ud mismo nos propone: el excelente escritor don Mario Vargas Llosa. Amén, que también es condición humana equivocarse y por el hecho de ganarse el pan estrujándose la masa gris no les exime de hacer análisis erróneos y llegar a conclusiones falsas. La mejor demostración de ello ha sido, precisamente, está crisis que no sólo es económica, sino la de todo un modelo socioeconómico que muchos intelectuales creyeron, desde su error, que era la panacea de la humanidad y al final, sólo lo fue para cuatro ladrones.

    En cuanto a los socialdemócratas… bueno, es que es lo suyo. Un liberal – el sr. Galbraigth sería el paradigma – puede dudar y hasta rechazar, henchido de argumentos económicos, los planteamientos de don Milton pero los militantes de la II Internacional, no. Carecen de fuste ideológico para plantear una sociedad diferente y no disponen de alternativa económica para proponer nada distinto a lo que hay. Su función social es la de conseguir las mejores condiciones de vida para el mayor número posible de ciudadanos dentro de un sistema social burgués, en otras palabras, son “tradeunionistas” de la política. Por lo tanto, renuncian explícitamente a hacer una propuesta de sociedad y economía diferentes. Entonces ¿qué sistema socioeconómico defienden los socialdemócratas? Obvio: el de las clases dirigentes que actúan al dictado de las clases dominantes. Y si estas son neo/paleo/liberales ¿qué van a decir ellos?, a lo que mande el señorito…

    En efecto, don Sergio, enarbolando la bandera de la “libertad” lo que los friedmanianos han hecho ha sido desregular el mercado, tanto el doméstico como el internacional. O sea, todo vale en su mercado. Plantéeselo ud. a nivel cotidiano. Lo que Friedman propone es que cuando ud. entre en el supermercado de su barrio se encuentre los productos sin etiquetar, sin garantías sanitarias y sin precintar; cuando al final se decide por llevarse algo, el cajero, en nombre de la libertad, faltaría más, le puede cobrar lo que le dé la gana. Pero si protesta, viene la policía y le golpea… a ud y le despoja de su cartera y monedero. Esto que consideraríamos inadmisible es, en la práctica, el sistema económico en el que hemos vivido los últimos treinta años (más o menos): un mercado sin reglas, un intercambio injusto y una represión violenta. ¿Resultado?: los ricos son menos numerosos pero más ricos que nunca y los pobres son más numerosos y más pobres que nunca. Con un correlato que obsesiona al sr. Obama: la clase media – la estabilizadora de las sociedades y los mercados – se degrada por empobrecimiento hasta su desaparición en algunos lugares de Occidente (“verbi gratia” Argentina) y cuando eso ocurre, se abre el abismo… que es otra forma de decir, una mierda.

  18. Kant

    Me alegro que se lo pasaran tan bien, doña Isabel, don Alejandro, pero ya hice público aquí y explícitamente a mi admirada doña Marisa que no acudiría a Blanqueries por prescripción médica… “sarpullidos partidistas”, creo que se llama.

    Por cierto… ¿se dieron cuenta del acróstico de “Volem i Podem”?… “ViP”… ¿otro lapsus freudiano que delata un narcisismo persistente en la autovisión excelente del ego?… ;-)

  19. Marisa Bou

    No tengo más remedio que pedir perdón, con toda humildad y con el corazón encogido, a mi queridísimo amigo Arnau Gómez, que también estuvo en el acto y que me presentó a su dinámica esposa. Y ello a pesar de su operación tan reciente.

    Ha sido un lapsus imperdonable, que no puedo excusar con el día tan agitado que tuve. Le aseguro, don Arnau, que me hizo muy feliz verle allí. Perdóneme usted, se lo ruego.

    Del mismo modo, no me molestó no encontrarme con el señr Kant, puesto que no se le esperaba. Incluso estuvimos bromeando doña Isabel y yo. Me dijo que había estado buscando entre el personal que atestaba la sala a alguien que se rascara desesperadamente, a lo que yo contesté que, aunque hubiera alguien rascándose, ese no sería nuestro amigo Kant. Por cierto, querido, deje usted de buscar el fantasma de Freud por todas partes, que parece que lo lleva atado al cuello como una corbata…:-)

  20. Paco Fuster

    El libro de Jacob Weisberg sobre la familia Bush tiene buena pinta. No es una biografia al uso; por lo que he leído, el autor reconstruye la historia de la saga Bush interpretándola a partir de Freud y Shakespeare. Si en libro de Obama está omnipresente la figura paterna, es este supongo que también jugará un gran papel, muy diferente, eso sí. Bush ha dicho en varias entrevistas que el siempre quiso superar a su padre (no era muy difícil), a quien siempre se le echó en cara que no fue capaz de obtener la reelección en 1992. En cambio George W. puede presumir de haber sido reelegido pese a que todo el mundo lo considerara una inepto para el cargo y pese a que pueda pasar a la historia como un presidente nefasto. Me parece que eso no le preocupa lo más mínimo.

    Yo creo que, como dice Justo, estamos saturados de ver a Obama por televisión, de ver y escuchar debates y tertulias. Pero no creo que haya nadie saturado de leerle, a Obama digo. Conozco a varias personas que han leído “La audacia de la esperanza” y todo el mundo me habla muy bien del libro. No conozco a nadie -salvo Justo- que haya leído los dos libros de memorias. Creo que merecen la pena y animo a quien pueda a que los lea co calma, si no ahora, más adelante.

    Marisa, Alejandro e Isabel: me alegro de que os lo pasarais tan bien ayer. No pude ir. Como ya le dije a Marisa, se me hacía demasiado tarde para volver a casa y luego levantarme hoy. Además se junta todo y llevo unos días muy cansado, de burocracia absurda y desesperante, de acopio bibliográfico interminable y de asignaturas del master ineludibles… De todas formas, nos veremos en principio en la presentación de “Héroes alfabéticos”. Hasta entonces un abrazo para los tres y para don Arnau Gómez.

  21. sergio

    Sr. Kant leo con interes su replica. Impecable y clarificadora. Gracias.Pero persiste el gran problema,el unico problema, el problema decisivo: ¿que hay detras de la puerta?. Me explico. Su descripcion de la sociedad y de la politica socialdemocrata en estos ultimos años es aceptable.El problema es qué hay detrás de la puerta.Imagine una habitación de pelicula de terror, tipo “Los otros”(No me entusiasmó,por cierto)donde una familia languidece de penuria y de enfrentamientos.Todos estan hartos de vivir allí, en la semioscuridad, entre muebles desvencijados.Pero hay una puerta. Nadie sabe lo que hay detras de la puerta. Todos la temen y todos desean traspasarla. Cuando se acercan oyen el oleaje del mar y se vuelven atras.¿Qué hay detras de la puerta.
    ¿Sabe usted sr. Kant qué hay detras de la puerta?

  22. Berta Chulvi

    Hola

    Entro un minuto para agradecerles la presencia en el acto de Volem i Podem. Ya me doy cuenta de que en la cena lo pasaron ustedes en grande y lamento infinto no haberme situado más próxima a ustedes para poder conocerles un poco más. Don Justo, no sabe usted lo bien que nos viene su artículo. Que la Academia retorne a la política activa, o al menos anime aquellas iniciativas que tratan de subvertir las lógicas de la “decepción permanente” es vital para nosotros. Iré a la presentación del libro de Don Justo para tratar de recuperar lo que me perdí la noche del martes. Espero que mi amiga Marisa me avise con tiempo. Gracias de nuevo por estar allí.

    P.S: el comentario sobre el acrónimo de ViP es de mal gusto, Sr. Kant, y no le queda bien a un caballero barroco como usted. Venga a conocernos algún día y así dará satisfacción a su deseo.

  23. jserna

    1. Gracias, Berta, por sus palabras. Escribí ese artículo porque creía que debía hacerlo…, dada la situación del PSPV. En cuanto a lo de venir a la presentación de mi libro (26 de noviembre, 19:30, Casa del Libro de Valencia), sería para mí un auténtico honor.

    2. Colofón (13 de noviembre). Hoy, 13 de noviembre, leo un artículo en El País, es de Christian Salmon, precisamente. Lo dedica al arte de contar historias de Nicolas Sarkozy, a su habilidad para hacer de sí un personaje. Me ha hecho recordar que hace meses, aquí en el blog, me ocupaba de esto mismo. Citaba yo para la ocasión un par de frases del Presidente francés, procedentes de uno de sus libros (recuerdo haber leído dos volúmenes). “La esperanza espiritual también necesita alimentarse con la escenificación”, decía Sarkozy. “El hombre necesita alimentar su imaginario con representación, teatralización y algo de folclore”, apostillaba el Presidente. Si van a mi post 4 de febrero de 2008, titulado Obama o Sarkozy, verán cuál es el contexto. No se detengan en la imagen inicial. Avancen a lo largo del post : llegarán a Sarkozy.

  24. Arnau Gómez

    Después de haber estado en muchos actos,tanto en la calle Albacete,pasando por Pérez Galdós hasta llegar a Blanquerías, de los que solo quedó el sentimiento que queda en los restaurantes “nouvelle cuisine” esos en los que el plato se vacía demasiado pronto,”Volem i podem” dejo muy buen sabor,aromas exquisitos de formas democráticas que parecían haberse olvidado, sin dejar la sensación de un prematuro plato vacío.El plato estuvo lleno siempre,dejaba saciado, aunque esperábamos el siguiente.
    Nosotros no fuimos (mi esposa y yo), ni quisimos ser, la novia en el entierro,el niño en la boda o el muerto en el bautizo,porque sabemos que hay muchos que van a un acto a convertirse en los protagonistas del mismo.No es nuestro caso.
    Ya está “Volem i podem” en la escena política, tanto dentro como fuera del PSPV. Ahora hay que actuar.No lo dejemos para mñana,que puede ser muy tarde.
    A D. Kant: Una persona con su avidez de conocimientos, no puede dejar pasar este evento.Pero quiero decirle que,para mi, es absolutamente respetable su deseo de no tener cuerpo mortal y no materializarse.Tiempo al tiempo,tal vez…….

  25. Kant

    En fin, doña Berta, ud perdone, no fue mi intención denostar a nadie con lo del acróstico – acróstico, no acrónimo (usé la tercera acepción del DRAE) – “ViP”. Sólo me tranquiliza que no todo el mundo lo leyera con la acritud que lo ha hecho ud. Imagínese que yo hubiese reaccionado de igual forma por lo último que me dijo doña Marisa sobre llevar a Freud por corbata… ¿le digo que es una grosería fálica?, ¿la acuso de inoportunidad?… en fin, no saquemos las cosas de quicio. Ponemos la sonrisita :- ) para indicar que sólo hay un broma. Relájese, mujer, relájese y alegre esa cara que se le va a avinagrar.

    Respecto a ir algún día a conocerlos, ya lo dije, iré cuando los hechos desmientan los acontecimientos que balizan la trayectoria del PSOE en el PV. Y por el momento, sólo veo muchas buenas palabras por parte de ViP, muchas buenas intenciones, mucha inexperiencia y mucha ilusión pero, me temo, que ese es el material con el que se construyen los sueños, no las realidades. Y no se puede imaginar ud. lo que desearía que, algún día, me arrojara mis propias palabras a la cara.

    Uf, don Sergio, qué imagen tan sugerente nos propone… tiene tantos planos metafóricos que es difícil no sucumbir a la inquietud que genera… Una vieja casa, unos inquilinos decadentes, una puerta cerrada que atemoriza tanto como atrae… Parece una atmósfera lovecraftiana con una esperanza inesperada: tras la puerta se escucha el mar. Es el mar – y no la puerta – quien espanta a los obscuros habitantes de la casa. Si el juego consiste en adivinar qué hay detrás, creo que cada jugador responderá de acuerdo a las expectativas que le genere imaginarse en ese lugar ominoso deseando salir de él. Así que mi respuesta será, la playa, claro. Una playa mediterránea: el lugar donde nace el Sol, el nuevo día, el amanecer, la esperanza, el cambio, la renovación, la transformación… todo aquello que los personajillos impotentes de la casa penumbrosa quieren, desean y temen.

    Otrosí, don Sergio, el otro día me di cuenta – aunque no se lo dije entonces – que había escrito incorrectamente el apellido del sr. Friedman. Escribí Freedman en un entrecruce mental, a tres bandas, entre el sonido de su nombre, la grafía inglesa de libertad, “free” y el tema del liberalismo. Fue ud muy amable al no indicármelo pero, en otra ocasión, no dude en hacerlo, la única forma que tengo de mejorar es corregirme y sólo puedo corregirme cuando me equivoco. Muchas gracias, pues, en este caso, por su discreción.

  26. Kant

    Tal vez, don Arnau, tal vez… Tanto don Justo – en su prudente medida, que de sobra conoce – como don Paco Vila – a pesar de haber coincidido sólo brevemente con ud – me han hablado tan espléndidamente de su persona que, realmente, sería un honor para mi materializarme para ud.

    Sin embargo… Corona está tan lejos… vivo tan cansado los otoños, tan escéptico los inviernos. En este invernadero, desde donde les escribo, por las noches, veo las estrellas que, como decía el gaucho Martín Fierro, “(…) le parecen más bellas cuando uno es más desgraciao y que dios las haiga criao pa consolarse en ellas”.

    Claro que, también, más adelante… primavera, verano… nos dice igualmente el criollo (con rabia): “pero por más que uno sufra, un dolor que lo atormente, no ha de bajar la frente nunca, por ningún motivo. El álamo es más altivo y gime constantemente”. Tal vez, pues, don Arnau, tal vez…

    ¡Y buena recuperación! Un abrazo.

  27. J Moreno

    A aquellos que se acercan al interior de los partidos políticos con la intención de cambiar el rumbo de su trayectoria, les diría que intentan casi una quimera.

    Les recuerdo que la Transición neutralizó el rumbo de todas las ideologías, que con el paso de los años ha hecho de los partidos políticos y los sindicatos unos aparatos de perpetuación en el poder.
    Los que se oponen desde el interior contra las oligarquías partidistas, ó son neutralizados ó defenestrados de los mismos.
    Los últimos intentos de cierta regeneración por parte de “Ciudadanos” y ERC en Catalunya, los ha llevado al más absoluto ostracismo al primero y a la indignidad al segundo.
    Quimera:
    2. f. Aquello que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo.

  28. Berta Chulvi

    Don Justo, allí estaremos. No lo dude.

    Sr. Kant, no me anima la polémica. Mi comentario también tenía un punto de provocación humorística pero usted no lo vió. Sonría (no le recomiendo que se relaje, le imagino a usted relajado). Supongo que usted no sabe que es difícil que a mi se me avinagre el rostro… Es curioso que el sentido del humor sea el más particular de todos: Uno sólo entiende sus propias bromas. Y sabe qué… que no es la lectura que hace usted de Vip lo que me molesta, eso tiene cierta gracia. Lo que me molesta es que los bien intencionados – y no le quepa usted ninguna duda que nosotros lo somos, es más, somos ingenuos, altruistas y posiblemente idiotas e irresponsables con el uso de nuestro tiempo- hemos de luchar contra los “malos” que se dedican todo el día a conspirar y contra los “decepcionados” que se dedican todo el día a mirar con escepticismo todo aquello que huele a frescura. Le aseguro que me agota más luchar contra los segundos que contra los primeros. Y no sabría decirle por qué. Disculpe usted lo de “mal gusto”… ante todo mi intención no era ofenderle. Me cae usted bien, a pesar de sus odios furibundos y su constante interés en la provocación. O quizás por eso.

  29. Arnau Gómez

    Pido perdón a D. Justo,porque tan enfrascados hemos estado con “Volem i podem”, que se nos ha pasado el post.Reclamo su atención sobre el comentario de que D. Justo está saturado de Obama.¡Justo, D. Justo!.Yo también estoy saturado de Mr. Barack,su viejo,su perro,su sueño…Claro que de Mr Bush Jr. no es que esté saturado.¡Estoy harto,muy harto!.Y si se quiere ir a Texas,que se vaya a criar vacas,que se las venda a Mcdonald y que se las coman sus compatriotas,como se han comido sus mentiras,sus torpezas y que nadie nos quiera vender ahora, y menos pagando, que el pobre George es un frustado hijo de familia,un”rebelde” sin causa.¡Miren!¡¡¡¡No!!!!.Si George W. Bush llegó a ser el mandamás del mundo se lo debe a “popoooo”, y a su “hemmano”,ese que confundió nuestra flamante monarquía republicana con una república bananera, aznariana.Lo peor de la actual situación mundial es que, gracias a que en el país de los missiles y los satélites, todavía llevan a su presidente en carreta a la Casa Blanca,Bush estará tres meses suplementarios , con mando supremo.¿Saben lo que puede hacer un tipo así, cuando ya no se tiene nada que perder?.No quiero ni pensarlo.

  30. Marisa Bou

    Llego ahora mismo a casa (vengo de hacer política, porque quiero y puedo) y, como es mi costumbre, me asomo a esta ventanita para ver que se “cuece” en el horno y… ¡válganme los dioses del Olimpo todos! Mi amiga Berta y mi también amigo Kant, echándose piropos. Y alguno me cae a mí también. Una grosería fálica (ja, ja, ja, que ocurrente) ¿qué es exactamente? ¿un falo muy grueso?

    Señor Moreno, la Transición hace ya mucho que ocurrió. Creo que ya va siendo hora de recuperar las ideologías. Y por favor, no me digan que sólo trabajo con material onírico, porque yo, que peso lo mío, suelo pisar con firmeza para no caerme. Si intentamos cambiar los modos de hacer política en el PSPV es porque pensamos que es el partido que más cerca está (todavía) de nuestras posiciones y no debería costarnos mucho coincidir. Porque creemos que otra forma de hacer política es, no sólo posible, sino deseable. Porque queremos implicar a los ciudadanos en la toma de las decisiones que a ellos conciernen. Porque la política se hace para los ciudadanos y con los ciudadanos.

    Le aseguro, querido Arnau, que vamos a cocinar sin descanso para que los platos no se vacíen, y además con mucho esmero por aquello de los sabores y los aromas, que hay que comer bien. Y si además conseguimos recuperar con ello al señor Kant para nuestra causa, sin que le salgan sarpulidos, pues miel sobre hojuelas.

    Don Justo, pónganos usted un post divertido, porque si hasta ahora había sido este mi remanso de paz cuando volvía de mis “politiqueos”, lo que no puede ser es que estemos discutiendo aquí también de política. ¿Que tal algo de cine? ¡O de jardinería, que es muy relajante!

    Buenas noches a todos, y gracias por estar ahí…;-)

  31. Marisa Bou

    ¡Ups! Donde dice “sarpulidos” es evidente que quise poner “sarpullidos”. Este teclado está un poco tonto.

  32. Alejandro Lillo

    Buenos días. Permítame, don Sergio, que responda también a esa sugerente imagen de la casa decadente con la puerta cerrada que, como dice el señor Kant, tantas concomitancias con HPL tiene. Como él mismo comenta, detrás de la puerta ruge el mar, aunque no el de una playa mediterránea, sino el mar bravío e inmenso, tan similar a ese cuadro de Hopper que comentábamos hace algún tiempo. ¿Qué es ese mar, preguntará? Pues, parafraseando a Víctor Hugo, el futuro. Para algunos de los habitantes de esa casa destartalada es lo inalcanzable, para otros, es lo desconocido, y para unos terceros, los más valientes, es la oportunidad.

    Ahora intentaré ser breve y contestré al señor J Moreno, cuyo punto de vista, coincidente con otros miembros del blog, entiendo y acepto perfectamente, pero que para nada comparto. Les diré por qué e intentaré ser muy claro.

    La postura que afirma que no se pueden reformar ni transformar las instituciones, que no hay nada que hacer frente a esa maquinaria, es justamente lo que el capitalismo quiere que pensemos, de lo que nos quiere convencer. Cuando hablo del capitalismo me refiero al mismo capitalismo financiero que provoca la crisis más profunda que se ha conocido, el capitalismo que quiere despedir a ¿1.500? trabajadores en Nissan, el que amenaza con desmantelar las fábricas de Ford en Europa (entre ellas la de Almusafes en Valencia), el que, como en el caso de la famosa empresa juguetera MB, abandona España para irse a China; es el capitalismo que se niega a dar ayuda médica a más de 80 millones de norteamericanos, el que vende armas a los países de África para que se maten entre ellos, el que ha impedido a América del Sur desarrollarse como debía, el que permite que mueran en el mundo millones de niños de hambre, el mismo que tolera e incentiva el trabajo esclavo de infantes y mujeres, el que se niega a comercializar medicamentos genéricos para curar el sida en África, el mismo capitalismo que en cambio otorga 700 mil millones de dólares para salvar el culo a los bancos generadores de la crisis. Ya ve de qué capitalismo estoy hablando. Es algo muy concreto y muy real. Bueno, pues ese capitalismo, bajo la apariencia del progreso y la innovación, bajo el dinamismo y lo emprendedor (ya lo dijo Aquel Cuyo Nombre No Puede Ser Prinunciado, que a la hora de analizar los sistemas económicos y sociales no podemos hacer caso a la imagen que de sí mismo tienen, pues la ideología de la clase dominante se convierte en la ideología dominante de la sociedad); bajo esa apariencia, bajo ese discurso entendido como un ejemplo perfeccionado del storytelling del que habla Justo en el post, le digo que se esconde la realidad, que se basa en el desarrollo de toda una serie de mecanismos que tienen como objetivo insuflar en la ciudadanía el convencimiento de que nada se puede hacer para cambiar las cosas; el de transmitir apatía, desencanto, resignación, claudicación, la renuncia a las utopías, a los ideales, a la política, al fin y al cabo; a decir que es mejor quedarse en casa, que no hay nada que hacer, que no es asunto nuestro, que todas nuestras intenciones de cambio son una quimera. Bueno, pues a mí no me congerán allí. Yo contra eso me rebelo porque es mentira. Es mentira. Nunca he dicho que esa lucha sea fácil. Nunca lo será, poderosos son los enemigos a los que queremos hacer frente, pero mi espíritu está con los espartanos en las Termópilas, tembloroso y asustado, pero con los griegos. En las Termópilas.

    Por cierto, señor Moreno, si consulta la primera acepción de la RAE verá que la Quimera era un monstruo poderosísimo que “vomitaba llamas y tenía cabeza de león, vientre de cabra y cola de dragón”. Desde entonces se aplica la segunda acepción que usted cita cuando se quiere simbolizar algo muy difícil de conseguir, pues a ese monstruo se le creía invencible. Bien. ¿sabe lo que sucedió con la Quimera? Que el héroe griego Belerofonte la mató ayudado por Pegaso, el caballo alado. Le introdujo un trozo de plomo en las fauces que la propia bestia, debido a su aliento de fuego, se encargó de fundir, bajándole por la garganta y agujereándole el estómago. Así fue como Belerofonte, héroe de los corintios, cuya figura alude al sol que en aquella región nacía todas las mañanas de entre las olas marinas, derrotó a la Quimera, aquel invencible, poderoso e inhumano monstruo. Tengan ustedes muy buenos días.

  33. Berta Chulvi

    Don Alejandro!!! No me prive usted de conocerle personalmente, si alguna vez nos cruzamos por el camino de los que resisten. Como dice un maigo mío muy gracioso, se puede decir más alto pero no más claro. Un abrazo

  34. sergio

    Sr. Alejandro y señor Kant: ¿Y si detras de la puerta, en lugar del Mediterráneo está la tormenta perfecta del año 1917 o del año 1933 o del año 1939?.¿No tienen ustedes miedo de haber ayudado a abrir la puerta?.
    En cuanto a la grafía de Friedman, no tiene usted por qué excusarse. El silencio es la cortesía de los que saben. El alboroto por una nimiedad es propio de los advenedizos.

  35. Kant

    Tiene ud razón, doña Berta, el humor es algo muy propio de cada uno. ¿Sonreír? nunca dejo de hacerlo, es mi único patrimonio, como el de Scaramouche. Y sí, relajado estoy, tanto como ud carece de avinagramiento facial. Encomiable, realmente encomiable me parece su propósito último de lucha. No le negaré que, en efecto, algo de ingenuidad y altruismo aprecio pero, señora mía… ¿idiotas?, no, ¿por qué?. Cada cual dedica su tiempo a lo que mejor cree y si, encima es para tan altos ideales, ¿cómo no va a recibir mi aplauso?. Por lo demás, comprendo sus prioridades a la hora de señalar sus enemigos, su partido es un vivero de “decepcionados” (desencantados, escépticos, oportunistas, eclécticos, realistas…). ¿Ve? en algo debíamos coincidir.

    Tiene razón don Arnau, hubiéramos debido dedicarle más tiempo al tema que nos propuso don Justo. En mi caso, me dediqué a otras prédicas y ahora, ya con otro “post” en marcha, no pude entrar en el mundo de la impostura política que delata los libros que comentó el sr. Serna. “Mea culpa”.

    ¡Doña Marisa! es ud la monda… ja, ja, ja… ;-)

    Muy oportuno traer a los griegos a la palestra, don Alejandro. Tenga, pues, bien presente aquello teucro: “timeo danaos et dona ferentes” pues el enemigo tiene cierta tendencia a jugar con el engaño, a aparentar lo que no es, a distraernos con sus generosas propuestas para que nada cambie, cambiándolo todo.

    Quién no arriesga no gana, don Sergio. Si me quedo en esa casa, soy tan pusilánime como sus habitantes y tendré su misma condena: las sombras y el miedo para siempre. Si la abro, puedo encontrar la furia del mar embravecido que supone el sr. Lillo o la playa mediterránea que supongo yo, en realidad, puedo encontrar cualquier mar, incluso un magnetófono con ese sonido grabado y otra habitación que me retuviera en la casa. La puerta es la incertidumbre y la incertidumbre genera desasosiego, miedo. Los cobardes, no lo superan, no se atreven a tomar su picaporte y abrirla, su condena es esa eterna mediocridad, ese eterno temor. Sólo los valientes verán lo que hay al otro lado, para lo bueno o para lo malo y, aunque sólo fuera por librarse del miedo internizado, cotidiano, ya habría valido la pena.

  36. J Moreno

    “A aquellos que se acercan al interior de los partidos políticos con la intención de cambiar el rumbo de su trayectoria, les diría que intentan casi una quimera.”

    Impulsiva su respuesta a mi escrito. ¡Como puede Ud. pensar que quiero decir con ello que no hay nada que hacer y que por lo tanto debemos seguir como espectadores pasivos de nuestros destinos!

    Querido amigo: NUNCA he dejado de interesarme por la cosa política. Es más, es la gran pasión de mi vida. Casi toda ella gira a su alrrededor. Me tiene en permanente atención desde muy jovencito y acabará mi ilusión por la vida el día que no me interese en ella.
    Casi todo lo que me interesa tiene alguna relación con la política; entendiendo la política como las “reglas de convivencia” entre los seres humanos.

    Pués bién: Mi experiencia de ser un asiduo actor y espectador de la política desde los años 1956 aprox. me lleva al concepto de que el actual sistema de poder es imposible reformarlo desde dentro. Sin ruptura no habrá República, Democracia, Justicia y un largo etc.
    Los partidos políticos que actualmente están en el arco parlamentario son todos oligárquicos.
    Quedaba fuera ERC por su ASAMBLEARISMO, y en estos momentos está maniobrando su actual dirección para acabar con esa reliquia organizativa.
    Hay que organizarse FUERA del Sistema y no participar en su FARSA.
    Hoy hay muchas organizaciones para dicho fín, e internet es un medio con un porvenir que asombrará por su magnitud.
    Obama comenzó con miles de voceros voluntarios en la RED entre otras formas de movilización.

    Y no quiero hacer proselitismo ni de manera encubierta.

  37. Alejandro Lillo

    Saludos cordiales señor Moreno. No dudaba yo en ningún momento que usted es un animal político, como todos los que participan en este blog. Lo que temía, por sus palabras, es que quien nos leyere pudiera colegir que no hay nada que hacer. Sé que usted no lo piensa así, y no me cabe ninguna duda de que sus argumentos están bien fundamentados y sin duda tienen buenas dosis de razón. Sólo quería aclarar las cosas en vistas a posibles interpretaciones de terceros. Muchas son las formas de hacer Política (así con mayúsculas). Lo importante es que desde diferentes ámbitos trabajemos todos en la misma dirección. :-)

    Don Sergio, en lo referente a su puerta, comparto plenamente el párrafo que el señor Kant le dedica más arriba.

    Doña Berta, será un placer conocerla cuando la ocación lo permita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s