Un régimen de terror

HU0026461. Un régimen de terror. Albert Speer no vio, no quiso ver, no quiso conmoverse con la persecución de que estaban siendo objeto los judíos, los opositores, los adversarios de Adolf Hitler.  ¿Es posible?  “Estaba extático después de entrar al servicio de Hitler”, dice Gitta Sereny al final de Albert Speer (Javier Vergara editor). Más aún, añade: “infiel al concepto puro de la arquitectura que había abrazado de todo corazón bajo la guía de su primer mentor, Tessenow; ciego desde el comienzo mismo a las monstruosas obsesiones de su Führer; indiferente (más que ignorante) al sufrimiento que inmediatamente aquellas provocarían; campos de concentración para cristianos y comunistas, muerte civil de los judíos, destrucción de los minusvalidos, los enfermos genéticos, los seniles…”

Es decir, mientras Hitler vivió, Speer no vio y no quiso ver el régimen de terror que su amado caudillo había implantado. Desde hace tiempo, uno de los temas centrales de la historiografía sobre el totalitarismo es éste: el de la ceguera voluntaria, el de la servidumbre aceptada, el del consenso criminal. Ver y no saber o no ver y no saber, ver y saber para no hacer. En cualquiera de los casos, la insensibilidad. Como tantos otros compatriotas, “el propio Speeer no mató a nadie y no sintió enemistad, odio o incluso antipatía por los millones de habitantes de Europa Oriental, cristianos y judíos que fueron masacrados sistemáticamente: no sintió nada”, concluye Sereny cuando describe al joven Speer. 

FranciscoCampsRicardoCosta2. ¿Un régimen de terror? “Sigo creyendo en la grandeza de la democracia, de la libertad, seguiré trabajando para que Zapatero no convierta a España en un régimen. Yo quiero democracia, libertad, justicia, trabajo y sueños. Jueces y fiscales han de trabajar al servicio de todos. El PSOE intenta instalar un régimen de terror”, dijo Francisco Camps en la cena-mitin que el Partido Popular organizó en Valencia el viernes 4 de septiembre de 2009. A ver, por favor, lean la frasecita otra vez. Vuelvan a leerla lentamente…

Dice Ángel Luna, el portavoz parlamentario del Partido Socialista valenciano, que quizá al President Camps le falte  el equilibrio emocional adecuado para ejercer su cargo.  Confundir la democracia española con un régimen de terror, identificar ambos sistemas, es un recurso frecuentemente utilizado en la liza política: es agitación y propaganda, es supervivencia y ataque. La retórica electoral suele ser excesiva, tremebunda, y lo proferido por Francisco Camps es un ejemplo: quizá más obsceno, admiten algunos. Ángel Luna dice que el President “confunde sus emociones y sus sentimientos con la realidad”. No sé, no sé. Imaginen por un instante que fuera cierto; imaginen que Camps creyera verdaderamente lo que denuncia… Por favor, lean otra vez las  palabras del President, esas en las que dice tener o querer “sueños”

expediente393. Una de miedo. He visto Expediente 39. Es una película flojita. Según parece es muy taquillera y en los Estados Unidos ha sido un éxito rotundo. O eso creo. En dicho film, el personaje que interpreta Renée Zellweger vive atemorizado. El diablo hace de las suyas… Lo que vemos es un compendio de mil y una historias de miedo que se remontan, al menos, a Otra vuelta de tuerca, el clásico de Henry James que aquí ya tratamos en otra ocasión. Pero están también La semilla del diablo, El exorcista, La profecía, El resplandorLos otros, El  orfanato. O El silencio de los corderos o El cabo del miedo o Déjame entrar. Etcétera. 

Christian Alvart, el director de Expediente 39, no inventa nada, pero la historia entretiene. Qué quieren: es aceptable para pasar una tarde de verano si al film no le pedimos gran cosa. Los responsables tenían la oportunidad de hacer algo mejor, de mostrarnos qué es vivir bajo un régimen de terror, que es lo que el demonio siempre ha deseado (según dicen); pero Alvart se ha conformado con asustarnos.

botellon4. El terror de Pozuelo. Leo en El País: “El macrobotellón celebrado el pasado sábado [5 de septiembre] en Pozuelo de Alarcón que dio origen a una batalla campal y concluyó con un duro enfrentamiento entre un grupo de 200 jóvenes y la policía era ilegal. El primer día de las fiestas patronales del municipio con la renta per cápita más alta de España se saldó con 10 policías heridos y 20 personas detenidas, entre ellos siete menores. Los jóvenes intentaron asaltar con piedras y botellas una comisaría de policía y quemaron dos coches policiales a su paso”. 

Son muchas las cosas que llaman la atención. Unos jóvenes queriendo emborracharse hasta reventar, hasta morir, empleando la calle como vertedero, olvidando al vecindario, burlando todo freno. Parece un acto nihilista o desesperado, un hecho que se repite con frecuencia en la España del siglo XXI, seguramente porque nadie lo impide. Aturdirse con litros de alcohol es un gesto autodestructivo del que se puede salir indemne cuando eres un muchacho. O eso se cree generalmente. No llama menos la atención la visión de unos jóvenes asaltando con piedras y botellas una comisaría de policía. A esto se le llama vandalismo, algo viejísimo en la historia de la juventud. En otros tiempos menos permisivos, también la muchachada, preferentemente masculina, la emprendía a pedradas contra todo lo que se movía e incluso contra lo que no se movía. Muchos opinan que es lamentable que ahora ese acto sublime de terror urbano lo ejecute un grupo de pijos.

Desde luego no me parece lo peor: lo más detestable es que forma parte de las Fiestas Populares. Esos regocijos públicos  son, generalmente, una excusa perfecta para la destrucción. Lo escribí hace unos años. Felizmente, no me lapidaron: “Es por eso que las fiestas populares son aquí y allá la excusa para que algunos brutos se ensañen con los débiles, para que muchos se arranquen la careta de la sociabilidad y de la cordura y se entreguen con desenfreno a un delirio colectivo, a la expresión colectiva del delirio, a un delirio que nadie les prohibiría si lo cultivaran en el secreto de su intimidad. Las fiestas no eran mejor antes, ni eran menos brutales: eran carnales, bárbaras y eran vandálicas, todo lo vandálicas que el poder toleraba o permitía. El vandalismo era la forma que los débiles se concedían para dar rienda suelta a lo que estaba reprimido, a lo que requería escape y alivio. En la sociedad actual, una sociedad permisiva -insisto- no necesitamos expresar lo que el poder nos niega o nos impide, no precisamos concentrar la energía satírica, porque ésta, la energía satírica, la podemos manifestar a través de numerosos medios y porque el propio poder censura cada vez menos. ¿Cuál es la consecuencia? La expresión vandálica y el colectivismo como formas de arrogante brutalidad, como modos de ahormar a los individuos o de expulsarlos, de ahuyentarlos, de aplacarlos. La incultura se adueña de las calles, el estruendo motorizado, el desenfreno ciclomotor, la jactancia de los brutos, y los responsables de las instituciones -la sede del orden y la civilidad- se resignan a tolerar el error y el horror populares, aceptando con demagogia lacayuna lo inevitable”. Lamento repetirme

FranciscoCampsromeria5. Vixca Valencia! ¿Por qué gana el PP en Valencia? ¿Porque ha instaurado un régimen de terror? Por supuesto que no. La democracia española tiene numerosos defectos pero desde luego aún no hemos caído en la peor degeneración electoral: aupar a un partido que esté dispuesto a acabar con el sistema parlamentario. No hay tal régimen de terror en España, sr. Camps. No sólo porque la oposición popular lo impide, sino porque el Socialista no es un Partido totalitario, como de vez en cuando usted insinúa o afirma. Si no lo hay en España, tampoco lo hay en Valencia.

Pero el Partido Popular ha creado, por lo que parece, una red de intereses materiales muy espesa y densa; o se ha beneficiado de un ubicuo sistema de gratificación. Por otra parte, los electores siguen viendo en ustedes a los máximos defensores de la valencianía herida, magullada. ¿Y qué es eso? Exactamente nada. Como tampoco la catalanidad doliente o la españolidad profanada. Son estados imaginarios del alma, abscesos ideológicos: infecciones e inflamaciones, hinchazones, acumulación de pus. Porque no otra cosa es la exaltación demagógica colectiva: un pus ideológico. Llevamos años y años de manipulación mediática, de exhalación y de exaltación televisiva, de valencianía adocenada. El control de las Fallas ha contribuido a que el dominio se extienda. El victimismo es eficaz si se dispone de un chivo expiatorio a quien responsabilizar de lo punible. Si tenemos un enemigo fácilmente localizable, que además se defiende mal, entonces cargar las culpas es tarea exculpatoria y rentable. Vixca Valencia!

41 comments

Add Yours
  1. Angel Duarte

    Muy buenos días don Justo,

    1.- efectivamente el desequilibrio emocional se hace patente en la caracterización del régimen: ‘de terror’.

    Nota de sabor periodístico para hacer una entradilla al segundo comentario: ¿Sabe qué periódico está ahora a disposición de los visitantes de los paradores nacionales? No se lo creerá: ‘Público’.

    2.- todas las fuerzas políticas en España confunden el estar con el ser. La administración pasa a ser un coto -lo que comporta no sólo invitaciones a los amigos sino el establecimiento de cuáles son las piezas a cazar.
    De ahí que hayamos tenido felipismo, aznarismo, zapaterismo y lo que vendrá. Los regímenes, aunque no sean propiamente de terror, no tienen alternancia. Se hunden.

    Ustedes en Valencia lo tienen crudo. Como catalán y andaluz a media jornada, ni le cuento.

    Un saludo

  2. jserna

    Muy buenos días, sr. Duarte. Cuando las jornadas de ‘Lecciones y maestros’ estuve en el Parador de Santillana del Mar. No vi ‘Público’. ¿Estaba ‘El País’, por aquello de ser la cuna de Polanco? No: que yo recuerde había una sala de periódicos muy bien surtida.

    Vuelvo…

  3. Víctor

    Que trist, com poden dir aquestes coses i quedar-se tant amples? El més trist és que aquestes declaracions ja no es sorprenen… Si ZP està fent el règim del terror a tot l’estat, segons ells, que estan fent ells al País Valencià? Canal 9, la desJustícia, no són trets d’un règim del terror?

    Enhorabona pel bloc com també per tota la teva obra.

  4. jserna

    Gràcies, Víctor. De tota manera, en tots el partits trobem individus que fan declaracions sense trellat. Canal 9 no és un règim de terror: les notícies de la cadena són el lloc de l’excrement.

    Hace unos años lo dije en un artículo en El País. La cosa ha empeorado:

    http://www.elpais.com

  5. R.S.R.

    “Sigo creyendo en la grandeza de la democracia, de la libertad, seguiré trabajando para que Zapatero no convierta a España en un régimen. Yo quiero democracia, libertad, justicia, trabajo y sueños. Jueces y fiscales han de trabajar al servicio de todos. El PSOE intenta instalar un régimen de terror”, Sr.Serna: ¿no se le llama a eso proyección?.

    ¿Estos jueces que ahora-según el Sr. Camps benefician al PSOE- no son los mismos jueces “indomables” que le persiguieron por el caso Filesa?.

    Dice que imaginemos ¿qué ocurriría si Camps creyera verdaderamente lo que denuncia, es decir, si no solo confundiese sus fantasias con la realidad sino que además actuase como sí fuesen ciertas?. Usted que es historiador podrá decirnos de qué es capaz un partido, un colectivo cuando se siente amenazado de esa forma.

    Hoy el Sr. Angel Luna en el País,arroja luz sobre el argumentario del PP y sobre la condición de algunos de sus dirigentes.

    R.S.R.

  6. Marisa Bou

    El discurso -si es que se le puede dar ese nombre- de Camps, es tan carente de sentido que no sé si merece ser tomado en serio. El problema es que sus adeptos sí le dan importancia y creen en él a pies juntillas. Los esfuerzos de Angel Luna, como los del resto de la oposición, no tienen visos de obtener resultado alguno.

    Habrá que seguir buscando, pese a los problemas internos, la forma de llegar al ciudadano para hacerle entender el error en que incurre al convertir la política en una cuestión de fe.

    No se trata aquí, como dice Luna, del debate de siempre entre las posiciones de izquierdas y las de derechas. Se trata de poner la democracia por encima de los intereses particulares; se trata de hacer posible la alternancia política, para evitar endiosamientos como los que se vienen produciendo; se trata de lograr la convivencia de todas las formaciones políticas, que deberían estar más centradas en difundir sus ideas entre los ciudadanos, en lugar de querer imponerlas a golpe de mentiras y tergiversaciones de la realidad.

    Desde luego, la frasecita de marras creo que se recogerá en los libros… Si no en los de historia, al menos sí en los de psicología patológica.

  7. numa

    Sra Bou,permitame decirle que es un error afirmar que no debe ser un debate entre diferentes ideologias ,por que es eso exactamente,la falta de ideas (de cualquier índole )lo que hace que los ciudadanos defiendan sus apollos a determinadas ideologias en cuetiones de fé.La democracia es un sentimiento basado en crecias no de fe sino de vida y convivencia.Un saludo a todos.Gracis por la vuelta sñr Serna

  8. Juan Antonio Millón

    Los populares han entrado en una espiral de adulteración del lenguaje, de confusión de los conceptos verdaderamente alarmante. Utilizar de esa forma indiscriminada y falaz los términos de “Inquisición” o de “régimen de terror”, no es ya un equívoco histórico y político apabullante, sino un insulto a las víctimas de quienes efectivamente sufrieron o sufren dichos instrumentos de represión. De nuevo la vuelta al “calvario”… una indecencia.
    Pero como usted dice, doña Marisa, el problema es que esto sólo provoque la indignación en gente, digamos, de izquierda, o que mantiene una clara conciencia de la dignidad y la ética políticas. Cómo desbaratar todo esto ante el común de la gente, cómo hacer visible el teatro, la trama teatral urdida. Está claro que en esto la iniciativa siempre la toman ellos. Aplaudo las declaraciones de Ángel Luna, pero hace falta ganar el paso, no andar siempre contestando y a la expectativa. Tarea, no lo dudo, que entraña dificultades, pero a la que están obligados si quieren acabar con esa cizaña.

  9. jserna

    Saludo afectuosamente a los amigos nuevos que ahora se incorporan a este blog, agradeciéndoles sus comentarios. Como agradezco igualmente las observaciones de los viejos conocidos y amigos que, al igual que otros, se escandalizan de la banalización del terror: el uso irresponsable de esa expresión (“régimen de terror”).

    Las metáforas son muy peligrosas.

  10. jplanas

    En realidad, el régimen -o lo que sea- sólo puede calificarse de terrorífico en la medida que se pueda -o no- calificar así a la estupidez general de los que dicen gobernarnos -sean quienes sean, claro:-)

    Más que terror da grima.

  11. jplanas

    Pero ya acabo.

    La foto de portada de hoy en El Mundo -unos cuantos floreros puño en alto (o no) y cantando la Internacional, nada menos- es un elocuente ejemplo de la estulticia.

  12. Arnau Gomez

    Buenos días a todas y todos.Aunque les he continuado leyendo,hace tiempo que no intervenía.Hoy no puedo contenerme,después de lo oido,visto y leido este fin de semana de tan variada climatología.Quizá los demonios se hayan peleado con los arcángeles y ¡la que han liado!.
    En mi pueblo dicen algo así”Diu el mort al degollat,qui te ha fet eixe forat”.Se puede aplicar a las desmesuras psicoanalizables de Camps, hablando de régimen de terror,en el que incluye al PSPV (o lo que vaya a llamarse, después del comentario de su máximo dirigente en Valencia,del que si ustedes quieren hablaremos),jueces no amiguitos,fiscales incorruptos como el brazo de Sta Teresa,policía estatal, que la autonómica está para proteger al Mucho Honorable,etc,etc.¡Ya le vale hablar de régimen de terror,cuando hay un control de los medios muy similar a los que vivimos en otras épocas no tan lejanas como para que las hayamos olvidado los que peinamos canas!.
    Angel Luna,que me recuerda a San Juan,el primo de Jesús,que acabó con su cabeza en una bandeja por enfrentarse a Herodes,el comeniños,ha hecho unas declaraciones que hemos leido los que estábamos de acuerdo con él y también, los del gabinete de censores periodísticos del régimen campero.No juchos más.Escasa difusión y corto vuelo tendrá ese mensaje,al que la dirección del PSPV (mal que le pese a Alarte,se llama así, porque un congreso de su partido asi lo decidió), no le ha prestado la difusión que se merecía.
    En fin,vuelvo a mis cuarteles de verano,pero antes quiero comentarles, que ultimamente viajo mucho y normalmente me alojo en Paradores.En San Marcos (León),La Granja de San Ildefonso (Segovia),Almagro (Ciudad Real) he visto prensa de todo tipo,desde “Público” hasta “la Razón”.Un cordial saludo a todas y todos.

  13. Marisa Bou

    Don Arnau, me alegra ver que nos sigue leyendo, porque ya hacía algún tiempo que no sabíamos nada de usted. Sigue estando cargado de razón, pero eso, hoy día, ha devenido en lastre más que en buen equipaje. Cuanta más razón tienes, menos visible resultas. Parece una incongruencia, pero así es. Debe ser que el peso de la razón te hunde en un pozo negro. Para “flotar”, hoy hay que ir sin pertrechos.

    En cuanto al PSPV, ya tengo ganas de echar una parrafadita con usted. Veremos cómo resulta el proceso que ahora empieza. Saludos y un abrazo.

  14. Juan Antonio Millón

    Sr. Planas siempre he huido de esa manía del “y tú -o el otro- más” que tanto gustan aplicar los demagogos de toda laña. Es más aconsejable exponer argumentos o datos en uno u otro sentido. Lo contrario es tópico o pereza. Un saludo a esa su insularidad tan envidiable.

  15. jplanas

    Hombre, Don Millón, no me sea tramposillo;-)

    Mis tres mensajes anteriores respondían a aquello tan antiguo de presentación-nudo-desenlace… Y se me quedó en el introito!!

    Mis saludos y respetos desde mi insularidad aislada:-)

  16. jserna

    Juan, creo que no es correcto equiparar la estulticia con la banalización del terror. Llamar ‘régimen de terror’ a la democracia española bajo Rodríguez Zapatero (por mucho que disguste a sus adversarios) me parece una irresponsabilidad absoluta. Absoluta. ¿Que los socialistas levantan el puño y se hacen los solidarios? ¿Que incomoda especialmente el gesto ostentoso de Alfonso Guerra? ¿Que en pleno siglo XXI esto parece una escena de comienzos del Novecientos? No se lo niego, ciertamente. A mí nunca me ha gustado hacer esas cosas (hacer ostentación gestual, vociferar o cantar o levantar el puño), pero lo que a mí me guste o me disguste no es patrón de nada. Admitirá, sr. Planas, que cada uno tiene la tradición y los símbolos que tiene. Cuando suenan o se cantan ‘L’Himne Regional’ o ‘Els segadors’ o la ‘Marcha Real’, yo no siento nada especial. O sí, tal vez sí: muy frecuentemente siento vergüenza. Pero entiendo que esa simbología despierte en otros emociones que a mí me dejan frío. Los socialistas tiene derecho a levantar el puño. Pese a las bromas de Mariano Rajoy en su encuentro digital en ‘El Mundo’, no hay peligro alguno de que te lo estampen en la cara. Él niega esa posibilidad, pero de paso hace la chanza…

    http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2009/09/3774/index.html

  17. jplanas

    Nunca sentí nada de nada con ninguna bandera o cántico asimilado, querido Justo… así que sí, que tienes razón en lo que apuntas… Supongo;-)

  18. Juan Antonio Millón

    Don Planas (o don Juan, o don jplanas, como usted guste), no hice trampa cuando dije que echaba en falta argumentos o datos. ¿Piensa usted que puedo tomar como argumento el hecho de admitir que un régimen o sistema político es terrorífico en la medida en que los que detentan ese régimen o sistema político son estúpidos? Yo lo tomé, si le soy sincero, por una broma, y, por cierto, de un gustó horrendo.
    Tampoco me parece congruente la equiparación de la utilización de los términos “Inquisición” o “régimen de terror”, para calificar la actuación judicial, con la utilización del himno de la Internacional por parte del PSOE. En el primer caso se invalida un régimen democrático, en el segundo, sencillamente se trata de la elección libre de un partido de sus símbolos y señas, por mucho que les pese o les alarme. En otras palabras, las declaraciones de Camps y de otros líderes del PP nos afectan como ciudadanos al verter una grave acusación al ordenamiento judicial y político de nuestra democracia, mientras que el hecho de que los líderes del PSOE canten la Internacional o levanten el puño, pertenece a la esfera de la libertad de expresión, que en ningún caso conculca los derechos fundamentales ni los constitucionales.

  19. jplanas

    Sigo pensando que la estupidez es terrorífica, pero bueno… Será que soy insensible a las declaraciones ajenas. A todo tipo de declaraciones y también brazos o puños en alto: aspavientos, ya sabe;-)

    Saludos!

  20. jserna

    …Son muchas las cosas que llaman la atención. Unos jóvenes queriendo emborracharse hasta reventar, hasta morir, empleando la calle como vertedero, olvidando al vecindario, burlando todo freno. Parece un acto nihilista o desesperado, un hecho que se repite con frecuencia en la España del siglo XXI, seguramente porque nadie lo impide. Aturdirse con litros de alcohol es un gesto autodestructivo del que se puede salir indemne cuando eres un muchacho. O eso se cree generalmente. No llama menos la atención la visión de unos jóvenes asaltando con piedras y botellas una comisaría de policía. A esto se le llama vandalismo, algo viejísimo en la historia de la juventud. En otros tiempos menos permisivos, también la muchachada, preferentemente masculina, la emprendía a pedradas contra todo lo que se movía e incluso contra lo que no se movía. Muchos opinan que es lamentable que ahora ese acto sublime de terror urbano lo ejecute un grupo de pijos.

    Desde luego no me parece lo peor: lo más detestable es que forma parte de las Fiestas Populares…

  21. Arnau Gomez

    La pijoborroka no es un fenómeno nuevo y que se da en los momentos de crisis social y economica,pero sobre todo cuando los valores morales se circunscriben a la codicia, para luego gastar sin freno en alienarse.
    Ya se dió en otros momentos,como he dicho,siendo el preludio de otros actos violentos dirigidos contra toda la sociedad, que miraba,asombrada, como sus cachorros se “divertían”.¿Cual sera el grupo social que estos aprendices escogerán para hacer una depuración social?.¿Levantarán el brazo,el puño o simplemente la porra y la piedra?.
    La permisividad de la sociedad la hace cómplice de los actos de estos aprendices de brujo fascista.

  22. Alejandro Lillo

    La actitud del PP pasa ya de castaño oscuro. Resulta de todas todas vergonzoso e inadmisible que no les importe torpedear la base misma de nuestro sistema social y democrático de derecho con tal de no asumir sus responsabilidades y depurar a sus corruptos. Yo, si fuera el PSOE los denunciaría, que ya está bien, hombre.

    Saludos, don Arnau. Señor Planas…

    Lo del botellón de los jóvenes pijos es muy interesante. ¿Chicos malcriados que lo tienen todo, se aburren como ostras, y buscan emociones fuertes desafiando la ley pensando que son intocables? ¿O acaso se trata de un desesperado grito de ayuda, una forma sublimada de rebelarse contra el padre y lo que éste representa? Se admiten teorías.

  23. David P.Montesinos

    A veces no sé si es esquizofrenia, estupidez o puerilidad lo que hace que los enemigos más encarnizados de Rodríguez Zapatero lo vean como síntoma de todo lo malo, aunque lo malo sean cosas completamente contradictorias. Así, el ZP buenista y melífluo que hace el ridículo con su “alianza de civilizaciones” y no sabe ser contundente con el entorno de ETA, es el mismo estalinista con cuernos que propaga un orwelliano régimen de terror y que va a imponer unos impuestos propios de un sistema maoísta. Según nos apetezca, estiramos hacia uno u otro lado el chicle, de tal manera que un día podemos acusar al Presidente de comportarse como un estadista blando y sin carácter, y al día siguiente intentar aterrorizar a las buenas almas porque ha sacado a pasear a la bestia estalinista que siempre tienen dentro los rojos. Yo creo, sinceramente, que el autor de esta frase pasa por un momento psiquiátricamente complicado -soy eufemístico, lo sé-, lo cual no sería preocupante de no ser por la responsabilidad del cargo que ocupa. Eso, al menos, con Zaplana no llegó a pasar.

    El tema de Pozuelo me parece sumamente complejo. No estoy seguro de que mintiera el alcalde cuando responsabilizara a “gentes de otros lugares”, por más que con ello asumía una vergonzante estrategia de elusión de cualquier culpa en los graves hechos de aquella noche. No creo que Pozuelo sea un municipio con grandes índices de conflictividad social por la misma razón por la que sí la hay en, por ejemplo, los barrios más desestructurados del Distrito Marítimo de Valencia. La cuestión es que jóvenes de todo el área de Madrid pasan agosto de pueblo en pueblo con la intención de emborracharse a bajo precio. Sospecho que la policía de Pozuelo decidió no ser tolerante y la cosa degeneró en espiral de violencia incontrolada.

    No creo que estemos ante un problema local. No creo que se tratara de “niños pijos” que, en una noche donde se cargaron excesivamente de alcohol, optaron en plan “Historias del Kronen” por montar la pirula nihilista y de violencia vandálica sin más fines que los de divertirse haciendo daño. Tampoco es un problema de grupos anti-sistema. Toda esa casuística sobre la que se lanzan con frecuencia las miradas cuando se producen estos altercados son solo la punta de un iceberg de malestar colectivo.

    Se diagnostica como “crisis de valores” en la juventud, como si todo este tipo de actitudes tan despreciables como la de reclamar espacios para el botellón y arrasar con derechos ciudadanos básicos no tuvieran nada que ver con comportamientos que se han extendido ya hace tiempo en el conjunto de la sociedad. Si renunciamos hace tiempo a ser ciudadanos para convertirnos en consumidores ¿por qué extrañarnos entonces de que, al reivindicar la litrona en la calle porque las “copas en los garitos son muy caras”, el joven esté planteando sus derechos como consumidor? El consumidor reivindicativo es un cliente enfadado. Pues esto es lo que plantea este argumento reivindicativo que me he cansado de escuchar en mi clase de Ética. Pero es que resulta que lo que les estamos transmitiendo es justamente eso, que son, por encima de todo, consumidores.

    Sean o no pijos los que asaltaron la comisaría, este tipo de conductas suenan a fascismo, es cierto. Pero creo que son síntomas de una problemática muy seria. La de que la inmensa mayoría de los jóvenes no han aprendido a valorar los bienes de la sociedad en que se han criado. No tendrán en su vida una casa propia, no van a tener un trabajo digno por más que se esfuercen, no son socialmente útiles, no les va a valer de nada todo lo que estudian… Todo esto es lo que, con razón o sin ella, perciben. ¿Es sustancialmente diferente la violencia urbana que advertimos no solo en Pozuelo con la de los suburbios parisinos de hace unos años, donde hijos de familias magrebís y subsaharianas quemaban absurdamente los coches de sus propios vecinos para expresar su ira destructiva y llamar la atención? No veo con simpatía todo eso, por supuesto, pero creo que deberíamos plantearnos seriamente si todo ese nihilismo no es expresión de un vacío al que les estamos abocando.

  24. jplanas

    No hay vacío, sólo la inquietante sensación de una carencia, una especie de asfixia que se transforma primero en un estertor y luego en barbarie (no es raro, porque tras el estertor no siempre llega la calma absoluta:-) En ese comportamiento no hay ideología, no hay sistema ni antisistema, no hay razones; hay sólo alcohol, droga e ignorancia. ¿La estulticia de la que hablaba antes? Qué va. Aquella es mucho peor: culta, ilustrada. Dañina.

  25. A.Alvarez

    Saludos a Justo y a todos los “contertulios” que participan en éste, su magnífico blog.

    La verdad es que hace tan sólo unos días que estoy en Valencia y me ha sorprendido la fuerza con la que Justo inicia el curso: aniversario del principio de la Segunda Guerra Mundial; la biografía de Speer, un intelectual al servicio del nazismo; el terror del régimen de Hitler; la cena de inicio del curso político organizada por el PP en la plaza de toros Valencia; las palabras de Camps en ese sopar de germanor sobre el “regimen de terror” de Zapatero; el estallido de violencia juvenil en la pudiente localidad de Pozuelo…

    Desde luego, la actualidad informativa de las últimas semanas está plagada de noticias dignas de un comentario en profundidad que vaya más allá del titular sensacionalista.

    Creo ver en la selección que nos propone Justo un cierto hilo conductor, una cierta intencionalidad, un intento de buscar en estos temas -aparentemente dispares-, la existencia de algunos elementos comunes, una intención de retratar determinados comportamientos que podrían ser paralelos o responder a similares planteamientos psicológicos o sicológicos (algunos libros de estilo como el de El País prefieren castellanizar y quitar la P a las palabras de origen griego que la llevan).

    Tal vez por deformación profesional, del amplio abanico de cuestiones a debate planteadas por Justo en su blog, me interesa especialmente todo lo referido a la construcción por parte del PP valenciano de un discurso defensivo para hacer frente al desgaste que supone la investigación judicial del llamado caso Gürtel.

    Dicen los expertos en comunicación política que la mejor defensa es un buen ataque, aunque esté construido a base de mentiras y exageraciones. Los republicanos estadounidenses son unos maestros en este tipo de manipulaciones/ contaminaciones de la opinión pública. Una buena muestra es la campaña que están financiando las aseguradoras y los lobbies sanitarios de EEUU en contra de la reforma del sistema de salud que impulsa Obama.

    Lo de aquí es más periférico, o al menos así me lo parece, pero no menos peligroso. Tras el discurso del PP (persecución, victimismo, crueldad innecesaria, régimen de terror,…) parece que hay un intento de fidelizar su electorado, además de mantenerlo movilizado durante los 4 años de legislatura. Este discurso también sirve de cortina de humo para ocultar la deriva autoritaria de la política valenciana. Una mayoría de la población -según sondeos y encuestas (siempre parciales, todo hay que decirlo)-, sigue dando su apoyo a una determinada forma de hacer política.

    Me preocupa la pérdida de la calidad democrática, el deterioro de las instituciones, la censura y manipulación de los medios de comunicación de titularidad pública (por supuesto hablo de Canal 9), la falta de escrúpulos por parte de quienes han sido elegidos para gestionar temporalmente las administraciones locales y autonómica.

    Me preocupa la crisis económica y sus consecuencias. Me preocupa la percepción distorsionada que la mayoría de la población tiene sobre quién administra qué. La construcción del Estado de las autonomías ha supuesto el desplazamiento de los centros de poder político y económico. Las autonomías también son Estado y administran la parte principal de los presupuestos. Pero nadie parece pedirles cuentas.

    Me preocupa la confusión entre los intereses de grupo y los de todo el colectivo que desde algunos “púlpitos institucionales” se empeñan en difundir (Zapatero no quiere a los valencianos, dice el portavoz del Consell al dos por tres). Me preocupa la construcción de un falso victimismo para eludir las propias responsabilidades, para echar todas las culpas de lo que nos pasa al otro -a Zapatero-, sin asumir ni una sola responsabilidad de lo que nos ocurre.

    Me preocupa la movilización de la derecha en defensa de unos comportamientos poco éticos y nada democráticos. Me preocupa la desmovilización de la izquierda en defensa de unos valores cívicos que parecen arrumbados en el baúl de los recuerdos.

    Speer no vio o no quiso ver los hornos crematorios, ni el régimen de terror que Hitler impuso a quienes no eran de raza aria, a quienes no formaban parte del pueblo elegido, a quienes cuestionaban su forma de ejercer el poder. Speer formaba parte de los buenos alemanes que gozaban de las bondades de un espléndido régimen que les garantizaba el grado máximo de bienestar, que les permitía construir todos sus sueños (“tengo sueños y quiero hacerlos realidad”, dijo Camps en el mitin-cena).

    Algunos valencianos no ven o no quieren ver la corrupción, ni el deterioro democrático, ni la opacidad, la manipulación y la censura con la que se gestiona la comunicación desde las instituciones controladas por el PP. Algunos valencianos siguen sin ver cómo el Consell y el equipo de gobierno de la ciudad de Valencia reparten millones de euros entre “amigos” y descuidan sus obligaciones públicas. Algunos valencianos piensan que ellos son los elegidos, ellos son los buenos, ellos gozan del favor de los poderosos,… y lo son por haber sabido elegir dónde estaba la Verdad, dónde el camino correcto.

    Hay factores en la actual realidad valenciana que responden a la coyuntura, pero otros tienen lecturas más profundas. Pienso que todas las herramientas son válidas para intentar comprender esa realidad. Desde luego, el psicoanálisis puede ser un instrumento muy válido para entender no sólo los comportamientos individuales si no también los colectivos. Si Marx abrió el camino del análisis económico para explicar la realidad histórica, Freud también abrió otros caminos para conocer mejor el mundo que nos rodea. Al menos, eso pienso yo.

    Perdonad por la extensión del texto, hay tanto que decir sobre tantas cosas planteadas por Justo…

    Un abrazo a todos y salud.

  26. jserna

    Arnau, A.Alvarez, perdonen que no les haya dado la bienvenida antes y de mejor manera. Hoy ha sido un día agotador… Las intervenciones son de enjundia y quiero leerlas con sosiego.

    Un saludo cordial.

  27. Arnau Gomez

    Acabo de oir en la radio que la foto de Rodiezmo con Leyre y Aido con el puño en alto, es un montaje fotografico y que no ha habido tal.Fuente Reuters

  28. jserna

    Vixca Valencia! ¿Por qué gana el PP en Valencia? ¿Porque ha instaurado un régimen de terror? Por supuesto que no. La democracia española tiene numerosos defectos pero desde luego aún no hemos caído en la peor degeneración electoral: aupar a un partido que esté dispuesto a acabar con el sistema parlamentario. No hay tal régimen de terror en España, sr. Camps. No sólo porque la oposición popular lo impide, sino porque el Socialista no es un Partido totalitario, como de vez en cuando usted insinúa o afirma. Si no lo hay en España, tampoco lo hay en Valencia. Pero el Partido Popular ha creado, por lo que parece, una red de intereses materiales muy espesa y densa; o se ha beneficiado de un ubicuo sistema de gratificación. Por otra parte, los electores siguen viendo en ustedes a los máximos defensores de la valencianía herida, magullada. ¿Y qué es eso? Exactamente nada. Como tampoco la catalanidad doliente o la españolidad profanada. Son estados imaginarios del alma, abscesos ideológicos: infecciones e inflamaciones, hinchazones, acumulación de pus. Porque no otra cosa es la exaltación demagógica colectiva: un pus ideológico. Llevamos años y años de manipulación mediática, de exhalación y de exaltación televisiva, de valencianía adocenada. El control de las Fallas ha contribuido a que el dominio se extienda. El victimismo es eficaz si se dispone de un chivo expiatorio a quien responsabilizar de lo punible. Si tenemos un enemigo fácilmente localizable, que además se defiende mal, entonces cargar las culpas es tarea exculpatoria y rentable. Vixca Valencia!

  29. jserna

    Mire, Paco, por favor. Sé que me detesta. Tiene todo el derecho, ¿pero por qué se empecina en leerme? Olvídeme, hombre.

  30. Pumby de Villa Rabitos

    Serna, ciudadanos, romanos, amigos, salud.

    Creo que entre el anterior “post” y el actual hay una línea de continuidad que me resulta especialmente inquietante cuando comenzamos con Hitler – Albert Speer no fue lo que fue si no hubiese existido ese führer – y acabamos con la cuestión que nos plantea el magíster del blog: “¿por qué gana el PP en Valencia?”.

    Hoy por hoy es bastante pobre suponer que un planteamiento ideológico como el que promueve el PP sea definitivo para lograr un éxito electoral como el brumador que lleva consiguiendo ese partido en este País (el Valenciano, claro). Sexo solo para procrear, matrimonio sólo para parejas heterosexuales, desprotección social y laboral, destrucción del medio natural, banalización de la cultura, españolismo… en fin, el neo nacional-catolicismo que tildan de “liberalismo” (¡señor, qué brutos!) convertido en banderín de enganche, a principios del XXI, no parece que sea precisamente lo que más puede seducir a sus numerosísimos votantes.

    Y digo numerosísimos porque, como apuntaba Isabel Zarzuela en el anterior “post”, incidiendo sobre lo que había apuntado previamente Alejandro Lillo, la cuestión de la cantidad pesa, es lo que cala en la sociedad, y pesa y cala especialmente en un sistema representativo fundamentado en la acumulación partidaria de votos. Los votos, no son papelitos, son personas. Personas con una opinión por la que han decidido tomar uno de ellos y no otro. La cuestión, pues, es, si la ideología conservadora, la pseudo-liberal, no es lo que atrae al electorado; si, como apunta Serna, el electorado conservador es producto de una densa red de intereses materiales (y bastardos, añado yo), ¿cómo se ha creado?

    No le voy a quitar ningún mérito a los conservadores valencianos. Lo han hecho muy bien. Han sabido sacar lo peor de cada uno y reconvertirlo en algo hasta de lo que ufanarse (las ayudas sociales no tienen fondos… ¡pero que grandes carreras de fórmula 1 disfrutamos!). Habrá que señalar, pues, a quien le ha dejado actuar así. La política valenciana no sólo se hace por la acción del PP; también cuenta la inacción y/o torpeza de la oposición. Y, cuanto más grande es el partido opositor, mayor es su responsabilidad. La responsabilidad más grande recae, pues, en el PSOE. Es el PSOE quien ha dejado crecer esa densa red de intereses – también es verdad que ha participado en ella, claro (¿o quien inventó los PAI?), y así es muy difícil romperla – quien se ha despreocupado de la calle, de la juventud y de la sociedad urbana, quien a minimizado, cuando no ridiculizado, los valores de la izquierda, limitándose a repetir monsergas anacrónicas e impidiendo su renovación. La sociedad valenciana tiene un tapón y ese no lo hace el PP – que es, en si, de corcho… como lo ha sido toda la vida la derecha valenciana españolista, que no es, ni mucho menos nueva en esta plaza – lo tiene en el PSOE que ha bloqueado la innovación en la izquierda al amparo de políticas periclitadas de la socialdemocracia más rancia. Igual, si comenzamos a mirar por ahí, comenzamos a entender mejor porqué gana el PP, o, mejor dicho, porqué pierde la izquierda valenciana.

  31. jserna

    Señores, buenas tardes. Señor Pumby, buenas: siempre tan sutil y extremado. He corregido una errata imperdonable a la que me había llevado el Word. Decía: “Vixca Valencia! ¿Por qué gana el PP en Valencia? ¿Por qué ha instaurado un régimen de terror? Por supuesto que no”. Debe decir y ya dice: “Vixca Valencia! ¿Por qué gana el PP en Valencia? ¿Porque ha instaurado un régimen de terror? Por supuesto que no”.

    Si ponen Freud, Word corrige: Freíd.

    Si ponen Losantos, Word corrige: lozanitos.

    Por cierto, ¿en qué parte del dial se escucha a Lozanitos? Ya estoy harto de freír.

  32. Marisa Bou

    ¿Es que en Villa Rabitos acaba más tarde el período vacacional? Porque me extrañaba mucho que, siendo el tema del post el que es, nuestro Pumby no hubiera intervenido. Pero claro, ahora caigo que, hasta que no ha encontrado ocasión de zaherir al Psoe, no ha tenido prisa en intervenir.

    Bueno, ya me he desahogado. Por desgracia, y con mi corazón militante (extraño palabro, pero no sé por cuál sustituirlo) metido en un puño sin rosa, tengo que reconocerle al gato que tiene razón. La culpa de que gane el PP, la tiene el Psoe, en esta pseudopatria nuestra. Y cuanto más tiempo pasa -y más Secretarios Generales- peor. Lo cortés no quita lo valiente, y no voy a hacer aquí una defensa numantina de lo que es realmente indefendible. Más que nada, porque he de asumir mi parte de culpa, que no por pequeña es menos dolosa. Pero como por estos pagos todos me conocen, me cabe el consuelo de que saben que sigo en la brecha, haciendo lo poco que está en mi mano para cambiar las cosas.

    En fín, bienvenido Pumby.

    ¡Ah! Hablando de bienvenidas, quiero darlas a los nuevos contertulios (R.S.R. y A. Alvarez, si no recuerdo mal) cuyas intervenciones están siendo de lo más enjundiosas. El círculo se amplía, afortunadamente.

  33. jserna

    “La culpa de que gane el PP, la tiene el Psoe, en esta pseudopatria nuestra”, admite Marisa Bou. El Partido Socialista tiene una parte de esa culpa (falta de liderazgo, falta de expresión o de visibilidad, falta de ejecución o de realización), pero no tiene toda la culpa. Si es que hay que hablar en términos de culpa. Hay otros elementos o factores esenciales del éxito de PP en la Comunidad Valenciana. ¿Adivinan cuáles son?

  34. R.S.R.

    Estoy de acuerdo con usted Dª Marisa, la oposición tiene mucha responsabilidad (más que culpa que es un término muy judeo-cristiano) en la situación política de esta comunidad; ni tiene discurso ni visibilidad y paga que muchos de sus cargos en la ciudad de valencia están acomodados en el papel de oposición, están cómodos siendo oposición, parece que no hay mucho interés en ganar elecciones. Le aseguro que en la administración Local que es la que me viene más cerca y en concreto en los Servicios Sociales no existe oposición alguna y tema hay, unos cuantos de resquicios enormes por donde ejercer oposición, se lo aseguro.

    En cuanto a los secretarios generales que nombra el PSPV cabría aplicar el dicho de “detrás de mí vendrán los que bueno me harán” y ….así nos va.

    Pregunta el Sr.Serna cuáles son los factores esenciales para el éxito del PP en esta comunidad: además del control absoluto de algunos medios de comunicación (que no por obvio hay que dejar de mencionar) y el absentismo militante de los medios ajenos( el Levante a veces hace flaco favor a la izquierda).Creo que la derecha tiene, como dijo Ramoneda en un interesante artículo, el patrimonio del poder ,de ahí que de vez en cuando se sientan amenazados.
    Por otra parte, y además del victimismo que ejerce y que crea mucho prosélito, el PP ha creado una imagen de marca, un estilo a seguir, la gente no solo no critica a Ricardo Costa sino que quiere ser como él, ¿cuál es la forma de identificarse? a través del voto, quien vota al PP, “es como ellos”.Es una manera de tener, lo que yo no tengo, a través de ellos.

    R.S.R.

  35. Pumby de Villa Rabitos

    Que sí, Serna, que sí, que los del PP son unos impresentables, marrulleros, fementidos, hipócritas… bla-bla-bla… yo lo resumí como bastardos, vale, pero no consumamos esfuerzos en recalcar lo que ya sabemos. Dejemos de mirar al pozo – si me permites sacar a Nietzsche y parafrasearlo – pues sólo conseguiremos que el pozo nos mire a nosotros… mientras el resto, pozo incluido, seguirá igual. Si se ha de cambiar la situación deberemos comenzar por cambiar nosotros ya que es patente el fracaso. Y para hacerlo deberemos comenzar por saber que estamos haciendo mal, no que están haciendo los demás, mal o bien.

    Lo siento, Marisa, de verdad, creo que a estas alturas ya estará claro para ti y para quien lo quiera entender que no es que yo le tenga tirria al PSOE o piense que la izquierda valenciana (Bloc, IPV, EU, ERPV…) es una partida de lelos, por lo que clamo, y protesto, y berreo en mi tremendismo, es porque la situación es terminal: o se cambia ya, o tenemos PP para el próximo medio siglo.

    Te doy una nota de esperanza: la secretaria general de la provincial de Alicante del PSOE está desarrollando una labor encomiable para convertir a tu partido en algo valioso para los electores del sur… contraviniendo las directrices de la central autonómica de Alarte, su secretario general. Claro que esta señora resulta que procede de la izquierda valenciana, no del zascandileo socialdemócrata de Blanquerías y Ferraz. Igual se podía comenzar a pensar en el PSOE que se puede hacer política de otra forma, como Ana Barceló demuestra, aunque el partido apueste por una infumable Pajín, de florido verbo.
    Ah, si, R.S.R. es cierto, “responsabilidad” mejor que “culpa”.

  36. Albert Speer : Biografía, noticias, fotos, videos

    […] Un régimen de terror Los archivos de Justo Serna – PeopleRank: 2 – 06-09-2009 … Albert Speer no vio, no quiso ver, no quiso conmoverse con la persecución de que estaban siendo objeto los judíos, los opositores, los adversarios de Adolf Hitler.  ¿Es posible?  “Estaba extático después de entrar al servicio de Hitler”, dice… Personas nombradas : Ángel Luna  Javier Vergara  Francisco Camps  + vota […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s