El presidente de tal y tal

Me entero por Marisa Begué de la inconsistencia declamatoria de Mariano Rajoy, de su balbuceos. En
RajoyEncofianzaEuropa. ¿Es un defecto incorregible? El sr. Rajoy debía dar cuentas de sus logros y también de sus lastres. Y don  Luis Bárcenas es un peso pesado, propiamente un lastre.

Don Mariano Rajoy ha preferido el énfasis hueco, la palabra campanuda. Esos silabeos y siseos con los que expresa su estupor. No sabe o no quiere saber. No puede o no quiere poder. El poder lo retiene, pero su institución es dependiente: dependiente de Europa y amenazada por “Luis el Cabrón”. Perdonen esta mala palabra, pero en los cenáculos así se le llama.

En la La farsa valenciana (Foca, 2013) analizo esa pose de hombre cualquiera, de hombre de la calle que se gasta: Rajoy es un tipo accesible e incomprensible. Habla y pregunta a un tiempo. Farfulla y calla. Es el modelo ideal del político atrapado: sus discursos son zumbidos. Los zumbidos de las abejas son como su coreografía: sirven para transmitir información. El uso más frecuente de las abejas es el de ventilador: así enfrían la colmena.

Yo creo que Mariano Rajoy espera enfríar la colmena. Hay riesgo de graves picaduras. Pero las abejas zumban muy alto cuando advierten un peligro inminente. Tengo para mí, que Mariano Rajoy zumba en forma de ventilador (a ver si esto se apaga) y zumba alto
(a ver si la abeja reina no nos daña con su gorjeo agudo).

En los versitos que siguen, yo no zumbo. Pero estoy zumbón. Lacero al presidente con versos sencillitos. Ustedes me comprenderán. Él sospechará de mis intenciones. Y no me entenderá: sólo quiero el bien. O eso creo. Empieza el zumbido.

El presidente de tal y tal/ se subió a la parra./ Y a Obama quiso su igual

Qué retórica, qué habilidad./ No supo qué decir/ y al público hizo dimitir.

Es un hombre con vacíos,/ sin solución ni pasión./ Habla con retruécanos y gallos fríos.

Resulta obtuso y distante,/ silabea y trastabilla./ Es iluso y decepcionante.

Lo padecemos y no lo queremos./ Es desastroso y raramente furioso./ Lo vemos y ya no lo vemos.

Mariano es astuto y conservador./ Se ganó el puesto calladito./ Creció y no se hizo mejor.

Entre gorjeos, la abeja reina pica/, sus conmilitones escuchan y aletean/ y Mariano Rajoy zumba y suplica.

———-

http://www.facebook.com/Lafarsavalenciana

1 comment

Add Yours
  1. aleskander62

    Rajoy es un presidente de transición. Un hombre que trabajó siempre en segunda línea y no llega mediante su discurso -semánticamente vacío la mayor parte de las veces- al ciudadano. Con la posible nueva configuración próxima del Arco Parlamentario, posiblemente cambien los prototipos. El canon de político cambiará. Aprecié a Suárez, Anguita y al primer Zapatero. Ahora a Joan Baldoví.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s