La dicha de leer. El entusiasmo de contarlo

…Desde antiguo me ha gustado leer, pero creo que me ha gustado aún más comentar, glosar, analizar lo leído, sea un volumen bueno, malo o regular.

En realidad, la lectura es para mí un ejercicio de aprendizaje y representación: como cuando de niños acudíamos a una sala de cine para ver una película y, a la salida, teníamos la necesidad perentoria de comentarla y contarla.

Eso lo he vivido y aún lo vivo: la necesidad de glosar y escenificar esa misma película ante amigos que habían podido ver dicho film o ante extraños que lo ignoraban todo de esa historia.

Desde jovencito me acostumbré a este ejercicio de síntesis, pensamiento y recreación.

En este caso, hacerlo así te obliga a administrar la información, a dramatizar los hechos o a rememorarlos con sentido y añadidos.

[Te obliga] a representar lo visto y oído, dando además a esas escenas y secuencias un significado global y particular que ahora vuelves a revivir para ti y para otros, para unos espectadores.

O lectores…

Diálogo VI: Justo Serna

Diálogo VI: Justo Serna

Inicio

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s