En tercera persona 

Umberto Eco por Justo Serna 

¿Pero este libro qué es? Pestañeas y te pierdes el nuevo volumen de Justo Serna? Resulta preocupante, fácilmente diagnosticable.

Hay tipos que están aquejados de incontinencia urinaria, como aquel personaje de Antonio Muñoz Molina (‘El dueño del secreto’, 1994). 

 

 Serna padece, por el contrario, el síndrome de incontinencia bibliográfica. Publica con frecuencia, y con periodicidad regular, nuevas obras que ya forman el anaquel de esta temporada. Amenaza con aturdir y aburrir al lector atento. Por ello pide perdón. No está loco, dice. Es que lo parieron así.

Hay editores que no entienden cuando periódicamente desfallece, sus desazones incluso psiquiátricas; hay editores que le reprochan incumplir plazos y promesas. Con mucho aspaviento. 

Él no sabe cómo disculparse. Su vida no se parece al programa previsto y el caos es su disfrute y su infierno. No te ciñas, le dijo Umberto en sueños. O no te riñas: no sabe muy bien qué le aconsejó Eco.Aquí, Serna rinde homenaje al Maestro. Le profesa admiración y algo de erudición. Desde luego, Justo es un enano subido a espaldas de un gigante. A pesar de gozar de esa posición privilegiada, Serna no mira por encima del hombro.

1 comment

Add Yours
  1. Rogelio Eduardo Nieto

    ¡Qué maravilla tener esa incontinencia literaria! Cada vez me sorprendes con cosas nuevas y, si de Umberto se trata, será tan apreciada tu escritura para tragarla, beberla… Siempre el aprecio por recibir nuevas buenas. Gracias Justo Serna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s