Lévi-Strauss

Acabo de recibir un boletín de Levi Strauss & Co. Es una newsletter a la que estoy suscrito.

En este envío se me informa de las novedades en jeans y otras prendas y complementos para la temporada que se avecina.

De todo el género que ofertan sin duda prefiero los Levi’s Vintage, la sección en la que, por ejemplo, recuperan vaqueros 501 de 1947, de 1954 o de 1967. Entre otras producciones y manufacturas.

Creo que me compraría todas esas variantes de mis jeans preferidos. Me frenan, sin embargo, los desembolsos. Levi-Strauss & Co cobra a precio de oro los modelos que son su fondo de armario.

La nostalgia cuesta, cuesta un gran desembolso, y a la vez supone una inversión emocional. ¿A quién que fue joven décadas atrás no le gustaría enfundarse los pantalones de John Wayne, James Dean o Bob Dylan?

No te sentirás rejuvenecer, pues aún no existen los prodigios ni los teledesplazamientos, pero vivirás vicariamente una fantasía de opulencia y rebeldía americanas.

La newsletter de Levi Strauss & Co me ha hecho recordar una insólita recomendación del algoritmo de Facebook.

Verán, hace unos años, el robot me sugería hacerme amigo de Claude Lévi-Strauss, el etnólogo estructuralista, por entonces, ya fallecido.

Al parecer, un joven bienintencionado había creado un muro con el nombre de este antropólogo desaparecido un par de lustros atrás.

De entrada debo decir que me dio grima pedirle amistad a un muerto. Imagínenme preguntando… ¿hay alguien ahí?

Pero a la vez la propuesta me tentaba. ¿Por qué razón? Pues porque Claude Lévi-Strauss ha significado mucho en mi vida.

Eso sí, igual que Levi’s: para mí y para tantos otros ese apellido era el símbolo de la juventud.

Al antropólogo lo descubrí siendo yo un adolescente modoso que quería aparentar o afectar poses de insolencia intelectual.

Y los jeans habían sido mi primer desembolso consciente con el que vestirme o disfrazarme. También quería lo mismo: aparentar o afectar poses de rebeldía juvenil.

Nunca profesé enteramente el estructuralismo de Claude Lévi-Strauss, aunque siempre me interesó su teoría.

Justamente por ello leí no pocos de sus libros. Y aún releo al antropólogo de cuando en cuando. Me estimulaban y me hacían gracia… Gracia.

El mismo Claude también lo admitía. Según podemos leer en De cerca y de lejos, un libro-entrevista con Didier Eribon, la coincidencia de su apellido (Lévi-Strauss) con la marca de los jeans (Levi Strauss) le hizo mucha gracia. Igual que a mí, ya digo.

Cuando el antropólogo estuvo residiendo en Nueva York en los años de la Europa convulsa, algunos vecinos creían que Claude era el amo de los vaqueros.

Y no, no era el propietario de la firma. Claude y Levi Strauss sólo tenían en común el apellido judío, el linaje hebreo: belga y bávaro respectivamente.

Sucedía justamente cuando en España comenzaba a tambalearse un régimen político ya declinante, precisamente cuando comenzaba a ventilarse el aire mefítico de la dictadura.

Qué curioso… Hace cuarenta y tantos años años, yo leía a hurtadillas a Lévi-Strauss. Eso sucedía cuando fallecía Francisco Franco, el jefe del Estado.

Al antropólogo lo leía atraído por aquello que trataba, por la audacia de su pensamiento.

Pero lo leía también por la extrañeza que su apellido me provocaba: el estremecimiento adolescente de un joven que a la vez se enfundaba sus primeros tejanos Levi Strauss.

No entendí gran cosa de esos estremecimientos. Tampoco de la abstrusa teoría estructuralista.

Pero me procuraban un placer ajeno, nada paleto o provinciano. Me creía menos español. No me pregunten por qué.

Me veo ahora escribiendo con nostalgia un autorretrato del lector adolescente. Me veo escribiendo de unos jeans que fueron el descubrimiento de un jovencito aturdido y, cómo no, enrabietado.

No me pregunten por qué, pero aprecio en todo ello una modesta empresa de autobiografía personal.

Voy a repasar la newsletter de Levi’s. Aún me tienta el género. Por otra parte, creo que sí, que esta vez le voy a pedir amistad a Claude Lévi-Strauss, allá donde esté.
—-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s