Carlo Ginzburg

Anaclet Pons y yo

Escribir y publicar con Anaclet Pons son sólo dos de las cosas que ambos hemos compartido desde hace años y años. Nuestra amistad, si mi colega me permite revelarlo, se remonta a muchas décadas atrás.

Éramos jovencitos que disfrutaban con lo que precisamente compartían. Se preguntarán a qué me refiero. Pues a la fraternidad, a la camaradería y a una lealtad indestructible.

Lo académico es sólo una parte de lo que nos decíamos y nos decimos o contamos. Precisamente, uno de los primeros y más perdurables hallazgos, uno de los descubrimientos que más nos entusiasmó fue El queso y los gusanos (edición original de 1976), de Carlo Ginzburg.

Pero, fuera de la Universidad, Pons y Serna somos eso: amigos, pura fraternidad. El libro microHistoria, del que Anaclet ahora da cuenta en su blog, es eso también: el disfrute compartido y la euforia del descubrimiento.

“….Microhistoria es un ensayo sobre el pasado. Lo pretérito es un repertorio de hechos ocurridos, pero también aquello que habiéndose concebido no se consumó.

El historiador estudia lo pretérito para averiguar qué hacían nuestros antepasados, pero también para saber qué hacemos ahora. Puede mirar a lo lejos y lo general, lo cercano y lo concreto.

Cuando estudia lo particular y lo próximo, el historiador es una suerte de entomólogo. Permítasenos esta metáfora: al examinar ese insecto descubre cosas del ser vivo, pero también de la colectividad a la que pertenece, de los instintos que lo gobiernan.

El ser humano no es un insecto, no es ese invertebrado. Ahora bien, vive en comunidades y con sus semejantes establece interacciones basadas en reglas o normas, o basadas en la voluntad, la deliberación. Lo enfocado a pequeña escala nos dice mucho del comportamiento humano.

Carlo Ginzburg es el afamado historiador italiano que mejor ha desarrollado esta hipótesis. Quizá es el investigador más influyente en las humanidades y en la historia. Ha estudiado objetos extraños, pero esas conductas humanas se desarrollan en contexto y en relación con comunidades más vastas.

Ha escrito libros de gran impacto (El queso y los gusanos) y su prosa envolvente, enigmática y a la vez clara nos atrapa. ¿Qué nos importa la cosmogonía de un molinero del siglo XVI, los hechos del aquelarre o la literatura de ficción?

Con la historia cultural que Ginzburg practica aprendemos de los antepasados corrientes o extraños. Y aprendemos acerca de nosotros mismos.

Somos seres rutinarios, pero somos también comparables, agentes de un mundo que no concebimos y no controlamos, tipos cuyos actos tienen significado para nosotros y para quienes nos observan o nos estudian tiempo después.

Carlo Ginzburg es un sabio. Nosotros somos enanos aupados a la espalda de un gigante”.

——-

Todo ello y más en nuestro libro microHistoria. Las narraciones de Carlo Ginzburg (Editorial Comares) y en el blog de Anaclet Pons:

https://clionauta.hypotheses.org/19419

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s