Home

El árbol de Teneré

20 mayo 2012

Primero. Lunes 21 de mayo en La Casa del Libro de Valencia, a las 20 horas, presentamos El Árbol de Teneré (2012). Lo publica la editorial Calima.

En la presentación estaremos Juan Planas (su autor), Javier Jover (su editor) y yo mismo. Ya es una tradición reunirnos en Valencia para celebrar su poesía: en primavera o en otoño.

Reunirnos, sí, en la Casa del Libro para exaltar y constatar el sentido, lo palpable, lo externo. O para corroborar su pérdida.

La realidad no puede ser un mal principio, dije, pero no sé a qué realidad, a cuál, pertenecemos. / He de recuperar el hilo o dejarlo escapar por completo. / Huyo con él y huimos. Huyo contigo y de mí. Huyo”

Segundo. El volumen está bellamente editado y la composición material de Javier Jover es realmente acertada. Todo son contrastes: lo caligráfico y las transparencias, los colores de sus rótulos. El libro nos atrae: sin grafismos especiales, sin efectos especiales

Es una obra desasosegante, el volumen de un solitario. ¿Acaso el mensaje de un náufrago en una botella? De naufragios y astrolabios habla el poeta. Pero si digo eso, si insisto en mensajes y mares, entonces incurro en una incongruencia. ¿Por qué razón? El autor nos lo advierte a su manera en unas notas enciclopédicas que añade al final:

“…el árbol de Teneré era una solitaria acacia que fue considerada, en su momento, como el árbol más solitario y aislado de la Tierra, el único dentro de un área de 400 km a la redonda. Fue punto de referencia para las caravanas a través de la región de Teneré, en el Sáhara, al noreste de Níger (…). El árbol fue golpeado por un camión conducido por chófer libro, supuestamente ebrio, en 1973. El 8 de noviembre de 1973 el árbol muerto fue trasladado al Museo Nacional de Níger en su capital, Niamey. Ha sido reemplazado en su sitio original por una simple estructura metálica representando a un árbol”.

El libro de Planas es una exposición de lo desértico: de cómo sobrevivir a pesar de la ruina. Rezuma dolor y violencia, pero también algo carnal y bíblico. ¿Acaso por esa referencia implícita a los árboles del Paraíso?

Tercero. Interludio… A las presentaciones de libros hay que ir. Si la literatura no reúne a los adeptos, si no hace sus propios espectáculos, entonces los únicos eventos serán los catódicos o los católicos; y las únicas audiencias finalmente relevantes serán las televisivas o las masivas. El acto físico de acudir es una molestia, sin duda: hay que desplazarse; hay que salir fuera de casa. Pero los lectores ganan si van: participan de la cofradía, de la fraternidad de los happy few.

Además se convierten en espectadores de una performance. El presentador interpela, glosa, da instrucciones de lectura y representa un saber. Por ello, los públicos presentes descubren lo que no leerán. O lo que no sabían que leerán. Eso sí, en todo hay que poner entusiasmo y una chis pa de erudición. Si somos capaces de transmitirlo con energía e ironía, sin cursilerías, el espectáculo rebosará buen humor. Para avinagrarnos la tarde ya tenemos la tele y los comunicados ministeriales: prosa administrativa sin una pizca de lirismo.

¿Lirismo? ¿He dicho lirismo? Algunos mandatarios nuestros se valen de la poesía para no llegar a nada. ¿Un ejemplo? ¿Quieren un ejemplo? Esteban González Pons saluda a Alberto Fabra, nuevo líder del PP valenciano, citando un verso muy socorrido de Walt Whitman:  ¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! En su caso, la poesía no es un arma cargada de futuro: es la forma cursi, relamida y tópica de emplear metáforas navieras o de anunciar al comandante muerto. ¿Mala uva? ¿Acaso un verso suelto?

Dejemos a González, que parece ir a la deriva. Dejemos para mejor ocasión a Whitman.

Volvamos a Planas. En su poesía sí que hay travesía.

Cuarto. Hay travesía en estas páginas: en el desierto o en la ciudad, con amigos o con ex amigos, con amores ya extinguidos o con cariños que son firmes como rocas, como piedras. Hay resonancias veterotestamentarias.

Planas no abusa de las metáforas. Es más, la imagen primordial, aquella que le sirve para dar título al volumen, aparece vaga, intermitentemente: como una referencia a las raíces, como un árbol aislado, solitario, al que abandonan sus viejos conocidos. Maestros que se desvanecen, amantes que se olvidan, camaradas que se pierden.

Pero el poeta emerge, irrumpe, se aúpa. Se yergue. No se deja llevar por la corriente y padece el mundo conforme lo siente. Como la flora milenaria. Ahí está o estaba: echando raíces, con pocas humedades.

 

Fotografías del acto (cortesía de Isabel Zarzuela):

 

http://justoserna.com/2008/07/30/juan-planas/

About these ads

15 Responses to “El árbol de Teneré”

  1. jplanas Says:

    18,39h. Acabo de llegar al hotel. Dos horas perdidas en el Aeropuerto. Los aviones acumulan retraso como si el tiempo no existiera… Habré de recuperarlo como sí. Un abrazo!

  2. jserna Says:

    Bienvenido, Juan. El post dedicado a tu libro irá ampliandose a lo largo del día (en ciertos momentos añadiré esbozos y sugerencias que la lectura me ha sugerido). Dejaré el colofón para el acto de la presentación de esta tarde.

    Como digo más arriba, a los actos de presentación de libros hay que ir. No se pueden pretextar perezas o compromisos.

  3. Alejandro Lillo Says:

    Claro que sí, claro que hay que ir: buena compañia, conversaciones inteligentes y agradables, y un elenco de presentadores que quita el “sentío”. Felicidades señor Planas. Por lo que apunta el señor Serna, el tema es muy interesante (y desasosegante, claro). Fíjese que en estos tiempos tendemos a sentirnos tremendamente solos y, sin embargo, necesitamos estar más unidos que nunca.

    Un abrazo.

  4. Presentación Fotografías Says:

    Fotografías del acto (cortesía de Isabel Zarzuela):

  5. David P.Montesinos Says:

    Tiene razón el señor Serna, en estos casos no se pueden pretextar compromisos, pero lo mío, mucho me temo que no se le puede denominar compromiso. Siento en cualquier caso no haber podido asistir, me conformaré con ver las fotos y leerles. Por cierto, se les ve muy guapos a todos, incluyendo al señor Fuster, en lo que parece una generosa barba muy bien llevada. Enhorabuena por su poesía, señor Planas.

  6. Isabel Zarzuela Says:

    “Entre lo que soy y lo que yo digo que soy discurre mi poesía”.

    Ésta es una de las reflexiones de Juan Planas que no pude evitar anotar ayer rápidamente en mi cuaderno. Imagínense. La presentación de ‘El árbol de Teneré’, tan bellamente editado, resultó acogedora, reflexiva e íntima; tanto, que todavía me duele no haber podido participar. Esto no se hace, Sres. Planas, Serna y Jover: la próxima vez que se reúnan públicamente para tratar la poesía de Planas o decidan hablar de temas tan sumamente interesantes, profundos, psicoanalíticos y filosóficos (David P., hubieras disfrutado muchísimo) como los de ayer, les rogaría que no tuvieran presente el factor tiempo. ;-)

    Abro ‘El árbol de Teneré’ y, en una página al azar leo: “El temor al asalto sólo puede venir de las alturas”. Vaya, hombre, qué casualidad: va y resulta que sufro de vértigo… Sí, sí, de ése que se manifiesta en “las alturas”. ¡Tengo que leer ya este poemario!

    Espero verte pronto en Valencia de nuevo, Juan.

  7. aleskander62 Says:

    Leí un libro de Juan Planas: Los lugares del sitio. La piel, el juego, el perro, el tiempo…la lujuria (testigo de haber pasado por el mundo).

  8. jplanas Says:

    Gracias, isabel, como te digo en otro lugar, por tu justa y cariñosa bronca… a ver si hay suerte y pronto podemos volver a reunirnos. Un muy fuerte abrazo para ti y para todos. Me voy de Valencia mucho más feliz de lo que vine (y no era poco, por cierto jejejeje)

  9. Alejandro Lillo Says:

    Felicidades, señor Planas. Muchas gracias por la cena y la compañía, grata, como siempre. Le leeremos y disfrutaremos ahora de su poesía mientras esperamos su regreso. Saludos

  10. jplanas Says:

    Marchando el vídeo del coloquio a la sombra de Teneré…

  11. Leda Says:

    He leído “En primera persona”, de Juan Planas: fantástico.

  12. jplanas Says:

    Hola, Leda… Ah, esa columna de hoy quería ser un homenaje y también un juego:-)
    http://jplanas.blogspot.com.es/2012/05/en-primera-persona.html

  13. jplanas Says:

    Gracias, Alejandro!

  14. jserna Says:

    Gracias, Juan, por tu escritura.

  15. Sena Virtual Says:

    buen dia acabo de enterarme de tu blog y la verdad es que me parece super bueno no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote semanalmente.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.005 seguidores

%d personas les gusta esto: