Para morirse de risa

He vuelto a releer La ventana invertida y 130 paradojas más, de Miguel Catalán. Lo publicó Trea en 2014. Es un volumen de aforismos: de incisivas y mordaces sentencias, de agudezas. Es un libro breve, apenas librito, pero reúne mucha sabiduría y hasta ocurrencias, todas dichas con libertad y gran elegancia. 

El aforismo es género económico: expresión bien medida, sujeta a mimo y a ritmo. Pero el aforismo es también escritura inmensa: incluye una concepción del mundo, una idea general, vastísima, bajo la forma de embrión. 


El aforista es un pensador que puede y que poda. Suele ser un tipo sentencioso y también gracioso. Practica el humor con mucho dramatismo, pues sabe que nos vamos a morir. Y cultiva la paradoja breve, sumido en una gran contradicción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s